La pa­lo­ma de Fi­del

En­tra­da triun­fal en la ca­pi­tal de Cu­ba de Fi­del Cas­tro. La mul­ti­tud en­tra en éx­ta­sis cuan­do una pa­lo­ma blan­ca se po­sa en su hom­bro.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

Acuér­da­te de San­dino”, le ha­bían ad­ver­ti­do a Fi­del. En­ton­ces to­da­vía es­ta­ba re­la­ti­va­men­te re­cien­te el trá­gi­co fi­nal del cau­di­llo gue­rri­lle­ro ni­ca­ra­güen­se: Augusto César San­dino pa­re­cía ha­ber ga­na­do la par­ti­da cuan­do en 1933 lo­gró echar de Ni­ca­ra­gua a los ma­ri­nes es­ta­dou­ni­den­ses. Se con­fió, fue a Ma­na­gua sin to­mar me­di­das de se­gu­ri­dad y fue ase­si­na­do en fe­bre­ro de 1934.

Aho­ra, 25 años des­pués, otro cau­di­llo gue­rri­lle­ro que ha­bía em­pe­za­do la guerra con so­lo 12 hom­bres, Fi­del Cas­tro, pa­re­cía te­ner en su mano to­dos los ases. No es que no se es­pe­ra­se su triun­fo, a fi­na­les de 1958 el país en­te­ro con­ta­ba con ello; el je­fe mi­li­tar enemi­go, el ge­ne­ral Can­ti­llo Delz, ha­bía par­la­men­ta­do con Fi­del a fi­na­les de di­ciem­bre, ofre­cien­do pa­rar las ope­ra­cio­nes del Ejér­ci­to y de­te­ner al dic­ta­dor Ful­gen­cio Batista.

Pe­ro to­do se ha­bía pre­ci­pi­ta­do por­que el as­tu­to Batista lo vio ve­nir y se qui­tó de en me­dio de for­ma tan es­pec­ta­cu­lar que Cop­po­la no re­sis­tió la ten­ta­ción de in­cluir­la en El Pa­drino. En la fies­ta de No­che­vie­ja pre­si­den­cial, des­pués de las cam­pa­na­das, Ful­gen­cio Batista anun­ció an­te cien­tos de in­vi­ta­dos que aque­llo se ha­bía aca­ba­do y que él se iba de Cu­ba con su fa­mi­lia –y con 100 mi­llo­nes de dó­la­res-. To­mó el avión que te­nía pre­pa­ra­do y sa­lió de la His­to­ria pa­ra en­trar en Mar­be­lla.

La no­ti­cia se di­fun­dió en la ma­ña­na del 1 de enero, aque­llo sí que era “Año Nue­vo, vi­da nue­va”. En La Ha­ba­na co­men­za­ron las ma­ni­fes­ta­cio­nes es­pon­tá­neas, y los par­ti­da­rios clan­des­ti­nos de la re­vo­lu­ción sa­ca­ron las ar­mas y se echa­ron a la ca­lle. Era es­pe­cial­men­te no­ta­ble la pre­sen­cia de los estudiantes del Di­rec­to­rio Re­vo­lu­cio­na­rio, un gru­po que ha­bía he­cho cau­sa co­mún fren­te a Batista con el Mo­vi­mien­to 26 de Ju­lio de Fi­del Cas­tro, pe­ro que no le obe­de­cía.

Lle­gan los bar­bu­dos.

Has­ta el día 2 no lle­ga­ron a la ca­pi­tal los bar­bu­dos, co­mo se co­no­cía a los hom­bres de la gue­rri­lla. Pri­me­ro lle­gó la co­lum­na de Ca­mi­lo Cien­fue­gos, que ocu­pó la for­ta­le­za de Co­lum­bia; al día si­guien­te, la del Che Gue­va­ra. Mien­tras tan­to el hom­bre de má­xi­ma con­fian­za de Fi­del, Raúl Cas­tro, en­tró en San­tia­go de Cu­ba. Fue en es­ta ciu­dad, bien con­tro­la­da por su her­mano y de­cla­ra­da ca­pi­tal pro­vi­sio­nal de la Re­pú­bli­ca, don­de Fi­del se dio el pri­mer ba­ño de ma­sas, pro­nun­cian­do an­te la mul­ti­tud en­tu­sias­ta uno de esos lar­gos dis­cur­sos que se han he­cho fa­mo­sos. Allí mis­mo de­mos­tró que to­do el po­der es­ta­ba en sus ma­nos por el mé­to­do de de­le­gar­lo: nom­bró pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca a Ma­nuel Urru­tia, y pri­mer mi­nis­tro a Mi­ró Car­do­na, dos ju­ris­tas de ideo­lo­gía li­be­ral que du­ra­rían en sus car­gos seis me­ses y seis se­ma­nas, res­pec­ti­va­men­te, y que ter­mi­na­rían en el exi­lio.

