JE­SÚS MARIÑAS

Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro ha dis­fru­ta­do en Tán­ger de sus pri­me­ras va­ca­cio­nes co­mo ex­pre­si­den­te del Go­bierno jun­to a su mu­jer y a sus hi­jas.

Tiempo - - TIEMPO - JE­SÚS MARIÑAS

Xa­vier Trias, al­cal­de de Bar­ce­lo­na, asis­tió al ho­me­na­je que re­ci­bió la di­va Mon­tse­rrat Ca­ba­llé

Za­pa­te­ro pa­só sus pri­me­ras va­ca­cio­nes de ex a 14 ki­ló­me­tros de Ta­ri­fa, en Tán­ger. Le acom­pa­ña­ron Son­so­les, sus hi­jas y la re­pro­ba­da fi­de­li­dad de Tri­ni Jiménez y su téc­ni­co enamo­ra­do. En el ho­tel Le Mi­ra­ge tan gra­to a Car­men Ordóñez, pró­xi­mo a la Ca­sa Gar­cía don­de Eduar­do Se­rra se ati­bo­rra de ma­ris­co. Ha­bi­ta­ron sui­tes de 1.800 eu­ros al día, pa­re­ci­das a la que sue­le usar un Felipe Gon­zá­lez que allí ideó las jo­yas de ám­bar lue­go al­za­pri­ma­das por Ele­na Be­na­rroch. El ex an­da­luz va­ca­cio­nó en Pun­ta Ca­na con Mar y la hos­pi­ta­li­dad de los Rai­nie­ri, gran­des ur­ba­ni­za­do­res de la me­jor zo­na. Fue­ron con los cu­ña­dos Be­go­ña y Pe­dro Tra­po­te, el em­pre­sa­rio de la no­che ma­dri­le­ña, siem­pre con la car­te­ra dis­pues­ta an­te el es­ca­sa­men­te gas­ta­dor ex­pre­si. Ca­ye­tano y Eva Gon­zá­lez des­can­sa­ron en un Nue­va York don­de no coin­ci­di­mos ni ba­jo el ca­si cá­li­do cli­ma de unos 10 gra­dos. Na­ti Abascal pa­seó con pa­me­lón en Pun­ta del Es­te y no ca­yó muy bien por la su­per vip pla­ya uru­gua­ya que es feu­do de Ne­ne­ta Va­re­la, ex­mar­que­sa de Va­re­la de San Fer­nan­do. Las dos coin­ci­die­ron en Las Hue­llas res­tau­ran­te y no se sa­lu­da­ron, evi­den­te for­ma de evi­tar com­pro­mi­sos y mal ra­to igual que Ca­ye­ta­na hi­zo ig­no­ran­do a Cary La­pi­que al que­dar fren­te a fren­te tras la co­rri­da de Ca­ye­tano. Nun­ca el des­pre­cio du­cal pa­re­ció más olím­pi­co.

Y ha si­do es­te buen prin­ci­pio de año con es­treno holly­woo­dien­se y ho­me­na­je a la di­va lí­ri­ca más im­por­tan­te del pa­sa­do si­glo: Mon­tse­rrat Ca­ba­llé cie­rra, re­ma­ta y es bro­che a un ci­clo irre­pe­ti­ble con per­so­na­li­da­des co­mo Ca­llas y Sut­her­land; nues­tra can­tan­te cie­rra trián­gu­lo de oro y bri­llan­tes. Daniel Craig, qui­zá por­que mal­pien­sen que Mi­lle­nium no lo­gra en ci­ne lo que su­pu­so co­mo best-seller, real­zó la pre­miè­re ma­dri­le­ña ca­si se po­dría de­cir que pro­vo­can­do in­far­tos por su mas­cu­li­ni­dad de ai­re Con­nery. Y ofre­ció ines­pe­ra­do re­ga­lo de Re­yes po­san­do en su pri­me­ra fo­to ofi­cial con Ra­chel Weisz, que des­de el mes de ju­nio úl­ti­mo se ha con­ver­ti­do en su ca­si anó­ni­ma es­po­sa. Craig ale­jó su fa­ma de du­ro ofi­cial co­mo nue­vo agen­te 007 con acaso con­ti­nua­ción, co­mo el en­tu­sias­mo po­pu­lar arro­pan­do al rey Juan Car­los.

