Se­xo, pren­sa y mi­si­les

La his­to­ria de amor del mi­llo­na­rio Ar­naud La­gar­dè­re, ac­cio­nis­ta de re­fe­ren­cia del gru­po EADS, con una jo­ven mo­de­lo bel­ga desata el es­cán­da­lo en Fran­cia.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR CA­ROL PÉ­REZ SAN GREGORIO (París)

Un es­tre­me­ci­mien­to sa­cu­de a la cla­se po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca fran­ce­sa. La cul­pa­ble es una vo­lup­tuo­sa jo­ven bel­ga de 21 años con nom­bre de pa­raí­so tro­pi­cal, Ja­de Fo­ret, que ha he­cho per­der la ca­be­za a uno de los hom­bres más po­de­ro­sos del país. Pro­pie­ta­rio de un em­po­rio me­diá­ti­co que in­clu­ye ca­be­ce­ras co­mo Elle, Pa­ris Match o la ca­de­na de dis­tri­bu­ción Re­lay, y ac­cio­nis­ta de re­fe­ren­cia del gru­po ae­ro­náu­ti­co y de de­fen­sa EADS, Ar­naud La­gar­dè­re es, a sus 50 años ob­je­to de bur­las y sar­cas­mos que han lle­ga­do a cues­tio­nar se­ria­men­te su ca­pa­ci­dad de li­de­rar el des­tino de un gru­po que cuen­ta con 27.000 em­plea­dos, 8.000 mi­llo­nes de eu­ros de vo­lu­men de ne­go­cios, 163 mi­llo­nes de be­ne­fi­cios ne­tos y ac­cio­nes en bol­sa por va­lor de 3.600 mi­llo­nes de eu­ros.

“Pue­de que sea un pa­trón atí­pi­co, di­fe­ren­te, ¿y? Ser fe­liz en tu vi­da pri­va­da es cier­ta­men­te una fuen­te de equi­li­brio pa­ra un di­rec­tor de em­pre­sa. Eso no im­pi­de, al con­tra­rio, es­tar to­tal­men­te de­di­ca­do y en­tre­ga­do a es­te gru­po que amo por en­ci­ma de to­do”, ha di­cho el res­pon­sa­ble de la fa­bri­ca­ción de los prin­ci­pa­les avio­nes de com­ba­te del Ejér­ci­to fran­cés.

Tras 20 años de ma­tri­mo­nio con dos hi­jos en los que no se le co­no­ció la más mí­ni­ma ex­cen­tri­ci­dad, el he­re­de­ro fue pues­to en el pun­to de mi­ra de los eli­tis­tas y snobs círcu­los de la bur­gue­sía fran­ce­sa, en 2003, tras la muer­te de su pa­dre, el om­ni­pre­sen­te Jean Luc La­gar­dè­re. En 2006, la ven­ta re­pen­ti­na de sus ac­cio­nes en EADS, jus­to an­tes de que ca­ye­sen en bol­sa tras el anun­cio de re­tra­sos en la sa­li­da del Air­bus A-380, dio ar­gu­men­tos a sus enemi­gos, y le lle­vó a una au­dien­cia an­te la co­mi­sión na­cio­nal de con­trol de mer­ca­dos fi­nan­cie­ros por trá­fi­co de in­fluen­cias en 2007 y enero de 2011.

Pe­ro mien­tras Ar­naud ocu­pa­ba las pri­me­ras pá­gi­nas de los dia­rios ga­los por el pro­ce­so eco­nó­mi­co, en su vi­da pri­va­da es­ta­lla­ba, la que ya de­no­mi­nan la bom­ba bel­ga. Una sim­ple fo­to de la pa­re­ja en­tre el pú­bli­co del tor­neo de te­nis Ro­land Ga­rros les va­lió la aten­ción de le­gio­nes de pe­rio­dis­tas atraí­dos por el mor­bo de una di­fe­ren­cia de edad de tres dé­ca­das y de ta­lla de ca­si una ca­be­za. Pe­ro el es­cán­da­lo to­mó tin­tes de gag cuan­do, en ju­lio, el ma­ga­zi­ne bel­ga Le Soir les de­di­có un reportaje porno-chic a to­da pá­gi­na en la man­sión de la fa­mi­lia La­gar­dè­re. El kitch de las es­ce­nas, con un grue­so oso de pe­lu­che en el sue­lo a mo­do de al­fom­bra en­tre sir­vien­tas con uni­for­me y can­de­la­bros de pla­ta, se re­ma­ta­ba con un su­rrea­lis­ta vídeo del ma­king off, en el que la pa­re­ja ex­pli­ca­ba con to­do de­ta­lle sus sen­ti­mien­tos y lo “se­rio” de su re­la­ción. Dos mi­nu­tos y 55 se­gun­dos de ma­te­rial en You­tu­be que in­cen­dia­ron la Red en cues­tión de ho­ras y po­nen los pe­los de pun­ta a los ha­bi­tual­men­te im­per­té­rri­tos hom­bres de ne­go­cios de un gru­po que sue­le ne­go­ciar de tú a tú con la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel.

