DÓN­DE IR EN 2012

Pue­de que si­ga la cri­sis, pe­ro ha­brá mu­chas ra­zo­nes pa­ra via­jar y ol­vi­dar­la du­ran­te unos días. He aquí una se­rie de lu­ga­res que es­ta­rán de ac­tua­li­dad y la for­ma más ba­ra­ta de lle­gar has­ta ellos.

Tiempo - - VIAJES - POR ENRIQUE SAN­CHO

Londres (Reino Uni­do)

Jue­gos Olím­pi­cos

Del 27 de ju­lio al 12 de agos­to, la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca aca­pa­ra­rá las mi­ra­das de to­do el mun­do. La ce­re­mo­nia de inau­gu­ra­ción se rea­li­za­rá en el nue­vo es­ta­dio olím­pi­co de Strat­ford, un mu­ni­ci­pio al es­te de la ciu­dad, el di­rec­tor ar­tís­ti­co de la ce­re­mo­nia se­rá Danny Boy­le, pro­duc­tor y di­rec­tor de ci­ne bri­tá­ni­co ga­na­dor del Os­car por Slum­dog Mi­llio­nai­re. El pú­bli­co po­drá dis­fru­tar con 26 deportes, y po­drá com­prar las en­tra­das en el si­tio ofi­cial www.lon­don2012.com en­tre el 15 de mar­zo y el 26 de abril de 2012. Londres ya se pre­pa­ra pa­ra el caos y sus ciu­da­da­nos ya es­tán so­bre avi­so de que quie­nes quie­ran ca­sar­se, ir al tra­ba­jo, ce­nar o be­ber du­ran­te esos días ten­drán sus di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­cer­lo. Has­ta los fu­ne­ra­les co­rren pe­li­gro. Igle­sias, ba­res, ban­cos, res­tau­ran­tes y mi­les de co­mer­cios cer­ca­nos al par­que o ubi­ca­dos en ru­tas de trans­por­te que mi­llo­nes de afi­cio­na­dos y atle­tas de­be­rán uti­li­zar pa­ra lle­gar a las se­des olím­pi­cas ya es­tán ha­cien­do pla­nes a la es­pe­ra de in­te­rrup­cio­nes ma­si­vas de ser­vi­cios, en­tre­gas, ho­ra­rios la­bo­ra­les y dis­po­ni­bi­li­dad de di­ne­ro. Los lon­di­nen­ses es­tán sien­do ad­ver­ti­dos de que po­drían afron­tar es­ca­sez de pes­ca­do y car­ne y de que los ban­cos po­drían te­ner com­pli­ca­cio­nes pa­ra abas­te­cer sus ca­je­ros au­to­má­ti­cos. Ade­más, mu­chos em­plea­dos ya han si­do ad­ver­ti­dos de que ten­drán que lu­char por un lu­gar en un ya co­lap­sa­do sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co. Pe­ro no to­do son pro­ble­mas. La lle­ga­da de afi­cio­na­dos, de­por­tis­tas y otros co­mer­cian­tes pa­ra las olim­pia­das es una enor­me opor­tu­ni­dad de ge­ne­rar di­ne­ro. Los po­lí­ti­cos es­pe­ran que los Jue­gos Olím­pi­cos fun­cio­nen co­mo un ca­ta­li­za­dor en la re­ge­ne­ra­ción de la ol­vi­da­da re­gión del es­te de Londres, don­de las ta­sas de em­pleo y el ni­vel sa­ni­ta­rio son ba­jos. Mu­chos lo­ca­les de­be­rían be­ne­fi­ciar­se de los mi­les de mi­llo­nes de li­bras es­ter­li­nas in­ver­ti­dos en trans­por­te a lar­go pla­zo, ade­más de un nue­vo cen­tro co­mer­cial y un par­que olím­pi­co que cuen­ta con ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas de pri­mer ni­vel.

