Vi­vir pa­ra man­dar

Ma­nuel Fra­ga Iri­bar­ne, fa­lle­ci­do el 15 de enero, vi­vió ob­se­sio­na­do por con­se­guir el po­der con la in­ten­ción de que no se re­pi­tie­se la Guerra Ci­vil. Lo­gró ser mi­nis­tro, pe­ro no pre­si­den­te del Go­bierno. La que si­gue es la his­to­ria de su vi­da con­ta­da por él m

Tiempo - - ZOOM - POR ÁL­VA­RO NIE­TO anie­to.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ma­nuel Fra­ga Iri­bar­ne fue un gran co­no­ce­dor de la obra de Wi­lliam Sha­kes­pea­re y le gus­ta­ba es­pe­cial­men­te el mo­nó­lo­go con el que el dra­ma­tur­go in­glés ex­pu­so las siete eda­des del hom­bre. “El mun­do es un es­ce­na­rio, y los hom­bres no son más que ac­to­res que desem­pe­ñan mu­chos pa­pe­les a lo lar­go de sus vi­das”, di­ce el prin­ci­pio de ese frag­men­to con­te­ni­do en la co­me­dia Co­mo gus­téis.

Fra­ga so­lía re­ci­tar­lo siem­pre que al­guien le in­qui­ría so­bre su ex­ten­sa y con­tra­dic­to­ria tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca. Tra­ta­ba así de jus­ti­fi­car que, en una mis­ma vi­da, él hu­bie­ra si­do fiel ser­vi­dor de Fran­co, im­pla­ca­ble mi­nis­tro de la Go­ber­na­ción, po­nen­te de una Cons­ti­tu­ción de­mo­crá­ti­ca, lí­der de la opo­si­ción par­la­men­ta­ria y, fi­nal­men­te, pre­si­den­te de una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma. ¿Fran­quis­ta y lue­go de­mó­cra­ta? ¿Con­tra­rio al Es­ta­do de las Au­to­no­mías du­ran­te los de­ba­tes cons­ti­tu­cio­na­les y más tar­de pre­si­den­te de Ga­li­cia? “Uno es co­mo es y a lo lar­go de mi vi­da he re­pre­sen­ta­do más de un pa­pel”, so­lía re­pe­tir.

En reali­dad, lo que hi­zo Fra­ga fue ir adap­tán­do­se a las cir­cuns­tan­cias que le to­ca­ron vi­vir en ca­da mo­men­to pa­ra man­te­ner­se siem­pre cer­ca del po­der y lle­var a ca­bo la ta­rea que él creía te­ner en­co­men­da­da. Así al me­nos lo con­fie­sa en lo que pue­den con­si­de­rar­se co­mo sus me­mo­rias ora­les, un do­cu­men­tal co­pro­du­ci­do por la re­vis­ta Tiem­po y di­ri­gi­do por Jo­sé Luis López Linares en 2009 y una en­tre­vis­ta rea­li­za­da por Be­go­ña Aran­gu­ren pa­ra Ca­nal+ que de­bía emi­tir­se tras su muer­te.

“Es­to no pue­de vol­ver a pa­sar”.

La con­cien­cia po­lí­ti­ca de Fra­ga des­per­tó en ple­na Guerra Ci­vil. Ha­bía na­ci­do en 1922 en la lo­ca­li­dad lu­cen­se de Vi­llal­ba y aque­lla contienda le co­gió en ple­na ado­les­cen­cia. Mien­tras es­tu­dia­ba con de­nue­do el ca­tas­tró­fi­co si­glo XIX es­pa­ñol, aquel jo­ven asis­tía es­tu­pe­fac­to a un nue­vo hi­to dra­má­ti­co de la his­to­ria de Es­pa­ña. “Cuan­do vi a los es­pa­ño­les di­vi­di­dos en dos ban­dos, me di­je a mí mis­mo: ‘Es­to no pue­de vol­ver a pa­sar’. Y por eso to­da mi vi­da he vi­vi­do pen­dien­te de esa vo­ca­ción que sen­tí en­ton­ces”.

