¡So­cia­lis­mo de de­re­chas!

Las pri­me­ras de­ci­sio­nes del Go­bierno y la orien­ta­ción de la re­for­ma la­bo­ral, que no aba­ra­ta sus­tan­cial­men­te el des­pi­do, apun­ta­lan una am­plia co­rrien­te del PP muy crí­ti­ca con el li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

ma­riano ra­joy go­bier­na, más o me­nos tran­qui­lo, con rum­bo ha­cia sus de­ci­si­vos pri­me­ros cien días. Dis­fru­ta tam­bién de una pax ex­tra gra­cias a los so­cia­lis­tas, en­re­da­dos en­tre Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba y Car­me Cha­cón, y qui­zá ese po­si­ble ter­ce­ro en dis­cor­dia que po­dría ser Emi­li­ano Gar­cía-pa­ge, al­cal­de de Toledo y del­fín, di­gan lo que di­gan, de Jo­sé Bono, que se­rá po­lí­ti­co, co­mo el des­apa­re­ci­do Ma­nuel Fra­ga, has­ta el fi­nal de sus días. Ru­bal­ca­ba sa­le de fa­vo­ri­to, aunque en los con­gre­sos del PSOE nun­ca se des­car­tan las sor­pre­sas. El nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los so­cia­lis­tas ten­drá que con­so­li­dar­se al prin­ci­pio, pe­ro si es Ru­bal­ca­ba hay in­di­cios de que in­ten­ta­rá agi­tar el am­bien­te, la ca­lle si es po­si­ble, con el ob­je­ti­vo de for­zar a Ra­joy, a pe­sar de su ma­yo­ría ab­so­lu­ta, a una es­pe­cie de nue­va edi­ción de los Pac­tos de La Mon­cloa. El pre­si­den­te del Go­bierno, a pe­sar de los pri­me­ros pro­ble­mas, que eran es­pe­ra­dos al mar­gen de su mag­ni­tud con­ta­ble, to­da­vía dis­fru­ta de bue­na par­te de la euforia de su vic­to­ria elec­to­ral y de su in­ves­ti­du­ra. La nó­mi­na de fe­bre­ro, en la que mi­llo­nes de asa­la­ria­dos com­pro­ba­rán en su di­ne­ro los efec­tos de la subida de im­pues­tos, se­rá una de sus pri­me­ras prue­bas de fue­go. Aho­ra, Ra­joy es­tá con­cen­tra­do en que Cris­tó­bal Mon­to­ro acier­te a re­sol­ver el sudoku de las cuen­tas au­to­nó­mi­cas en el que se atas­ca­ron tan­to Pe­dro Sol­bes co­mo Ele­na Sal­ga­do. Tie­ne dos ven­ta­jas. Pri­me­ro, en la ma­yo­ría de co­mu­ni­da­des go­bier­na el PP. Se­gun­do, cuan­do las ne­ce­si­da­des aprie­tan to­dos son más fle­xi­bles. Ade­más, Ma­riano Ra­joy y Ar­tur Mas, pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, han ini­cia­do una es­pe­cie de cor­te­jo, que nun­ca aca­ba­rá en bo­da, pe­ro que pue­de arro­jar de mo­men­to me­ses de com­pli­ci­da­des y que co­men­zó con el vo­to fa­vo­ra­ble de CIU a la subida de im­pues­tos del Go­bierno.

Ra­joy y Mas, di­cen en Ca­ta­lu­ña, se en­tien­den por ne­ce­si­dad, no por afi­ni­dad. Los con­ver­gen­tes es­tán con­ven­ci­dos de que fren­te al PP en mo­men­tos y asun­tos de­ci­si­vos ga­nan vo­tos y apli­can esa po­lí­ti­ca, con Du­ran i Llei­da en mu­chas oca­sio­nes de in­só­li­to arie­te. En el PP apun­tan que, a pe­sar de to­do, es mu­cho más lo que les acer­ca que lo que les se­pa­ra. Re­cuer­dan la anéc­do­ta de aquel dipu­tado cua­ren­tón y no­va­to de CIU en la le­gis­la­tu­ra pa­sa­da que el pri­mer fin de se­ma­na que pa­só en Ma­drid jun­to con su mu­jer, pi­dió con­se­jo a otro dipu­tado del PP so­bre lu­ga­res que vi­si­tar, res­tau­ran­tes agra­da­bles e in­clu­so zo­nas de com­pras. “No pre­gun­tó -son­reían en el PP- a na­die del PSOE, sino que bus­có en las fi­las de quie­nes pen­sa­ba que eran más afi­nes a él. Y cla­ro, éra­mos no­so­tros”.

