El mar­ti­ro­lo­gio de los aber­za­les

Una fun­da­ción li­ga­da a Ba­ta­su­na ha con­fec­cio­na­do su pro­pia lis­ta de víc­ti­mas con 474 nom­bres. Una ci­fra que pre­ten­de equi­pa­rar­se a los 829 muer­tos de ETA.

Tiempo - - SUMARIO - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ

En su afán por dul­ci­fi­car el da­ño cau­sa­do por ETA en sus más de 50 años de ac­ti­vi­dad cri­mi­nal has­ta que el 20 de oc­tu­bre pro­cla­mó el ce­se de­fi­ni­ti­vo de su ac­ti­vi­dad, así co­mo re­sal­tar la exis­ten­cia de dos su­pues­tos ban­dos en­fren­ta­dos a muer­te, la iz­quier­da aber­za­le ha con­fec­cio­na­do su pro­pio mar­ti­ro­lo­gio de víc­ti­mas ba­sán­do­se en un in­for­me en­ca­be­za­do con un tí­tu­lo bas­tan­te ilus­tra­ti­vo: No les bas­tó Ger­ni­ka.

Es­ta ini­cia­ti­va, di­ri­gi­da por el es­cri­tor y ex­por­ta­voz de la ile­ga­li­za­da As­ka­ta­su­na, Jo­xean Agi­rre, tie­ne dos ob­je­ti­vos muy con­cre­tos. En pri­mer lu­gar, lo­grar en el fu­tu­ro la ma­yor re­pa­ra­ción eco­nó­mi­ca y mo­ral po­si­ble pa­ra sus muer­tos. Lo se­gun­do que se bus­ca es igua­lar­se, o al me­nos acer­car­se, a la lis­ta ne­gra que ha de­ja­do el te­rro­ris­mo eta­rra con sus 829 muer­tos en me­dio si­glo de ac­ti­vi­dad cri­mi­nal. Pa­ra ello, la fun­da­ción Eus­kal Me­mo­ria, na­ci­da en 2009 al abri­go de los sec­to­res más so­be­ra­nis­tas de la so­cie­dad vas­ca, ha ela­bo­ra­do una lis­ta de 474 “ciu­da­da­nos vas­cos” que han muer­to des­de 1960 “a ma­nos de los apa­ra­tos del Es­ta­do, en ac­cio­nes rea­li­za­das por per­so­nas o gru­pos a las ór­de­nes del Es­ta­do, y en cir­cuns­tan­cias de­ri­va­das del pro­pio con­flic­to”.

Es­te aba­ni­co ter­mi­no­ló­gi­co es tan gran­de que ca­be ca­si to­do lo que se ne­ce­si­te pa­ra jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble. Pa­ra em­pe­zar, la ci­fra de 474 muer­tos vie­ne a ser la mi­tad de los oca­sio­na­dos por ETA, aunque las com­pa­ra­cio­nes son odio­sas en es­te ca­so.

Si bien los par­ti­dos po­lí­ti­cos han em­pe­za­do a ad­mi­tir co­mo víc­ti­mas del te­rro­ris­mo a los ase­si­na­dos por los gru­pos GAL, el Ba­ta­llón Vas­co Es­pa­ñol (BVE) o la Tri­ple A, tan ac­ti­vos a fi­na­les de los años se­ten­ta y prin­ci­pios de los ochen­ta del pa­sa­do si­glo, ¿ lo son tam­bién los on­ce eta­rras que se han sui­ci­da­do en pri­sión o los diez que fue­ron aba­ti­dos cuan­do in­ten­ta­ban fu­gar­se de sus res­pec­ti­vas cár­ce­les? Igual de dis­cu­ti­ble es si me­re­cen el mis­mo tra­to los 31 fa­mi­lia­res de pre­sos que mu­rie­ron en ac­ci­den­tes de trá­fi­co cuan­do iban a vi­si­tar­les le­jos del País Vas­co, co­mo con­se­cuen­cia de la po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria de dis­per­sión.

Pei­xo­to, en­tre los pro­mo­to­res.

