Una huer­ta en la ciu­dad

Los huer­tos ur­ba­nos pro­li­fe­ran ca­da vez más en gran­des ciu­da­des co­mo Ma­drid y Bar­ce­lo­na. Ma­yo­res y fa­mi­lias con ni­ños son los más in­tere­sa­dos.

Tiempo - - MEDIO AMBIENTE - POR LU­CÍA REY

en los huer­tos se cul­ti­van to­ma­tes, le­chu­gas, co­li­flo­res y ca­la­ba­zas. No tie­nen na­da que en­vi­diar a las huer­tas tra­di­cio­na­les del cam­po que tan­tos pro­duc­tos na­tu­ra­les han co­se­cha­do du­ran­te mu­chas ge­ne­ra­cio­nes. Aho­ra los huer­tos vuel­ven a to­mar fuer­za y la úni­ca di­fe­ren­cia que tie­nen con res­pec­to a los tra­di­cio­na­les es que sus te­rre­nos se es­con­den en­tre los edi­fi­cios de las ciu­da­des. Los huer­tos ur­ba­nos es­tán de mo­da y ca­da vez pro­li­fe­ran más te­rre­nos lis­tos pa­ra ser cul­ti­va­dos en­tre los mu­ros de las ur­bes.

La Huer­ta de Mon­te­car­me­lo, si­tua­da en la zo­na nor­te de Ma­drid, es un ejem­plo de en­tre más de la do­ce­na de huer­tos ur­ba­nos que se es­con­den so­lo en la ca­pi­tal. La huer­ta per­te­ne­ce a la fun­da­ción Car­men Par­do-val­car­ce y es­tá com­pues­ta por 147 par­ce­las de 20 me­tros cua­dra­dos. “Ade­más hay mu­cha lis­ta de es­pe­ra”, co­men­ta Sandra Ca­rre­tié, di­rec­to­ra del pro­yec­to. Por una cuo­ta de 85 eu­ros al mes más un pa­go ini­cial de 150, la huer­ta es­tá dis­po­ni­ble du­ran­te un año. El pre­cio in­clu­ye to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra po­der cul­ti­var, ade­más de un per­so­nal kee­per, una per­so­na, en el ca­so de la Huer­ta de Mon­te­car­me­lo, con dis­ca­pa­ci­dad, que se en­car­ga del man­te­ni­mien­to dia­rio del huer­to.

Sandra Ca­rre­tié cree que la ex­plo­sión de huer­tos ur­ba­nos tie­ne re­la­ción con la año­ran­za del con­tac­to de la tie­rra y del ai­re li­bre que no se tie­ne en las ciu­da­des. “Re­co­lec­to­res so­mos to­dos”, con­clu­ye.

En es­ta mis­ma lí­nea, Laura, Elia y Ele­na de­ci­die­ron po­ner en mar­cha una ini­cia­ti­va si­mi­lar ha­ce po­co más de mes y me­dio. De la Tie­rra es una so­cie­dad coo­pe­ra­ti­va ins­ta­la­da en Ciem­po­zue­los, Ma­drid, que ofre­ce al­qui­lar par­ce­las de en­tre 45 y 50 me­tros por 65 eu­ros al mes más 50 eu­ros de ma­trí­cu­la. Co­mo la Huer­ta de Mon­te­car­me­lo, tam­bién ofre­ce cur­sos re­la­cio­na­dos con el ar­te del cul­ti­vo.

In­cia­ti­vas ve­ci­na­les.

Los res­pon­sa­bles de los dos pro­yec­tos se­ña­lan que los clien­tes son so­bre to­do per­so­nas ma­yo­res y fa­mi­lias con ni­ños, aunque tam­bién se ob­ser­van mu­chas pa­re­jas jó­ve­nes y gru­pos de ami­gos que se ini­cian en la hor­ti­cul­tu­ra.

Por otra par­te, ca­da vez más aso­cia­cio­nes ve­ci­na­les de­ci­den con­ver­tir an­ti­guos so­la­res en desuso en huer­tos co­mu­ni­ta­rios en los que los ve­ci­nos pue­den cul­ti­var lo que deseen y ofer­tar­lo de un mo­do más so­cial y lú­di­co. Es el ca­so de las nu­me­ro­sas huer­tas ve­ci­na­les del cen­tro y los al­re­de­do­res de la ca­pi­tal.

Otra gran ciu­dad co­mo Bar­ce­lo­na tam­bién es­tá ex­pe­ri­men­tan­do el au­ge de es­tos huer­tos en los úl­ti­mos años. Marc Piu­larchs es el res­pon­sa­ble de la ini­cia­ti­va Huer­tos de Ocio, un te­rreno de más de 6.000 me­tros cua­dra­dos par­ce­la­dos en Ga­vá, a 10 ki­ló­me­tros de Bar­ce­lo­na. Des­de 25 eu­ros al mes pue­den te­ner una parcela des­de los 25 has­ta los 50 me­tros por un pe­rio­do mí­ni­mo de seis me­ses. Co­mo en las an­te­rio­res ini­cia­ti­vas, tam­bién tie­nen per­so­nas es­pe­cia­li­za­das que ayu­dan a los in­tere­sa­dos en to­do mo­men­to so­bre qué plan­tar y có­mo ha­cer­lo. “La ini­cia­ti­va ha te­ni­do tan­to éxi­to que va­mos a abrir otros 6.000 me­tros más”, co­men­ta Piu­larchs. Sin du­da, en­con­trar un re­fu­gio na­tu­ral en ple­na ciu­dad ya es po­si­ble.

En ple­na ciu­dad. La Huer­ta de Mon­te­car­me­lo es­tá ubi­ca­da a muy po­cos ki­ló­me­tros de las Cua­tro To­rres, en el nor­te de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.