JE­SÚS RIVASÉS

El pre­si­den­te del Go­bierno, co­mo buen opo­si­tor, es per­se­ve­ran­te. Es un fon­dis­ta de la po­lí­ti­ca. “El que re­sis­te ga­na”, de­cía Ce­la, otro ga­lle­go con re­tran­ca. Ra­joy de­be acer­tar, pe­ro tam­po­co tie­ne pri­sa.

Tiempo - - TIEMPO - JE­SÚS RIVASÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/je­su­s_­ri­va­ses y en el blog de Je­sús Rivasés en www.tiem­po­dehoy.com

La subida de im­pues­tos pa­ra las ren­tas del ca­pi­tal es na­da me­nos que del ¡28%!

Jo­sé Ma­ría Az­nar, en sus me­jo­res años po­lí­ti­cos, lle­gó a dis­fru­tar en los mí­ti­nes y en los ac­tos pú­bli­cos. In­clu­so en la tri­bu­na del Con­gre­so de los Dipu­tados. Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro siem­pre es­ta­ba fe­liz en las apa­ri­cio­nes pú­bli­cas. Qui­zá por eso asu­mía ries­gos pa­ra mu­chos in­ne­ce­sa­rios y, con fre­cuen­cia, pi­sa­ba char­cos que po­dría ha­ber sor­tea­do. Ma­riano Ra­joy, des­pués de to­da una vi­da en la po­lí­ti­ca, de ha­ber ga­na­do las elec­cio­nes y de ser pre­si­den­te del Go­bierno, si­gue sin ser un per­so­na­je de mul­ti­tu­des, de ac­tos po­pu­lis­tas y ni tan si­quie­ra de con­ce­sio­nes pú­bli­cas a la ga­le­ría. No es su es­ti­lo y no pien­sa cam­biar. Tam­bién así co­rre me­nos ries­gos. No es el úni­co. Car­me Cha­cón, aho­ra aspirante a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del PSOE, siem­pre ha me­di­do has­ta las co­mas y los acen­tos sus apa­ri­cio­nes e in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas. Ra­joy cede a los con­se­jos y pre­sio­nes de sus co­la­bo­ra­do­res cuan­do cree que no tie­ne más re­me­dio, pe­ro aho­ra, en el po­der, tie­ne la sar­tén por el man­go y fi­ja la agen­da. Pa­ra Ra­joy, lo di­fí­cil, fue de­ci­dir la ma­yor subida de im­pues­tos de la de­mo­cra­cia y el prin­ci­pio del ajus­te pa­ra cua­drar las cuen­tas, pa­ra sal­var la ca­ra an­te la Unión Eu­ro­pea y pa­ra ha­cer los de­be­res más in­gra­tos cuan­to an­tes. La ex­pli­ca­ción que ca­si to­dos -in­clui­dos mu­chos de sus vo­tan­tes y de sus co­la­bo­ra­do­res- le re­cla­ma­ban era un asun­to me­nos ur­gen­te, ca­si ac­ce­so­rio. A pe­sar de to­do, des­de el lu­nes 2 de enero, tras el pa­rén­te­sis de fin de año y las me­di­das del Con­se­jo de Mi­nis­tros del 30 de di­ciem­bre, ya es­ta­ba en­ci­ma de la me­sa pre­si­den­cial la op­ción de una en­tre­vis­ta a tra­vés de la agen­cia Efe, al mis­mo tiem­po que se des­car­ta­ba una com­pa­re­cen­cia par­la­men­ta­ria has­ta fe­bre­ro. Es de­cir, im­pro­vi­sa­cio­nes po­cas, las ne­ce­sa­rias y ade­más, muy pre­pa­ra­das.

