El año del jui­cio fi­nal

Los te­le­dia­rios se han con­ver­ti­do en un ro­sa­rio con­ti­nuo de po­lí­ti­cos des­fi­lan­do an­te los tri­bu­na­les. El año 2012 co­mien­za con los jui­cios en los que es­tán in­vo­lu­cra­dos los protagonistas de al­gu­nos de los es­cán­da­los de los úl­ti­mos años, co­mo Fran­cis­co Cam

Tiempo - - ACTUALIDAD - POR JAVIER OTE­RO jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Di­cen que, se­gún los ma­yas, el fin del mun­do se­rá es­te año 2012. Si no es así, se­gu­ro que se­rá el jui­cio fi­nal. A mu­chos de los es­cán­da­los que han sa­li­do a la luz en los úl­ti­mos años les ha lle­ga­do la ho­ra en la que un juez de­ci­da en­tre la con­de­na o la ab­so­lu­ción. Des­de Fran­cis­co Camps o Jau­me Ma­tas a Bal­ta­sar Gar­zón, pa­san­do por Isa­bel Pantoja, mu­chos de sus protagonistas se sen­ta­rán en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos. Otros, co­mo Iña­ki Ur­dan­ga­rin, de­cla­ra­rán por pri­me­ra vez an­te el juez den­tro de po­co. Los ca­sos afec­tan a las ins­ti­tu­cio­nes más re­le­van­tes: la Fa­mi­lia Real, por el ca­so Ur­dan

ga­rin; ex­pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos, co­mo Camps y Ma­tas; un juez es­tre­lla de pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal co­mo Gar­zón; el pri­mer ayun­ta­mien­to di­suel­to, co­mo fue el ca­so del de Mar­be­lla...

El ca­so del yerno del Rey es una de las nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les que co­mien­zan a co­brar fuer­za, sin que ha­ya lle­ga­do aún la ho­ra de su jui­cio, a di­fe­ren­cia de los que ya desem­bo­can en 2012 en su mo­men­to

de la ver­dad. En­tre ellos se en­cuen­tra el pri­mer jui­cio del ca­so Pal­ma Are­na, que lle­va a Jau­me Ma­tas, el ex­pre­si­den­te de Ba­lea­res, del PP, al ban­qui­llo de los acu­sa­dos. La in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial del ca­so Pal­ma Are­na se en­con­tró con otros pa­gos del Go­bierno au­to­nó­mi­co ba­lear que no te­nían que ver con la cons­truc­ción del ve­ló­dro­mo que dio nom­bre al ca­so. Es­te fue el ca­so de los pa­gos a las em­pre­sas de Iña­ki Ur­dan­ga­rin, que se han con­ver­ti­do en una de las mu­chas pie­zas ju­di­cia­les se­pa­ra­das de es­te ca­so.

Los con­tras­tes de es­ta ava­lan­cha de jui­cios son lla­ma­ti­vos. Mien­tras se ce­le­bra el jui­cio por el ca­so de los tra­jes, en el que ha si­do acu­sa­do el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat va­len­cia­na Fran­cis­co Camps, el juez que co­men­zó las in­ves­ti­ga­cio­nes del ca­so Gür­tel, Bal­ta­sar Gar­zón, se­rá juz­ga­do por las es­cu­chas or­de­na­das so­bre las co­mu­ni­ca­cio­nes de los en­car­ce­la­dos de for­ma preventiva con sus abo­ga­dos. Es tam­bién pro­ba­ble que es­te año co­mien­ce el jui­cio so­bre el desas­tre del pe­tro­le­ro Pres­ti­ge, diez años des­pués de que el pe­tro­le­ro se hun­die­ra y for­ma­ra con sus 77.000 to­ne­la­das de cru­do una marea ne­gra que ba­ñó de fuel des­de Ga­li­cia a las cos­tas fran­ce­sas. Un gui­ño del des­tino ha pro­vo­ca­do que el jui­cio se ce­le­bre con un Go­bierno pre­si­di­do por Ma­riano Ra­joy, que era vi­ce­pre­si­den­te del Eje­cu- ti­vo cuan­do se pro­du­jo el desas­tre. En el ca­mino, le ha da­do tiem­po a per­der el po­der y vol­ver a re­cu­pe­rar­lo ocho años des­pués.