Ra­joy y Mas, el PP y CIU, tam­bién coin­ci­den en sus re­ce­los, a pe­sar de to­do, del li­be­ra­lis­mo más or­to­do­xo. En los tiem­pos en los que hu­bo un Par­ti­do Li­be­ral, los po­pu­la­res de­cían que “en Es­pa­ña los li­be­ra­les ca­ben en un ta­xi y, ade­más, es­tán to­dos pe­lea­dos en­tre sí”. Las pri­me­ras me­di­das del Go­bierno de Ra­joy y al­gu­nas de las que se anun­cian co­mo más in­mi­nen­tes abun­dan en vías que es­pan­tan a los li­be­ra­les. El pre­si­den­te y, so­bre to­do, Cris­tó­bal Mon­to­ro ar­gu­men­tan que la gra­ve­dad de la si­tua­ción -y es cier­to- les obli­gan a ir por ese ca­mino. La subida de im­pues­tos in­co­mo­da a mu­chos di­ri­gen­tes po­pu­la­res -otros co­mo Ruiz-ga­llar­dón siem­pre fue­ron par­ti­da­rios- pe­ro, por ejem­plo,

El Go­bierno apues­ta por una re­for­ma pro­fun­da de los con­ve­nios an­tes que aba­ra­tar el des­pi­do

las pri­me­ras orien­ta­cio­nes de có­mo se­rá la re­for­ma la­bo­ral es com­par­ti­da tam­bién por una ma­yo­ría de vo­tan­tes. El Go­bierno y la mi­nis­tra de Em­pleo, Fá­ti­ma Bá­ñez, han des­car­ta­do, por ejem­plo, una re­duc­ción drás­ti­ca de los cos­tes del des­pi­do, co­mo re­cla­ma una par­te im­por­tan­te de la pa­tro­nal CEOE que pre­si­de Joan Ro­sell, pe­ro en la que tam­po­co hay una­ni­mi­dad. El Go­bierno apues­ta por ge­ne­ra­li­zar el con­tra­to ya exis­ten­te que pre­vé 33 días por año tra­ba­ja­do de in­dem­ni­za­ción. Na­da de un con­tra­to úni­co con 20 días de in­dem­ni­za­ción, que es la pos­tu­ra de los más li­be­ra­les del PP y de, por ejem­plo, el co­lec­ti­vo co­no­ci­do co­mo el de “los cien eco­no­mis­tas”, que agru­pa a ex­per­tos más y me­nos par­ti­da­rios del PP.

Ma­riano Ra­joy, aunque ha alar­ga­do los pla­zos que él mis­mo se au­to­im­pu­so, es­tá de­ci­di­do a im­pul­sar con cier­ta ur­gen­cia la tan pro­me­ti­da re­for­ma la­bo­ral, mien­tras el pró­xi­mo día 27 se pu­bli­ca­rán los da­tos de la Encuesta de Po­bla­ción Ac­ti­va (EPA), del cuar­to tri­mes­tre de 2011 y que arro­ja­rá una ci­fra muy por en­ci­ma de los cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos. El pre­si­den­te, em­pe­ña­do tam­bién en re­cu­pe­rar el cré­di­to in­ter­na­cio­nal de Es­pa­ña, pro­me­tió al pre­si­den­te del Con­se­jo Europeo, Her­man Van Rom­puy, una re­for­ma rápida. Sin em­bar­go, Ra­joy y una par­te de su Go­bierno quie­ren tam­bién una re­for­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.