Lo más lla­ma­ti­vo, con to­do, es que es­ta fun­da­ción aber­za­le (en­tre cu­yos pro­mo­to­res es­tá Jo­sé Ma­nuel Pa­goa­ga, alias Pei­xo­to, ex­je­fe de ETA que con­ti­núa hui­do de la Jus­ti­cia) in­clu­ya a los te­rro­ris­tas que per­die­ron su vi­da mien­tras ma­ni­pu­la­ban ex­plo­si­vos (43 en to­tal), a los que mu­rie­ron en el ex­tran­je­ro fru­to del exi­lio o la de­por­ta­ción, o que cul­pe a Es­pa­ña de la muer­te de ciu­da­da­nos que fa­lle­cie­ron ha­ce dé­ca­das a ma­nos del Ejér­ci­to del Salvador, de las po­li­cías de Uru­guay, Chi­le e Ita­lia, de la Con­tra ni­ca­ra­güen­se o de los pa­ra­mi­li­ta­res de Co­lom­bia, por po­ner va­rios ejem­plos.

La ma­yor par­te de es­tas muer­tes re­co­pi­la­das por Eus­kal Me­mo­ria son atri­bui­das a la Guar­dia Ci­vil y a la Po­li­cía Na­cio­nal (228 ca­sos, el 48,5% del to­tal) en “ti­ro­teos y em­bos­ca­das”, pe­ro se omi­te que lo pri­me­ro ha si­do una prác­ti­ca ha­bi­tual de los eta­rras ca­da vez que han in­ten­ta­do huir de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad (el ca­so más fla­gran­te es el del gen­dar­me ga­lo Jean-ser­ge Né­rin, úl­ti­ma víc­ti­ma de ETA) y que lo se­gun­do vie­nen a ser con­tro­les po­li­cia­les.

Tam­bién se car­gan las tin­tas con­tra los “gru­pos ar­ma­dos de de­re­chas”, a los que se cul­pa de 74 muer­tes, el 15,6% del to­tal), jun­to a otras for­mas de “re­pre­sión po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos”, en alu­sión a Es­pa­ña y Fran­cia, que han cau­sa­do 146 muer­tes (el 30,8%) fru­to “del exi­lio, la dis­per­sión y las con­de­nas de la Au­dien­cia Na­cio­nal es­pa­ño­la”.

En cuan­to a otras for­mas de muer­te hay seis ca­sos por atro­pe­llo y cin­co por des­apa­ri­ción. De es­tas, la úl­ti­ma atri­bui­da es la del eta­rra Jon An­za a me­dia­dos de 2008 y cu­yo cuer­po fue en-

con­tra­do en una mor­gue de Tou­lou­se (Fran­cia) un año y me­dio des­pués. Las con­clu­sio­nes pre­li­mi­na­res de la au­top­sia prac­ti­ca­da al cuer­po de es­te en­la­ce de ETA des­car­ta­ron la exis­ten­cia de “le­sio­nes trau­má­ti­cas” ex­ter­nas o he­mo­rra­gias in­ter­nas, se­gún la Fis­ca­lía fran­ce­sa, que apun­tó co­mo cau­sa úl­ti­ma del de­ce­so un co­lap­so mul­ti­or­gá­ni­co.

El ca­dá­ver de An­za no pre­sen­ta­ba in­di­cios de ha­ber re­ci­bi­do gol­pes ni en la ca­be­za ni en nin­gu­na otra par­te del cuer­po, pe­ro la iz­quier­da aber­za­le man­tie­ne la teo­ría del se­cues­tro y pos­te­rior ase­si­na­to, ya que lle­va­ba di­ne­ro en me­tá­li­co, al­re­de­dor de 300.000 eu­ros, pa­ra la di­rec­ción de la ban­da. El fa­lle­ci­mien­to de An­za pro­vo­có va­rias mo­vi­li­za­cio­nes aber­za­les car­ga­das de ten­sión, aunque los mo­men­tos más di­fí­ci­les de los úl­ti­mos años se die­ron en­tre los me­ses de fe­bre­ro y mar­zo de 2006.