El ca­len­da­rio es apre­ta­do en es­te co­mien­zo de año. El jui­cio del ca­so de la co­no­ci­da co­mo ope­ra­ción Ma­la­ya con­tra la co­rrup­ción en el Ayun­ta­mien­to de Mar­be­lla lle­va más de dos años des­de que se ini­ció, y se es­pe­ra que con­clu­ya es­te año. El de los tra­jes del ex­pre­si­den­te va­len­ciano Fran­cis­co Camps aca­ba de em­pe­zar. En­tre los que co­men­za­rán a ce­le­brar­se, abri­rá la ve­da el que sen­ta­rá por pri­me­ra vez en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos al otro­ra juez es­tre­lla Bal­ta­sar Gar­zón por las es­cu­chas rea­li­za­das en la cár­cel en­tre abo­ga­dos y de­te­ni­dos en el ca­so Gür­tel, el ca­so de co­rrup­ción que ha des­ta­pa­do los ne­go­cios de una tra­ma al­re­de­dor del Par­ti­do Po­pu­lar.

Otras no­ve­da­des es­can­da­lo­sas en asun­tos que se en­cuen­tran aún in­ves­ti­gán­do­se se unen al den­so ca­len­da­rio de jui­cios. En­tre las prin­ci­pa­les, que un chó­fer de la Jun­ta de An­da­lu­cía ha de- cla­ra­do en el ca­so en el que se in­ves­ti­gan los Ex­pe­dien­tes de Re­gu­la­ción de Em­pleo (ERE) frau­du­len­tos que usó di­ne­ro de las ayu­das pú­bli­cas a es­tos pro­ce­sos pa­ra co­caí­na y fies­tas. En el lla­ma­do ca­so Cam­peón, el Tri­bu­nal Su­pre­mo aca­ba de de­cla­rar­se com­pe­ten­te por la im­pli­ca­ción en el mis­mo del ex­mi­nis­tro so­cia­lis­ta Jo­sé Blan­co, lo que pa­re­ce la an­te­sa­la de la pe­ti­ción del su­pli­ca­to­rio pa­ra in­ves­ti­gar a Blan­co, afo­ra­do por su con­di­ción de dipu­tado.

El año que aho­ra em­pie­za po­dría con­si­de­rar­se tam­bién co­mo el del jui­cio fi­nal de la co­rrup­ción en Es­pa­ña, por la can­ti­dad de es­cán­da­los re­la­cio­na­dos con es­ta prác­ti­ca que lle­gan aho­ra a su lí­nea de me­ta ju­di­cial.

La guía de los prin­ci­pa­les plei­tos que cen­tra­rán la aten­ción en los pró­xi­mos do­ce me­ses po­dría re­su­mir­se así:

JAU­ME MA­TAS

Pri­me­ra ci­ta del ca­so Pal­ma Are­na

El ex­pre­si­den­te de Ba­lea­res, Jau­me Ma­tas, afron­ta des­de que co­men­zó el año el pri­mer jui­cio de un ca­so que co­men­zó con una in­ves­ti­ga­ción so­bre las ra­zo­nes del cos­te de la obras del ve­ló­dro­mo Pal­ma Are­na y que se ha ra­mi­fi­ca­do en 26 pie­zas se­pa­ra­das. La prin­ci­pal de ellas si­gue la pis­ta de los pa­gos pa­ra un pro­yec­to que mul­ti­pli­có su pre­su­pues­to y tie­ne nu­me­ro­sos de­fec­tos.

Pe­ro por aho­ra res­pon­de an­te el juez por los car­gos por los que le acu­sa el fis­cal: mal­ver­sa­ción, pre­va­ri­ca­ción y fal­se­dad, en la con­tra­ta­ción de un pe­rio­dis­ta que le es­cri­bía los dis­cur­sos por me­dio mi­llón de eu­ros y en ayu­das a sus me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El fis­cal pi­de ocho años y me­dio de cár­cel. El jui­cio ter­mi­na­rá cuan­do fi­na­li­ce enero. Un po­co an­tes, el día 25, sal­drá a subas­ta la vi­vien­da que com­pró en un pa­la­cio del cen­tro de Pal­ma y que pu­so co­mo ga­ran­tía pa­ra pa­gar la fian­za de tres mi­llo­nes de eu­ros con la que elu­dió la pri­sión pro­vi­sio­nal por el ca­so Pal­ma Are­na.