Un año com­pli­ca­do pa­ra el Rey.

Un fer­vor que vol­vió a re­pe­tir­se en una Pas­cua Mi­li­tar es­tre­nan­do mi­nis­tros y año­ran­do re­la­ti­va­men­te a las in­fan­tas Ele­na y Cris­ti­na. Mien­tras co­lea el es­cán­da­lo de Iña­ki Ur­dan­ga­rin y su ex­no­via Car­men Ca­mí, ca­si aban­do­na­da a pie de al­tar, ha­bló por pri­me­ra vez des­de su re­ti­ro ca­ta­lán de Puig­cer­dá.

Su ma­jes­tad en­tró en año con buen pie. Com­ple­ta­men­te re­pues­to de lo que pa­ra ellos fue año ho­rri­bi­lis con la ope­ra­ción de pe­cho, el jo­ro­ban­te ten­dón de Aqui­les y es­te gro­tes­co re­ma­te fi­nal pro­ta­go­ni­za­do por el to­da­vía du­que de Pal­ma que no es­tá en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do. Iña­ki se des­pla­zó des­de Washington con via­je re­lám­pa­go que la Ca­sa Real ca­li­fi­có de “fan­tas­mal”, ra­zo­nes no le fal­tan. En Washington tie­ne a pie de ca­so­plón el si­tio aco­sa­dor de cua­tro agencias de pren­sa es­pa­ño­las pron­tas a re­co­ger cual­quier ges­to, sa­li­da o brus­que­dad del ma­tri­mo­nio. Co­mo el via­je ca­si pro­vo­ca­dor a la es­ta­ción in­ver­nal de As­pen, don­de se con­cen­tra el pi­je­río nor­te­ame­ri­cano. Iña­ki su­frió ló­gi­ca per­se­cu­ción par­cial­men­te apla­ca­da por los seis guar­daes­pal­das que le cus­to­dian, que bien per­te­ne­cen al Mi­nis­te­rio del In­te­rior, bien es­tán pa­ga­dos por una Te­le­fó­ni­ca con pe­lia­gu­da cues­tión que re­sol­ver. Mien­tras el pue­blo cla­ma que de­ben ce­sar­lo co­mo de­le­ga­do pa­ra Asun­tos His­pa­noa­me­ri­ca­nos, car­go que el du­que co­mo­dón ejer­ce des­de la ca­pi­tal fe­de­ral tras ha­ber re­cha­za­do ins­ta­lar­se en Río de Ja­nei­ro o Buenos Ai­res co­mo le ofre­cie­ron, lo de­sig­na­ron ca­si por real de­cre­to y a de­do da­da su inex­pe­rien­cia en el cam­po. ¿Qué me­di­da adop­ta­rán? ¿Ges­tio­na­rá el Rey, me­dia­rá qui­zá pen­san­do en el fu­tu­ro de su se­gun­da hi­ja y el de los cua­tro nie­tos que no tie­nen cul­pa al­gu­na pe­ro lle­van un apellido ya en­su­cia­do por el egoís­mo paterno? Di­fí­cil pa­pe­le­ta a re­sol­ver.

Es­pe­re­mos acon­te­ci­mien­tos co­mo el del en­fren­ta­mien­to de dos agencias de pren­sa que se unie­ron pa­ra ven­der pool de las ca­si 30 fo­to­gra­fías

de Ur­dan­ga­rin via­jan­do de Amé­ri­ca a Es­pa­ña con es­ca­la en Londres. Una for­ma de des­pis­tar. Los co­le­gas grá­fi­cos pac­ta­ron ne­go­ciar pa­ra sa­car­le el má­xi­mo di­ne­ro al tes­ti­mo­nio gráfico de un des­pla­za­mien­to mo­ti­va­do an­te el agra­va­mien­to de Ur­dan­ga­rin pa­dre, en es­ta­do ca­si crí­ti­co al que ha con­tri­bui­do de­ci­si­va­men­te la impu­tación de su hi­jo. Una agen­cia se ade­lan­tó, rom­pió el acuer­do y ne­go­ció el ma­te­rial ta­sa­do en 6.000 eu­ros cuan­do un bi­lle­te aé­reo cues­ta 2.500. Mal­ven­die­ron pa­ra el es­pe­cial te­le­vi­si­vo so­bre el ca­so, ta­ri­fa­ron y ri­ñe­ron. Lle­va­ron el ma­te­rial a ¡Ho­la! por ver si así da­ba un res­pi­ro al otro te­ma que son las tri­qui­ñue­las trin­ca­do­ras de Ki­ko Rivera y