En esos pri­me­ros días el Che Gue­va­ra, des­de su cuar­tel ge­ne­ral de la for­ta­le­za de la Ca­ba­ña, di­ri­gía la lim­pie­za de La Ha­ba­na. Hay do­cu­men­ta­das 164 eje­cu­cio­nes de par­ti­da­rios de Batista or­de­na­das por el Che, aunque el nú­me­ro exac­to de fu­si­la­dos nun­ca se ha es­ta­ble­ci­do con se­gu­ri­dad, los an­ti­cas­tris­tas ha­blan in­clu­so de 4.000. Con es­ta pur­ga se eli­mi­na­ron los ele­men­tos más pe­li­gro­sos del ré­gi­men an­te­rior ca­pa­ces de mon­tar la opo­si­ción vio­len­ta o un aten­ta­do con­tra Fi­del. Que­da­ba un ries­go se­cun­da­rio, los mi­li­tan­tes ar­ma­dos del Di­rec­to­rio Re­vo­lu­cio­na­rio y otras or­ga­ni­za­cio­nes alia­das de con­ve­nien­cia fren­te a Batista, pe­ro fue­ra de la dis­ci­pli­na de los bar­bu­dos, a los que se fue con­tro­lan­do.

La mar­cha de Fi­del ha­cia La Ha­ba­na fue len­ta, iba re­co­rrien­do el país, pa­rán­do­se pa­ra ha­blar en to­das las po­bla­cio­nes de cier­ta en­ti­dad, en­tran­do en co­mu­nión con las mul­ti­tu­des. De pa­so uti­li­za­ba el re­tra­so co­mo el Cid, au­men­tan­do la an­sie­dad por ver­le de los que es­pe­ra­ban, ha­cién­do­se desear.

Al fin, el 8 de enero, su co­lum­na es­col­ta­da por ca­rros blin­da­dos en­tró en La Ha­ba­na por la Ca­rre­te­ra Cen­tral. Hi­zo una pa­ra­da en el pa­la­cio pre­si­den­cial pa­ra en­tre­vis­tar­se con el pre­si­den­te que él ha­bía nom­bra­do, pe­ro lo aban­do­nó en­se­gui­da, di­cién­do­les a los pe­rio­dis­tas que él no es­ta­ba in­tere­sa­do en ocu­par

aque­lla se­de. Apa­ren­ta­ba des­de­ñar el po­der, aunque el po­der era to­do su­yo. Si­guió el des­fi­le por el fa­mo­so Ma­le­cón de La Ha­ba­na, co­mo los ge­ne­ra­les ro­ma­nos vic­to­rio­sos cuan­do ha­cían su ri­tual paseo triun­fal por Ro­ma, en­tre ma­sas de gen­te que se abrían a su pa­so, que lo acla­ma­ban en­fe­bre­ci­das.

Su des­tino era la for­ta­le­za de Co­lum­bia, ocu­pa­da por Ca­mi­lo Cien­fue­gos, lo que te­nía un sen­ti­do em­ble­má­ti­co de vic­to­ria so­bre el ré­gi­men an­te­rior, pues allí ha­bía da­do Batista el gol­pe de Es­ta­do que le lle­vó al po­der en 1952. Un in­men­so gen­tío se con­gre­gó pa­ra es­cu­char al hé­roe de la re­vo­lu­ción.

La ex­pec­ta­ción era enor­me; pri­me­ro ha­bla­ron unos te­lo­ne­ros y a las 11 y me­dia de la no­che, por fin, Fi­del se acer­có al mi­cró­fono. Co­men­zó su pri­mer dis­cur­so en La Ha­ba­na y de pron­to apa­re­ció vo­lan­do una pa­lo­ma blan­ca que se po­só en su hom­bro. La mul­ti­tud que­dó ma­ra­vi­lla­da, los cre­yen­tes creían ver al Es­pí­ri­tu San­to que ba­ja­ba del Cie­lo pa­ra ilu­mi­nar al Me­sías cu­bano, o a Oba­ta­lá, la dei­dad pu­ra y blan­ca de la re­li­gión yo­ru­ba, si eran adep­tos a la san­te­ría (ver re­cua

dro). En un ca­so u otro “la gen­te pen­sa­ba que Fi­del era el en­via­do de Cris­to”, afir­ma­ba Juan Almeida, el úni­co co­man­dan­te ne­gro de la gue­rri­lla. “El Es­pí­ri­tu San­to ini­cia­ba una epi­fa­nía po­sán­do­se so­bre Fi­del”, di­ría por su par­te el sa­cer­do­te Er­nes­to Car­de­nal, uno de los im­pul­so­res de la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción y mi­nis­tro del go­bierno re­vo­lu­cio­na­rio san­di­nis­ta en Ni­ca­ra­gua.

