NATIVEL PRE­CIA­DO

Las con­fu­sas de­cla­ra­cio­nes de al­gu­nos di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos ac­tua­les pro­pi­cian el in­cum­pli­mien­to de la ley an­ti­ta­ba­co.

Tiempo - - TIEMPO - NATIIVEL PRECIIADO

En­tre la erra­di­ca­ción del ta­ba­co y la in­ci­ta­ción a fu­mar, exis­te la po­si­bi­li­dad de su­pri­mir sus venenos

uno de los lu­cha­do­res más te­na­ces con­tra la in­dus­tria ta­ba­que­ra, Ro­bert N. Proc­tor, pro­fe­sor de His­to­ria de la Cien­cia en la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, pro­po­ne la “abo­li­ción” del ta­ba­co, en unas de­cla­ra­cio­nes al dia­rio Pú­bli­co, con el ar­gu­men­to de que si­gue pro­vo­can­do enor­mes es­tra­gos. En su úl­ti­mo li­bro, cu­ya pu­bli­ca­ción han in­ten­ta­do im­pe­dir sin éxi­to las ta­ba­que­ras, de­nun­cia sus ma­las prác­ti­cas y re­cuer­da que Phi­lip Mo­rris se negó a eli­mi­nar com­pues­tos ra­diac­ti­vos de los ci­ga­rri­llos, así co­mo do­sis de he­roí­na y de co­caí­na, pa­ra que no dis­mi­nu­ye­ra su po­der de adic­ción. Aña­de da­tos im­pac­tan­tes co­mo que la mi­tad de los fu­ma­do­res ac­tua­les mo­ri­rán a cau­sa del ta­ba­co y que mu­chos in­ves­ti­ga­do­res es­tán fi­nan­cia­dos por ta­ba­que­ras, un he­cho que con­si­de­ra “la ma­yor vio­la­ción de la in­te­gri­dad aca­dé­mi­ca des­de los na­zis”.

En­tre las sus­tan­cias adic­ti­vas, los inexac­tos y en­ga­ño­sos in­for­mes cien­tí­fi­cos y la contundente efi­ca­cia de las téc­ni­cas pu­bli­ci­ta­rias, tie­nen es­cla­vi­za­dos a la ma­yo­ría de los fu­ma­do­res que quie­ren, pe­ro no pue­den, aban­do­nar el con­su­mo. A pe­sar de que las ac­ti­tu­des ra­di­ca­les han lo­gra­do des­acre­di­tar a la in­dus­tria ta­ba­que­ra, tam­bién pro­vo­can re­cha­zo en­tre quie­nes con­si­de­ran que la prohi­bi­ción ab­so­lu­ta im­pul­sa­ría el trá­fi­co ile­gal, co­mo su­ce­de con otro ti­po de dro­gas o con el al­cohol. No obs­tan­te, en­tre la erra­di­ca­ción del ta­ba­co y la in­ci­ta­ción a fu­mar, exis­te la po­si­bi­li­dad de su­pri­mir sus venenos. Lo que in­ten­ta la le­gis­la­ción in­ter­na­cio­nal es pro­te­ger la sa­lud de la po­bla­ción al mis­mo tiem­po que el de­re­cho de ca­da in­di­vi­duo a con­su­mir una sus­tan­cia que si­gue sien­do le­gal, pe­ro no lo­gran que los pro­duc­to­res dis­mi­nu­yan su toxicidad, aunque los ex­per­tos ase­gu­ran que se po­dría re­du­cir gran par­te de la ni­co­ti­na y, por su­pues­to, eli­mi­nar las sus­tan­cias adic­ti­vas, prin­ci­pa- les ele­men­tos can­ce­rí­ge­nos. Si las ta­ba­que­ras se re­sis­ten a ha­cer­lo es por­que per­de­rían gran par­te del mer­ca­do, ya que los con­su­mi­do­res que lo desea­ran se des­en­gan­cha­rían sin pro­ble­mas. Y si los go­bier­nos no las obli­gan, en el me­jor de los ca­sos, es por­que no quie­ren pres­cin­dir de los be­ne­fi­cios que ob­tie­nen a tra­vés de los im­pues­tos.

Lo ma­lo es la am­bi­güe­dad le­gis­la­ti­va que se apli­ca en paí­ses co­mo el nues­tro, don­de las au­to­ri­da­des se de­ba­ten en­tre la per­se­cu­ción apa­ren­te y la to­le­ran­cia en­cu­bier­ta. Ha pa­sa­do un año des­de la en­tra­da en vi­gor de la nue­va ley an­ti­ta­ba­co que prohí­be fu­mar en ba­res y res­tau­ran­tes (la an­te­rior, de 2005, era me­nos res­tric­ti­va) y cual­quie­ra pue­de com­pro­bar que se in­cum­ple la nor­ma. Mu­chos atri­bu­yen di­cha re­la­ja­ción a las con­fu­sas de­cla­ra­cio­nes de al­gu­nos de los ac­tua­les di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, en­tre otros, el pre­si­den­te del Go­bierno o la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, que se han mos­tra­do par­ti­da­rios de “sua­vi­zar la ley”. Peor aún es la in­cohe­ren­cia de las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias, que ser­mo­nean a los fu­ma­do­res, pe­ro no con­tro­lan lo su­fi­cien­te a las em­pre­sas que les cue­lan sus venenos ni avan­zan en la in­ves­ti­ga­ción de mé­to­dos efi­ca­ces pa­ra los que quie­ren de­jar de fu­mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.