La otra ca­ra del fi­nal de ETA

El nú­me­ro de es­col­tas en el País Vas­co y Na­va­rra cae­rá un 90% en me­nos de un año. Pi­den pro­te­ger a las víc­ti­mas de la vio­len­cia de gé­ne­ro co­mo sa­li­da la­bo­ral.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Del fi­nal de ETA co­mo ame­na­za la­ten­te se ale­gra la in­men­sa ma­yo­ría de la ciu­da­da­nía. In­clu­so los es­col­tas que du­ran­te tan­tos años han pro­te­gi­do a al­cal­des, con­ce­ja­les, em­pre­sa­rios, pe­rio­dis­tas y per­so­nas anó­ni­mas que un día apa­re­cie­ron en las lis­tas de los co­man­dos te­rro­ris­tas y tu­vie­ron que com­par­tir sus res­pec­ti­vas vi­das con es­ta es­pe­cie de án­ge­les cus­to­dios. Pe­ro la ca­ra amar­ga del fin del te­rro­ris­mo eta­rra es que una bue­na par­te de es­te co­lec­ti­vo de es­col­tas es­tá en­gro­san­do aho­ra la lis­ta de los más de cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos que hay en nues­tro país.

Los es­col­tas pri­va­dos han pro­por­cio­na­do se­gu­ri­dad al 95% del to­tal de los ame­na­za­dos por ETA y nun­ca han su­fri­do la pér­di­da de uno de sus pro­te­gi­dos. El pre­cio a es­ta la­bor se­ría im­pa­ga­ble en cual­quier so­cie­dad de nues­tro en­torno que ha­ya de­rro­ta­do al te­rro­ris­mo, pe­ro en la Aso­cia­ción de Es­col­tas en Ac­ti­vo del País Vas­co y Na­va­rra, que pre­si­de San­tia­go Fontenla, han sal­ta­do las alar­mas en las úl­ti­mas se­ma­nas por cul­pa de los nu­me­ro­sos ex­pe­dien­tes de re­gu­la­ción de em­pleo que les es­tán afec­tan­do.

El gre­mio, que his­tó­ri­ca­men­te ha os­ci­la­do en­tre los 2.500 y los 3.000 miem­bros en am­bas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, las más vul­ne­ra­bles al te­rro­ris­mo de ETA, ha lle­ga­do a su prác­ti­ca des­apa­ri­ción: la ci­fra dis­mi­nu­yó a cer­ca de 1.500 a fi­na­les de 2011 y la ci­ta­da aso­cia­ción pre­vé que en los pri­me­ros me­ses de 2012 que­de fi­ja­da en un má­xi­mo de 200 miem­bros, es de­cir, un 90% me­nos con res­pec­to a la si­tua­ción que ha­bía cuan­do ETA desa­rro­lla­ba su ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va.

¿Por qué ese ho­ri­zon­te del mes de ma­yo? Es en ese mo­men­to cuan­do ter­mi­nan los con­tra­tos anua­les de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas con las em­pre­sas pri­va­das de es­col­tas. Y el pa­no­ra­ma es bien ne­gro pa­ra el año que aca­ba de co­men­zar. Si bien el Go­bierno vas­co de Pat­xi López ha in­clui­do una par­ti­da anual de 36 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra es­te co­me­ti­do, es­ta po­dría re­du­cir­se drás­ti­ca­men­te si la Con­se­je­ría de In­te­rior que di­ri­ge Ro­dol­fo Ares si­gue re­ti­ran­do es­col­tas al rit­mo que lo vie­ne ha­cien­do des­de que la ban­da te­rro­ris­ta anun­ció el ce­se de­fi­ni­ti­vo de sus ac­ti­vi­da­des el pa­sa­do 20 de oc­tu­bre.

Pa­no­ra­ma de­sola­dor.

Pa­ra la Aso­cia­ción de Es­col­tas en Ac­ti­vo del País Vas­co y Na­va­rra, el pa­no­ra­ma es de­sola­dor ya que, por ejem­plo, en es­ta úl­ti­ma re­gión que­da­ban en di­ciem­bre unos 400 miem­bros, cuan­do ha ha­bi­do mo­men­tos en los que, pro­por­cio­nal­men­te, su­pe­ra­ban a los del País Vas­co.

