Ale­ma­nia, el nue­vo Do­ra­do

Estudiantes y des­em­plea­dos lle­nan los cur­sos de ale­mán. Son fu­tu­ros in­ge­nie­ros, ar­qui­tec­tos o mé­di­cos. El ob­je­ti­vo: con­se­guir un em­pleo más allá del Rin.

Tiempo - - ESPAÑA - POR ALAN LOQUET

son los jó­ve­nes, estudiantes y des­em­plea­dos es­pa­ño­les, los que pro­ta­go­ni­zan una nue­va pe­lí­cu­la: Bien­ve­ni­dos a Ale­ma­nia. En es­te re­ma­ke, la his­to­ria es sen­ci­lla: la ju­ven­tud, en su gran ma­yo­ría di­plo­ma­da, aban­do­na Es­pa­ña en bús­que­da de un fu­tu­ro uni­ver­si­ta­rio y so­bre to­do pro­fe­sio­nal en el país de Mer­kel.

Con una ta­sa de des­em­pleo del 21,5% en 2011 –ca­si un 50% en­tre los jó­ve­nes­las úl­ti­mas pre­vi­sio­nes de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE) in­ci­ta al exi­lio. La ins­ti­tu­ción pre­vé un in­cre­men­to de 1,4 pun­tos pa­ra 2012, mien­tras que en Ale­ma­nia se es­pe­ra una ba­ja­da de 0,2 pun­tos pa­ra al­can­zar un 5,7% de des­em­pleo en el pró­xi­mo año.

De he­cho, nu­me­ro­sos jó­ve­nes co­mo Enrique Pa­drón, ma­dri­le­ño de 25 años y li­cen­cia­do en In­ge­nie­ría In­dus­trial, han em­pe­za­do a apren­der ale­mán. “Pa­ra mí, es la úni­ca so­lu­ción pa­ra en­con­trar tra­ba­jo . Ir­se a Ale­ma­nia te ofre­ce mu­chas po­si­bi­li­da­des. Más aún de ser con­tra­ta­do, pue­des du­pli­car el suel­do y me­jo­rar tu ni­vel de vi­da. Por su­pues­to, el plan es un in­cen­ti­vo”, ex­pli­ca Pa­drón, que pro­yec­ta vo­lar a Ale­ma­nia en ju­nio y se ha ins­cri­to en el Goet­he-ins­ti­tut en Ma­drid, pa­ra me­jo­rar sus opciones en tie­rras ger­má­ni­cas. “El 80% de mi cla­se es­tá aquí pa­ra ir­se a Ale­ma­nia. So­mos una ma­yo­ría de ar­qui­tec­tos e in­ge­nie­ros. Nues­tro fu­tu­ro es­tá fue­ra de Es­pa­ña”, con­clu­ye.

La ten­den­cia se com­prue­ba con las ci­fras del ins­ti­tu­to ale­mán. “Se ha producido un in­cre­men­to de un 30% de ins­crip­cio­nes en­tre oc­tu­bre de 2010 y 2011”, afir­ma Ne­le Wet­zold, res­pon­sa­ble de las ma­tri­cu­la­cio­nes en el Goet­he-ins­ti­tut. El cen­tro ale­mán ha te­ni­do que adap­tar­se. Ha con­tra­ta­do a 15 pro­fe­so­res más y ha mo­di­fi­ca­do una par­te de la en­se­ñan­za. “Es­te año pro­po­ne­mos cla­ses de orien­ta- ción pro­fe­sio­nal y de so­li­ci­tud de tra­ba­jo –aña­de Ne­le Wet­zold–. Con­sis­ten en pre­pa­rar a los alum­nos pa­ra las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo y que se pue­dan adap­tar a las nor­mas ale­ma­nas. Por ejem­plo, no se usa el tu­teo du­ran­te la en­tre­vis­ta o, por otro la­do, la for­ma de re­dac­tar el cu­rri­cu­lum es dis­tin­ta en­tre los dos paí­ses”.

No es un se­cre­to, Ale­ma­nia ne­ce­si­ta mano de obra di­plo­ma­da. Se­gún la fe­de­ra­ción ale­ma­na de me­di­ci­na se ne­ce­si­tan 12.000 doc­to­res, el Go­bierno cal­cu­la en 66.000 la ci­fra de es­pe­cia­lis­tas en tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción que fal­tan en el país y la aso­cia­ción de los in­ge­nie­ros ale­ma­nes, por su par­te, con­si­de­ra que hay 80.000 em­pleos dis­po­ni­bles en el sec­tor. Una cam­pa­ña de pro­mo­ción que se pue­de en­con­trar in­clu­so en la úl­ti­ma edi­ción de los li­bros de tex­to del Goet­heIns­ti­tut. Te­ma de es­tu­dio: Se bus­can in­ge­nie­ros.

Con­se­cuen­cias ne­fas­tas.

La fu­ga ac­tual de ce­re­bros es­pa­ño­les al ex­tran­je­ro po­dría te­ner con­se­cuen­cias ne­fas­tas pa­ra el fu­tu­ro de la eco­no­mía se­gún Jo­sé Luis Gon­zá­lez Vall­vé, pre­si­den­te de Tec­ni­be­ria, aso­cia­ción es­pa­ño­la de em­pre­sas de in­ge­nie­ría, que afir­ma: “Asis­ti­mos a una des­ca­pi­ta­li­za­ción eco­nó­mi­ca del país. La for­ma­ción de un in­ge­nie­ro cues­ta 60.000 eu­ros. Es una pér­di­da to­tal pa­ra la so­cie­dad es­pa­ño­la que in­vir­tió en es­te es­tu­dian­te que se va fue­ra pa­ra tra­ba­jar en una fir­ma ex­tran­je­ra”.

Jo­sé Luis Gon­zá­lez Vall­vé evo­ca tam­bién el aban­dono, por par­te del Go­bierno de Za­pa­te­ro, de los estudiantes que aho­ra es­tán des­em­plea­dos: “Asis­ti­mos tam­bién a una des­ca­pi­ta­li­za­ción in­te­lec­tual. Es­pa­ña tie­ne que cam­biar su mo­de­lo pro­duc­ti­vo ha­cia una eco­no­mía del co­no­ci­mien­to que ase­gu­re em­pleos a nues­tros ce­re­bros”. Pa­ra él, el ac­tual Go­bierno sí es sen­si­ble a es­te fe­nó­meno y em­pren­de­rá una re­for­ma del gas­to pú­bli­co pa­ra me­jo­rar la ofer­ta de tra­ba­jo.

Ma­riano Ra­joy no pue­de frus­trar las ex­pec­ta­ti­vas de una ge­ne­ra­ción que es­pe­ra mu­cho de las me­di­das de su Go­bierno. Unas me­di­das lo su­fi­cien­te­men­te fuer­tes pa­ra evi­tar una pe­lí­cu­la de te­rror.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.