Un con­gre­so en ma­nos de los no ali­nea­dos

Ca­si 100 de los 243 miem­bros del Co­mi­té Fe­de­ral del PSOE han da­do sus ava­les a Cha­cón o Ru­bal­ca­ba. No así el res­to. Em­pie­zan las pro­me­sas pa­ra ga­nar el vo­to.

Tiempo - - ESPAÑA - SIL­VIA GAMO sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Pa­ra al­gu­nos en el PSOE de­ci­dir a quién vo­tar en el con­gre­so de fe­bre­ro es tan­to co­mo pre­gun­tar­les a quién quie­ren más, si a pa­pá o a ma­má. La res­pues­ta, sin em­bar­go, no se mi­de so­lo en tér­mi­nos de ca­ri­ño. Los dos can­di­da­tos ofi­cia­les a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del PSOE, Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba y Car­me Cha­cón, cuen­tan con só­li­dos apo­yos en to­das las fe­de­ra­cio­nes so­cia­lis­tas. A juz­gar por los ava­les ob­te­ni­dos, 58 Ru­bal­ca­ba y 29 Cha­cón, se po­dría pen­sar que el pri­me­ro va por de­lan­te en la ca­rre­ra. Pe­ro no hay na­da es­cri­to y los ca­si 1.000 de­le­ga­dos vo­ta­rán en fun­ción de mu­chas va­ria­bles. La pri­me­ra, por afi­ni­dad ha­cia el can­di­da­to o la can­di­da­ta. La se­gun­da, por el in­te­rés de su fe­de­ra­ción. Es de­cir, de­pen­dien­do a quién apo­ye su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, así ha­rá. Es el cla­ro ejem­plo de la fe­de­ra­ción ca­ta­la­na. Y la ter­ce­ra, por in­te­rés per­so­nal. Si un de­le­ga­do sa­be que Ru­bal­ca­ba le ga­ran­ti­za­rá un pues­to en su eje­cu­ti­vo, le vo­ta­rá, y pa­sa­rá exac­ta­men­te lo mis­mo en el ca­so de Cha­cón. Pa­ra ga­nar­se es­tos apo­yos tan ne­ce­sa- rios, miem­bros de am­bos equi­pos, han co­men­za­do a sa­car la che­que­ra, co­mo ex­pli­ca un so­ció­lo­go del PSOE. “Es inevi­ta­ble que se em­pie­cen a me­dir las fuer­zas y a con­se­guir apo­yos a cam­bio de pues­tos en el par­ti­do o de otras pro­me­sas. Los mi­li­tan­tes jue­gan a po­ner sus hue­vos en las ces­tas por­que se jue­gan su fu­tu­ro”, ex­pli­ca.

Los te­lé­fo­nos de los mi­li­tan­tes echan hu­mo mien­tras se mul­ti­pli­can las reunio­nes y los en­cuen­tros en­tre los miem­bros más des­ta­ca­dos de las fe­de­ra­cio­nes que, al fi­nal, son siem­pre los vo­ta­dos co­mo de­le­ga­dos pa­ra acu­dir al con­gre­so.

Por par­te de Ru­bal­ca­ba, tra­ba­jan pa­ra ga­nar­se los apo­yos Ele­na Va­len­ciano, An­to­nio Her­nan­do, Pe­dro Sán­chez, Pat­xi López, Juan Mos­co­so, Lo­la Go­ros­tia­ga o Ma­ría Veracruz. Por par­te de Cha­cón, su equi­po lo con­for­man ex­mi­nis­tros co­mo Cris­ti­na Nar­bo­na, Jo­sep Bo­rrell, An­to­nio Caa­ma­ño o Javier Ro­jo, en­tre otros.

