JO­SÉ ONE­TO

El pre­si­den­te del Go­bierno no com­pa­re­ce­rá en el Par­la­men­to pa­ra de­fen­der su plan de ajus­te, has­ta des­pués del Con­se­jo Europeo, que se ce­le­bra­rá el pró­xi­mo día 30.

Tiempo - - TIEMPO - JO­SÉ ONE­TO one­to@gru­po­ze­ta.es

va­rias se­ma­nas des­pués de su to­ma de po­se­sión y de la for­ma­ción de su Go­bierno, un go­bierno con unas an­sias re­for­mis­tas pro­pias de jó­ve­nes boys scouts re­cién sa­li­dos de la es­cue­la a la con­quis­ta de la Mon­ta­ña Má­gi­ca, el pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy per­ma­ne­ce es­con­di­do sin dar la ca­ra, a la es­pe­ra del Con­se­jo Europeo de fi­na­les de es­te enero pa­ra in­for­mar al Par­la­men­to de lo más im­por­tan­te que ha ocu­rri­do en es­tas pri­me­ras se­ma­nas en las que se ha pre­ten­di­do sen­tar las ba­ses de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de los pró­xi­mos años.

La des­apa­ri­ción de Ra­joy de la es­ce­na po­lí­ti­ca des­de, prác­ti­ca­men­te, la vic­to­ria elec­to­ral del pa­sa­do 20 de no­viem­bre (re­apa­re­ció en Mar­se­lla con oca­sión de la cum­bre de par­la­men­ta­rios del Gru­po Po­pu­lar, pa­ra en­tre­vis­tar­se con la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel y el pre­si­den­te Ni­co­las Sar­kozy, pro­ta­go­ni­zó el debate de in­ves­ti­du­ra y le­yó apre­su­ra­da­men­te, en mi­nu­to y me­dio, la re­la­ción de su Go­bierno, sin per­mi­tir nin­gún ti­po de pre­gun­ta) ha le­van­ta­do to­do ti­po de es­pe­cu­la­cio­nes, cá­ba­las e in­ter­pre­ta­cio­nes.

Des­de que es­tá ha­cien­do un cur­so de in­mer­sión de in­glés de ca­ra a la cum­bre eu­ro­pea del 30 de enero, has­ta que es­tá pa­de­cien­do, se­gún el pe­rió­di­co ale­mán Frank­fur­ter Runds­chau, el sín­dro­me de la hui­da, que tan bien re­fle­ja la pe­lí­cu­la Ha­be­mus Pa­pa. no pa­re­ce que, co­mo en la pe­lí­cu­la de Nanni Moretti, Ra­joy es­té hui­do por el mie­do a lo que se ha en­con­tra­do al lle­gar a La Mon­cloa, ya que lo po­día ha­ber in­tui­do o ima­gi­na­do. Por­que Ra­joy es buen par­la­men­ta­rio, há­bil con­tes­tan­do a las pre­gun­tas de los pe­rio­dis­tas en rue­das de pren­sa, y por­que tie­ne sa­li­das pa­ra las cues­tio­nes más com­pro­me­ti­das, no se en­tien­de su re­sis­ten­cia a en­fren­tar­se a los me­dios y, por lo vis­to, tam­bién al Par­la­men­to, ya que se ha ne­ga­do a de­fen­der el plan de ajus­te.

Por lo que la vi­ce­pre­si­den­ta So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría ha de­no­mi­na­do “eco­no­mía pro­ce­sal”, Ra­joy no com­pa­re­ce­rá en el Par­la­men­to has­ta des­pués del Con­se­jo Europeo del día 30, aunque es po­si­ble que se vea obli­ga­do a res­pon­der a pre­gun­tas de los in­for­ma­do­res el día 16, en que re­ci­be en La Mon­cloa al pre­si­den­te fran­cés, Ni­co­las Sar­kozy. Allí ten­drá que res­pon­der, so­bre to­do, del au­men­to de im­pues­tos, al­go que ha des­con­cer­ta­do a di­ri­gen­tes y vo­tan­tes de su pro­pio par­ti­do.