Con ETA a pun­to de de­cla­rar el al­to el fue­go de ese año, el jo­ven Igor An­gu­lo se sui­ci­dó en la cár­cel de Cuenca y cua­tro días des­pués otro pre­sun­to miem­bro de la ban­da, Ro­ber­to Sainz, mu­rió de in­far­to en el pe­nal de Aran­juez (Ma­drid). Am­bos sucesos en­cres­pa­ron los áni­mos aber­za­les y se pro­du­je­ron ac­tos de ka­le

bo­rro­ka que com­pli­ca­ron so­bre­ma­ne­ra el in­ci­pien­te pro­ce­so de paz, tal y co­mo ad­mi­te el pre­si­den­te de los so­cia­lis­tas vas­cos, Je­sús Egui­gu­ren, en su re­cien­te li­bro so­bre la ne­go­cia­ción con ETA. Una jus­ti­fi­ca­ción sui ge­ne­ris. Hay otros fallecidos en la lis­ta de Eus­kal Me­mo­ria por vio­la­ción, apu­ña­la­mien­to y aho­ga­mien­to, así co­mo ca­sos ex­tra­ños por elec­tro­cu­ción, in­mo­la­ción y en­ve­ne­na­mien­to di­fí­ci­les de de­mos­trar. En un in­ten­to de ser con­vin­cen­tes en sus ci­fras es­ta fun­da­ción ano­ta una jus­ti­fi­ca­ción un tan­to sui ge­ne­ris: “Cuan­do de­ci­mos que una per­so­na ha fa­lle­ci­do por una en­fer­me­dad o ha muer­to aho­ga­da, la cau­sa no ha si­do ex­clu­si­va­men­te

esa, sino que la en­fer­me­dad, el aho­ga­mien­to o cual­quier otra ma­ne­ra ha si­do fru­to de la re­pre­sión”. Es de­cir, la cul­pa es del Es­ta­do es­pa­ñol.

Un buen ejem­plo de es­te sin­sen­ti­do es el ca­so de En­di­ka Iz­tue­ta, an­ti­guo miem­bro del co­man­do Viz­ca­ya de ETA, acu­sa­do de siete ase­si­na­tos a prin­ci­pios de los ochen­ta y que fa­lle­ció a co­mien­zos de 2008 en Ca­bo Ver­de, don­de vi­vía de­por­ta­do des­de 1985. Su muer­te fue fru­to de un “atra­co” y con ella son tres los eta­rras de­por­ta­dos que han fa­lle­ci­do en es­te ar­chi­pié­la­go afri­cano: en agos­to de 1989 Juan Ra­món Aram­bu­ru mu­rió aho­ga­do mien­tras se ba­ña­ba en al mar y en di­ciem­bre de 2002 fue Ángel Le­te Et­xa­niz el que fa­lle­ció por una fle­bi­tis.

Un “vi­gi­lan­te”, un “se­reno”.

Los tres apa­re­cen en el mar­ti­ro­lo­gio aber­za­le, aunque el pri­me­ro que en­ca­be­za es­ta lis­ta de 474 nom­bres es Jo­sé Rey, oriun­do de La Co­ru­ña y muer­to el 13 de fe­bre­ro de 1960 en Ba­sau­ri por dis­pa­ros de un “vi­gi­lan­te”. Otro ca­so si­mi­lar es el de Jo­sé Ál­va­rez Lo­che, un ma­ri­ne­ro as­tu­riano que mu­rió ti­ro­tea­do en Zu­maia en abril de 1961 a ma­nos de un “se­reno”. Dos caí­dos, apa­ren­te­men­te sin ADN vas­co, cu­yas muer­tes son di­fí­ci­les de atri­buir al Es­ta­do es­pa­ñol, pe­ro con las que la iz­quier­da aber­za­le su­gie­re que ETA no fue la pri­me­ra en em­pe­zar a de­jar su re­gue­ro de san­gre.

