El le­ga­do de un rey

Hi­la­ran­te y de­pre­si­vo, Da­vid Fos­ter Wa­lla­ce em­pe­zó sien­do un es­cri­tor mi­no­ri­ta­rio y se con­vir­tió en el más in­flu­yen­te de su ge­ne­ra­ción. Tres años des­pués de su muer­te El rey pá­li­do, se pu­bli­ca una no­ve­la iné­di­ta, frag­men­ta­ria e inaca­ba­da.

Tiempo - - CULTURA - DANIEL JIMÉNEZ cul­tu­ra.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

“la gran ges­ta de los edi­to­res de es­te li­bro ha si­do con­se­guir que se con­vier­ta en una pie­za más del ca­non de su au­tor, sin lle­gar a ser una cul­mi­na­ción es­tric­ta de su obra, pe­ro sí al mis­mo ni­vel que sus de­más li­bros”. Así se ex­pre­sa Javier Cal­vo, es­cri­tor y tra­duc­tor de es­ta y otras obras de Da­vid Fos­ter Wa­lla­ce (1962–2008), y aña­de, me­ta­fó­ri­ca­men­te: “Es co­mo un equi­po de mé­di­cos que ha con­se­gui­do sal­var la vi­da de un ni­ño pre­ma­tu­ro de seis me­ses y me­dio. No se tra­ta de que el ni­ño sea un ge­nio o un cam­peón olím­pi­co, sino del he­cho de que es­té vi­vo”.

Un rom­pe­ca­be­zas.

El rey pá­li­do, la no­ve­la pós­tu­ma que aca­ba de pu­bli­car Mon­da­do­ri, es una mues­tra pal­pa­ble y de­fi­ni­ti­va del ta­len­to de Wa­lla­ce. Es un rom­pe­ca­be­zas, es­tá a me­dio ha­cer y no tie­ne fin, pe­ro la no­ti­cia es in­cues­tio­na­ble: Wa­lla­ce vuel­ve a rei­nar. ¿Y cuá­les son sus ges­tas? En pa­la­bras de Cal­vo, “sus gran­des lo­gros son, por un la­do, lle­var la no­ve­la a su dis­per­sión má­xi­ma y, por otro, co­lo­car en el cen­tro de su obra una re­fle­xión éti­ca pro­fun­da so­bre la vi­da en Amé­ri­ca que es­tá por en­ci­ma de to­do for­ma­lis­mo”.

Ator­men­ta­do por sus des­me­di­das am­bi­cio­nes re­gias, Wa­lla­ce ter­mi­nó sien­do co­ro­na­do y en­con­tró al ca­bo de los años una lar­ga lis­ta de he­re­de­ros al trono. Así, obras co­mo La ni­ña del pe­lo ra­ro o En­tre­vis­tas breves con hom­bres re­pul­si- vos tu­vie­ron una in­du­da­ble re­per­cu­sión en nues­tros es­cri­to­res pa­trios. En­tre ellos, cla­ro, su tra­duc­tor al es­pa­ñol. “Es nor­mal de­jar­se des­lum­brar por un au­tor así cuan­do eres jo­ven e inex­per­to”, con­fie­sa Cal­vo. El au­tor de Mun­do ma­ra­vi­llo­so tam­bién se­ña­la la in­fluen­cia de Wa­lla­ce en otros es­cri­to­res co­mo Juan Fran­cis­co Fe­rré, Ós­car Gual y Vi­cen­te Luis Mo­ra. Pa­ra en­ten­der la tras­cen­den­cia de Wa­lla­ce es in­dis­pen­sa­ble ha­ber leí­do las ex­qui­si­tas tra­duc­cio­nes lle­va­das a ca­bo por Javier Cal­vo. Es fá­cil ol­vi­dar­nos de los in­ter­me­dia­rios, pe­ro si no exis­tie­ra un in­tér­pre­te a lo me­jor no en­ten­de­ría­mos las críp­ti­cas pa­la­bras del mo­nar­ca. “Yo siem­pre me he sen­ti­do va­lo­ra­do por los edi­to­res con los que he tra­ba­ja­do –afir­ma Cal­vo-. Otra co­sa son los pro­ble­mas sis­té­mi­cos que afron­ta la tra­duc­ción en Es­pa­ña, que se re­su­men en las ta­ri­fas ba­jí­si­mas, las irre­gu­la­ri­da­des con la cues­tión de los de­re­chos o re­ga­lías y la des­pro­tec­ción ju­rí­di­ca”.

Du­ran­te los úl­ti­mos años de su vi­da Fos­ter Wa­lla­ce se en­fren­tó a dos gran­des re­tos. El pri­me­ro de ellos fue de ín­do­le li­te­ra­ria. Wa­lla­ce tra­ba­jó du­ra­men­te en la crea­ción de una no­ve­la que su­pe­rara, o al me­nos es­tu­vie­ra al mis­mo ni­vel, que su mo­nu­men­tal obra, La bro­ma in­fi­ni­ta, pu­bli­ca­da en 1996 y con­si­de­ra­da por la crí­ti­ca una de las ci­mas no­ve­lís­ti­cas del pa­sa­do si­glo. Sin em­bar­go, pa­ra Cal­vo El rey pá­li­do no ha su­pe­ra­do la prue­ba. “Sin­ce­ra­men­te, creo que a Wa­lla­ce se lo co­no­ce­rá siem­pre por La bro­ma in­fi­ni­ta, la ver­da­de­ra cús­pi­de de su na­rra­ti­va”.

El sui­ci­dio.

El se­gun­do re­to, de­ri­va­do del pri­me­ro y tam­bién in­su­pe­ra­ble, fue un asun­to aún más com­pli­ca­do a pe­sar de su apa­ren­te sen­ci­llez: se­guir con vi­da. Wa­lla­ce, tan lú­ci­do e in­te­li­gen­te a la ho­ra de ana­li­zar las múl­ti­ples do­ble­ces y per­ver­sio­nes de la vi­da, no fue ca­paz de so­por­tar la su­ya pro­pia, y una tar­de de sep­tiem­bre del año 2008 se la echó al cue­llo y sal­tó.

“Nun­ca lle­gué a co­no­cer­lo, aun así sen­tí lás­ti­ma por él y por su fa­mi­lia –cuen­ta su tra­duc­tor–. Sus pro­ble­mas men­ta­les eran mu­cho más ex­tre­mos de lo que yo te­nía en­ten­di­do”. Wa­lla­ce pa­de­cía una pro­fun­da de­pre­sión de la que no fue ca­paz de sa­lir a pe­sar de sus lo­gros na­rra­ti­vos. Co­mo tan­tas ve­ces ocu­rre en la guerra fra­tri­ci­da en­tre el au­tor y su obra, el hom­bre fue de­rro­ta­do por la li­te­ra­tu­ra. Wa­lla­ce, rey de re­yes, ab­di­có an­tes de tiem­po de­jan­do co­mo le­ga­do su in­con­fun­di­ble es­ti­lo, su pro­so­dia maes­tra y su cí­ni­ca y con­mo­ve­do­ra vi­sión de la vi­da es­ta­dou­ni­den­se. Y eso es mu­cho más de lo que otros re­yes sue­len ofre­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.