No obs­tan­te, al prin­ci­pio Fra­ga tu­vo du­das so­bre cuál era la me­jor for­ma de po­ner en prác­ti­ca esa vo­ca­ción. Le ten­tó la re­li­gión, pe­ro, “co­mo no veía cla­ros los sa­cri­fi­cios que ha­bía que ha­cer”, al fi­nal op­tó por la po­lí­ti­ca. “Es­tu­ve pen­san­do si era me­jor re­zar o ac­tuar, y al fi­nal me de­ci­dí por la ac­ción”. De ahí que des­de

ese mo­men­to la vi­da de Fra­ga no tu­vie­ra otro ob­je­ti­vo que con­se­guir el po­der. Con Fran­co en vi­da, su ob­se­sión fue siem­pre ser mi­nis­tro, al­go que con­si­guió. Muer­to el dic­ta­dor, su mi­ra­da se cen­tró en la pre­si­den­cia del Go­bierno, pe­ro ahí fra­ca­só. El Rey re­cha­zó su can­di­da­tu­ra en dos oca­sio­nes (los ele­gi­dos fue­ron Car­los Arias Na­va­rro y Adol­fo Suá­rez) y pos­te­rior­men­te los es­pa­ño­les, en las ur­nas, pre­fi­rie­ron a Felipe Gon­zá­lez.

En­gen­dra­do en Cu­ba.

Con­ven­ci­do de su vo­ca­ción de ser­vi­cio pú­bli­co, Fra­ga ini­ció los es­tu­dios de De­re­cho en Ga­li­cia, pe­ro pron­to se tras­la­dó a Ma­drid pa­ra con­cluir­los, sa­car­se las opo­si­cio­nes de le­tra­do de las Cor­tes, in­gre­sar en la ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca e ini­ciar su tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca.

Esa edu­ca­ción fue po­si­ble gra­cias a los aho­rros ama­sa­dos por sus pa­dres en Cu­ba, adon­de emi­gra­ron co­mo otros mu­chos ga­lle­gos de la épo­ca. De he­cho, Fra­ga fue en­gen­dra­do en la is­la ca­ri­be­ña, aunque su ma­dre, de ori­gen vas­co­fran­cés, pre­fi­rió dar a luz en el pue­blo ga­lle­go de su ma­ri­do. Des­pués de pa­sar los pri­me­ros tres años de su vi­da ba­jo los cui­da­dos de su abue­la, Ma­no­li­to se reunió de nue­vo con sus pa­dres en tie­rras ame­ri­ca­nas. Allí na­cie­ron sus pri­me­ros her­ma­nos, has­ta com­ple­tar una fa­mi­lia de 12 hi­jos, pe­ro sus pa­dres de­ci­die­ron pron­to re­gre­sar a ca­sa.

El motivo del fi­nal del sue­ño ame­ri­cano de la fa­mi­lia Fra­ga Iri­bar­ne fue que Ma­ría, la ma­dre, no veía cla­ro el fu­tu­ro. “Ma­nuel, el tró­pi­co no es lu­gar pa­ra edu­car a los hi­jos, vá­mo­nos pa­ra Vi­llal­ba”, le di­jo un buen día a su ma­ri­do. Y vol­vie­ron a Es­pa­ña. No es de ex­tra­ñar, por tan­to, que da­da su ob­se­sión por el po­der, Fra­ga re­co­noz­ca en el do­cu­men­tal de López Linares: “Yo pu­de ha­ber si­do Fi­del Cas­tro si mi ma­dre no de­ci­de que el tró­pi­co no es si­tio pa­ra edu­car a los hi­jos”. Te­nien­do en cuen­ta que Cas­tro tam­bién es hi­jo de emi­gran­tes ga­lle­gos, no pa­re­ce muy des­ca­be­lla­da la fra­se.

Esa de­ci­sión ma­ter­na ale­jó de­fi­ni­ti­va­men­te a Fra­ga de las ten­ta­cio­nes re­vo­lu­cio­na­rias y le ins­ta­ló en una dic­ta­du­ra fran­quis­ta en la que tra­tó rá­pi­da­men­te de ha­cer­se un hue­co. En 1951, con ape­nas 29 años, fue nom­bra­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to de Cul­tu­ra His­pá­ni­ca, y los cua­tro años si­guien­tes los pa­só en di­ver­sos car­gos del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción.