Has­ta aho­ra, Ra­joy ha ba­sa­do to­do su pro­gra­ma elec­to­ral y su cam­pa­ña de las úl­ti­mas ge­ne­ra­les, así co­mo su plan prio­ri­ta­rio pa­ra la crea­ción de em­pleo en una ba­ja­da de im­pues­tos, ya que, se­gún su teo­ría, el di­ne­ro es­tá me­jor en el bol­si­llo

de los ciu­da­da­nos o en las ma­nos de los em­pre­sa­rios que son real­men­te los que crean pues­tos de tra­ba­jo, que en po­der de un Es­ta­do de­rro­cha­dor. el im­pre­vis­to cie­rre del dé­fi­cit pú­bli­co del año 2011 en un 8% (cuan­do se­gún lo pac­ta­do con Bru­se­las era de un 6%) ha echa­do por tie­rra to­do ese en­tra­ma­do ideo­ló­gi­co li­be­ral, y el nue­vo Go­bierno no so­lo ha apro­ba­do el ma­yor ajus­te que ha co­no­ci­do la eco­no­mía es­pa­ño­la en su re­cien­te his­to­ria, sino que la re­for­ma im­po­si­ti­va ha co­lo­ca­do a nues­tro país, de un día pa­ra otro, en el ter­ce­ro de la Unión Eu­ro­pea con un IRPF más al­to, so­lo su­pe­ra­do por Sue­cia e In­gla­te­rra.

Es ver­dad que es di­fí­cil ex­pli­car al elec­to­ra­do que, co­mo ve­nían in­sis­tien­do mu­chos di­ri­gen­tes po­pu­la­res, un me­ro cam­bio de go­bierno iba a su­po­ner un cam­bio de ten­den­cia tra­du­ci­do en una ba­ja­da ra­di­cal de la pri­ma de ries­go y una es­ta­bi­li­za­ción de las bol­sas por­que se iba a re­for­zar in­me­dia­ta­men­te la cre­di­bi­li­dad y la con­fian­za de los mer­ca­dos. Ese in­ge­nuo men­sa­je se ha vis­to com­pli­ca­do con una he­ren­cia ines­pe­ra­da que va a obli­gar al nue­vo Go­bierno a eje­cu­tar un plan de ajus­te tan du­ro, tan du­ro, que va a ser di­fí­cil de cum­plir.

Aho­rrar en do­ce me­ses na­da más y na­da me­nos que cer­ca de 40.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra pa­sar, en so­lo un año, de un 8% a un 4,4% de dé­fi­cit es al­go que tie­ne que ser re­con­si­de­ra­do por Bru­se­las con al­gún ti­po de mo­ra­to­ria.

Con una re­ce­sión pa­ra to­do el año 2012, un au­men­to de los im­pues­tos, in­clui­do, pro­ba­ble­men­te, a par­tir del mes de mar­zo, el IVA, y un ajus­te co­mo el que se ha apro­ba­do y el que se tie­ne que apro­bar cuan­do se re­dac­ten los nue­vos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do, el pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co es de­sola­dor, so­bre to­do, pa­ra esa me­ta de crea­ción de em­pleo que ha si­do el gran ob­je­ti­vo elec­to­ral del PP.

PD. Al fi­nal, pa­ra pa­rar un po­co la ofen­si­va so­bre su des­apa­ri­ción, el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­ria

no Ra­joy, con­ce­día el mar­tes, día 10, una en­tre­vis­ta al pre­si­den­te de la agen­cia Efe. Una en­tre­vis­ta de pu­ro com­pro­mi­so en vez de una rue­da de pren­sa con pre­gun­tas y re­pre­gun­tas, que es lo que es­tán so­li­ci­tan­do los me­dios y en la que se abor­den to­dos los te­mas que en es­tos mo­men­tos preo­cu­pan a la opi­nión pú­bli­ca, ca­da vez más asus­ta­da por una si­tua­ción eco­nó­mi­ca que pa­re­ce no te­ner una sa­li­da mí­ni­ma­men­te op­ti­mis­ta... A pe­sar de la en­tre­vis­ta pue­de se­guir con­si­de­rán­do­se­le des­apa­re­ci­do. Ve­re­mos su ex­pli­ca­ción del lu­nes 16 de enero.

La re­for­ma im­po­si­ti­va del Go­bierno ha des­con­cer­ta­do a los pro­pios di­ri­gen­tes y vo­tan­tes del Par­ti­do Po­pu­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.