Las pie­zas en que se di­vi­de el ca­so van des­de la que se con­vir­tió en el na­ci­mien­to del ca­so Ur­dan­ga­rin has­ta la que in­ves­ti­ga una su­pues­ta fi­nan­cia­ción irre­gu­lar del PP a tra­vés de la em­pre­sa Nim­bus, tam­bién im­pli­ca­da en el jui­cio an­tes ci­ta­do so­bre el pa­go al pe­rio­dis­ta que es­cri­bía los dis­cur­sos de Ma­tas.

FRAN­CIS­CO CAMPS

Tra­jes pa­ra es­tre­nar el ca­so Gür­tel

El ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat va­len­cia­na, Fran­cis­co Camps, res­pon­de es­tos días an­te un tri­bu­nal por un pre­sun­to de­li­to de cohe­cho. Los tra­jes que se pre­su­me que le re­ga­la­ron los miem­bros del en­tra­ma­do del ca­so Gür­tel tie­nen la cul­pa. Ha si­do un ca­so se­pa­ra­do del prin­ci­pal y el tri­bu­nal ha con­si­de­ra­do que no ha­bía que es­tu­diar la re­la­ción de es­tos re­ga­los con los fa­vo­res que ob­tu­vie­ron lue­go los miem­bros de la tra­ma en con­tra­tos pú­bli­cos.

En el jui­cio tam­bién se en­cuen­tra acu­sa­do el que fue­ra se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PP va­len­ciano Ricardo Cos­ta. Otros acu­sa­dos por la per­cep­ción de tra­jes ad­mi­tie­ron ya su cul­pa y fue­ron con­de­na­dos en un pro­ce­di­mien­to pre­vio. Es­te pre­ce­den­te es im­por­tan­te, por­que en el ca­so de que el tri­bu­nal ab­sol­vie­ra aho­ra a Camps y Cos­ta, pon­dría en sol­fa las con­de­nas an­te­rio­res por los mis­mos he­chos. No es­tá cla­ro si la de­cla­ra­ción del ex­vi­ce­pre­si­den­te va­len­ciano Víctor Cam­pos en el jui­cio de Camps, ayu­da­rá o per­ju­di­ca­rá en es­te sen­ti­do. Cam­pos di­jo que ad­mi­tir su cul­pa­bi­li­dad fue una cues­tión for­mal pa­ra aca­bar con su “dra­ma” y que se con­si­de­ra inocen­te.

El res­to del ca­so Gür­tel con­ti­núa su pro­ce­so en la Au­dien­cia Na­cio­nal y en el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Cas­ti­lla y León sin que se pue­da apos­tar con se­gu­ri­dad so­bre los res­pon­sa­bles po­lí- ti­cos que pue­dan pa­sar de impu­tados a acu­sa­dos. Mien­tras, la acu­sa­ción par­ti­cu­lar del PP se ad­hie­re a mu­chos de los re­cur­sos de aquel a quien se su­po­ne que va a acu­sar, el pre­sun­to ca­be­ci­lla de la tra­ma, Fran­cis­co Co­rrea.

IÑA­KI UR­DAN­GA­RIN

Los ne­go­cios del du­que de Pal­ma

La ca­sua­li­dad qui­so que fue­ra el ca­so Pal­ma Are­na el que des­ta­pa­ra el ca­so que im­pli­ca al du­que de... Pal­ma. La con­tra­ta­ción del Ins­ti­tu­to Nóos, una en­ti­dad ofi­cial­men­te sin áni­mo de lu­cro por par­te de di­fe­ren­tes ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas es­tá en el cen­tro de la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial. Es­ta ha des­cu­bier­to que em­pre­sas pri­va­das del du­que de Pal­ma y su so­cio Die­go To­rres fac­tu­ra­ron ser­vi­cios a es­te ins­ti­tu­to, por lo que sí hu­bo be­ne­fi­cios pri­va­dos. Por ello, el juez ha lla­ma­do a Ur­dan­ga­rin pa­ra que de­cla­re el pró­xi­mo 26 de fe­bre­ro tras impu­tar­le en el ca­so por los pre­sun­tos de­li­tos, en­tre otros, de frau­de a la Ad­mi­nis­tra­ción.

