AL­FON­SO US­SÍA

Pro­ce­den­te del Ga­bón, se tra­ta­ba de una hem­bra, te­so­ro del zoo, en al­bo­ro­ta­do ce­lo. A un tal De­me­trio, co­no­ci­do por su ar­dor vi­ril y vol­cá­ni­co y ca­sa­do con mu­jer se­ca, se le pro­pu­so cu­brir­la.

Tiempo - - TIEMPO - AL­FON­SO US­SÍA

lo cuen­tan por ahí. En un pre­cio­so par­que zoo­ló­gi­co vi­vía un mag­ní­fi­co ejem­plar de mono azul del Ga­bón, en tran­ce de ex­tin­ción. Se tra­ta­ba de una hem­bra. La ca­rac­te­rís­ti­ca más acu­sa­da de las mo­nas azu­les del Ga­bón es su ne­ce­si­dad de ser cu­bier­tas cuan­do les al­can­za el ce­lo, lo que su­ce­de con fre­cuen­cia, por­que son mo­nas ar­dien­tes y amo­ro­sas. Pe­ro en el par­que no ha­bía macho de la es­pe­cie, y an­te la reali­dad del ce­lo de la hem­bra, te­so­ro del zoo, hu­bo que adop­tar me­di­das im­pro­vi­sa­das. Se di­ce que una mo­na azul del Ga­bón no so­bre­vi­ve a tres no­ches de ce­lo si no es ama­da con­ve­nien­te­men­te.

El de­le­ga­do del Go­bierno, in­for­ma­do por la Guar­dia Ci­vil, adop­tó una de­ci­sión arries­ga­da. No le­jos del zoo, vi­vía De­me­trio Fan­gás, ga­na­de­ro de va­cas de le­che, va­rón vol­cá­ni­co y ma­ri­do de una mu­jer de cre­cien­tes se­que­da­des. El de­le­ga­do ci­tó a don De­me­trio en su des­pa­cho y se lo plan­teó con sin­ce­ra con­tun­den­cia.

“Don De­me­trio, co­no­ce­mos su ar­dor vi­ril. Y le fe­li­ci­ta­mos por ello. Lo he­mos ele­gi­do pa­ra pres­tar un gran ser­vi­cio a la so­cie­dad. Co­mo us­ted sa­be, te­ne­mos en el par­que una mo­na azul del Ga­bón que ne­ce­si­ta ser cu­bier­ta in­me­dia­ta­men­te. Son 4.000 eu­ros. Si us­ted es­tá dis­pues­to a ha­cer­lo, ha­ga­nos­lo sa­ber de in­me­dia­to, por­que no se pue­de es­pe­rar más”.

Don De­me­trio re­fle­xio­nó du­ran­te unos ins­tan­tes y pu­so sus con­di­cio­nes:

“Se­ñor de­le­ga­do. Acep­to con tres con­di­cio­nes. La pri­me­ra, que se me ga­ran­ti­ce que no es­toy obli­ga­do a be­sar a la mo­na. La se­gun­da, que na­die, ab­so­lu­ta­men­te na­die, ex­cep­to us­ted y yo, se en­te­re de mi co­la­bo­ra­ción mas­cu­li­na con la mo­na azul del Ga­bón. Y la ter­ce­ra, que me per­mi­ta pa­gar esos 4.000 eu­ros en có­mo­dos pla­zos, por­que aho­ra es­toy fa­tal de li­qui­dez”.

Así me lo con­ta­ron. Co­sas más ra­ras su­ce­den y na­die les po­ne pe­ros ni ti­quis­mi­quis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.