Nos­tal­gia del ori­gen

fies­ta de las lu­mi­na­rias

Tiempo - - ZOOM - POR AL­BER­TO MAR­TÍN-ARA­GÓN

el ri­tual nos sus­trae del tiem­po his­tó­ri­co y nos de­vuel­ve al tiem­po mí­ti­co, ese con­jun­to de ins­tan­tes en que el mun­do era to­da­vía jo­ven, fuer­te, sano, des­bor­dan­te de ener­gía. El ca­ba­llo atra­vie­sa la ho­gue­ra pa­ra pu­ri­fi­car­se, pa­ra via­jar a los orí­ge­nes cós­mi­cos y vol­ver de ese tiem­po vir­gen con la sa­lud for­ta­le­ci­da. Es pro­ba­ble que es­ta ex­pli­ca­ción no tran­qui­li­ce a los más me­ticu­losos de­fen­so­res de los ani­ma­les, pe­ro en ella se fun­da­men­ta la creen­cia de bas­tan­tes ve­ci­nos de San Bar­to­lo­mé de Pi­na­res (Ávi­la), don­de ca­da 16 de enero, du­ran­te la fes­ti­vi­dad de San An­tón, se ce­le­bra la fies­ta de las Lu­mi­na­rias. To­dos los ca­ba­llos del pue­blo de­ben ju­gar­se la vi­da pa­ra ob­te­ner a cam­bio más vi­da, más ple­ni­tud. En otras pa­la­bras: de­ben mo­rir un po­co pa­ra vi­vir más y me­jor. ¿Su­pers­ti­ción? Pa­ra el in­di­vi­duo de las ciu­da­des, tan sa­tu­ra­do de pre­sen­te y de de­sen­can­to, es po­si­ble que lo sea, pe­ro no pa­ra el hom­bre que si­gue con­si­de­ran­do la na­tu­ra­le­za co­mo una par­te de sí mis­mo, es de­cir, pa­ra el hom­bre que, sin de­jar de ser él, es ca­paz de sen­tir­se ca­ba­llo, pá­ja­ro, ár­bol, río, fue­go. El ser hu­mano pri­mi­ti­vo pen­sa­ba que no ha­bía ma­yor li­ber­tad que ser to­do y es­tar abier­to a to­do. En épo­cas de ago­ta­mien­to his­tó­ri­co los ri­tua­les ar­cai­cos son el me­jor an­tí­do­to con­tra las re­pe­ti­cio­nes es­té­ri­les y ve­ne­no­sas del cos­mos uti­li­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.