Jessica, un amor de­gra­dan­te con idas y vuel­tas y re­mo­li­nos en­ri­que­ce­do­res. Lo es­tán ex­pri­mien­do y a la gua­pa se­vi­lla­na le atri­bu­yen des­de an­sias es­ca­la­do­ras a ne­ce­si­dad de tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co.

Y mien­tras, se ce­le­bró la so­lea­da Pas­cua Mi­li­tar don­de ya no des­ta­ca la in­du­men­ta­ria rompe­dora de Car­me

Cha­cón que aho­ra ac­túa con sú­bi­to an­da­lu­cis­mo opor­tu­nis­ta tras su acé­rri­mo ca­ta­la­nis­mo. Es una pe­leo­na pro­tes­to­na, al­go que siem­pre evi­tan

do­ña So­fía y la prin­ce­sa Le­ti­zia, fie­les a la for­ma­li­dad que im­po­ne tal con­me­mo­ra­ti­va ce­re­mo­nia exal­ta­do­ra de mé­ri­tos cas­tren­ses. El Rey exul­ta­ba con uni­for­me de capitán ge­ne­ral cu­yo fa­jín con bor­las do­ra­das acen­tua­ba un cier­to adel­ga­za­mien­to. Sus me­ji­llas ya sin se­ña­les del inopor­tuno y du­ra­de­ro trom­pa­zo zar­zue­le­ro y un ca­mi­nar mar­cial sin co­je­ra evi­den­te. Ges­to dis­ten­di­do y ri­sue­ño al sa­lu­dar a Ma­riano

Ra­joy, Jor­ge Fernández Díaz ya Pe­dro Mo­re­nés. So­fía y Le­ti­zia ca­si coin­ci­die­ron en to­nos, no era mo­men­to de ex­ce­der­se con to­das las mi­ra­das re­vi­san­do o re­pa­san­do. Re­sul­tó im­pe­ca­ble el azul Fran­cia que lu­cía su ma­jes­tad res­guar­da­do con un ca­si bo­le­ro en ra­so de co­lor ne­gro con so­la­pas apa­ra­to­sas real­za­das por las flo­res que con­for­ma­ban el mo­de­lo. La Prin­ce­sa, por su par­te, op­tó por un ter­cio­pe­lo ne­gro qui­zá ex­ce­si­va­men­te so­lem­ne pa­ra una jornada ma­ti­nal. Lo com­ple­men­tó con un an­cho cin­tu­rón fa­ja y una cha­que­ta ba­jo cin­tu­ra en ra­so du­que­sa azul no­che.

En cuan­to a Don Felipe, vis­tió uni­for­me de la Ar­ma­da y sor­pren­dió el so­no­ro y mar­cial ta­co­na­zo con que re­pre­sen­tan­tes de los tres ejér­ci­tos se cua­dra­ron an­te la afa­bi­li­dad de don Juan Car­los.

Una ex­po­si­ción con más de 1.000 fo­tos re­cuer­da y do­cu­men­ta y ac­tua­li­za la tra­yec­to­ria de la Ca­ba­llé

De ese jú­bi­lo hu­bo mu­cho en el Liceo bar­ce­lo­nés exal­tan­do el me­dio si­glo de fi­de­li­dad de Mon­tse­rrat Ca­ba­llé con “su ca­sa ope­rís­ti­ca”. Ac­tuó ca­si 250 no­ches en 120 per­so­na­jes y ofre­ció los es­tre­nos que lue­go pa­seó por el mun­do. Ópe­ras co­no­ci­das co­mo

Ma­da­me Bu­terfly, pa­ra la que su mé­di­co de ca­be­ce­ra, Alfredo Ro­cha, le re­ga­ló un ki­mono co­mo el que en tiem­pos y pa­ra idén­ti­co per­so­na­je ob­se­quió a Vic­to­ria de los Án­ge­les; la re­cu­pe­ra­da Me­dea; la en ella in­só­li­ta y ape­nas vista Tris­tán e Isol­da y tan­tos otros de un re­per­to­rio in­fi­ni­to to­can­do to­dos los gé­ne­ros, co­mo La fiam­ma pre­via al in­cen­dio li­ceís­ta don­de Mon­tse­rrat Ca­ba­llé echó al­ma y lá­gri­mas, co­ra­zón y vi­da re­cau­dan­do pa­ra su re­cons­truc­ción.