Helsinki (Fin­lan­dia)

Ca­pi­tal Mun­dial del Di­se­ño

La ca­pi­tal fin­lan­de­sa co­men­za­rá el año co­mo Ca­pi­tal Mun­dial del Di­se­ño 2012 (www.wd­chel­sin­ki2012.fi) con una ce­re­mo­nia en la Pla­za del Se­na­do, don­de ce­le­bra­rá su nom­bra­mien­to y pre­sen­ta­rá su ca­len­da­rio de más de 300 ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con el di­se­ño ba­jo el le­ma “Helsinki abier­ta-el di­se­ño in­cor­po­ra­do a la vi­da”. La ciu­dad abor­da­rá des­de te­mas de sa­lud, me­dio am­bien­te, na­tu­ra­le­za, ar­tes grá­fi­cas, via­jes, edu­ca­ción, tec­no­lo­gía o eco­no­mía, has­ta mo­da y ar­qui­tec­tu­ra de in­te­rior. To­dos los cam­pos ten­drán su hue­co du­ran­te es­te año 2012. El ca­len­da­rio de even­tos su­po­ne que to­dos los días ha­brá al­gu­na ac­ti­vi­dad, ya sea una ex­po­si­ción, co­mo Fi­nish De­sign 1945-1947 que pre­sen­ta el cre­ci­mien­to del di­se­ño en Fin­lan­dia y su im­pac­to en la iden­ti­dad na­cio­nal tras la Se­gun­da Guerra Mun­dial, una ce­re­mo­nia de pre­mios co­mo la World De­sign Ga­la, la ga­la inau­gu­ral de la en­tre­ga de pres­ti­gio­sos pre­mios co­mo el Al­var Aal­to Me­dal o el nue­vo World De­sign Im­pact Pri­ze, que re­co­no­ce el im­pac­to so­cial del di­se­ño, o la cons­truc­ción de una sau­na pa­ra hon­rar a Al­var Aal­to, que ma­ni­fes­tó la ne­ce­si­dad de re­vi­vir la cul­tu­ra de la sau­na en Fin­lan­dia. Los even­tos in­clu­yen la Se­ma­na del Di­se­ño de Helsinki, así co­mo fo­ros men­sua­les, y más de 90 ex­po­si­cio­nes que abar­can mu­chos as­pec­tos del ar­te y del di­se­ño. “Es­to es mu­cho más que un año de even­tos o un fes­ti­val, que­re­mos ha­cer el pa­pel del di­se­ño vi­si­ble”, ex­pli­ca Pek­ka Ti­mo­nen, el di­rec­tor de Ca­pi­tal Mun­dial del Di­se­ño. Hoy en día, el tí­tu­lo de Ca­pi­tal Mun­dial del Di­se­ño re­co­no­ce los lo­gros de ciu­da­des que han usa­do el di­se­ño co­mo ins­tru­men­to pa­ra rein­ven­tar­se a sí mis­mas y me­jo­rar el es­ti­lo de vi­da de sus ha­bi­tan­tes so­cial, cul­tu­ral y eco­nó­mi­ca­men­te. Se pue­den en­con­trar vue­los a Helsinki des­de 145 eu­ros en www.skys­can­ner.es.

Pe­tra (Jor­da­nia) Bi­cen­te­na­rio del re­des­cu­bri­mien­to (1812)

De­no­mi­na­da a me­nu­do co­mo la oc­ta­va ma­ra­vi­lla del mun­do an­ti­guo, Pe­tra es, sin nin­gu­na du­da, el te­so­ro más pre­cia­do de Jor­da­nia y su atrac­ción tu­rís­ti­ca más im­por­tan­te. Es una enor­me ciu­dad ex­ca­va­da por com­ple­to en las ro­cas por los na­ba­teos, una tri­bu ára­be muy tra-

ba­ja­do­ra que se es­ta­ble­ció en la zo­na ha­ce más de 2.000 años y la con­vir­tió en una im­por­tan­te ciu­dad de pa­so que unía las ru­tas de la se­da, las de las es­pe­cias y otras que co­nec­ta­ban a Chi­na, la In­dia y el sur de Ara­bia con Egip­to, Si­ria, Gre­cia y Ro­ma. En el año 1812, el ex­plo­ra­dor sui­zo Johann Lud­wig Burck­hardt re­des­cu­brió Pe­tra pa­ra el mun­do, des­pués de que el cam­bio de las ru­tas co­mer­cia­les la de­ja­ran aban­do­na­da. En 2012, se ce­le­bra el bi­cen­te­na­rio de es­te gran des­cu­bri­mien­to. La en­tra­da a la ciu­dad se rea­li­za a tra­vés del Siq, un es­tre­cho ca­ñón, de un ki­ló­me­tro de lon­gi­tud, ro­dea­do por acan­ti­la­dos que se ele­van has­ta los 80 me­tros de al­tu­ra. El sim­ple he­cho de ca­mi­nar a tra­vés del Siq es una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble. Los co­lo­res y las for­ma­cio­nes de las ro­cas son des­lum­bran­tes. Y al fi­nal del ca­mino es­pe­ra la fa­cha­da lla­ma­da Al-khaz­neh (el Te­so­ro). Es una

