Los dia­man­tes vie­nen de Áfri­ca

Ga­bo­ro­ne, la ca­pi­tal del Es­ta­do afri­cano de Bot­sua­na, se ha con­ver­ti­do en el cen­tro mun­dial de los dia­man­tes.

Tiempo - - PLACERES - POR LASZ­LO TRANKOVITS (DPA)

mo­der­nos y res­plan­de­cien­tes edi­fi­cios se le­van­tan co­mo cuer­pos ex­tra­ños en la pol­vo­rien­ta sa­ba­na afri­ca­na. Los ac­ce­sos es­tán tan bien cons­trui­dos que pa­re­cen au­to­pis­tas eu­ro­peas. Grúas, ex­ca­va­do­ras y va­llas se­ña­lan que aquí, a la en­tra­da de Ga­bo­ro­ne, se al­za­rán aún más blo­ques, que en el fu­tu­ro al­ber­ga­rán a co­mer­cian­tes de Nue­va York, Am­be­res o Hong Kong. Y es que la mo­des­ta ca­pi­tal de Bot­sua­na, con su mez­cla de pue­blo y ar­qui­tec­tu­ra fu­tu­ris­ta, es­tá des­ti­na­da a con­ver­tir­se en cen­tro mun­dial de los dia­man­tes.

“Un sue­ño de Bot­sua­na se ha­ce reali­dad”, ce­le­bra el dia­rio Bots­wa­na Ga­zet­te. El ma­yor pro­duc­tor y co­mer­cian­te de dia­man­tes del mun­do, De Beers, ha anun­cia­do, tras diez me­ses de ar­duas ne­go­cia­cio­nes con el Go­bierno el tras­la­do del mer­ca­do de es­tas pie­dras pre­cio­sas de Londres a Ga­bo­ro­ne. De ma­ne­ra que los dia­man­tes en bru­to, tan­to de Bot­sua­na co­mo de las mi­nas de otros paí­ses, ya no se se­lec­cio­na­rán y ven­de­rán en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca, sino en la de Bot­sua­na.

El acuer­do pa­ra los pró­xi­mos diez años, que se fir­mó el 16 de sep­tiem­bre pa­sa­do en­tre Bot­sua­na y De Beers, re­fle­ja el de­seo de los afri­ca­nos de ser al­go más que un país pro­duc­tor de ma­te­ria pri­ma. Ya en el pa­sa­do, Bot­sua­na se ase­gu­ró ma­yo­res de­re­chos e in­gre­sos del ne­go­cio de los dia­man­tes que otros Es­ta­dos del con­ti­nen­te, don­de pe­se a las mi­llo­na­rias ex­por­ta­cio­nes so­lo re­gre­sa un pe­que­ño re­gue­ro de in­gre­sos, muy ne­ce­sa­rios pa­ra que los paí­ses en desa­rro­llo pue­dan in­ver­tir en in­fra­es­truc­tu­ra, edu­ca­ción y pro­yec­tos de fu­tu­ro.

Has­ta la fe­cha, Bot­sua­na ya era el mo­de­lo más am­bi­cio­so. Aunque el gru­po De Beers, que con­tro­la apro­xi­ma­da­men­te el 40% del mer­ca­do mun­dial de dia­man­tes, ha­ce tiem­po que tie­ne el mo­no­po­lio de la ex­plo­ta­ción de la ma­te­ria pri­ma en Bot­sua­na, el Es­ta­do tie­ne una par­ti­ci­pa­ción del 15% en las em­pre­sas. Va­rios acuer­dos in­te­li­gen­tes con­si­guie­ron que De Beers se com­pro­me­tie­ra con el país. Así, se cons­tru­ye­ron 16 cen­tros pa­ra el pu­li­do de dia­man­tes, ade­más de la nue­va cen­tral de ven­tas de De Beers, por un va­lor de 83 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 62 mi­llo­nes de eu­ros).

Aho­ra el Es­ta­do se ase­gu­ra tam­bién el de­re­cho a ven­der di­rec­ta­men­te en el fu­tu­ro el 10% de sus dia­man­tes. Den­tro de cin­co años, ese por­cen­ta­je as­cen­de­rá al 15%. Y am­bas par­tes se be­ne­fi­cian, pues el con­tra­to ga­ran­ti­za a De Beers el de­re­cho a los dia­man­tes bot­sua­nos du­ran­te los pró­xi­mos diez años. El di­rec­tor del gru­po –con se­de en Londres y Johan­nes­bur­go–, Nicky Oppenheimer, ha­bló de una “opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra Bot­sua­na y De Beers de dic­tar el fu­tu­ro de la in­dus­tria de los dia­man­tes”.

La de­ci­sión tam­bién sig­ni­fi­ca el fin de una tra­di­ción que pa­ra De Beers se re­mon­ta ca­si 120 años. Has­ta la fe­cha, los dia­man­tes en bru­to pro­ce­den­tes de Áfri­ca se pre­sen­ta­ban en diez oca­sio­nes al año en Londres a un se­lec­to círcu­lo de 79 gran­des co­mer­cian­tes de to­do el mun­do. En el fu­tu­ro, és­tos ten­drán que via­jar a Bot­sua­na, y el sec­tor tu­rís­ti­co local ya se es­tá fro­tan­do las ma­nos an­te es­ta pers­pec­ti­va.

El Go­bierno bot­suano se mues­tra fe­liz. “Es­ta­mos en­tu­sias­ma­dos an­te las nue­vas po­si­bi­li­da­des”, ha di­cho el mi­nis­tro de la Mi­ne­ría, Po­nats­he­go Ke­di­kil­we, que es­pe­ra la crea­ción de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo e in­ver­sio­nes en el en­torno del sec­tor de los dia­man­tes. Ade­más, unos 100 ex­per­tos via­ja­rán des­de Londres a Ga­bo­ro­ne.

Ade­más, el país afri­cano se plan­tea nue­vos re­tos: “[ Pa­ra ju­gar en la li­ga mun­dial] ne­ce­si­ta­mos una nue­va mo­ral de tra­ba­jo (...), te­ne­mos que apren­der, tra­ba­jar du­ro y ser com­pe­ti­ti­vos”, ad­vier­te Bots­wa­na Ga­zet­te. Por otro la­do, has­ta aho­ra mu­chos de los lu­ga­re­ños se sen­tían de­cep­cio­na­dos de que la ri­que­za de los dia­man­tes, con un vo­lu­men de ne­go­cio anual de 6.000 mi­llo­nes de dó­la­res (4.500 mi­llo­nes de eu­ros), no sea más pal­pa­ble en un país don­de el des­em­pleo afec­ta a un 25% de la po­bla­ción. Bot­sua­na bri­lla en lo eco­nó­mi­co en­tre sus des­con­so­la­dos ve­ci­nos, que pa­de­cen una po­bre­za ma­si­va. El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, por su par­te, pre­vé pa­ra Bot­sua­na una ta­sa de cre­ci­mien­to del 6,2% en 2011.

Em­pleo. Cen­tro pa­ra el pu­li­do de los dia­man­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.