Ma­nuel Fra­ga y la teo­ría del ba­lan­dro

El ga­lle­go fue un po­lí­ti­co que des­de la dic­ta­du­ra ayu­dó al país a lle­gar has­ta la de­mo­cra­cia, que en­se­ñó a la de­re­cha fran­quis­ta a par­ti­ci­par en el jue­go de­mo­crá­ti­co.

Tiempo - - PORTADA - JO­SÉ ONE­TO

Con un so­lem­ne fu­ne­ral en la ca­te­dral de San­tia­go de Com­pos­te­la, ocu­pa­da por de­ce­nas y de­ce­nas de gai­te­ros que le ren­dían su úl­ti­mo ho­me­na­je, jun­to a mi­les de ga­lle­gos que le des­pe­dían con lá­gri­mas en los ojos, se han ce­rra­do los ac­tos fú­ne­bres en ho­nor de uno de los más im­por­tan­tes po­lí­ti­cos es­pa­ño­les del si­glo XX.

Un po­lí­ti­co que des­de la dic­ta­du­ra del ge­ne­ral Fran­co ayu­dó al país a lle­gar has­ta la de­mo­cra­cia, que en­se­ñó a la de­re­cha fran­quis­ta a par­ti­ci­par en el jue­go de­mo­crá­ti­co, que par­ti­ci­pó en la ela­bo­ra­ción de la Cons­ti­tu­ción de la con­cor­dia de 1978, que de­di­có to­da su vi­da al ser­vi­cio del Es­ta­do co­mo mi­nis­tro, em­ba­ja­dor, par­la­men­ta­rio y se­na­dor y que mu­rió en Ma­drid, a los 89 años, en un pe­que­ño pi­so de ca­te­drá­ti­co de uni­ver­si­dad, de ape­nas 90 me­tros cua­dra­do, ro­dea­do de su fa­mi­lia, ca­si en si­len­cio, y con el com­pro­mi­so de una des­pe­di­da aus­te­ra co­mo fue to­da su vi­da.

Por eso su se­pe­lio, sal­vo el fu­ne­ral en la ca­te­dral de San­tia­go, fue un adiós ín­ti­mo, aunque to­da la cla­se po­lí­ti­ca, in­clui­dos Sus Ma­jes­ta­des los Re­yes, pa­sa­ron por su ca­sa pa­ra una des­pe­di­da que no ha al­can­za­do la es­pec­ta­cu­la­ri­dad de los gran­des acon­te­ci­mien­tos, co­mo tal vez se me­re­cía pe­ro que no qui­so y a la que se negó. Pa­ra en­ten­der­lo a él, que era un hom­bre ex­ce­si­vo en to­do, so­bre to­do en ca­rác­ter, pa­ra en­ten­der su pa­pel en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, cuan­do se asig­nó, se­gún él, el pa­pel de abrir el ré­gi­men an­te­rior, hay que acu­dir a la ima­gen del ba­lan­dro, se­gún le con­fe­sa­ba a es­te cro­nis­ta en su des­pa­cho de pre­si­den­te de la Xun­ta ga­lle­ga en San­tia­go de Com­pos­te­la, en una am­plia en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en Tiem­po (nú­me­ro 897) con motivo de su me­dio si­glo de­di­ca­do a la vi­da po­lí- ti­ca que co­men­zó, con ape­nas 27 años, co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to de Cul­tu­ra His­pá­ni­ca y que ter­mi­nó, de he­cho, con la fun­da­ción del par­ti­do de la de­re­cha so­bre el que se asien­ta el bi­par­ti­dis­mo es­pa­ñol y con un es­ca­ño en el Se­na­do en la an­te­rior le­gis­la­tu­ra.

“Creo, en con­jun­to - de­cía Fra­ga-, en el pa­pel que me asig­né en el ré­gi­men an­te­rior: de abrir­lo, de pre­pa­rar la Tran­si­ción .Y des­pués en el que tu­ve cuan­do hu­bo que pe­lear y vol­ver a em­pe­zar. Pa­só co­mo en los ba­lan­dros,

que hay que echar­se a un la­do o a otro, se­gún có­mo va el vien­to. Y, a ve­ces, me to­có de­fen­der lo evi­den­te en la his­to­ria de Es­pa­ña”.

Al fi­nal es­ta­ba tan iden­ti­fi­ca­do con la te­sis del ba­lan­dro que ter­mi­nó an­dan­do co­mo si es­tu­vie­se per­ma­nen­te­men­te na­ve­gan­do en él, dan­do tum­bos, por­que, se­gún re­ve­la­ba en esa mis­ma en­tre­vis­ta, te­nía una pier­na más lar­ga que la otra y, aunque te­nía que ope­rar­se, nun­ca en­con­tra­ba el mo­men­to, por­que de­cía que no te­nía tiem­po pa­ra eso, pa­ra es­tar en la clí­ni­ca, ope­rar­se, es­pe­rar a la re­cu­pe­ra­ción y lue­go co­men­zar un pe­rio­do de reha­bi­li­ta­ción.