La ci­ta­da fun­da­ción tam­bién ha re­co­pi­la­do el nú­me­ro de he­ri­dos en el ban­do aber­za­le en es­tos úl­ti­mos 50 años (1.158), el de de­te­ni­dos (un to­tal de 21.230, aunque al­gu­nos nom­bres es­tán re­pe­ti­dos, se en­tien­de que por­que lo fue­ron va­rias ve­ces), así co­mo los ac­tos de guerra su­cia co­me­ti­dos su­pues­ta­men­te con­tra ciu­da­da­nos o in­tere­ses vas­cos y que as­cien­den a 841. Es­ta ter­mi­no­lo­gía de guerra su­cia se uti­li­zó en la dé­ca­da de los ochen­ta y los no­ven­ta del si­glo XX pa­ra des­cri­bir la ac­ti­vi­dad ile­gal de los GAL con­tra ETA des­de los re­sor­tes del po­der, pe­ro Eus­kal Me­mo­ria la ge­ne­ra­li­za a to­do ti­po de agre­sio­nes. Pa­ra ello apor­ta va­rios ejem­plos muy cues­tio­na­bles, que en al­gu­nos ca­sos se die­ron ya en­tra­dos en el si­glo XXI.

Así, por ejem­plo, men­cio­na las pin­ta­das en las tum­bas de los eta­rras ase­si­na­dos La­sa y Za­ba­la en el ce­men­te­rio de To­lo­sa en agos­to de 2009, ac­ción que lue­go fue reivin­di­ca­da por Fa­lan­ge y Tra­di­ción; o la pa­li­za que re­ci­bió un jo­ven aber­za­le anó­ni­mo en sep­tiem­bre de 2010 en la ciu­dad de Pam­plo­na y que le pro­vo­có “he­ri­das” sin es­pe­ci­fi­car.

En­fo­ques di­fe­ren­tes.

An­te es­tos in­ten­tos de la iz­quier­da aber­za­le por reivin­di­car a sus víc­ti­mas jun­to a las que ha de­ja­do ETA, los par­ti­dos po­lí­ti­cos de­mo­crá­ti­cos han res­pon­di­do a es­te ar­did con en­fo­ques di­fe­ren­tes. En el úl­ti­mo día de la me­mo­ria de las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo ce­le­bra­do en el País Vas­co, el Par­la­men­to de Vi­to­ria re­cor­dó, por ejem­plo, a los 25 con­ce­ja­les vas­cos ase­si­na­dos por ETA, los GAL y el Ba­ta­llón Vas­co Es­pa­ñol. Con es­te ges­to de equi­pa­rar a los muer­tos de ETA con los del GAL o el BVE se bus­có aco­tar el nú­me­ro de aten­ta­dos que la ciu­da­da­nía vas­ca de­be re­cor­dar ca­da año en una fe­cha muy con­cre­ta, el 10 de no­viem­bre, por ser el úni­co día del ca­len­da­rio don­de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta vas­ca nun­ca ha­bía aten­ta­do.

Fue un ac­to don­de los edi­les apos­ta­ron por ha­cer un “ejer­ci­cio pú­bli­co de con­fian­za en el fu­tu­ro y de es­pe­ran­za en una paz ver­da­de­ra, sin la fal­sa tu­te­la de

las ar­mas”, tras la de­ci­sión de los eta­rras de de­cre­tar el 20-O un ce­se de­fi­ni­ti­vo de su ac­ti­vi­dad cri­mi­nal.

En­tre los con­ce­ja­les re­cor­da­dos es­ta­ban To­más Al­ba, edil de As­ti­ga­rra­ga que fue ase­si­na­do por el Ba­ta­llón Vas­co Es­pa­ñol en 1979, así co­mo el te­nien­te de al­cal­de de Bil­bao, el ba­ta­suno San­tia­go Brouard, ase­si­na­do por los GAL unos años más tar­de. El res­to de ellos fue­ron víc­ti­mas de ETA: des­de la muer­te del al­cal­de fran­quis­ta de Oiar­tzun An­to­nio Eche­ve­rria, en 1975, has­ta el ase­si­na­to del con­ce­jal so­cia­lis­ta de Mon­dra­gón Isaías Ca­rras­co, en 2008.