Una ga­la ope­rís­ti­ca.

Mo­men­tos que la ga­la, real­za­da por el

pre­si­dent Ar­tur Mas y el al­cal­de Xa­vier Trías, sir­vie­ron pa­ra reavi­var co­mo esas enor­mes fun­cio­nes de pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal. Las re­cuer­da, do­cu­men­ta y ac­tua­li­za una ex­po­si­ción con más de 1.000 fo­tos que man­ten­drán va­rios me­ses co­mo re­fle­jo de que fue la di­va pre­fe­ri­da por el pú­bli­co ca­ta­lán. No so­lo can­tó, tam­bién ayu­dó y des­cu­brió va­lo­res co­mo Jo­sep Ca­rre­ras,

Juan Pons o una Ma­ría Ga­lle­go que ca­si ama­dri­nó y hoy es fe­liz co­mo es­po­sa de Jo­sé Bros, nues­tro más fir­me va­lor

lí­ri­co con in­me­dia­ta ci­ta se­vi­lla­na pa­ra

Lui­sa Fer­nan­da. Por ella re­apa­re­ció Car­los Ál­va­rez en ple­ni­tud de fa­cul­ta­des evi­den­cia­das en una aria de Il

pu­ri­ta­ni. Pro­vo­có tan­ta sen­sa­ción co­mo Joan Pons aco­gién­do­lo ba­jo su tu­te­la. To­dos con­si­de­ra­ban exal­ta­do­res ese la­do me­nos co­no­ci­do de la es­tre­lla que, ade­más de can­tar fue pre­sen­ta­do­ra del ac­to. Pro­di­gó do­no­su­ra en su me­jor es­ti­lo en­fun­da­da en un tra­je ro­jo de Tot-hom mien­tras su hi­ja Mon­tse

rrat Mar­tí enar­de­ció con otro de co­lor más ro­sa­do dán­do­le a lo más di­fí­cil de El fan­tas­ma de la ópe­ra. Ca­rre­ras in­ter­pre­tó T’es­ti­mo que es, o tal di­je­ron aunque cues­ta creer­lo, “la can­ción pre­fe­ri­da de Mon­tse­rrat”. Frag­men­tos de Tos­ca, La for­za y Nor­ma fue­ron can­ta­dos co­mo en otra glo­ri­fi­ca­ción de los gran­des ro­les que Mon­tse­rrat de­ja pa­ra la his­to­ria.

Lo sig­ni­fi­ca­ba Car­men Ma­teu, crea­do­ra del fes­ti­val de Pe­re­la­da ya en bo­das de pla­ta, al la­do de Ar­tu­ro

Su­qué un tan­to oji­plá­ti­cos am­bos an­te el alar­de ex­hi­bi­cio­nis­ta de La­mia

Khas­hog­gi. Y aunque el gran tea­tro es­tá cu­ra­do de es­pan­tos y res­plan­do­res des­de los tiem­pos en que Aman­da

Lear no pu­do en­trar con Dalí por­que lu­cía cue­llo cis­ne, con­cu­rrir era pre­tex­to pa­ra ex­hi­bir las úl­ti­mas crea­cio­nes de Dior o Ba­len­cia­ga, pa­re­cie­ron ex­ce­si­vos los an­chos pul­se­ro­nes dia­man­tí­fe­ros de La­mia. Los al­ter­nó