En 1962, des­pués de siete años co­mo pro­cu­ra­dor en Cor­tes, lle­gó uno de los mo­men­tos cul­mi­nan­tes de su bio­gra­fía. Fran­co ha­bía de­ci­di­do ha­cer mi­nis­tro a aquel jo­ven bri­llan­te que ha­bla­ba va­rios idio­mas. Su car­te­ra iba a ser Edu­ca­ción, pe­ro la avan­za­da en­fer­me­dad del por en­ton­ces ti­tu­lar de In­for­ma­ción y Tu­ris­mo, Ga­briel Arias-sal­ga­do, obli­gó al dic­ta­dor a cam­biar sus pla­nes y nom­brar al de Vi­llal­ba.

En ese mo­men­to Fra­ga al­can­zó su pri­mer ob­je­ti­vo: ser mi­nis­tro. Años des­pués, cuan­do le pre­gun­ta­ron en una

con­fe­ren­cia có­mo ha­bía po­di­do acep­tar for­mar par­te del Go­bierno de una dic­ta­du­ra, él con­tes­tó: “¿Us­ted cree que yo hu­bie­ra po­di­do es­tar 40 años sin ser mi­nis­tro? Yo hu­bie­ra si­do mi­nis­tro in­clu­so con Chin­das­vin­to [rey vi­si­go­do]”.

Re­for­mis­tas y con­ti­nuis­tas.

For­mar par­te del ré­gi­men fran­quis­ta nun­ca le plan­teó ex­ce­si­vos pro­ble­mas de con­cien­cia por­que, co­mo buen prag­má­ti­co, con­si­de­ra­ba que la me­jor for­ma de cam­biar las co­sas era des­de den­tro. “En el Go­bierno siem­pre hu­bo dos ban­dos, los que que­rían man­te­ner el sis­te­ma y los que con­si­de­ra­ban ne­ce­sa­rio re­for­mar­lo. Y en­tre es­tos úl­ti­mos ha­bía otros dos gru­pos: los tec­nó­cra­tas, que eran par­ti­da­rios de una re­for­ma eco­nó­mi­ca de cor­te li­be­ral, y otros, co­mo yo, que pen­sá­ba­mos que la re­for­ma de­bía ser tam­bién po­lí­ti­ca”, re­su­me Fra­ga en el do­cu­men­tal co­pro­du­ci­do por Tiem­po.

“Yo no he si­do cóm­pli­ce de nin­gu­na dic­ta­du­ra, por­que cóm­pli­ce es una pa­la­bra que se em­plea pa­ra los que in­ter­vie­nen en un de­li­to, y yo en mi pro­pia con­cien­cia no ten­go más que mo­ti­vos de sa­tis­fac­ción por lo que hi­ce en­ton­ces”, con­fie­sa. “No con­tri­buí a ha­cer la dic­ta­du­ra, con­tri­buí a ir abrién­do­la pa­ra que su su­ce­sión fue­se po­si­ble en otra di­rec­ción, que fue lo que pa­só”.

En In­for­ma­ción y Tu­ris­mo es­tu­vo siete años, du­ran­te los cua­les apli­có una po­lí­ti­ca aper­tu­ris­ta y, a la vez, efec­tis­ta, lo que le gran­jeó gran fa­ma. Apro­bó una ley

de pren­sa que abo­lía la cen­su­ra pre­via, ex­ten­dió la te­le­vi­sión por to­do el país, pro­mo­cio­nó el tu­ris­mo con el eslogan “Spain is dif­fe­rent” y desa­rro­lló la red de pa­ra­do­res na­cio­na­les.

Su ges­tión no de­jó lu­gar a du­das acer­ca de sus in­ten­cio­nes re­for­mis­tas, por­que el tu­ris­mo, apar­te de pro­vo­car un im­pul­so eco­nó­mi­co, tam­bién tra­jo con­si­go una apertura de men­tes: “El tu­ris­mo per­mi­tió que los es­pa­ño­les fue­ran co­no­ci­dos fue­ra y que no­so­tros vié­ra­mos que un pro­tes­tan­te sue­co no te­nía ne­ce­sa­ria­men­te ra­bo y cuer­nos”.

