Lle­ga la ho­ra de los re­plie­gues

El Go­bierno va a re­du­cir es­te año los con­tin­gen­tes en Af­ga­nis­tán y Lí­bano co­mo me­di­da de aho­rro. Es­pa­ña se gas­tó 866 mi­llo­nes de eu­ros en 2011 en las mi­sio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Una de las ci­fras del tras­pa­so de po­de­res en­tre el PSOE y el PP que ha per­ma­ne­ci­do ocul­ta tras el 20-N ha si­do el cos­te eco­nó­mi­co de las mi­sio­nes en el ex­te­rior en 2011. Pues bien, la fac­tu­ra se dis­pa­ró has­ta los 866 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún ha sa­bi­do Tiem­po de fuen­tes del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa, lo que equi­va­le a más de dos mi­llo­nes al día pa­ra unas ar­cas pú­bli­cas ya de por sí muy mal­tre­chas. Cu­rio­sa­men­te, esos 866 mi­llo­nes su­po­nen más del do­ble del es­fuer­zo eco­nó­mi­co que se hi­zo en 2004, al ini­cio de la pri­me­ra le­gis­la­tu­ra de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, y que as­cen­dió a 380 mi­llo­nes una vez con­su­ma­da la re­ti­ra­da de Irak.

Ade­más, en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca se ha pa­sa­do de los 787 mi­llo­nes que se compu­taron en 2010 a los ci­ta­dos 866 en 2011. ¿Qué ocu­rrió pa­ra que se pro­du­je­se ese no­ta­ble au­men­to fi­nan­cie­ro en con­tra de los re­cor­tes que em­pe­zó a apli­car el Eje­cu­ti­vo so­cia­lis­ta en otros si­tios? La res­pues­ta es­tá en el es­fuer­zo bé­li­co que se tu­vo que ha­cer en Li­bia con­tra el ré­gi­men de Mua­mar Ga­da­fi, una ope­ra­ción que se pre­veía cor­ta en el tiem­po y que lue­go se pro­lon­gó du­ran­te siete me­ses. Es­pa­ña tu­vo que des­em­bol­sar fi­nal­men­te 110 mi­llo­nes, pe­se a que su pa­pel en el tea­tro de ope­ra­cio­nes fue bas­tan­te se­cun­da­rio.

En 2012, el com­pro­mi­so fi­nan­cie­ro pa­ra las mi­sio­nes en el ex­te­rior ba­ja­rá sí o sí, se­gún fuen­tes po­pu­la­res con­sul­ta­das por es­ta re­vis­ta. En el Con­se­jo de Mi­nis­tros del 30 de di­ciem­bre ya se ma­te­ria­li­zó un tijeretazo de 340 mi­llo­nes pa­ra un pre­su­pues­to pro­rro­ga­do de De­fen­sa de ca­si 7.000 mi­llo­nes pa­ra 2012, pe­ro a na­die se le es­ca­pa que a par­tir de mar­zo, con la pre­sen­ta­ción de los nue­vos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les y la ne­ce­si­dad de aho­rrar 40.000 mi­llo­nes en el con­jun­to del país, el re­cor­te se­rá mu­cho ma­yor.

El Go­bierno del PP pro­rro­gó aquel día las cin­co mi­sio­nes que hay en es­tos mo­men­tos fue­ra del te­rri­to­rio na­cio­nal. Así, el nú­me­ro de efec­ti­vos au­to­ri­za­dos pa­ra 2012 es de 1.521 mi­li­ta­res y 40 guar­dias ci­vi­les pa­ra Af­ga­nis­tán, 1.050 pa­ra Lí­bano, 25 pa­ra Bosnia, 395 pa­ra la ope­ra­ción Ata­lan­ta con­tra la pi­ra­te­ría en el océano Ín­di­co, y 20 pa­ra la mi­sión en Ugan­da de en­tre­na­mien­to a sol­da­dos so­ma­líes.

Sin em­bar­go, los con­tin­gen­tes des­ple­ga­dos en Af­ga­nis­tán y Lí­bano varia- rán su nú­me­ro en los pró­xi­mos me­ses. En es­te sen­ti­do, a los ne­go­cia­do­res del Par­ti­do Po­pu­lar en el tras­pa­so de po­de­res, con So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría a la ca­be­za, les tran­qui­li­zó el he­cho de que los pla­zos del ca­len­da­rio pro­vi­sio­nal de re­plie­gue pa­ra am­bas mi­sio­nes es­tén ya pac­ta­dos con los alia­dos. Si se apli­ca lo di­se­ña­do por la ISAF en Af­ga­nis­tán y la Unifil en Lí­bano, Es­pa­ña re­du­ci­rá el im­por­te de las fac­tu­ras de am­bas (que en 2010 su­pu­sie­ron un des­em­bol­so de 464 y 173 mi­llo­nes de eu­ros, res­pec­ti­va­men­te), al ha­ber me­nos efec­ti­vos so­bre el te­rreno.