La ciu­dad jor­da­na de Pe­tra, la oc­ta­va ma­ra­vi­lla del mun­do an­ti­guo, es­tá en­te­ra­men­te ex­ca­va­da en la ro­ca Ade­más de ce­le­brar el bi­cen­te­na­rio de su Cons­ti­tu­ción de 1812, Cá­diz es es­te año Ca­pi­tal Cul­tu­ral Ibe­roa­me­ri­ca­na

ex­pe­rien­cia im­po­nen­te. Una in­men­sa fa­cha­da, de 30 me­tros de an­cho y 43 me­tros de al­to, ex­ca­va­da en la ro­ca de co­lor ro­sa pá­li­do eclip­sa to­do a su al­re­de­dor. Se cons­tru­yó en el si­glo I co­mo la tum­ba de un im­por­tan­te rey na­ba­teo y es una mues­tra del ta­len­to pa­ra la in­ge­nie­ría de es­te an­ti­guo pue­blo. El Te­so­ro es la pri­me­ra de las mu­chas ma­ra­vi­llas que se en­cuen­tran en Pe­tra. Se ne­ce­si­tan al me­nos cua­tro o cin­co días pa­ra co­no­cer la ciu­dad a fon­do. www. skys­can­ner.es ofre­ce vue­los a Am­mán des­de 477 eu­ros.

Cá­diz Bi­cen­te­na­rio de la Cons­ti­tu­ción de 1812

Es­te año ha­brá que gri­tar más de una vez “Viva la Pe­pa”. En efec­to, la Cons­ti­tu­ción apro­ba­da por la Cor­tes de Cá­diz el día de San Jo­sé de 1812 y apo­da­da ca­ri­ño­sa­men­te la Pe­pa se­rá am­plia­men­te ce­le­bra­da en to­do el país y de mo­do par­ti­cu­lar en la ciu­dad an­da­lu­za. La de Cá­diz fue la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción otor­ga­da en Es­pa­ña que es­ta­ble­ció por pri­me­ra vez la so­be­ra­nía po­pu­lar (el po­der re­si­de en el pue­blo, del que ema­nan to­dos los po­de­res del Es­ta­do) y la di­vi­sión de po­de­res (po­der eje­cu­ti­vo, le­gis­la­ti­vo y ju­di­cial), ade­más de la li­ber­tad de ex­pre­sión y la li­ber­tad de im­pren­ta. La Unes­co ha acor­da­do in­cluir el bi­cen­te­na­rio de la Cons­ti­tu­ción de Cá­diz de 1812 en su lis­ta de aniver­sa­rios pa­ra 20122013, jun­to con el de la in­de­pen­den­cia de los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca- ri­be (“La ce­le­bra­ción del bi­cen­te­na­rio de los pro­ce­sos de in­de­pen­den­cia de los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y el Caribe re­vis­te una im­por­tan­cia y tras­cen­den­cia his­tó­ri­ca, so­cial y cul­tu­ral de los pue­blos la­ti­noa­me­ri­ca­nos y ca­ri­be­ño”, di­ce tex­tual­men­te el or­ga­nis­mo de la ONU). Cá­diz es, ade­más, du­ran­te 2012 Ca­pi­tal Cul­tu­ral Ibe­roa­me­ri­ca­na, y du­ran­te to­do 2012 se in­ten­ta­rá traer lo me­jor de la cul­tu­ra ibe­roa­me­ri­ca­na pa­ra lo que ya se lle­va va­rios años tra­ba­jan­do, co­mo en la reha­bi­li­ta­ción de la ciu­dad o la pues­ta a pun­to de los es­ce­na­rios prin­ci­pa­les.

