De vi­gi­lar a eta­rras a se­guir a mal­tra­ta­do­res

Los 135 er­tzai­nas que has­ta aho­ra pro­te­gían a per­so­nas ame­na­za­das por ETA ve­la­rán aho­ra por la se­gu­ri­dad de las mu­je­res mal­tra­ta­das en el País Vas­co.

Tiempo - - ESPAÑA - MIRIAM V. DE LA HE­RA tiem­po@gru­po­ze­ta.es

ma­ría (nom­bre fi­gu­ra­do), es una de las ca­si 1.500 víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro que hay en el País Vas­co. Pe­ro ella vi­ve aho­ra más tran­qui­la. El 3 de no­viem­bre, una pa­tru­lla de la Er­tzain­tza que vi­gi­la­ba sus pa­sos de cer­ca, de­te­nía en Bil­bao a su ex­pa­re­ja, un hom­bre de 40 años, por que­bran­tar la or­den de ale­ja­mien­to que pe­sa­ba so­bre él. La de su agre­sor fue la pri­me­ra de­ten­ción de la Uni­dad de Acom­pa­ña­mien­to de la po­li­cía au­to­nó­mi­ca vas­ca tras asu­mir nue­vas fun­cio­nes de vi­gi­lan­cia pa­ra pro­te­ger a mu­je­res mal­tra­ta­das.

Es­ta uni­dad se creó en 1998, cuan­do ETA ini­ció una dura ofen­si­va con­tra la cla­se po­lí­ti­ca. El ob­je­ti­vo era pro­te­ger a las po­si­bles víc­ti­mas de la ban­da te­rro­ris­ta que en aquel mo­men­to ca­re­cían de ser­vi­cio de es­col­ta pro­pio, ex­pli­ca a Tiem­po uno de es­tos agen­tes ba­jo con­di­ción de ano­ni­ma­to. Es­tos po­li­cías, for­ma­dos en la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta, se en­car­ga­ban de ve­lar por la in­te­gri­dad fí­si­ca de po­si­bles ob­je­ti­vos de la ban­da, rea­li­zan­do la­bo­res de con­tra­vi­gi­lan­cia; es de­cir, vi­gi­lan­do des­de el in­te­rior de un co­che ca­mu­fla­do que en su en­torno no se pro­du­je­ran mo­vi­mien­tos sos­pe­cho­sos. Pe­ro tras el anun­cio del “ce­se de­fi­ni­ti­vo de la vio­len­cia” por par­te de ETA el pa­sa­do 20 de oc­tu­bre, el De­par­ta­men­to de In­te­rior del Go­bierno Vas­co ha op­ta­do por re­ci­clar los ser­vi­cios de es­tos agen­tes.

Des­de ha­ce un mes, los 135 er­tzai­nas que for­man es­ta uni­dad, han co­men­za­do a rea­li­zar la­bo­res de con­tra­vi­gi­lan­cia pa­ra mu­je­res mal­tra­ta­das. “A raíz de la nue­va si­tua­ción de tre­gua to­tal, se ha de­ci­di­do apro­ve­char la si­tua­ción y los re­cur­sos ya crea­dos pa­ra pro­te­ger a mu­je­res mal­tra­ta­das –cuen­ta un se­gun­do agen­te–. Ellas tam­bién son víc­ti­mas y en el nue­vo con­tex­to po­lí­ti­co he­mos co­men­za­do a pres­tar­les un ser­vi­cio útil”. Una de­ci­sión que, se­gún el con­se­je­ro de In­te­rior del Go­bierno Vas­co, Ro­dol­fo Ares, res­pon­de a me­di­das de “ajus­te y mo­der­ni­za­ción de la Er­tzain­tza”.

