Un hom­bre bueno y cer­cano

Tiempo - - PORTADA - AL­BER­TO RUI­ZGA­LLAR­DÓN* *Mi­nis­tro de Jus­ti­cia

Co­mo si de una len­te de­for­man­te se tra­ta­ra, la di­men­sión pú­bli­ca de una per­so­na pue­de ofre­cer en oca­sio­nes una ima­gen muy dis­tin­ta de la que en reali­dad le co­rres­pon­de. No pue­do sen­tir­lo de otro mo­do cuan­do, en es­tas ho­ras de aflic­ción, se agol­pan los re­cuer­dos per­so­na­les de una vi­da en la que a me­nu­do tu­ve el pri­vi­le­gio de tra­tar muy de cer­ca a don Ma­nuel. Fren­te al cli­ché que un jui­cio pre­ci­pi­ta­do po­día im­pro­vi­sar a par­tir de las apa­rien­cias de su tem­pe­ra­men­to, lo cier­to es que era per­so­na bon­da­do­sa y, por en­ci­ma de to­do, no­ble, que pu­so los in­tere­ses de Es­pa­ña siem­pre por de­lan­te de sí mis­mo y que no de­jó nun­ca de con­fiar en aque­llos que, co­mo yo en otro tiem­po, em­pe­za­ban a des­pun­tar des­de la más in­ge­nua y des­ca­ra­da ju­ven­tud. Qui­zá nun­ca se se­pa has­ta qué pun­to le preo­cu­pa­ban sus com­pa­trio­tas, así co­mo el res­pe­to sin­ce­ro que le ins­pi­ra­ban to­dos aque­llos que, con in­de­pen­den­cia de sus ideas, pien­san des­de el ri­gor y la bue­na vo­lun­tad. Fue, jun­to a mi pa­dre, Jo­sé Ma­ría Ruiz-ga­llar­dón, la per­so­na que más hon­da hue­lla ha de­ja­do en mi concepción de la po­lí­ti­ca, del ser­vi­cio pú­bli­co, de la res­pon­sa­bi­li­dad que su­po­ne com­pren­der que la reali­dad es muy im­per­fec­ta y de­be­mos ha­cer al­go pa­ra me­jo­rar­la. Fren­te a aque­llos que se de­jan lle­var por los ras­gos que más fá­cil­men­te se pres­ta­ban a la ca­ri­ca­tu­ra –y en una vo­lun­tad im­pe­tuo­sa co­mo la su­ya po­dían ser mu­chos– con­ser­vo la me­mo­ria de un hom­bre que me en­se­ñó a res­pe­tar el es­fuer­zo y la cons­tan­cia, y a quien vi no so­lo de­ci­dir, sino tam­bién fun­dar esa ca­pa­ci­dad de ac­ción en el diá­lo­go y la es­cu­cha aten­ta de aquel con quien coin­ci­día y con quien dis­cre­pa­ba. Qui­zá no sea ca­sual, en fin, que ha­ya si­do pre­ci­sa­men­te so­bre esa base de per­so­na­li­dad, tan afín a la exi­gen­cia de con­sen­so que en la Tran­si­ción for­mu­la­ba la so­cie­dad es­pa­ño­la, so­bre la que Ma­nuel Fra­ga ha­ya edi­fi­ca­do to­da una vi­da de en­tre­ga, im­po­si­ble de con­ce­bir en na­die que no hu­bie­ra si­do, co­mo él, un hom­bre bueno y cer­cano.

Un jo­ven Ga­llar­dón con­tem­pla a Fra­ga en pre­sen­cia de Jo­sé Ma­ría Ál­va­rez del Man­zano. Era 1989.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.