De enemi­go de la in­dus­tria a em­pren­de­dor sub­ven­cio­na­do

El ca­so del in­for­má­ti­co Pa­blo So­to, de­man­da­do por las dis­co­grá­fi­cas, ab­suel­to por los jue­ces y fi­nan­cia­do por el Go­bierno, ilus­tra las ten­sio­nes de un país que lu­cha por man­te­ner a flo­te su in­dus­tria cul­tu­ral y a la vez po­ten­ciar la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca

Tiempo - - ESPAÑA - POR SAN­TIA­GO BA­RÓN

El día si­guien­te de co­no­cer la sen­ten­cia que le ab­sol­vía y le exi­mía de pa­gar los 13 mi­llo­nes de eu­ros de­man­da­dos por las mul­ti­na­cio­na­les EMI, Sony, Uni­ver­sal, War­ner y la aso­cia­ción de pro­duc­to­res mu­si­ca­les es­pa­ño­les Pro­mu­si­cae (con­de­na­das a pa­gar las cos­tas del jui­cio), mien­tras ce­le­bra­ba el fi­nal de un pro­ce­so de ca­si tres años que ha­bía lle­va­do al lí­mi­te su re­sis­ten­cia y la de su em­pre­sa MP2P Tech­no­lo­gies, el desa­rro­lla­dor de soft­wa­re Pa­blo So­to (Ma­drid, 1979) re­ci­bió la no­ti­cia de que el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo le con­ce­día una ayu­da de 1.640.000 eu­ros pa­ra su úl­ti­mo pro­yec­to, Foo­find (un bus­ca­dor al es­ti­lo de Goo­gle, pe­ro pen­sa­do pa­ra lo­ca­li­zar ar­chi­vos en lu­gar de webs), por ser “un ac­ti­vo de sus­tan­cial pre­sen­te y enor­me po­ten­cial de fu­tu­ro pa­ra nues­tro país”. Al fi­nal de esa mis­ma se­ma­na, des­pués de que el mi­nis­tro de Cul­tu­ra, Jo­sé Ignacio Wert, ex­pre­sa­ra su in­ten­ción de ac­tuar con­tra “la des­pro­tec­ción de la pro­pie­dad in­te­lec­tual y el ex­po­lio de los crea­do­res cul­tu­ra­les”, se apro­bó, jun­to a un gran pa­que­te de re­cor­tes, la ley Sin­de. Re­ci­bir la sub­ven­ción en es­te con­tex­to pue­de re­sul­tar pa­ra­dó­ji­co, pe­ro a So­to no se lo pa­re­ce. “De­trás de mí van las mul­ti­na­cio­na­les dis­co­grá­fi­cas, no el Go­bierno, son co­sas dis­tin­tas. El pro­ble­ma es que el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra ha­ce tiem­po que es­tá en ma­nos de la in­dus­tria cul­tu­ral. Wert no es más que Sin­de, se­gun­da par­te, y en es­to, co­mo en otras co­sas, no hay di­fe­ren­cia en­tre el PP y el PSOE”.

La tec­no­lo­gía de sus pro­gra­mas pa­ra com­par­tir ar­chi­vos en In­ter­net es, se­gún la sen­ten­cia, to­tal­men­te neu­tra, y él, inocen­te de cual­quier in­frac­ción de la pro­pie­dad in­te­lec­tual, así que aho­ra es So­to quien es­tu­dia de­man­dar, por da­ños y per­jui­cios, a esas mis­mas mul­ti­na­cio­na­les. “Ten­go cla­ro que lo de­be­ría ha­cer, y si no lo ha­go ya es por­que es­toy un po­co ago­ta­do”, di­ce des­pués de co­men­tar los ata­ques per­so­na­les (apar­te de ha­bér­se­le ce­rra­do la puer­ta a la in­ver­sión pri­va­da con la de­man­da) de los que fue ob­je­to, co­mo ser se­gui­do, gra­ba­do y fo­to­gra­fia­do por las com­pa­ñías