Vie­na (Aus­tria) 150 aniver­sa­rio del na­ci­mien­to de Klimt

Ocho mu­seos de Vie­na ofre­cen en 2012 ex­po­si­cio­nes es­pe­cia­les so­bre el 150 aniver­sa­rio del na­ci­mien­to de Gus­tav Klimt (se pue­de con­sul­tar al res­pec­to la guía on-li­ne www.wien.in­fo/es). En­tre otros tra­ba­jos del au­tor, se po­drán con­tem­plar pin­tu­ras, di­bu­jos y di­se­ños. Des­ta­ca es­pe­cial­men­te el Belvedere, que po­see la ma­yor co­lec­ción del mun­do de cua­dros de Gus­tav Klimt y pre­sen­ta al cé­le­bre pin­tor jun­to con el ge­nial ar­qui­tec­to, or­ga­ni­za­dor de ex­po­si­cio­nes y di­se­ña­dor Jo­sef Hoff­mann (1870–1956). El Kunst­his­to­ris­ches Mu­seum or­ga­ni­za­rá en el año del aniver­sa­rio una ex­po­si­ción de­di­ca­da a la eta­pa me­dia de la crea­ti­vi­dad de Gus­tav Klimt: de 1886 a 1897. Con la ayu­da de pin­tu­ras mun­dial­men­te fa­mo­sas y la co­rres­pon­den­cia de Gus­tav Klimt du­ran­te sus via­jes, el Mu­seo

Leo­pold pro­yec­ta una vi­sión de Klimt la per­so­na, no el per­so­na­je. La gran po­pu­la­ri­dad de que go­za Gus­tav Klimt se de­be an­te to­do a la em­bria­ga­do­ra sen­sua­li­dad de sus des­nu­dos fe­me­ni­nos. La ex­po­si­ción Klimt-di­bu­jos mues­tra bien a las cla­ras la com­ple­ji­dad de la crea­ción de sus di­bu­jos. La Al­ber­ti­na mues­tra gran par­te de su fa­mo­sa co­lec­ción de Klimt, que cons­ta de 170 di­bu­jos. La ex­po­si­ción se com­ple­ta con ex­tra­or­di­na­rios prés­ta­mos de co­lec­cio­nes aus­tría­cas e in­ter­na­cio­na­les. En www.skys­can­ner. es se pue­den en­con­trar vue­los a Vie­na des­de 81 eu­ros.

Jaén-na­va­rra 800 aniver­sa­rio de la ba­ta­lla de las Na­vas de To­lo­sa

La ba­ta­lla de las Na­vas de To­lo­sa cam­bió el rum­bo de la his­to­ria en Es­pa­ña. Aquel lu­nes 16 de ju­lio de 1212 se en­fren­ta­ron las tro­pas cris­tia­nas li­de­ra­das por el rey Al­fon­so VIII de Cas­ti­lla con­tra las hues­tes al­moha­des del ca­li­fa al-na­sir cer­ca de la po­bla­ción jie­nen­se de Na­vas de To­lo­sa. La vic­to­ria per­mi­tió ex­ten­der los reinos cris­tia­nos, prin­ci­pal­men­te el de Cas­ti­lla, ha­cia el sur de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, en­ton­ces do­mi­na­da por los mu­sul­ma­nes. Du­ran­te 2012 ten­drá lu­gar un pro­gra­ma de ac­tos pa­ra con­me­mo­rar el aniver­sa­rio de la ba­ta­lla de las Na­vas de To­lo­sa y la in­cor­po­ra­ción de Na­va­rra a Cas­ti­lla (1512). Se tra­ta de que es­ta con­me­mo­ra­ción “su­pon­ga una apor­ta­ción real y no­ve­do­sa al co­no­ci­mien­to de nues­tro pa­sa­do y abra nue­vos ca­mi­nos de in­te­rés y pro­fun­di­za­ción en el aná­li­sis por­me­no­ri­za­do de nues­tra his­to­ria”. Es­tos he­chos, se­gún la ex­mi­nis­tra de Cul­tu­ra Gon­zá­lez-sin­de, mues­tran que “ha­ce ocho si­glos que ya te­nía­mos causas co­mu­nes y ha­ce cin­co si­glos que es­ta­mos jun­tos. Las con­me­mo­ra­cio­nes de 2012 de­ben ser­vir pa­ra sub­ra­yar que el ca­mino que te­ne­mos por de­lan­te es un ca­mino de to­dos”. A lo lar­go de 2012 ten­drán lu­gar, en­tre otras co­sas, dos im­por­tan­tes reunio­nes cien­tí­fi­cas de es­pe­cia­lis­tas en his­to­ria, cua­tro ex­po­si­cio­nes de di­ver­so ca­la­do so­bre los he­chos y la épo­ca que se re­me­mo­ran, así co­mo pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción. Tam­bién se van a po­ner en mar­cha lí­neas de pu­bli­ca­cio­nes tan­to pa­ra los es­pe­cia­lis­tas co­mo pa­ra el gran pú­bli­co o pa­ra pú­bli­co in­fan­til y ju­ve­nil, pro­yec­tos di­dác­ti­cos, ac­cio­nes en bi­blio­te­cas, pro­gra­mas de mú­si­ca, ci­ne y ar­tes es­cé­ni­cas, y ac­ti­vi­da­des tu­rís­ti­cas de dis­tin­to al­can­ce, en­tre las que des­ta­ca la pues­ta en mar­cha de La Ru­ta de la Con­quis­ta co­mo iti­ne­ra­rio tu­rís­ti­co.