Los efec­tos pa­ra la Ca­sa Real han te­ni­do co­mo con­se­cuen­cia que es­ta hi­cie­ra un ges­to de trans­pa­ren­cia con la pu­bli­ca­ción por pri­me­ra vez de los de­ta­lles de su pre­su­pues­to, has­ta aho­ra no co­no­ci­dos, que in­clu­ye los suel­dos del Rey y su fa­mi­lia. Ur­dan­ga­rin no co­bra­ba nin­gu­na can­ti­dad a tra­vés de los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do.

Las úl­ti­mas no­ve­da­des de la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial se cen­tran en que Ur­dan­ga­rin si­guió ha­cien­do ne­go­cios a tra­vés de nue­vos ins­tru­men­tos, co­mo una fun­da­ción de ayu­da a dis­ca­pa­ci­ta­dos, des­pués de que la Ca­sa Real le hu­bie­ra acon­se­ja­do ale­jar­se de es­tos ne­go­cios y mu­dar­se a Washington.

BAL­TA­SAR GAR­ZÓN

El juez juz­ga­do (y re­juz­ga­do)

Pre­sun­ta pre­va­ri­ca­ción por las es­cu­chas te­le­fó­ni­cas or­de­na­das en la in­ves­ti­ga­ción del ca­so Gür­tel, la mis­ma acu­sa­ción pa­ra el ca­so de la in­ves­ti­ga­ción de los crí­me­nes del fran­quis­mo y pre­sun­to cohe­cho en re­la­ción con los pa­tro­ci­nios que se ges­tio­nó du­ran­te sus cur­sos de for­ma­ción en Nue­va York. El que fue­ra juez es­tre­lla Bal­ta­sar Gar­zón, se­rá juz­ga­do y vuel­to a juz­gar por el Tri­bu­nal Su­pre­mo es­te año.

Cues­tio­na­do den­tro de es­te tri­bu­nal por sus ini­cia­ti­vas a la ho­ra de ins­truir los su­ma­rios, las úl­ti­mas es­ce­nas pre­vias a los jui­cios se han cen­tra­do en las re­cu­sa­cio­nes que Gar­zón ha pre­sen­ta­do so­bre va­rios ma­gis­tra­dos por ene­mis­tad o ra­zo­nes si­mi­la­res. El Tri­bu­nal Su­pre­mo no ha ad­mi­ti­do la úl­ti­ma de ellas, so­bre el juez Lu­ciano Va­re­la, que le juz­ga a par­tir del 17 de enero por las es­cu­chas en el ca­so Gür­tel. El mis­mo Va­re­la es el ins­truc­tor del ca­so abier­to por las in­ves­ti­ga­cio­nes de Gar­zón so­bre los crí­me­nes del fran­quis­mo, lo que, se­gún Gar­zón, afec­ta­ría a su im­par­cia­li­dad. El jui­cio por es­te otro ca­so co­men­za­rá so­lo siete días des­pués del pri­me­ro. El ar­gu­men­to no ha si­do ad­mi­ti­do por el Tri­bu­nal Su­pre­mo pa­ra la re­cu­sa­ción de Va­re­la.

Po­cos jue­ces han si­do con­de­na­dos en Es­pa­ña por pre­va­ri­ca­ción. Siete des­de el co­mien­zo de la de­mo­cra­cia. Dos en los úl­ti­mos diez años. En nin­gún ca­so un mis­mo juez ha si­do acu­sa­do de pre­va­ri­ca­ción so­bre su ac­tua­ción en va­rios car­gos.