In­clu­so pa­ra los ateos más re­cal­ci­tran­tes la si­tua­ción re­sul­ta­ba má­gi­ca. El fa­mo­so dis­cur­so de Fi­del, “quiero de­cir­le al pue­blo y a las ma­dres de Cu­ba, que re­sol­ve­ré to­dos los pro­ble­mas sin de­rra­mar una go­ta de san­gre”, ha­bla­ba de paz, cu­yo em­ble­ma es la pa­lo­ma blan­ca; el lu­gar se lla­ma­ba Co­lum­bia, que vie­ne del la­tín co­lum­ba (pa­lo­ma)... y allí es­ta­ba la pa­lo­ma posada so­bre su hom­bro, más otras dos que se co­lo­ca­ron a los la­dos del mi­cró­fono. Has­ta el más ma­te­ria­lis­ta re­co­no­cía que Fi­del era un hom­bre ca­paz de pro­di­gios.

Esa no­che que­dó asen­ta­do un po­der mu­cho ma­yor que el que le da­ban los fu­si­les de los gue­rri­lle­ros o, pos­te­rior­men­te, la há­bil uti­li­za­ción de la ideo­lo­gía mar­xis­ta y del apa­ra­to del Es­ta­do co­mu­nis­ta. Esa no­che na­ció el po­der ca­ris­má­ti­co de un mi­to.

El mis­te­rio per­ma­ne­ce.

Hay hi­pó­te­sis pa­ra to­dos los gus­tos ex­pli­can­do el pro­di­gio. Mu­chos que en un prin­ci­pio cre­ye­ron que “Fi­del era el en­via­do de Cris­to”, y que lue­go han ido en­gro­san­do el exi­lio en su­ce­si­vas olea­das, apun­tan a las so­lu­cio­nes tram­po­sas: que el uni­for­me de Cas­tro ha­bía si­do im­preg­na­do con fe­ro­no­mas de pa­lo­mo pa­ra atraer se­xual­men­te a las pa­lo­mas, o que a las po­bres aves les ha­bían he­cho tra­gar per­di­go­nes pa­ra que no pu­die­sen le­van­tar el vue­lo.

Pe­ro hay tam­bién una his­to­ria den­tro de es­ta his­to­ria que le da un gi­ro ines­pe­ra­do. En­tre los que aguar­da­ban lle- nos de es­pe­ran­zas po­lí­ti­cas al vic­to­rio­so gue­rri­lle­ro es­ta­ba Luis Con­te Agüe­ro, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Par­ti­do Or­to­do­xo, el par­ti­do de­mo­crá­ti­co y na­cio­na­lis­ta en el que mi­li­ta­ba Fi­del Cas­tro cuan­do ini­ció la re­be­lión ar­ma­da, mu­chos de cu­yos miem­bros le ha­bían se­gui­do a la gue­rri­lla. Con­te se ha­lla­ba en la tri­bu­na, en un dis­cre­to se­gun­do plano, y pa­re­cía el más asom­bra­do de to­dos los es­pec­ta­do­res an­te el pro­di­gio de la pa­lo­ma.

Años des­pués, ya en el exi­lio, Con­te Agüe­ro le con­tó al pe­rio­dis­ta cu­bano Luis Or­te­ga, tam­bién pre­sen­te en la no­che de la pa­lo­ma y tam­bién exi­la­do, que des­de el 1 de enero ha­bía em­pe­za­do a en­tre­nar a una pa­lo­ma pa­ra que se po­sa­ra en el hom­bro del ora­dor. Pre­ten­día “po­ner­le un to­que de re­li­gio­si­dad al pri­mer en­cuen­tro del gran lí­der y su pue­blo (...) dar­le un sen­ti­do ca­ris­má­ti­co a la lle­ga­da de Cas­tro a La Ha­ba­na”. Con­te Agüe­ro pre­pa­ró su nú­me­ro en se­cre­to, que­ría dar­le una sor­pre­sa a Fi­del y a to­dos con aquel to­que mís­ti­co. Sin em­bar­go, cuan­do di­si­mu­la­da­men­te sol­tó la pa­lo­ma en­tre­na­da, es­ta no cum­plió su pa­pel y se per­dió en la no­che. Fue­ron otras tres pa­lo­mas que no es­ta­ban en el pro­gra­ma, sol­ta­das des­de el pú­bli­co, las que acu­die­ron al “en­via­do de Cris­to”, una a su hom­bro, las otras jun­to al mi­cró­fono, co­mo ates­ti­guan múl­ti­ples fo­to­gra­fías.

¿Ha­bían re­ci­bi­do me­jor en­tre­na­mien­to es­tas pa­lo­mas que la de Con­te Agüe­ro? ¿Era un mi­la­gro? ¿Era ma­gia afri­ca­na? El mis­te­rio de la pa­lo­ma de Fi­del si­gue im­pe­ne­tra­ble.

“En­via­do de Cris­to”. La pa­lo­ma ca­ris­má­ti­ca acom­pa­ña el dis­cur­so de Fi­del.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.