El jui­cio a Gar­zón

Tiempo - - EL BUZÓN -

me­dios de co­mu­ni­ca­ción del mun­do en­te­ro han ve­ni­do a dar cuen­ta de la gran cri­sis ju­di­cial es­pa­ño­la. Sus cul­pa­bles in­ten­tan ne­gar­la, di­cien­do que se tra­ta so­lo de juz­gar a un juez. Es cier­to que Gar­zón, co­mo to­do el mun­do, a ve­ces se ha equi­vo­ca­do, y bus­can­do tri­qui­ñue­las le­ga­les pue­de ser en­jui­cia­do. Pe­ro no se pue­de ta­par el cie­lo con la mano. Lo que atrae so­bre Es­pa­ña a la es­can­da­li­za­da aten­ción mun­dial es una evi­den­te cons­pi­ra­ción po­lí­ti­ca. Por pri­me­ra vez en la his­to­ria un juez tie­ne que en­fren­tar­se a tres pro­ce­di­mien­tos dis­tin­tos y ca­si si­mul­tá­neos, mon­ta­dos con in­creí­ble ce­le­ri­dad pa­ra lo que es la Jus­ti­cia es­pa­ño­la e im­pul­sa­dos por gru­pos co­rrup­tos y fran­quis­tas per­ju­di­ca­dos por su ac­tua­ción. Es­tos he­chos mues­tran el des­ca­ra­do in­ten­to de eli­mi­nar­lo, tra­tán­do­se en reali­dad de un lin­cha­mien­to. La Jus­ti­cia es­pa­ño­la se re­ve­la así de nue­vo, con to­da cru­de­za, co­mo el peor es­ta­men­to del Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.