Por fe­de­ra­cio­nes, la que más pe­so en nú­me­ro de de­le­ga­dos tie­ne es la an­da­lu­za, por eso se pre­vé que la ma­yor par­te de los es­fuer­zos en cam­pa­ña va­yan di­ri­gi­dos a An­da­lu­cía. Ade­más, el con­gre­so se ce­le­bra­rá en la ciu­dad de Se­vi­lla el pri­mer fin de se­ma­na de fe­bre­ro. Un en­cla­ve y un gui­ño al so­cia­lis­mo an­da­luz que ade­más ce­le­bra­rá elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas en el mes de mar­zo.

El pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía, Jo­sé An­to­nio Gri­ñán, se jue­ga su re­lec­ción. No ha querido pro­nun­ciar­se pú­bli­ca­men­te a fa­vor de nin­guno de los dos can­di­da­tos, pe­ro fuen­tes del PSOE afir­man que apo­ya­rá a Cha­cón. Pe­ro si al­go es co­mún a to­das las fe­de­ra­cio­nes so­cia­lis­tas es que no hay una­ni­mi­dad. En An­da­lu­cía, las pro­vin­cias de Cá­diz, Jaén y es po­si­ble que Se­vi­lla, por la in­fluen­cia de Al­fon­so Guerra. Sin em­bar­go, la can­di­da­ta ten­dría el apo­yo del res­to.

Su­per­vi­ven­cia po­lí­ti­ca.

La Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na es la ter­ce­ra en nú­me­ro de de­le­ga­dos. Aquí las fuer­zas es­tán muy di­vi­di­das. Xi­mo Puig, uno de los lí­de­res del so­cia­lis­mo va­len­ciano, fir­mó el ma­ni­fies­to Un nue­vo PSOE es po­si­ble, pla­ta­for­ma im­pul­so­ra de Cha­cón, mien­tras que Jor­ge Alar­te, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de es­ta fe­de­ra­ción, no se ha pro­nun­cia­do ofi­cial­men­te. Sin em­bar­go, to­do apun­ta a que si Puig, que per­si­guió en el úl­ti­mo con­gre­so el li­de­raz­go de los so­cia­lis­tas va­len­cia­nos, apo­ya a Cha­cón, Alar­te po­dría de­can­tar­se por Ru­bal­ca­ba pa­ra blin­dar su fu­tu­ro de una ma­ne­ra o de otra.

No hay que ol­vi­dar que tras el con­gre­so fe­de­ral de Se­vi­lla vie­nen to­dos los con­gre­sos de ca­da una de las fe­de­ra­cio-

nes so­cia­lis­tas pa­ra re­le­gir a sus di­rec­ti­vas. Es de­cir, que cuan­do los se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les de­ci­den apos­tar por uno u otro can­di­da­to, lo ha­cen tam­bién por su fu­tu­ro. Al­gu­nos pen­san­do en su re­no­va­ción en el seno del par­ti­do, co­mo lí­der de una de­ter­mi­na­da fe­de­ra­ción y otros, pa­ra dar el sal­to al PSOE na­cio­nal.

Otros can­di­da­tos.

Tam­po­co se des­car­ta que fi­nal­men­te el al­cal­de de Toledo, Emi­li­ano Gar­cía Pa­ge, aca­be por dar el sal­to y pre­sen­te su can­di­da­tu­ra. Su ma­yor des­ven­ta­ja es que no es dipu­tado. Por eso, los que le co­no­cen creen que lo más sen­sa­to se­ría en­trar en la nue­va eje­cu­ti­va del PSOE pa­ra que en 2013 pue­da pre­sen­tar­se a unas pri­ma­rias y ser el can­di­da­to del par­ti­do.

