Da­ti­vo

El du­que se lan­zó al mar y ahí se en­con­tró a Da­ti­vo a bor­do de un pe­que­ño pi­rau­cho de go­ma, que ha­cía de bo­te sal­va­vi­das.

Tiempo - - ZOOM -

woo­dehou­se ca­li­fi­ca­ría a da­ti­vo co­mo “náu­fra­go con es­ca­so sen­ti­do feu­dal”. Da­ti­vo era el ma­yor­do­mo del pa­dre de un gran ami­go mío, ilus­tre abo­ga­do y, al fi­nal de su vi­da, du­que con­sor­te. Vie­ne a cuen­to lo que es­cri­bo por el nau­fra­gio del Cos­ta Con­cor­dia, aunque el de mi re­la­to sea un nau­fra­gio di­ver­ti­do, y no trá­gi­co.

Na­ve­ga­ban en el bar­co, des­de Ma­llor­ca a Ibi­za, el du­que con­sor­te, la du­que­sa y Da­ti­vo, que ha­cía las ve­ces de ma­ri­ne­ro cuan­do la ne­ce­si­dad se ter­cia­ba.

En el tra­mo fi­nal de la tra­ve­sía, con Ibi­za a cin­co mi­llas, el bar­co se in­cen­dió. En tres mi­nu­tos ar­dió por com­ple­to y se hun­dió. El du­que bus­có afa­no­sa­men­te a su mu­jer pa­ra sal­var­la, pe­ro no pu­do ha­llar­la. Se lan­zó al mar y ahí se en­con­tró a Da­ti­vo a bor­do de un pe­que­ño pi­rau­cho de go­ma, que ha­cía de bo­te sal­va­vi­das. El du­que en el agua y Da­ti­vo, sen­ta­do y muy digno, en el pi­rau­cho.

El du­que era hom­bre im­pa­cien­te, y su edad no le per­mi­tía ex­ce­si­vas an- gus­tias. Al aper­ci­bir­se, des­pués de diez mi­nu­tos en el agua, con los pri­me­ros sín­to­mas de con­ge­la­ción, de que Da­ti­vo no te­nía in­ten­ción al­gu­na de ce­der­le el es­pa­cio salvador del pi­rau­cho, adop­tó la de­ci­sión de or­de­nar­le el des­alo­jo del bo­te­ci­llo sal­va­vi­das con el fin de ocu­par su si­tio. “Da­ti­vo”; “Dí­ga­me, se­ñor du­que”; “Tí­re­se al agua y dé­je­me su lu­gar en el pi­rau­cho”; “Me nie­go en re­don­do, se­ñor du­que”; “¿Qué es eso de que se nie­ga en re­don­do?”; “Es que me nie­go en re­don­do. En un nau­fra­gio, ni du­que ni le­ches”.

Tres ho­ras más tar­de, Da­ti­vo a bor­do del pi­rau­cho y el du­que ago­ta­do aga­rra­do a su po­pa, al­can­za­ron la cos­ta de Ibi­za. Da­ti­vo lle­gó co­mo una ro­sa y el du­que in­gre­só en la UVI de un hos­pi­tal. Ahí per­ma­ne­ció más de diez días, re­po­nién­do­se del frío y la an­gus­tia. La du­que­sa, a la que se da­ba por muer­ta, al­can­zó la cos­ta na­dan­do con to­da agi­li­dad. No le ha­bía con­ta­do al du­que que, de jo­ven, fue una gran na­da­do­ra de fon­do.

Eso sí, y hay que com­pren­der­lo, Da­ti­vo per­dió la con­fian­za de su pa­trón y fue ge­ne­ro­sa­men­te in­dem­ni­za­do a cam­bio de su di­mi­sión irre­vo­ca­ble. Aquel “en un nau­fra­gio, ni du­que ni le­ches” fue el motivo del des­pi­do. Da­ti­vo, el ma­yor­do­mo con es­ca­so es­pí­ri­tu feu­dal.

16

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.