“El des­cen­so va a ser bru­tal si no hay nin­gún re­pun­te de vio­len­cia. Va­mos prác­ti­ca­men­te a la des­apa­ri­ción to­tal de la fi­gu­ra del es­col­ta”, ad­vier­te Fontenla en de­cla­ra­cio­nes a es­ta re­vis­ta.

Ese gru­po de 200 es­col­tas pri­va­dos que que­da­rá en ac­ti­vo en el con­jun­to del País Vas­co y Na­va­rra se en­car­ga­rá de pro­te­ger a car­gos pú­bli­cos de cier­ta res­pon­sa­bi­li­dad, así co­mo a al­gu­nos con­ce­ja­les y al­cal­des de pue­blos que siem­pre han es­ta­do en la dia­na de ETA y to­da­vía pue­den su­frir in­sul­tos, ve­ja­cio­nes y ame­na­zas en sus lo­ca­li­da­des de re­si­den­cia o de tra­ba­jo. Pe­ro en to­do ca­so se­rán ca­sos muy pun­tua­les.

“Es­ta­mos tran­qui­los, pe­ro la par­te des­agra­da­ble es que creía­mos que íba­mos a re­ci­bir otro tra­to de los que has­ta aho­ra he­mos pro­te­gi­do”, se la­men­ta Fontenla, quien di­ri­ge su prin­ci­pal crí­ti­ca al Eje­cu­ti­vo de Vi­to­ria, y más en con­cre­to a Ro­dol­fo Ares: “Su tra­to ha­cia no­so­tros ha si­do real­men­te ma­lo en los úl­ti­mos me­ses”, afir­ma.

En la úl­ti­ma reunión que la Aso­cia­ción de Es­col­tas en Ac­ti­vo del País Vas­co y Na­va­rra tu­vo con el con­se­je­ro vas­co, es­ta le in­di­có que, a jui­cio del co­lec­ti­vo de es­col­tas, la re­duc­ción de la pro­tec­ción se es­tá rea­li­zan­do de for­ma pre­ci­pi­ta­da. “So­mos cons­cien­tes de lo que pa­sa en la ca­lle, sa­be­mos que el nú­me­ro de es­col­tas tie­ne que re­du­cir­se si el ni­vel de vio­len­cia des­cien­de o des­apa­re­ce, pe­ro lo que nos preo­cu­pa es que Ro­dol­fo Ares es­té fa­ci­li­tan­do que los es­col­tas se va­yan a la ca­lle en to­tal se­cre­tis­mo”, se­ña­la el pre­si­den­te de la aso­cia­ción.

Ade­más, Fontenla ex­pre­sa su ma­les­tar por el he­cho de que el Go­bierno vas­co no les ha­ya pre­gun­ta­do por su va­lo­ra­ción de ries­go del ser­vi­cio que pres­tan, tras la úl­ti­ma de­ci­sión de la ban­da te­rro­ris­ta de de­jar las ar­mas. “Es cier­to que ha des­apa­re­ci­do la ame­na­za [de ETA], el ti­ro en la nu­ca, pe­ro con­ti­núa el te­rro­ris­mo de per­se­cu­ción, de ba­ja in­ten­si­dad, so­bre to­do en los pue­blos más pe­que­ños”, ad­vier­te res­pec­to a un he­cho que ha si­do de­nun­cia­do por más de un po­lí­ti­co del PP y el PSE.

Apro­ve­char su ex­pe­rien­cia.

An­te el inevi­ta­ble dra­ma de los des­pi­dos, los es­col­tas han tras­la­da­do una pro­pues­ta tan­to a los par­ti­dos po­lí­ti­cos co­mo a las aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas de la vio­len­cia de gé­ne­ro, que con­sis­te en apro­ve­char las téc­ni­cas de pro­tec­ción que se han uti­li­za­do con­tra la vio­len­cia te­rro­ris­ta pa­ra las mi­les de mu­je­res que son víc­ti­mas de la vio­len­cia de gé­ne­ro en to­da Es­pa­ña y re­cla­man una ma­yor pro­tec­ción que ahu­yen­te a sus po­ten­cia­les agre­so­res.