Fuen­tes del De­par­ta­men­to de In­te­rior vas­co ase­gu­ran que se tra­ta de una me­di­da pio­ne­ra en Es­pa­ña. Sin em­bar­go, des­de el Sin­di­ca­to Uni­fi­ca­do de Po­li­cía re­cuer­dan que a ni­vel es­ta­tal tam­bién se lle­van a ca­bo me­di­das si­mi­la­res pa­ra pro­te­ger a las víc­ti­mas de la vio­len­cia de gé­ne­ro: “Nues­tra Uni­dad de Pre­ven­ción Asis­ten­cia y Pro­tec­ción rea­li­za la­bo­res de es­col­ta de mu­je­res mal­tra­ta­das”. Ade­más, exis­te un ser­vi­cio se­gún el cual las mu­je­res lle­van con­si­go un te­lé­fono mó­vil que pue­den accionar al sen­tir­se ame­na­za­das, co­mo si de un sis­te­ma de alar­ma se tra­ta­ra. Sin em­bar­go, de mo­men­to la Po­li­cía Na­cio­nal no rea­li­za la­bo­res de con­tra­vi­gi­lan­cia en ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro, al­go que sí se ha­ce en ca­sos de te­rro­ris­mo.

El re­ci­cla­je de la Er­tzain­tza res­pon­de a la ne­ce­si­dad de adap­tar­se a los nue­vos tiem­pos que vi­ve la so­cie­dad vas­ca, don­de los ca­sos de vio­len­cia ma­chis­ta se han du­pli­ca­do en la úl­ti­ma dé­ca­da. En el pri­mer se­mes­tre de 2011, la Di­rec­ción de Aten­ción a Víc­ti­mas de la Vio­len­cia de Gé­ne­ro del País Vas­co con­ta­bi­li­za­ba 1.442 víc­ti­mas, y se ha­bían in­ter­pues­to 1.248 de­nun­cias por ma­los tra­tos. Ade­más, es­te año dos mu­je­res han per­di­do la vi­da a ma­nos de sus ex­pa­re­jas en Euskadi; en am­bos ca­sos exis­tían de­nun­cias pre­vias. Por el con­tra­rio los ac­tos de vio­len­cia ca­lle­je­ra o ka­le bo­rro­ka se ha re­du­ci­do en el úl­ti­mo año ca­si un 30%.

Por to­do ello el de­par­ta­men­to li­de­ra­do por Ares ha de­ci­di­do vol­car­se en la lu­cha con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta, “una la­cra que es ne­ce­sa­rio com­ba­tir”, se­gún ha re­co­no­ci­do el con­se­je­ro re­cien­te­men­te. Ya en 2004 el Go­bierno vas­co de­ci­dió po­ner en mar­cha un ser­vi­cio de es­col­ta pa­ra ca­sos ex­tre­mos de vio­len­cia de gé­ne­ro, que en ju­nio de 2011 se apli­ca­ba a 46 mu­je­res, si­guien­do un pro­to­co­lo si­mi­lar al apli­ca­do en ca­sos de te­rro­ris­mo.

No son es­col­tas.

Al igual que ve­nían ha­cien­do has­ta aho­ra con los po­si­bles ob­je­ti­vos de la ban­da te­rro­ris­ta, en los ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro en los que exis­te un al­to ries­go los agen­tes vi­gi­lan de cer­ca los pa­sos de las mu­je­res. En es­te ca­so tam­bién rea­li­zan las la­bo­res de con­tra­vi­gi­lan­cia an­tes des­cri­tas, y los agen­tes lle­van con­si­go una fo­to­gra­fía del agre­sor pa­ra pro­ce­der a su de­ten­ción, en ca­so de acer­car­se a la víc­ti­ma. “Vi­gi­la­mos el en­torno de la mu­jer, en las ho­ras en las que ella nos in­di­ca, de ma­ne­ra que ten­ga la se­gu­ri­dad de que el agre­sor no se va a acer­car”, ex­pli­ca uno de los agen­tes con­sul­ta­dos. Y lo ha­cen tra­tan­do de pa­sar des­aper­ci­bi­dos, por­que, co­mo se en­car­gan de ma­ti­zar una y otra vez, ellos no son es­col­tas. “No exis­te con­tac­to fí­si­co con la mu­jer, pa­ra pre­ser­var su in­ti­mi­dad al má­xi­mo y tra­tar de cau­sar­le el mí­ni­mo tras­torno en su vi­da co­ti­dia­na”, ex­pli­can. Es jus­to lo que ha­cían con las per­so­nas ame­na­za­das por ETA que no te­nían es­col­ta pro­pia, co­mo es el ca­so de con­ce­ja­les una vez que aban­do­na­ban su car­go en los ayun­ta­mien­tos.