dis­co­grá­fi­cas. “Crear una sen­sa­ción de per­se­cu­ción es par­te de la es­tra­te­gia. Me ima­gino que mu­cha gen­te, a pe­sar de que ha­ya­mos ga­na­do, se que­da con la sen­sa­ción de que es­tos te­mas son muy pro­ble­má­ti­cos y evi­ta el sec­tor”, de­cla­ra el in­for­má­ti­co, que es­gri­me los pre­ce­den­tes ju­rí­di­cos y la le­gis­la­ción co­mo ele­men­tos a su fa­vor: “No tie­nen ar­gu­men­tos ju­rí­di­cos só­li­dos, su ma­yor ar­gu­men­to es que ‘Es­pa­ña es el país más pi­ra­ta del mun­do y al­go ha­brá que ha­cer’, cuan­do sa­be­mos por los ca­bles de Wi­ki­leaks que no es así, que fue el pro­pio An­to­nio Gui­sa­so­la [pre­si­den­te de Pro­mu­si­cae], en reunio­nes con la em­ba­ja­da de EEUU, el que so­li­ci­tó que nos me­tie­ran en esa lis­ta [la lla­ma­da Lis­ta 301] pa­ra lue­go, en­tre otras co­sas, usar­lo en mi jui­cio”.

Icono del soft­wa­re li­bre.

El apo­yo y las fe­li­ci­ta­cio­nes que re­ci­bió So­to tras co­no­cer­se la sen­ten­cia, que inun­da­ron su te­lé­fono mó­vil y sus per­fi­les en re­des so­cia­les y blo­quea­ron su ser­vi­cio de men­sa­je­ría What­sapp, so­lo pue­den en­ten­der­se echan­do un vis­ta­zo al re­co­rri­do de es­te desa­rro­lla­dor, icono des­de ha­ce años del co­no­ci­mien­to y

soft­wa­re li­bres en nues­tro país. Por un la­do, pro­gra­mas co­mo Ma­no­li­to, Blubs­ter o Pio­let, le con­vir­tie­ron a prin­ci­pios de es­te si­glo en uno de los “pa­dres del P2P” (re­des peer-to-peer o “en­tre pa­res”) a ni­vel mun­dial, jun­to a Justin Fran­kel ( Gnu­te­lla) y Shawn Fan­ning (Naps­ter), cuan­do ape­nas ha­bía re­ba­sa­do la vein­te­na y ni el tér­mino em­pren­de­dor era un lu­gar co­mún, ni ha­bía una cri­sis pa­ra cu­ya sa­li­da fue­ran in­dis­pen­sa­bles el ta­len­to, la ini­cia­ti­va y la ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción de los jó­ve­nes ce­re­bros del país. “So­mos lí­de­res en soft­wa­re li­bre, y por ahí se po­dría crear in­dus­tria y co­no­ci­mien­to, nos ju­ga­mos sa­lir de la co­la in­te­lec­tual en tec­no­lo­gía”, di­ce.

Y por otro la­do, cual­quie­ra que le ha­ya se­gui­do la pis­ta ha­brá des­cu­bier­to en él una per­so­na­li­dad mag­né­ti­ca y apa­sio­na­da que le lle­vó, en­tre otras co­sas, a ser au­to­di­dac­ta tras te­ner que de­jar de es­tu­diar a los 16 años (“de to­das ma­ne­ras, el len­gua­je de pro­gra­ma­ción que usa­mos, Pyt­hon, tam­po­co lo en­se­ñan en mu­chas uni­ver­si­da­des”, di­ce), a for­mar par­te de va­rios gru­pos de mú­si­ca y abrir su pro­pio se­llo (pro­yec­tos que tu­vo que de­jar por fal­ta de tiem­po), o a ha­cer de la dis­tro­fia mus­cu­lar que pa­de­ce un es­tí­mu­lo vi­tal más. So­to, que ideo­ló­gi­ca­men­te en­tron­ca con el ac­ti­vis­mo de los lla­ma­dos

pio­ne­ros de In­ter­net, no com­par­te el sue­ño de la ma­yo­ría de em­pren­de­do­res es­tre­lla y start-ups tec­no­ló­gi­cas, lle­gar a ser un fa­ce­book o un goo­gle: “No me gus­tan las cor­po­ra­cio­nes, tam­po­co las em­pre­sas co­ol”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.