Fron­te­ra re­ba­sa­da.

Fran­cia se ha en­fren­ta­do, en cues­tión de me­ses, a la ruptura de la fron­te­ra en­tre vi­da pri­va­da y la pú­bli­ca, pri­me­ro con el pro­ce­so con­tra el ex­pre­si­den­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal Do­mi­ni­que Strauss-kahn, y aho­ra, con el ca­so La­gar­dè­re.

Di­ver­sos res­pon­sa­bles del gru­po han pues­to en en­tre­di­cho, ba­jo co­ber­tu­ra de ano­ni­ma­to, la ca­pa­ci­dad de jui­cio del que es prin­ci­pal edi­tor de pren­sa en Fran­cia, pe­ro que sa­lió del ca­pi­tal del pres­ti­gio­so Le Mon­de, tam­bién en enero pa­sa­do, ven­dien­do con pér­di­das.

Lo cier­to es que el mi­llo­na­rio ha re­co­no­ci­do que el vídeo es “ri­dícu­lo” y que si hu­bie­se sa­bi­do el tra­ta­mien­to que iban a dar al reportaje no lo hu­bie­se acep­ta­do, pe­ro ha reivindicado en to­do mo­men­to su de­re­cho a de­mos­trar que es ple­na­men­te fe­liz jun­to a los ojos ver­des de su no­via. Mien­tras tan­to, ya sue­nan cam­pa­nas de bo­da y ru­mo­res de em­ba­ra­zo. “Va rá­pi­do. Cuan­do lo sien­tes, lo sien­tes. Hay una quí­mi­ca en­tre no­so­tros que no se pue­de des­cri­bir. ¿La eta­pa si­guien­te? Ni­ños”, se­ña­la Ar­naud La­gar­dè­re en el pe­rió­di­co fla­men­co Het Laats­te Nieuws.

Por si fue­ra po­co, ella, mo­de­lo de pro­fe­sión, man­tie­ne una ac­ti­tud de in­ge­nui­dad ca­si mi­li­tan­te y de­ja a dia­rio per­las pre­cio­sas pa­ra el pa­pel couché en Twit­ter, Fa­ce­book, Tumblr... Así es co­mo el pú­bli­co ha po­di­do sa­ber que am­bos se ha­bían ta­tua­do el nom­bre del otro en los an­te­bra­zos jun­to al nú­me­ro 14, fe­cha en la que se co­no­cie­ron, o que han ce­le­bra­do su “pri­mer be­so” en una ca­de­na de co­mi­da rápida lla­ma­da Quick. El ori­gen bel­ga de la jo­ven tam­po­co ayu­da a me­jo­rar su ima­gen, pues en Fran­cia es prác­ti­ca ha­bi­tual uti­li­zar a sus ve­ci­nos fran­có­fo­nos co­mo protagonistas de chis­tes de per­so­nas ato­lon­dra­das y de po­ca in­te­li­gen­cia.

Sin pre­jui­cios, la mo­de­lo se de­fi­ne en su per­fil de Tumblr co­mo “mi­tad ángel, mi­tad de­mo­nio”, co­mo la cam­pa­ña de un co­no­ci­do per­fu­me ga­lo. “Ama­ble pe­ro que no me bus­quen las cos­qui­llas, con un gran co­ra­zón pe­ro que no abu­sen de mí. Fiel en el amor y en la amis­tad, pe­ro que no me trai­cio­nen”. Ahí que­da su ad­ver­ten­cia.

El que con to­da pro­ba­bi­li­dad se­rá pre­si­den­te del gi­gan­te ae­ro­náu­ti­co EADS en mar­zo de 2012 ha de­ci­di­do lle­var a los tri­bu­na­les a aque­llos que in­si­núen que el es­cán­da­lo de su jo­ven no­via in­ten­ta es­con­der en reali­dad sus pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. Se­gún los úl­ti­mos da­tos de 2011, el gru­po me­diá­ti­co de la fir­ma ha­bría ter­mi­na­do el año con un re­sul­ta­do ope­ra­ti­vo en caí­da li­bre (de 5% a 12%) fren­te al es­pe­ra­do 5-7% .