Pe­ro, sin du­da, el es­pa­ñol que por en­ton­ces se hi­zo más fa­mo­so fue él mis­mo, cuan­do en pleno in­vierno de 1966 su ro­tun­da fi­gu­ra apa­re­ció en ba­ña­dor en la por­ta­da del New York Ti­mes. Fue el his­tó­ri­co cha­pu­zón de Pa­lo­ma­res (Al­me­ría), en don­de es­tu­vo acom­pa­ña­do por el em­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra de­mos­trar­le al mun­do que las aguas es­pa­ño­las eran se­gu­ras tras ha­ber caí­do va­rias bom­bas nu­clea­res en la zo­na co­mo con­se­cuen­cia de un ac­ci­den­te aé­reo.

Sin em­bar­go, la idea del ba­ño no fue de Fra­ga, sino de la es­po­sa del em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se, An­gier Bidd­le Du­ke. Y la es­ce­na pu­do ha­ber si­do to­da­vía más im­pac­tan­te: “En esos mo­men­tos se es­ta­ba ro­dan­do en Al­me­ría la pe­lí­cu­la Las

siete mag­ní­fi­cas, in­ter­pre­ta­da por siete ac­tri­ces de buen ver que se ofre­cie­ron a par­ti­ci­par en el ba­ño, pe­ro los mi­li­ta­res di­je­ron que eso era de­ma­sia­do y fi­nal­men­te no se hi­zo”, re­cuer­da.

Fra­ga es­ta­ba en­ton­ces en la cres­ta de la ola y tan fuer­te se sen­tía que, en un ges­to osa­do, pi­dió au­dien­cia con Fran­cis­co Fran­co pa­ra pre­sen­tar­le un “pro­yec­to de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal”. El dic­ta­dor, al ver sus pro­pues­tas, le di­jo: “Es­to es la re­vo­lu­ción”. Y Fra­ga, rá­pi­do de re­fle­jos, le co­rri­gió: “No, ex­ce­len­cia, es­to es pre­ci­sa­men­te lo que im­pe­di­rá la re­vo­lu­ción”.

De aque­llos pla­nes po­co más se su­po, y lo cier­to es que Fra­ga ca­yó pron­to en des­gra­cia por­que, por pri­me­ra vez du­ran­te la dic­ta­du­ra, un es­cán­da­lo sal­tó a la pren­sa. Se des­cu­brió que Ma­te­sa, una em­pre­sa ex­por­ta­do­ra, es­ta­ba es­ta­fan­do fis­cal­men­te al Es­ta­do con el con­sen­ti­mien­to de un sec­tor del Go­bierno. El blo­que opus­deís­ta del Ga­bi­ne­te acu­só a Fra­ga de alen­tar las in­for­ma­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas, y es­te fue ce­sa­do en di­ciem­bre de 1969. “Te­nía dos al­ter­na­ti­vas: de­jar que se dis­cu­tie­ra el ca­so en la pren­sa o in­ten­tar com­ba­tir­lo, y no tu­ve du­da de qué ha­cer. Sa­bía el pe­li­gro que co­rría y pa­gué el pre­cio que te­nía que pa­gar”.

Fra­ga pa­só a di­ri­gir en­ton­ces la fá­bri­ca de cer­ve­zas El Águi­la y, pos­te­rior­men­te, le re­pes­ca­ron co­mo em­ba­ja­dor en Londres. En la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca se

“Yo pu­de ha­ber si­do Fi­del Cas­tro si mi ma­dre no de­ci­de que Cu­ba no era si­tio pa­ra edu­car a los hi­jos”

em­pa­pó de las tra­di­cio­nes de­mo­crá­ti­cas y co­men­zó a re­dac­tar jun­to a sus más es­tre­chos co­la­bo­ra­do­res un do­cu­men­to ti­tu­la­do Los 100 pri­me­ros días de Go­bierno, con la vista pues­ta en di­ri­gir un po­si­ble Ga­bi­ne­te una vez que Fran­co mu­rie­ra.