Por su par­te, el len­da­ka­ri vas­co, Pat­xi López, reivin­di­có ese día en los jar­di­nes de Aju­ria Enea la me­mo­ria de to­dos los dam­ni­fi­ca­dos “co­mo ga­ran­tía de un fu­tu­ro más li­bre” y re­co­no­ció en pri­mer lu­gar a los afec­ta­dos por el te­rro­ris­mo Pat­xi López ha re­co­no­ci­do “la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos por par­te de al­gu­nos fun­cio­na­rios del Es­ta­do” de ETA, por ser “el gru­po to­ta­li­ta­rio que de for­ma más du­ra­de­ra y ge­ne­ra­li­za­da ha ata­ca­do a la ciu­da­da­nía vas­ca, in­ten­tan­do cons­truir su pro­pia dic­ta­du­ra ex­clu­yen­te”. Tam­bién hi­zo una men­ción es­pe­cial a los afec­ta­dos por otros gru­pos te­rro­ris­tas co­mo los GAL y el Ba­ta­llón Vas­co Es­pa­ñol, “ya que si bien son un re­cuer­do del pa­sa­do, sus víc­ti­mas y su me­mo­ria los ha­cen pre­sen­tes en­tre no­so­tros”. Pe­ro la sor­pre­sa, y pos­te­rior po­lé­mi­ca, lle­gó al fi­nal.

Un gui­ño a la iz­quier­da aber­za­le.

A di­fe­ren­cia de lo pro­nun­cia­do un año an­tes, en 2010, López ex­ten­dió en es­ta oca­sión su re­co­no­ci­mien­to “sin equi­pa­ra­cio­nes de nin­gún ti­po, sin di­luir res­pon­sa­bi­li­da­des ni ad­mi­tir jus­ti­fi­ca­cio­nes inacep­ta­bles”, a to­das las per­so­nas que su­frie­ron “la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos por par­te de al­gu­nos fun­cio­na­rios del Es­ta­do”. Un gui­ño a la iz­quier­da aber­za­le jus­to des­pués del anun­cio de ETA el pa­sa­do 20 de oc­tu­bre.

No obs­tan­te, ad­vir­tió que el Eje­cu­ti­vo de Vi­to­ria no va a per­mi­tir que des­de la iz­quier­da aber­za­le “se in­ten­te ocul­tar la tra­ge­dia” y que los que has­ta aho­ra ha­bían apo­ya­do o mi­ra­do a un la­do ca­da vez que ETA ac­tua­ba se de­di­quen a “acu­mu­lar fal­sas víc­ti­mas pa­ra des­nu­dar a la me­mo­ria de su esen­cia de re­sis­ten­cia mo­ral”.

An­te las crí­ti­cas del Par­ti­do Po­pu­lar vas­co, el len­da­ka­ri in­sis­tió en no caer en el error de asu­mir el re­la­to de ETA y de su bra­zo po­lí­ti­co, que pi­den equi­pa­rar a sus víc­ti­mas. “Por­que el que mue­re que­rien­do ma­tar no es una víc­ti­ma, es un ase­sino frus­tra­do”, di­jo López, se­gu­ra­men­te alec­cio­na­do por los su­yos, co­mo ha in­sis­ti­do Egui­gu­ren es­tos úl­ti­mos me­ses, de que la his­to­ria siem­pre la es­cri­ben los ven­ce­do­res.

En es­te sen­ti­do, los aber­za­les quie­ren apro­piar­se la vic­to­ria con­tra el te­rro­ris­mo de ETA con ges­tos co­mo los del dipu­tado ge­ne­ral por Gui­púz­coa, Mar­tín Ga­ri­tano, de Bil­du, quien al tér­mino del ho­me­na­je de aquel día re­cor­dó a los “mi­les y mi­les de ciu­da­da­nos vas­cos que han su­fri­do la vio­len­cia de los Es­ta­dos” y no son con­si­de­ra­das aún co­mo víc­ti­mas. El tiem­po di­rá quién ven­ció.

Ten­sión. Fu­ne­ral tras el sui­ci­dio de Igor An­gu­lo en la cár­cel de Cuenca.

Vi­gi­lan­cia. Er­tzai­nas en la mar­cha en re­cuer­do de An­gu­lo y Sainz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.