Ade­más, tras la muer­te de su pa­dre, Ar­naud pi­dió un prés­ta­mo de 440 mi­llo­nes de eu­ros con Cré­dit Agri­co­le y BNP Pa­ri­bas pa­ra in­cre­men­tar su par­ti­ci­pa­ción per­so­nal en su pro­pio gru­po has­ta el 9,62% fren­te al 5,5% de ha­ce ocho años. El año ca­tas­tró­fi­co vi­vi­do en las bol­sas eu­ro­peas ha re­du­ci­do el va­lor de sus ac­cio­nes un 60%, de­jan­do su for­tu­na co­ti­za­da en 270 mi­llo­nes de eu­ros. Es­ta si­tua­ción, se­gún la pren­sa ga­la, po­dría desem­bo­car en que los dos ban­cos que le fi­nan­cia­ron pue­dan re­cla­mar­le el va­lor per­di­do, una prác­ti­ca co­mún en las al­tas fi­nan­zas.

Par­te de los re­ce­los ha­cia el he­re­de­ro na­cie­ron cuan­do, tras la muer­te del pa­dre, los di­rec­ti­vos del gru­po se lan­za­ron a una ca­rre­ra por la su­ce­sión de to­dos con­tra to­dos, en la que La­gar­dè­re pre­fi­rió no en­trar has­ta ver quién so­bre­vi­vía. Ade­más, des­de que to­ma­ra las rien­das del im­pe­rio se ha mos­tra­do po­co in­cli­na­do a man­te­ner el ne­go­cio tra­di­cio­nal ae­ro­náu­ti­co y de ar­mas y se ha de­can­ta­do por ha­cer cre­cer la di­vi­sión di­gi­tal y de­por­ti­va, que ex­plo­ta los de­re­chos del fút­bol de unos 240 clu­bes eu­ro­peos, 40 fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas y 12 li­gas pro­fe­sio­na­les, así co­mo el ne­go­cio del ocio. Una de sus úl­ti­mas com­pras ha si­do pre­ci­sa­men­te la mí­ti­ca sa­la de ca­ba­ret Les Fo­lies Ber­gè­res, fa­mo­sa por las pier­nas de sus bai­la­ri­nas.

Ma­tar al pa­dre.

La­gar­dè­re ha re­co­no­ci­do que la di­vi­sión de­por­ti­va y de ocio po­dría ter­mi­nar el ejer­ci­cio en nú­me­ros rojos, muy le­jos de los 70 mi­llo­nes de eu­ros de be­ne­fi­cios es­pe­ra­dos a co­mien­zos de año. “Es­toy de acuer­do en que la si­tua­ción hoy es ma­la. Es­ta­mos muy de­cep­cio­na­dos”, ha di­cho el ge­ren­te, quien sin em­bar­go ha man­te­ni­do sus am­bi­cio­nes pa­ra un ne­go­cio que cuen­ta con in­ver­sio­nes por 1.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Pa­ra mu­chos, el pro­ble­ma ra­di­ca en que La­gar­dè­re no ha sa­bi­do va­lo­rar los es­fuer­zos de su pa­dre, que tra­ba­jó du­ra­men­te pa­ra cons­truir un gru­po ca­paz de plan­tar ca­ra al es­ta­dou­ni­den­se Boeing y que tu­vo la vi­sión su­fi­cien­te pa­ra fu­sio­nar pri­me­ro Ma­tra, el gru­po que di­ri­gía, con la es­ta­tal Aé­ros­pa­tia­le, an­tes de acer­car­se en el año 2000 al ale­mán Daim­ler Chrys­ler Ae­ros­pa­ce y la es­pa­ño­la Ca­sa pa­ra dar a luz EADS. De he­cho, Ar­naud La­gar­dè­re ha ase­gu­ra­do que su gru­po aban­do­na­rá la ca­be­za de EADS des­pués de que el A-350 de su fi­lial Air­bus es­té ope­ra­ti­vo des­de el pun­to de vista téc­ni­co y co­mer­cial.

Es­ta­tu­ra. La di­fe­ren­cia de cen­tí­me­tros en­tre La­gar­dè­re y su no­via bel­ga es más que evi­den­te co­mo se apre­cia en la ima­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.