Es­ta aso­cia­ción es cons­cien­te de que po­ner un es­col­ta a una mu­jer que ha su­fri­do un epi­so­dio de vio­len­cia de gé­ne­ro su­po­ne “vic­ti­mi­zar­la un po­co más”. Por ello pro­po­ne ha­cer ser­vi­cios de con­tra­vi­gi­lan­cia en la ca­lle pa­ra sa­ber si los pre­sun­tos agre­so­res in­cum­plen ór­de­nes de ale­ja­mien­to o ace­chan a sus víc-

Los es­col­tas ad­vier­ten de que el “te­rro­ris­mo de per­se­cu­ción” si­gue la­ten­te en el País Vas­co y Na­va­rra

ti­mas, tal y co­mo ha em­pe­za­do a ha­cer la Er­tzain­tza en los úl­ti­mos me­ses (ver

si­guien­te reportaje). “Sa­be­mos que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca no es bo­yan­te en es­tos mo­men­tos, pe­ro el gas­to pa­ra las ar­cas pú­bli­cas se­ría mu­cho me­nor que el de des­ti­nar los 500 po­li­cías que [a día de hoy] se en­car­gan de pro­te­ger a mu­je­res víc­ti­mas de la vio­len­cia de gé­ne­ro”, sub­ra­ya Fontenla.

¿Hay otras al­ter­na­ti­vas la­bo­ra­les pa­ra es­te co­lec­ti­vo? Muy po­cas, ca­si nin­gu­na, so­bre to­do en el País Vas­co o Na­va­rra, don­de han desa­rro­lla­do su tra­ba­jo a ca­ra des­cu­bier­ta. Los es­col­tas pri­va­dos que se es­tán que­dan­do en el pa­ro van a te­ner muy di­fí­cil el re­in­cor­po­rar­se al mer­ca­do la­bo­ral, ya que son per­so­nas co­no­ci­das y re­co­no­ci­bles por los aber­za­les allí don­de han pro­te­gi­do a un ame­na­za­do por ETA. “¿Quién va a tra­ba­jar de ca­ma­re­ro en un pue­blo si te co­no­cen por tu la­bor co­mo es­col­ta?”, se pre­gun­ta el pre­si­den­te de la ci­ta­da aso­cia­ción con to­da la ra­zón del mun­do.

La úni­ca sa­li­da.

A ello se une el he­cho de que el 75% de los es­col­tas del País Vas­co son ori­gi­na­rios de es­ta re­gión o han echa­do raí­ces en ella. Un buen nú­me­ro de ellos se ha ca­sa­do allí o dis­po­ne de vi­vien­das hi­po­te­ca­das que aho­ra son di­fí­ci­les de ven­der. Y no son po­cos los que han apren­di­do eus­ke­ra y pue­den apro­ve­char es­ta ven­ta­ja lin­güís­ti­ca pa­ra se­guir ins­ta­la­dos en el País Vas­co o Na­va­rra. So­lo el 25% se tras­la­dó a las dos re­gio­nes en fe­cha re­la­ti­va­men­te re­cien­te y pue­de vol­ver a sus lu­ga­res de ori­gen, aun a sa­bien­das de que en el res­to de Es­pa­ña el ín­di­ce de des­em­pleo es su­pe­rior al de am­bas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

“La úni­ca sa­li­da que ten­dría­mos aho­ra se­ría el pro­ble­ma de la vio­len­cia de gé­ne­ro, que su­ma mi­les de víc­ti­mas en to­da Es­pa­ña”, in­sis­te Fontenla. En el País Vas­co ya se es­tá rea­li­zan­do es­te tra­ba­jo, pe­ro el nú­me­ro de afec­ta­das no da pa­ra to­dos los es­col­tas que se han de­di­ca­do a fre­nar el te­rro­ris­mo de ETA. “Lo que nos in­tere­sa es tra­ba­jar, así que no pon­dría­mos pro­ble­mas de mo­vi­li­dad”, con­clu­ye co­mo un he­cho inevi­ta­ble. Es el pre­cio a pa­gar por el fi­nal de la ban­da te­rro­ris­ta, tras más de 50 años de muer­tes.

Me­nos pro­tec­ción. Pat­xi López ha re­du­ci­do el nú­me­ro de es­col­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.