La he­ren­cia de Fra­ga

Tiempo - - PORTADA - GREGORIO PE­CES- BAR­BA* * Gregorio Pe­ces-bar­ba fue uno de los po­nen­tes de la Cons­ti­tu­ción de 1978, jun­to a Ma­nuel Fra­ga.

En la lar­ga vi­da po­lí­ti­ca de Ma­nuel Fra­ga en su pri­me­ra eta­pa po­de­mos iden­ti­fi­car­le co­mo fran­quis­ta re­for­mis­ta con res­pues­tas am­bi­guas en la bue­na di­rec­ción –au­to­ri­za­ción pa­ra Cua­der­nos pa­ra el Diá­lo­go– y en la ma­la jus­ti­fi­can­do el con­fi­na­mien­to de pro­fe­so­res pro­gre­sis­tas con motivo de la muer­te –hoy ase­si­na­to- de Enrique Ruano, de acuer­do con el Tri­bu­nal Su­pre­mo. En es­te ca­so, re­fi­rién­do­se en­tre otros a mí, jus­ti­fi­có la san­ción, muy one­ro­sa, a pro­fe­so­res, en­tre ellos la mía, por “ha­ber co­la­bo­ra­do de al­gu­na ma­ne­ra con la sub­ver­sión es­tu­dian­til”.

Su ca­pa­ci­dad re­for­mis­ta se con­so­li­dó tras la muer­te de Fran­co y a esos ob­je­ti­vos de­di­có to­da su vi­da has­ta su en­fer­me­dad que le hi­zo di­mi­tir del Se­na­do en las úl­ti­mas elec­cio­nes. Tu­vo un pa­pel de­ci­si­vo y úni­co pa­ra atraer el mun­do de­mo­crá­ti­co y cons­ti­tu­cio­nal a sec­to­res am­plios e im­por­tan­tes de la de­re­cha. Mu­chos de ellos eran fran­quis­tas que con­si­de­ra­ban que el ré­gi­men se po­día su­ce­der a sí mis­mo. Fren­te a otros miem­bros de su gru­po que no vo­ta­ron la Cons­ti­tu­ción, lu­chó con leal­tad pa­ra que sa­lie­ra ade­lan­te, aunque no par­ti­ci­pa­ba de la bon­dad de to­dos sus pre­cep­tos, es­pe­cial­men­te los del Tí­tu­lo VIII so­bre las au­to­no­mías, aunque cuan­do le to­có apli­car­lo lo hi­zo con to­da leal­tad y con to­da exi­gen­cia. En al­gu­nos as­pec­tos su apor­ta­ción fue de­ci­si­va co­mo, por ejem­plo, en el te­ma del De­fen­sor del Pue­blo. El desa­rro­llo de ese te­ma en el ar­tícu­lo 54 de la Cons­ti­tu­ción se hi­zo a par­tir de una pro­po­si­ción de Ley del gru­po so­cia­lis­ta, por­que UCD en el Go­bierno nun­ca qui­so ha­cer­lo. El gru­po de Fra­ga co­la­bo­ró muy a fon­do, e in­clu­so la de­no­mi­na­ción vie­ne de una pro­pues­ta per­so­nal de Fra­ga. A lo lar­go del desa­rro­llo de la ins­ti­tu­ción Fra­ga si­guió muy de cer­ca la evo­lu­ción y cui­dó del buen fin de la mis­ma.

Du­ran­te mi pre­si­den­cia del Con­gre­so de los Dipu­tados co­la­bo­ró des­de el prin­ci­pio, al vo­tar­me su gru­po, con lo que fui el pre­si­den­te más vo­ta­do de la de­mo­cra­cia con 331 vo­tos de 350. Du­ran­te aque­lla le­gis­la­tu­ra co­la­bo­ró en la go­ber­na­bi­li­dad del país fa­ci­li­tan­do mi pro­pues­ta de reunio­nes pe­rió­di­cas en­tre el pre­si­den­te Gon­zá­lez y el je­fe de la Opo­si­ción, Ma­nuel Fra­ga. Fue­ron muy úti­les y ayu­da­ron a re­sol­ver mu­chos te­mas po­lí­ti­cos y a im­pul­sar mu­chos acuer­dos. En es­te de­ta­lle apa­re­ce el ca­rác­ter cons­truc­ti­vo y co­la­bo­ra­dor de Fra­ga, a di­fe­ren­cia de sus su­ce­so­res, Az­nar y Ra­joy, que nun­ca, ni en los te­mas más ge­ne­ra­les, ayu­da­ron al Go­bierno. Con él eran fá­ci­les el diá­lo­go y los acuer­dos. Por eso en mi eta­pa de pre­si­den­te crea­mos la fi­gu­ra de je­fe de la Opo­si­ción, po­nien­do a su dis­po­si­ción me­dios eco­nó­mi­cos, ma­te­ria­les y per­so­na­les pa­ra rea­li­zar su fun­ción. Al­gún me­dio de co­mu­ni­ca­ción atri­bu­ye es­ta or­ga­ni­za­ción al Go­bierno y a su pre­si­den­te. Así se es­cri­be la His­to­ria, por­que en Mon­cloa no sen­tían gran en­tu­sias­mo por la idea y lo hi­ce sin su pa­re­cer, co­mo de­ci­sión pro­pia y muy jus­ti­fi­ca­da del pre­si­den­te del Con­gre­so.

Creo que Fra­ga me­re­ce un pues­to de ho­nor en la his­to­ria de Es­pa­ña. Si ser con­se­cuen­te es a mi jui­cio una vir­tud, tam­bién lo es te­ner el va­lor de rec­ti­fi­car pa­ra se­guir el buen ca­mino.

Fra­ga (iz­quier­da), Cis­ne­ros (cen­tro) y Pe­ces-bar­ba (de­re­cha), du­ran­te los de­ba­tes cons­ti­tu­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.