Gdansk (Po­lo­nia) An­fi­trio­na pa­ra los pri­me­ros par­ti­dos de la Ro­ja en la Eu­ro­co­pa

La se­lec­ción es­pa­ño­la de fút­bol den­tro del gru­po C del cam­peo­na­to, ju­ga­rá to­dos los par­ti­dos de la pri­me­ra fa­se de la com­pe­ti­ción en Gdansk, la ciu­dad cos­te­ra po­la­ca del Bál­ti­co, en el es­ta­dio de re­cien­te inau­gu­ra­ción PGE Are­na. La ciu­dad, an­ta­ño per­te­ne­cien­te a Li­ga Han­sa, es mun­dial­men­te co­no­ci­da co­mo cu­na del pri­mer sin­di­ca­to in­de­pen­dien­te crea­do en un país ba­jo la in­fluen­cia de la hoy en día des­apa­re­ci­da Unión So­vié­ti­ca a raíz de huel­gas ge­ne­ra­les ba­jo el li­de­raz­go de Lech Wa­le­sa (pre­mio No­bel de la Paz en 1983). Con sus más de mil años de his­to­ria cu­yos tes­ti­gos per­ma­ne­cen en el cas­co an­ti­guo de la ciu­dad, Gdansk es tam­bién la ca­pi­tal in­dis­cu­ti­ble de la apre­cia­da re­si­na lla­ma­da ám­bar y, al mis­mo tiem­po, “el oro de Po­lo­nia”. La se­de de los par­ti­dos del gru­po C per­te­ne­ce al com­ple­jo ur­ba­nís­ti­co lla­ma­do Tri­ciu­dad y con­for­ma­do tam­bién por el bal­nea­rio de So­pot y el puer­to de Gdy­nia con muy bue­na co­mu­ni­ca­ción en tre­nes de cer­ca­nías en­tre las tres, ofre­cien­do am­plio aba­ni­co de alo­ja­mien­to en un ra­dio de 25 ki­ló­me­tros des­de Gdansk, un fac­tor a to­mar en cuen­ta por los afi­cio­na­dos que quie­ran se­guir a sus se­lec­cio­nes a lo lar­go del cam­peo­na­to. Los par­ti­dos que ju­ga­rá la se­lec­ción es­pa­ño­la en Gdansk se­rán los si­guien­tes: Es­pa­ña-ita­lia, el do­min­go 10 de ju­nio a las 18.00 ho­ras; Es­pa­ña-ir­lan­da, el jue­ves 14 de ju­nio a las 20.45 ho­ras; Croa­ciaEs­pa­ña, el lu­nes 18 de ju­nio a las 20.45 ho­ras. Se pue­den con­se­guir vue­los a la ciu­dad des­de 112 eu­ros en www.skys­can­ner.es.

Londres. La ciu­dad ce­le­bra del 27 de ju­lio al 2 de agos­to los Jue­gos Olím­pi­cos.

Gdansk

Cá­diz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.