Una op­ción que otros ven tam­bién pa­ra el len­da­ka­ri Pat­xi López. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los so­cia­lis­tas vas­cos ha apo­ya­do de una ma­ne­ra cla­ra a Ru­bal­ca­ba. Sin em­bar­go, hay quien cree que no so­lo es por una cues­tión de afi­ni­dad sino de tác­ti­ca po­lí­ti­ca. Pat­xi López, más jo­ven y con una tra­yec­to­ria sol­ven­te y ex­pe­rien-

cia en ges­tión de go­bierno, po­dría ser el can­di­da­to per­fec­to pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes. Así, di­cen fuen­tes so­cia­lis­tas, Ru­bal­ca­ba ten­dría el con­trol del par­ti­do y Pat­xi López, mu­chas y me­jo­res po­si­bi­li­da­des que él pa­ra ga­nar las elec­cio­nes. Sea co­mo fue­re, lo que es­tá cla­ro es que Ru­bal­ca­ba y su equi­po sa­len a ga­nar el par­ti­do.

Pos­tza­pa­te­ris­mo.

Miem­bros de ese equi­po critican ade­más a Cha­cón que “pre­ten­da ejer­cer el pos­tza­pa­te­ris­mo den­tro del za­pa­te­ris­mo”. “Sor­pren­de que en su ma­ni­fies­to di­ga que hay que ha­cer crí­ti­ca cuan­do ella ha for­ma­do par­te del Go­bierno de Za­pa­te­ro y no se ha opues­to a las de­ci­sio­nes del Eje­cu­ti­vo”, di­cen, y po­nen co­mo ejem­plo que el fa­mo­so 10 de ma­yo en el que Za­pa­te­ro anun­ció la con­ge­la­ción de las pen­sio­nes, Ru­bal­ca­ba cri­ti­có en el Con­se­jo de Mi­nis­tros la de­ci­sión y el có­mo se ha­bía he­cho, mien­tras que Cha­cón se ca­lló, ase­gu­ran es­tas mis­mas fuen­tes.

“Ru­bal­ca­ba cri­ti­ca­ba de­ci­sio­nes en el Con­se­jo de Mi­nis­tros, Cha­cón ca­lla­ba”, di­cen fuen­tes del PSOE

Las es­pa­das es­tán en al­to y las ren­ci­llas no pa­re­cen fá­ci­les de su­pe­rar, y mu­cho me­nos en un par­ti­do que ha per­di­do la prác­ti­ca to­ta­li­dad de su po­der. El ex­pre­si­den­te Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro con­si­guió ce­rrar al­gu­nas de las he­ri­das más pro­fun­das del con­gre­so en el que sa­lió ele­gi­do cuan­do lle­gó al po­der, pe­ro al­gu­nas de esas he­ri­das han vuel­to a abrir­se.

Ade­más, des­de el PSOE ase­gu­ran que el par­ti­do tie­ne a ca­da vez más gen­te ale­ja­da de la ca­lle y de la so­cie­dad. Los de­le­ga­dos y mi­li­tan­tes que vo­tan y to­man las de­ci­sio­nes ca­da día es­tán más le­jos de los pro­ble­mas reales y co­ti­dia­nos de los ciu­da­da­nos, por lo que el abis­mo en­tre am­bos es tam­bién ma­yor. Un cis­ma que no ayu­da­rá na­da al PSOE a re­cu­pe­rar el po­der per­di­do.

Tam­po­co se des­car­ta que una vez ele­gi­do lí­der en mar­zo, en sep­tiem­bre pue­da ha­ber una con­fe­ren­cia po­lí­ti­ca don­de se de­ba­tan nue­vas pro­pues­tas e ideas. Pa­ra eso, afir­man es­tas mis­mas fuen­tes, el par­ti­do tie­ne que sa­lir for­ta­le­ci­do del con­gre­so, por­que si no, ad­vier­ten, no se­rá más que una ex­cu­sa pa­ra vol­ver a echar­se en ca­ra los tra­pos su­cios.

Co­mo di­cen unos y otros, el PSOE tie­ne mu­cho por ha­cer.

Re­qui­si­tos.

Ru­bal­ca­ba reunió 58 fir­mas y Cha­cón 29. Eran ne­ce­sa­rios 25 ava­les, el 1o% de los 243 miem­bros del Co­mi­té Fe­de­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.