Ma­riano Ra­joy tam­bién tu­vo que de­ci­dir, na­da más to­mar po­se­sión, en­tre dos opciones com­pli­ca­das e im­po­pu­la­res. Las dos, ade­más, sig­ni­fi­ca­ban, de­cir “di­go” don­de di­jo “Die­go”. En de­fi­ni­ti­va, ha­cer lo con­tra­rio a lo que ha­bía pre­go­na­do en la cam­pa­ña elec­to­ral. Ha­bía otras po­si­bi­li­da­des, pe­ro to­do que­dó re­du­ci­do -por lo me­nos aho­ra- a una subida de im­pues­tos y po­día ele­gir en­tre au­men­tar los di­rec­tos, el im­pues­to so­bre la ren­ta, o los in­di­rec­tos, el IVA. La dis­cu­sión so­bre cuál era la me­jor op­ción tam­po­co era nue­va. Los ase­so­res de Ra­joy han de­ba­ti­do ese asun­to du­ran­te me­ses, pe­ro la de­ci­sión fi­nal era del je­fe. Cris­tó­bal Mon­to­ro, mi­nis­tro de Ha­cien­da y pseu­do­vi­ce­pre­si­den­te eco­nó­mi­co de fac­to, siem­pre vio me­nos in­con­ve­nien­tes en gra­var más la ren­ta. Ál­va­ro Na­dal, je­fe de la Ofi­ci­na Eco­nó­mi­ca de La Mon­cloa, en la tras­tien­da de Mon­to­ro du­ran­te to­da la le­gis­la­tu­ra pa­sa­da y la voz -en ale­mán– de Ra­joy an­te Mer­kel, sos­tie­ne ha­ce me­ses que pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es me­jor su­bir el im­pues­to so­bre la ren­ta que el IVA. Apo­ya sus teo­rías con es­tu­dios e in­for­mes de eco­no­mis­tas e ins­ti­tu­tos de es­tu­dios más o me­nos pres­ti­gio­sos. Ade­más, y eso ya no lo apun­ta Na­dal, sino qui­zá Are­nas, gra­var la ren­ta es más po­pu­lar, so­bre to­do, por­que el ha­cha­zo a las ren­tas de ca­pi­tal me­dias y al­tas -al aho­rro, en de­fi­ni­ti­va- es des­co­mu­nal. La subida de im­pues­tos pa­ra los ren­di­mien­tos del ca­pi­tal es del ¡28,5%! a par­tir de 25.000 eu­ros. ¡Ca­si un 30% de au­men­to pa­ra los ren­tis­tas! (No es po­pu­lar de­cir­lo, por­que na­die quie­re creer­lo, pe­ro los be­ne­fi­cios de los ti­tu- la­res de las fa­mo­sas Sicav tam­bién es­tán afec­ta­dos. Ele­na Sal­ga­do ex­pli­có mu­chas ve­ces có­mo pa­ga­ban im­pues­tos, pe­ro na­die le ha­cía ca­so). Por otra par­te, las ren­tas me­dias y al­tas del tra­ba­jo no ten­drán que so­por­tar subidas im­po­si­ti­vas del 28%, pe­ro sí del 15% en mu­chos ca­sos, lo que sig­ni­fi­ca un al­za bru­tal. ZP nun­ca se hu­bie­ra atre­vi­do y de ha­ber­lo in­ten­ta­do, ha­bría si­do til­da­do de ra­di­cal iz­quier­dis­ta. Aho­ra Ra­joy, qui­zá sin que­rer­lo, le ha qui­ta­do el dis­cur­so a los so­cia­lis­tas, en­re­da­dos en sus asun­tos in­ter­nos, en la pug­na por el li­de­raz­go Ru­bal­ca­ba-cha­cón, que es una contienda por el po­der, y so­bre to­do en sal­var los mue­bles en An­da­lu­cía. Gri­ñán ha re­tra­sa­do las elec­cio­nes to­do lo que ha po­di­do, has­ta el 25 de mar­zo, pe­ro ni si­quie­ra eso les ga­ran­ti­za na­da. So­lo el PP po­día adop­tar una subida tan gran­de de im­pues­tos di­rec­tos sin más con­se­cuen­cias que el ca­breo de par­te -no to­da- de su clien­te­la. La prue­ba es que ni si­quie­ra el úl­ti­mo co­mu­nis­ta, Ca­yo La­ra, se ha opues­to, aunque cla­ro, ha pe­di­do más.

Ra­joy tam­bién pu­do ele­gir una subida del IVA, que de­be­ría ha­ber com­bi­na­do con una ba­ja­da de cuo­tas em­pre­sa­ria­les a la Se­gu­ri­dad So­cial. Tam­po­co es una op­ción ra­di­cal de de­re­chas, por­que por ejem­plo es la que ha de­fen­di­do des­de el ini­cio de la cri­sis, con ma­ti­ces com­ple­men­ta­rios, Jor­di Se­vi­lla, ex­mi­nis­tro de Za­pa­te­ro. Ra­joy, en su úl­ti­ma eta­pa

en la opo­si­ción, tam­bién co­no­ció -sin mu­chos de­ta­lles, eso sí- có­mo eco­no­mis­tas y ex­per­tos del PP, al­gu­nos del en­torno de Luis de Guin­dos o de Jo­sé

Ma­nuel So­ria, de­fen­dían que una subida del IVA afec­ta me­nos al cre­ci­mien­to que un al­za de im­pues­tos, lo con­tra­rio de lo que ar­gu­men­ta­ba Na­dal y, por tan­to,

Mon­to­ro. Fer­nan­do Béc­ker, ex­pre­si­den­te del ICO en tiem­pos de Az­nar y que tam­bién so­nó co­mo mi­nis­tra­ble por su bue­na re­la­ción con Ra­joy, siem­pre di­ce que en po­lí­ti­ca “la cer­ca­nía al lí­der se mi­de en mi­lí­me­tros”. To­do apun­ta a que los más cer­ca­nos a Ra­joy en los días pre­vios a Con­se­jo de Mi­nis­tros del 30 de di­ciem­bre fue­ron Mon­to­ro y Na­dal. La la gran cues­tión es si su apues­ta, que es la de Ma­riano Ra­joy, ten­drá éxi­to. To­do lo de­más es ac­ce­so­rio, y una subida pos­te­rior del IVA, que es po­si­ble, in­di­ca­ría que to­do se com­pli­ca.

Ra­joy, des­de el pri­mer mi­nu­to de la le­gis­la­tu­ra, y qui­zá obli­ga­do, ha he­cho su apues­ta. No le im­por­ta dar más o me­nos ex­pli­ca­cio­nes. Es cons­tan­te y, ade­más, sa­be que la me­mo­ria de los elec­to­res es frá­gil y que, si tie­ne éxi­to, to­do se ol­vi­da. “El que re­sis­te ga­na”, de­cía Ce­la, otro ga­lle­go con re­tran­ca.

El ar­te de la ex­pli­ca­ción. El pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy, du­ran­te

la en­tre­vis­ta con­ce­di­da a la

agen­cia Efe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.