“Los ac­to­res no ge­ne­ra­mos el tra­ba­jo”

Ma­nuel Ban­de­ra (Má­la­ga, 1960) iba pa­ra en­tre­na­dor de fút­bol y aca­bó can­tan­do co­pla en ‘Las co­sas del que­rer’. Si­guien­do esa es­te­la, se ha con­ver­ti­do en uno de los ac­to­res que más mu­si­ca­les ha in­ter­pre­ta­do en los tea­tros es­pa­ño­les du­ran­te los úl­ti­mos años.

Tiempo - - LA ÚLTIMA - MA­NUEL BAN­DE­RA AC­TOR

¿Por qué Chica­go tie­ne tan­to éxi­to?

Por­que es un es­pec­tácu­lo re­don­do. Es Broad­way en es­ta­do pu­ro.

El es­pec­tácu­lo es­tá ins­pi­ra­do en los años 20 del si­glo pa­sa­do pe­ro su te­ma es de lo más ac­tual: el cul­to al de­lin­cuen­te y la bús­que­da de la fa­ma a to­da cos­ta…

Sí, hay bas­tan­tes pa­ra­le­lis­mos con la épo­ca ac­tual. To­da­vía no co­no­ce­mos a na­die que ha­ya ma­ta­do pa­ra ha­cer­se fa­mo­so, pe­ro no hay que des­car­tar­lo. Aho­ra lo que im­por­ta es sa­lir en la te­le­vi­sión, mien­tras que an­tes con­ta­ba es­tar en la por­ta­da del prin­ci­pal pe­rió­di­co de la ciu­dad.

Ma­nuel Ban­de­ra se es­tá es­pe­cia­li­zan­do en mu­si­ca­les. ¿Te­me en­ca­si­llar­se?

Eso no me preo­cu­pa por­que me gus­tan mu­chí­si­mo. Te exigen do­mi­nar tres dis­ci­pli­nas: bai­le, can­to e in­ter­pre­ta­ción.

¿Y cuál de ellas le cues­ta más?

Sin du­da al­gu­na can­tar. Es muy di­fí­cil can­tar to­dos los días en di­rec­to.

¿Y cuan­do uno es­tá cons­ti­pa­do co­mo le su­ce­de a us­ted hoy qué ha­ce pa­ra po­der can­tar de­lan­te del pú­bli­co?

Re­zar…

¿Hay al­gún mu­si­cal en el que us­ted no se vea tra­ba­jan­do?

Sí, cla­ro, soy cons­cien­te de que no ten­go una téc­ni­ca vo­cal co­mo pa­ra ha­cer de­ter­mi­na­dos mu­si­ca­les. Los mi­se­ra­bles, por ejem­plo, nun­ca lo po­dría ha­cer.

¿A qué se de­be la fie­bre de mu­si­ca­les que aba­rro­ta ac­tual­men­te la car­te­le­ra de la Gran Vía ma­dri­le­ña?

Por un la­do, hay mu­cha gen­te de fue­ra que va a Ma­drid y que tie­ne co­mo há­bi­to apro­ve­char la vi­si­ta pa­ra ver un mu­si­cal. Al­gu­nas agencias de via­jes ofre­cen el pa­que­te en­te­ro: el bi­lle­te de AVE, la no­che de ho­tel y la en­tra­da del mu­si­cal. Es una ma­ra­vi­llo­sa ma­ne­ra de vi­si­tar Ma­drid. Pe­ro, por otro la­do, tam­bién se es­tán ha­cien­do muy buenos mu­si­ca­les y eso la gen­te lo sa­be va­lo­rar.

¿Por qué no le ve­mos más ha­cien­do ci­ne?

Eso se lo tie­ne que pre­gun­tar a otra gen­te… A mí me gus­ta­ría ha­cer más ci­ne, pe­ro los ac­to­res no ge­ne­ra­mos el tra­ba­jo, y eso es una pu­tada por­que, cuan­do no tie­nes, no pue­des ha­cer na­da más que es­pe­rar a que sue­ne el te­lé­fono. Los ac­to­res de­pen­de­mos de un guio­nis­ta, un di­rec­tor, un pro­duc­tor, un re­pre­sen­tan­te…

¿No­ta la cri­sis eco­nó­mi­ca?

Sí, cla­ro, es­tá to­do muy pa­ra­do. Las te­le­vi­sio­nes han re­du­ci­do el di­ne­ro de apo­yo al ci­ne, hay po­cos pro­yec­tos... Y los ac­to­res, por ejem­plo, he­mos te­ni­do que ba­jar nues­tro ca­ché.

¿Me pue­de de­cir en qué por­cen­ta­je?

Pues al­re­de­dor del 30%. Es mu­cho, pe­ro no nos po­de­mos que­jar por­que peor es­tá la gen­te que es­tá en el pa­ro. No­so­tros gra­cias a Dios te­ne­mos suel­dos bas­tan­te con­si­de­ra­bles com­pa­ra­dos con los de la ma­yo­ría de la gen­te.

¿Qué hu­bie­ra si­do de no ser ac­tor?

Me hu­bie­ra de­di­ca­do al de­por­te de éli­te. De he­cho, yo lle­gué a Ma­drid a es­tu­diar Edu­ca­ción Fí­si­ca, pe­ro lo de­jé en el úl­ti­mo año. Ten­go com­pa­ñe­ros de pro­mo­ción que es­tán de pre­pa­ra­dor fí­si­co en el Bar­ce­lo­na (Lorenzo Bue­na­ven­tu­ra) o que han en­tre­na­do al Má­la­ga (An­to­nio Ta­pia).

¿Si­gue prac­ti­can­do de­por­te?

No, aho­ra so­lo lo veo por te­le­vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.