El juez Gar­zón se en­cuen­tra sus­pen­di­do de sus fun­cio­nes en la Au­dien­cia Na-

Has­ta siete jue­ces han si­do con­de­na­dos por pre­va­ri­ca­ción en Es­pa­ña con la de­mo­cra­cia El jui­cio por la marea ne­gra del Pres­ti­ge en aguas ga­lle­gas pue­de coin­ci­dir con su dé­ci­mo aniver­sa­rio

cio­nal des­de ma­yo de 2010. La que­re­lla pre­sen­ta­da por dos abo­ga­dos le acu­sa de ha­ber re­ci­bi­do pre­sun­ta­men­te 320.000 dó­la­res (250.000 eu­ros) re­la­cio­na­dos con su es­tan­cia de for­ma­ción en Nue­va York a cam­bio de no ad­mi­tir una que­re­lla con­tra el ban­que­ro Emi­lio Bo­tín por el ca­so de las ce­sio­nes de cré­di­to. La úl­ti­ma ini­cia­ti­va del juez que in­ves­ti­ga es­tos co­bros ha ex­ten­di­do las pes­qui­sas a in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les en las que ha par­ti­ci­pa­do Gar­zón, aunque sea co­mo juez su­plen­te, que afec­ta­rán a otros pa­tro­ci­na­do­res co­mo Te­le­fó­ni­ca.

OPE­RA­CIÓN MA­LA­YA

Pantoja es­pe­ra su jui­cio

Seis años des­pués que se desata­ra la ope­ra­ción po­li­cial bau­ti­za­da co­mo Ma­la­ya con la de­ten­ción de 20 per­so­nas, in­clui­da la al­cal­de­sa de Mar­be­lla, Ma­ri­sol Ya­güe, se es­pe­ra que el jui­cio fi­na­li­ce es­te año. Los cálcu­los iniciales pre­veían que fue­ra el pró­xi­mo ve­rano, pe­ro la can­ti­dad de tes­ti­gos que han so­li­ci­ta­do es­te mes las de­fen­sas en el jui­cio, 536, ha­cen pen­sar que po­dría re­tra­sar­se más. Y eso que aún no han de­cla­ra­do en el jui­cio

54 en­cau­sa­dos, co­mo Ju­lián Muñoz o la pro­pia Ya­güe. La acu­sa­ción pi­de pa­ra el pre­sun­to ce­re­bro de la tra­ma, el que fue­ra ase­sor ur­ba­nís­ti­co del ayun­ta­mien­to de Mar­be­lla, Jo­sé An­to­nio Ro­ca, 30 años de pri­sión. Aunque el jui­cio ter­mi­ne es­te año, la sen­ten­cia no se co­no­ce­rá muy pro­ba­ble­men­te has­ta 2013.

Uno de los ca­sos que na­cie­ron de es­ta ope­ra­ción es el que pro­ta­go­ni­zan la can­tan­te Isa­bel Pantoja, su pa­re­ja, el exal­cal­de de Mar­be­lla Ju­lián Muñoz, y la exes­po­sa de es­te, May­te Zal­dí­var, por un pre­sun­to de­li­to de blan­queo de ca­pi­ta­les. El jui­cio se ce­le­bra­rá a par­tir del día 28 del pró­xi­mo mes de ju­nio. El fis­cal pi­de pa­ra la can­tan­te una pe­na de tres años y me­dio de pri­sión y siete años y me­dio pa­ra Ju­lián Muñoz.

JUI­CIO SO­BRE EL PRES­TI­GE

La marea se ex­tien­de diez años

El pró­xi­mo oto­ño se cum­plen diez años del nau­fra­gio del pe­tro­le­ro Pres­ti­ge fren­te a las cos­tas ga­lle­gas. Ade­más de con­ver­tir­se en una de las ma­reas ne­gras más ex­ten­di­das geo­grá­fi­ca­men­te (lle­gó de Ga­li­cia y Por­tu­gal al sur de Fran­cia), es la que ha pro­vo­ca­do pro­vo­ca con­se­cuen­cias ju­di­cia­les con más ex­ten­sión tem­po­ral. El pe­que­ño juz­ga­do de Cor­cu­bión que ins­tru­ye el ca­so so­bre las res­pon­sa­bi­li­da­des de es­te desas­tre ha con­clui­do la ins­truc­ción y se es­pe­ra que el jui­cio co­mien­ce es­te año. El pe­cio aún de­ja es­ca­par diez li­tros de fuel al día des­de sus 3.500 me­tros de pro­fun­di­dad don­de re­po­sa.