Pre­ci­sa­men­te el fi­nal de la eta­pa lon­di­nen­se de Fra­ga coin­ci­dió con la muer­te de Fran­co, y ese mis­mo día, el 20 de no­viem­bre de 1975, le en­tre­gó al Rey su do­cu­men­to con la es­pe­ran­za de que el mo­nar­ca, nue­vo je­fe del Es­ta­do, le en­car­ga­ra pron­to di­ri­gir el Go­bierno. “Ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de pa­sar a la ac­ción”, ad­mi­te el ga­lle­go en la en­tre­vis­ta con Be­go­ña Aran­gu­ren pa­ra Ca­nal+. Sin em­bar­go, don Juan Car­los pre­fi­rió con­ti­nuar con Car­los Arias Na­va­rro.

El día que Fra­ga se en­te­ró de que el Rey man­te­nía en el pues­to a Arias, su enojo fue ma­yúscu­lo. Él pen­sa­ba que era su mo­men­to, e in­clu­so te­nía pre­pa­ra­da una lis­ta con sus mi­nis­tros. Fra­ga de­ci­dió en­ton­ces jun­to a sus co­la­bo­ra­do­res re­cha­zar cual­quier car­go que le ofre­cie­sen en el nue­vo Go­bierno pa­ra man­te­ner­se co­mo op­ción de re­cam­bio en ca­so de que Arias fra­ca­sa­ra.

Pe­ro fi­nal­men­te no pu­do re­sis­tir­se a la ten­ta­ción y cam­bió de opi­nión a las po­cas ho­ras. El po­der le gus­ta­ba de­ma­sia­do. El Rey le ha­bía ofre­ci­do ser el nú­me­ro dos de Arias: vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno y mi­nis­tro de la Go­ber­na­ción. Acep­tar aque­llo fue, se­gu­ra­men­te, el ma­yor error de su vi­da. Era a to­das lu­ces un ofre­ci­mien­to en­ve­ne­na­do, por­que con ETA fuer­te y la ca­lle con­vul­sa, la si­lla de mi­nis­tro del In­te­rior se pa­re­cía bas­tan­te a una ho­gue­ra. “Sa­bía que aque­llo era ir al ma­ta­de­ro [...] Pe­ro en aquel mo­men­to las con­se­cuen­cias me da­ban igual, me co­rres­pon­día ese pa­pel [...] Siem­pre he es­ta­do dis­pues­to a asu­mir pa­pe­les de gran des­gas­te co­mo ser­vi­cio a mi país”, se jus­ti­fi­ca Fra­ga an­te las cá­ma­ras.

Y así fue. Su repu­tación se fue yen­do al tras­te con­for­me avan­za­ban los acon­te­ci­mien­tos más trá­gi­cos de la Tran­si­ción: Mon­te­ju­rra, Vi­to­ria, huel­gas, “la ca­lle es mía”... Los es­pa­ño­les vie­ron la otra ca­ra de Fra­ga: “Tal vez fui un hom­bre au­to­ri­ta­rio por­que pa­sar de un ré­gi­men de au­to­ri­dad a un ré­gi­men de li­ber­tad exi­ge una tran­si­ción en la que se si­gue ejer­cien­do al­go de au­to­ri­dad”.

18

En­tie­rro. Los res­tos de Fra­ga fue­ron de­po­si­ta­dos en el ce­men­te­rio de Per­bes (La Co­ru­ña) en me­dio de una gran ex­pec­ta­ción.

19

Una vi­da en imá­ge­nes. 1) El ba­ño que le hi­zo cé­le­bre en Pa­lo­ma­res. 2) Jun­to a Ca­rri­llo en el tri­gé­si­mo aniver­sa­rio del 23-F. 3) Con Fran­cis­co Fran­co, que le hi­zo mi­nis­tro. 4) En 1990, en el con­gre­so del PP en el que le pa­só el tes­ti­go a Az­nar, rom­pió la car­ta de di­mi­sión que es­te le ha­bía en­tre­ga­do al gri­to de “en es­te par­ti­do no hay tu­te­las ni tu­tías”. 5) Prac­ti­can­do la pes­ca, una de sus con­ta­das afi­cio­nes.

Con Fi­del. En 1991 pa­só cin­co días en Cu­ba jun­to al co­man­dan­te e in­clu­so le pre­pa­ró una quei­ma­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.