Diez años de pre­sen­cia.

La ex­mi­nis­tra de De­fen­sa Car­me Cha­cón ya ade­lan­tó en la úl­ti­ma reunión mi­nis­te­rial de la OTAN que es­te año em­pe­za­ría el re­plie­gue es­pa­ñol en Af­ga­nis­tán. Des­pués de diez años de pre­sen­cia inin­te­rrum­pi­da en el país asiá­ti­co -una efe­mé­ri­de que se conmemorará el pró­xi­mo 25 de enero-, se pre­vé que la pri­me­ra re­duc­ción de tro­pas es­pa­ño­las sea de un 10% del con­tin­gen­te a lo lar­go del se­gun­do se­mes­tre de 2012 y que el res­to de las tro­pas va­yan re­gre­san­do de for­ma es­ca­lo­na­da de aquí a fi­na­les de 2014.

Mo­re­nés de­be de­ci­dir si man­tie­ne en 2012 una re­duc­ción del 10% de los efec­ti­vos en Af­ga­nis­tán o la au­men­ta

To­do es­te ca­len­da­rio de­be­rá ser con­fir­ma­do por su su­ce­sor del PP, Pe­dro Mo­re­nés, en la pró­xi­ma con­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal so­bre Af­ga­nis­tán que se ce­le­bra­rá en fe­bre­ro, aunque las ur­gen­cias fi­nan­cie­ras de Es­pa­ña po­drían obli­gar al nue­vo Go­bierno po­pu­lar a re­to­car los pla­zos de re­ti­ra­da.

El du­ro in­vierno af­gano ha pa­ci­fi­ca­do mo­men­tá­nea­men­te la zo­na ba­jo con­trol es­pa­ñol, has­ta el pun­to de que a me­dia­dos de di­ciem­bre se pro­du­jo en Qa­lai-naw la en­tre­ga de ar­mas más nu­me­ro­sa de las ce­le­bra­das has­ta la fe­cha en Af­ga­nis­tán. Un to­tal de 250 in­sur­gen­tes, en­tre ta­li­ba­nes y de­lin­cuen­tes, que hos­ti­ga­ban a las fuer­zas de la ISAF, se aco­gie­ron al pro­gra­ma de re­in­ser­ción del Go­bierno af­gano en la pro­vin­cia de Badg­his, y en­tre­ga­ron sus ar­mas en una ce­re­mo­nia que con­tó en la an­ti­gua base es­pa­ño­la en esa ciu­dad con la pre­sen­cia del co­ro­nel Félix Gar­cía Cor­ti­jo y el go­ber­na­dor pro­vin­cial. Es­tas deserciones, que su­man más de un mi­llar si se ha­ce un cómpu­to de los úl­ti­mos años, lle­va­ron al man­do de EEUU en Kabul a fe­li­ci­tar a los mi­li­ta­res es­pa­ño­les por el tra­ba­jo que es­tán rea­li­zan­do en Badg­his.

La vuel­ta del ge­ne­ral Asar­ta.

En cuan­to a Lí­bano, tan­to Es­pa­ña co­mo Fran­cia e Ita­lia es­tán de acuer­do en lle­var a ca­bo una “re­duc­ción sus­tan­ti­va” del nú­me­ro de efec­ti­vos des­ple­ga­dos en el país de los ce­dros, an­te la dis­mi­nu­ción de los ries­gos en la fron­te­ra con Israel. Los tres paí­ses su­fren res­tric­cio­nes de pre­su­pues­to y nun­ca han pues­to nú­me­ros a tal re­cor­te a la mi­sión en Lí­bano, pe­ro los tér­mi­nos de esa re­duc­ción se co­no­ce­rán en las pró­xi­mas se­ma­nas, coin­ci­dien­do con el re­le­vo en el man­do de la mi­sión que ha os­ten­ta­do el ge­ne­ral es­pa­ñol Al­ber­to Asar­ta des­de 2010.

El re­gre­so de Asar­ta con­lle­va­rá tam­bién la vuel­ta del es­ta­do ma­yor que le ha acom­pa­ña­do es­tos dos úl­ti­mos años. Es­te gru­po de me­dio cen­te­nar de al­tos man­dos se­rá la avan­za­di­lla de un re­plie­gue más nu­me­ro­so a lo lar­go de 2012, sal­vo que la si­tua­ción in­ter­na en Si­ria em­peo­re en los pró­xi­mos me­ses y los paí­ses de Unifil de­ci­dan man­te­ner su ac­tual pre­sen­cia en sue­lo li­ba­nés. La ope­ra­ción fren­te a las cos­tas de So­ma­lia con­ti­nua­rá en sus mis­mos tér­mi­nos, mien­tras que las de Ugan­da o Bosnia tie­nen un cos­te mí­ni­mo pa­ra Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.