No obs­tan­te, nie­gan que su nue­va fun­ción pro­te­gien­do a víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro en­tra­ñe me­nos pe­li­gros que en los tiem­pos de ETA. Ase­gu­ran que re­sul­ta más sen­ci­llo iden­ti­fi­car al agre­sor, al tra­ba­jar “pen­dien­tes de una úni­ca ca­ra”, mien­tras que an­tes ETA po­día mos­trar mu­chos ros­tros, no siem­pre co­no­ci­dos. El prin­ci­pal pro­ble­ma aho­ra ra­di­ca en la po­si­ble reac­ción del agre­sor al ser sor­pren­di­do que­bran­tan­do la or­den. “Sa-

Las de­nun­cias por vio­len­cia de gé­ne­ro se han du­pli­ca­do mien­tras la ka­le bo­rro­ka ha des­cen­di­do un 30% El Go­bierno vas­co sub­ra­ya que no se ha ba­ja­do la guar­dia tras el úl­ti­mo co­mu­ni­ca­do de ETA

bía­mos que el co­che bom­ba o el ti­ro en la nu­ca eran las for­mas de ac­tuar de los te­rro­ris­tas, pe­ro aho­ra nos en­con­tra­mos con mal­tra­ta­do­res, que mu­chas ve­ces tie­nen ade­más pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos, por lo que a ve­ces es di­fí­cil pre­ver có­mo van a reac­cio­nar”, ex­pli­ca uno de los agen­tes. Aunque es­to no sig­ni­fi­ca que se ha­ya ba­ja­do la guar­dia tras el úl­ti­mo co­mu­ni­ca­do de ETA. Des­de el De­par­ta­men­to de In­te­rior re­cuer­dan que los 489 agen­tes de la Di­vi­sión An­ti­te­rro­ris­ta y de In­for­ma­ción de la Er­tzain­tza no han va­ria­do sus fun­cio­nes. Ade­más, se­gún fuen­tes po­li­cia­les, la Uni­dad de Vi­gi­lan­cia, aún man­tie­ne tra­ba­jos de con­tra­vi­gi­lan­cia a 50 ob­je­ti­vos de la ban­da, que aho­ra com­pa­ti­bi­li­za con la pro­tec­ción de ca­da vez más mu­je­res ame­na­za­das.

Una me­di­da que han aco­gi­do con agra­do las aso­cia­cio­nes de mu­je­res mal­tra­ta­das. Sin em­bar­go critican que se ha­ya te­ni­do que es­pe­rar has­ta 2011 pa­ra ha­blar de “nue­vas me­di­das”, te­nien­do en cuen­ta que la Ley de Me­di­das de Pro­tec­ción In­te­gral con­tra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro se apro­bó en 2004, se­gún re­la­ta Blan­ca Es­tre­lla, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Cla­ra Cam­poa­mor. Sin em­bar­go, es­ta aso­cia­ción, co­mo el res­to de aso­cia­cio­nes de­di­ca­das a la lu­cha con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro, con­si­de­ra que al vi­gi­lar los pa­sos de la mu­jer se produce una do­ble vic­ti­mi­za­ción de és­tas.

“Se tra­ta de que las me­di­das re­pre­so­ras no va­yan con­tra la mu­jer”, la­men­ta Es­tre­lla. De­nun­cian que el con­trol se de­be­ría ha­cer so­bre el agre­sor y no so­bre la víc­ti­ma, al­go que sin em­bar­go re­sul­ta com­pli­ca­do se­gún la ac­tual le­gis­la­ción es­pa­ño­la. Por ello la pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Cla­ra Cam­poa­mor ha pe­di­do un cam­bio de la ley ac­tual, de ma­ne­ra que “el juez pue­da de­ci­dir en su au­to que la vi­gi­lan­cia se apli­que al mal­tra­ta­dor”.

La Uni­dad de Vi­gi­lan­cia ya ha rea­li­za­do cin­co de­ten­cio­nes de mal­tra­ta­do­res. Co­mo Ma­ría, 37 mu­je­res vi­ven aho­ra con la tran­qui­li­dad de sa­ber que una pa­tru­lla si­guen a sus agre­so­res.

Se­gui­mien­to. Un er­tzai­na de pai­sano rea­li­za la­bo­res de con­tra­vi­gi­lan­cia pa­ra una mu­jer ame­na­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.