DIEZ EX­PRE­SI­DEN­TES JUZ­GA­DOS

Tiempo - - PORTADA -

Con los ca­sos del va­len­ciano Fran­cis­co Camps y del ba­lear Jau­me Ma­tas, son diez los pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos juz­ga­dos en los tri­bu­na­les.

El más an­ti­guo es De­me­trio Ma­drid, que fue pre­si­den­te so­cia­lis­ta de Cas­ti­lla y León y di­mi­tió en 1986 tras ser impu­tado, aunque el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de es­ta re­gión le ab­sol­vió en 1990. Ga­briel Ca­ñe­llas, an­te­ce­sor de Ma­tas co­mo pre­si­den­te ba­lear, di­mi­tió en 1995 por el ca­so Só­ller. Fue ab­suel­to en 1997. Por el con­tra­rio, el so­cia­lis­ta Jo­sé Mar­co fue con­de­na­do por mal­ver­sa­ción de cau­da­les y fal­se­dad en do­cu­men­to pú­bli­co. Di­mi­tió en 1995, an­tes de ser juz­ga­do.

El cán­ta­bro Juan Hor­mae­chea ha si­do has­ta aho­ra el úni­co que se ha sen­ta­do en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos sin ha­ber di­mi­ti­do de su car­go co­mo pre­si­den­te au­to­nó­mi­co. No lo hi­zo has­ta do­ce días des­pués de ser con­de­na­do por mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos y pre­va­ri­ca­ción. Fue con­de­na­do a tres años de cár­cel y tre­ce de in­ha­bi­li­ta­ción.

Pe­ro el pri­me­ro en ser en­car­ce­la­do fue Ga­briel Urral­bu­ru, pre­si­den­te de Na­va­rra en­tre 1984 y 1991. En 1995 fue a la cár­cel por co­brar co­mi­sio­nes ile­ga­les. Su su­ce­sor, Javier Otano, di­mi­tió por una in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial pos­te­rior, aunque fue ab­suel­to al ha­ber pres­cri­to los he­chos.

Car­los Co­lla­do, pre­si­den­te so­cia­lis­ta de Mur­cia en­tre 1984 y 1996 di­mi­tió por una in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial so­bre irre­gu­la­ri­da­des en la ges­tión de fon­dos pú­bli­cos de la que fue ab­suel­to.

Por úl­ti­mo, el len­da­ka­ri Juan Jo­sé Iba­rret­xe fue juz­ga­do por ha­ber­se reuni­do con re­pre­sen­tan­tes de Ba­ta­su­na, aunque fi­nal­men­te el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia del País Vas­co ar­chi­vó el ca­so.

En­tre los ci­ta­dos hay que te­ner en cuen­ta, ade­más, que Jau­me Ma­tas es has­ta el mo­men­to el po­lí­ti­co al que se ha im­pues­to una fian­za más al­ta. Es­ta, de tres mi­llo­nes de eu­ros, fue pa­ga­da pa­ra elu­dir la pri­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.