Se tra­ta de uno de los gran­des jui­cios de la his­to­ria de Es­pa­ña por la can­ti­dad de afec­ta­dos. En el ca­so hay 2.090 par­tes per­so­na­das, lo que no su­po­ne 2.000 per­so­nas, sino más, y el su­ma­rio al­can­za los 266.000 fo­lios.

Ade­más de es­te gran jui­cio, el Go­bierno es­pa­ñol per­si­gue tam­bién ju­di­cial­men­te en un juz­ga­do de Nue­va York a la em­pre­sa que cer­ti­fi­có el buen es­ta­do del bu­que, si bien aún no se sa­be si lle­ga­rá a jui­cio o no. Es­pa­ña re­cla­ma 714 mi­llo­nes de eu­ros a la cer­ti­fi­ca­do­ra Ame­ri­can Bu­reau of Ship­ping (ABS).

DE JO­SÉ BLAN­CO A RUIZ-MA­TEOS

El na­ci­mien­to de nue­vos ca­sos

Es­te año los te­le­dia­rios no so­lo es­ta­rán lle­nos de jui­cios y sen­ten­cias, sino tam­bién de no­ve­da­des de ca­sos que co­mien­zan, de las pri­me­ras de­ci­sio­nes en la ins­truc­ción ju­di­cial o de las no­ve­da­des en la in­ves­ti­ga­ción po­li­cial.

Así por ejem­plo, el em­pre­sa­rio Jo­sé Ma­ría Ruiz-ma­teos acu­de a de­cla­rar el 18 de enero a la Au­dien­cia Na­cio­nal an­te el juz­ga­do que ins­tru­ye la cau­sa por la pre­sun­ta es­ta­fa a los in­ver­so­res de pa­ga­rés de Nue­va Ru­ma­sa. Ruiz-ma­teos ya de­cla­ró an­te el juez de for­ma muy con­ci­sa el pa­sa­do 18 de oc­tu­bre, aunque es­ta vez acu­de a ha­cer­lo a pe­ti­ción pro­pia.

Por otro la­do, a fi­na­les de di­ciem­bre el Tri­bu­nal Su­pre­mo se ha de­cla­ra­do com­pe­ten­te pa­ra in­ves­ti­gar al ex­mi­nis­tro de Fo­men­to, Jo­sé Blan­co, den­tro de la lla­ma­da ope­ra­ción Cam­peón. Uno de los im­pli­ca­dos en el ca­so, el em­pre­sa­rio Jor­ge Do­rri­bo, ha de­cla­ra­do que hi­zo lle­gar al ex­mi­nis­tro y ac­tual dipu­tado can­ti­da­des de di­ne­ro a tra­vés de su pri­mo.

En­tre las úl­ti­mas no­ve­da­des ju­di­cia­les des­ta­ca tam­bién una de­ci­sión que re­cu­pe­ra pa­ra las pre­vi­sio­nes de es­te año el ca­so del ban­que­ro Alfredo Sáenz. El Tri­bu­nal Su­pre­mo aca­ba de ad­mi­tir a trá­mi­te un re­cur­so pre­sen­ta­do por un ac­cio­nis­ta del Ban­co San­tan­der con­tra el in­dul­to con­ce­di­do por el Go­bierno de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro al con­se­je­ro de­le­ga­do de es­te ban­co. El Go­bierno, que se en­con­tra­ba en fun­cio­nes, con­ce­dió el in­dul­to a Sáenz des­pués de que es­te hu­bie­ra si­do con­de­na­do en un ca­so que co­men­zó por la de­nun­cia de unos em­pre­sa­rios que ha­bían si­do per­se­gui­dos ju­di­cial­men­te por el ban­co co­mo pre­sión pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de unas deu­das. El re­cur­so se ba­sa en que, aunque el Go­bierno pue­de con­ce­der un in­dul­to, no po­dría eli­mi­nar los an­te­ce­den­tes pe­na­les que, en es­te ca­so, com­pli­ca­rían la con­ti­nui­dad de Sáenz en car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad en el sec­tor ban­ca­rio.

Re­la­cio­nes pe­li­gro­sas. Jau­me Ma­tas acom­pa­ña, cuan­do era pre­si­den­te ba­lear, a Iña­ki Ur­dan­ga­rin. Sus ca­sos ju­di­cia­les es­tán en­la­za­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.