Daniel Craig po­só en su es­treno ma­dri­le­ño con su mu­jer, la tam­bién ac­triz Ra­chel Weisz

con tur­que­sas igual­men­te re­ca­ma­das en bri­llan­tes, buen con­tras­te a su tra­je ne­gro has­ta los pies re­ple­to de vo­lan­tes. Una apa­ra­to­sa co­la de ca­ba­llo por re­ma­te a una ad­mi­ra­ción que no de­ja­ba de co­mu­ni­car: “Mon­tse­rrat Ca­ba­llé co­la­bo­ra con no­so­tros en Chil­dren for Pea­ce, la ins­ti­tu­ción que ani­mo des­de Ro­ma. Ac­tuó pa­ra no­so­tros en va­rios con­cier­tos en la Ciu­dad Con­dal”, di­jo. La evo­ca­ban mien­tras

Si­món Or­fi­la ha­bla­ba con una Re­na­ta, li­bre­ra an­ti­cua­ria mi­la­ne­sa que res­ca­tó pa­ra Ca­ba­llé arias tras­pa­pe­la­das en los ar­chi­vos, mien­tras Joan Pons com­po­nía cua­dro fa­mi­liar con dos de sus tres hi­jos.

Re­pa­so fo­to­grá­fi­co.

Mon­tsi­ta Mar­tí acu­na­ba en su ca­me­rino a Da­nie­la, ca­si re­cién na­ci­da y su her­mano Ber­na­bé Jr, el chi­co, pa­ra la di­va que lo tra­jo al mun­do, so­bre­sa­lió en me­dio de am­bien­te chis­pean­te don­de re­pa­sar fo­to­grá­fi­ca­men­te los gran­des mo­men­tos úni­cos de sus me­jo­res ac­tua­cio­nes. Allí fi­gu­ran tres fo­to­gra­fía por mí rea­li­za­das en mi se­guir, o más bien per­se­guir­la en los es­ce­na­rios mundiales; una re­co­ge ca­ri­ño­so abra­zo con Frank Si­na­tra cuan­do la Voz or­ga­ni­zó en el Ra­dio City neo­yor­quino una ga­la be­né­fi­ca mon­ta­da por su es­po­sa Bár­ba­ra. Él for­mó dúo con la en­ton­ces triun­fa­do­ra

Dia­na Ross -que aca­bó llo­ran­do tras un en­sa­yo re­cri­mi­na­da por Si­na­tra-,

Pa­va­rot­ti y Mon­tse­rrat en in­su­pe­ra­ble

Me chia­mano Mi­mi de La Bohê­me que re­cor­dó Ma­nuel Ber­trán Ver­ges, fac­to­tum li­ceís­ta, a Juan Fran­cis­co Mar­co,

Luis An­dreu y Nuria Font­cu­ber­ta, que no de­jó de ad­mi­rar las do­ra­das ci­be­li­nas de la se­ño­ra de Pe­re­la­da. Jo­sé

Co­lla­do di­ri­gió y aglu­ti­nó es­ti­los y fue ca­si una má­gi­ca no­che con re­par­to irre­pe­ti­ble pa­ra es­te tes­ti­mo­nio de la fi­de­li­dad li­ceís­ta de Mon­tse­rrat, siem­pre co­rres­pon­di­da por el pú­bli­co de­vo­to, adic­to y en­tre­ga­do a lo que la crí­ti­ca mun­dial de­fi­nió co­mo “voz

d’ar­gen­te”. De lo que ya no que­da, con ella se va una épo­ca “por­que las can­tan­tes ac­tua­les no sa­ben muy bien pa­ra dón­de ti­rar”. Así opi­nó un se­su­do cro­nis­ta re­fle­jan­do un sen­tir ope­rís­ti­co don­de los di­rec­to­res de or­ques­ta o es­ce­na ya son más di­vos, o tal se creen, que los can­tan­tes. In­clu­so ya ni los anun­cian co­mo reclamo uti­li­zan­do el úni­co gan­cho del “con­duc­tor” cuan­do la ópe­ra es voz por en­ci­ma de to­do. De ahí que con Ca­ba­llé se cie­rre un tiem­po glo­rio­so pa­ra el bel can­to, ¡ay!

El Rey sa­lu­da a Ma­riano Ra­joy y a los nue­vos mi­nis­tros en la Pas­cua Mi­li­tar.

La prin­ce­sa Le­ti­zia con la rei­na So­fía y el prín­ci­pe Felipe

Ra­chel Weisz con su ma­ri­do, Daniel Craig

Na­ta­lia Ál­va­rez

Mar­ta Fernández

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.