Eso sí, apro­ve­cha­ba el tiem­po al má­xi­mo, le­yen­do to­do, es­cri­bien­do to­do (en­ton­ces es­ta­ba ter­mi­nan­do el ter­cer vo­lu­men de sus me­mo­rias, que que­ría ti­tu­lar Fi­nal en el No­roes­te), de­vo­ran­do una agen­da diabólica de do­ce o ca­tor­ce ho­ras de tra­ba­jo o vi­si­tan­do pue­blos y al­deas co­mo pre­si­den­te de Ga­li­cia que fue du­ran­te 15 años, des­de 1990 a 2005. Hi­zo de to­do me­nos ga­nar di­ne­ro y se ex­tra­ñó en­ton­ces cuan­do le pre­gun­té si no ha­bía sen­ti­do la ten­ta­ción de de­di­car­se a ac­ti­vi­da­des pri­va­das que le com­pen­sa­ran más, eco­nó­mi­ca­men­te, que la la­bor po­lí­ti­ca a la que ha­bía de­di­ca­do to­da su vi­da.

Un pe­que­ño pi­so y un mi­llón.

“Du­ran­te ca­si tres años –me di­jo- de­ci­dí de­di­car­me a la em­pre­sa pri­va­da. Me ofre­cie­ron una em­pre­sa de vi­drio y acep­té pa­ra de­mos­trar­me a mí mis­mo, y a los de­más, que po­día vi­vir fue­ra de la po­lí­ti­ca, y por­que me pa­re­ció in­tere­san­te ver el otro la­do de la ba­rre­ra. Hay que sa­ber có­mo se cua­dra un ba­lan­ce, por­que con di­ne­ro pú­bli­co y con pól

vo­ra del Rey, co­mo sue­le de­cir­se, ti­ra cual­quie­ra. Lue­go fui pre­si­den­te de unas so­cie­da­des, di­rec­tor ge­ne­ral de una de las ma­yo­res cer­ve­ce­ras de en­ton­ces de Es­pa­ña, El Águi­la. En de­fi­ni­ti­va, apren­dí mu­cho y me vino muy bien. Y ten­go que de­cir que pa­ra mi fa­mi­lia fue­ron los años más tran­qui­los que les di y los me­nos, di­ga­mos [ri­sas], des­agra­da­bles des­de el pun­to de vista eco­nó­mi­co, por­que la vi­da pú­bli­ca, lle­va­da ho­nes­ta­men­te, no da mu­cho di­ne­ro”.

Da tan po­co, por lo me­nos lle­va­da ho­nes­ta­men­te, co­mo de­cía Ma­nuel Fra­ga –al­go ra­ro hoy, a la vista de la ola de co­rrup­ción pro­ta­go­ni­za­da por un sec­tor de la cla­se po­lí­ti­ca que si­gue dis­pa­ran­do con pól­vo­ra del Rey y que ade­más se que­da con esa pól­vo­ra-, que, tras mu­chos años de­di­ca­dos a la po­lí­ti­ca, na­ve­gan­do en dis­tin­tos ba­lan­dros, lo úni­co que le ha que­da­do a su fa­mi­lia es un pe­que­ño pi­so en el ba­rrio ma­dri­le­ño de Ar­güe­lles y po­co me­nos de un mi­llón de eu­ros en fon­dos de in­ver­sión y pla­nes de pen­sio­nes.

Pe­se a ello, cuan­do lle­gó la di­mi­sión de Arias tras el blo­queo de la re­for­ma po­lí­ti­ca, Fra­ga vol­vió a ver una opor­tu­ni­dad pa­ra al­can­zar la Pre­si­den­cia, pe­ro de nue­vo se que­dó a las puer­tas. De en­tre la ter­na que el pre­si­den­te de las Cor­tes, Tor­cua­to Fernández Mi­ran­da, le lle­vó al Rey, es­te se de­can­tó por el jo­ven Adol­fo Suá­rez. “Era evi­den­te que yo hu­bie­ra pre­fe­ri­do otra co­sa”. A Fra­ga le ofre­cie­ron se­guir de nú­me­ro dos, pe­ro es­ta vez, es­car­men­ta­do, no acep­tó.

Pri­me­ras elec­cio­nes: 16 es­ca­ños.

Tras su sa­li­da del Go­bierno em­pe­zó a per­ge­ñar un par­ti­do po­lí­ti­co con va­rios ex­mi­nis­tros de Fran­co pa­ra in­ten­tar con­se­guir su ob­je­ti­vo so­ña­do por la vía de las ur­nas. Pe­ro la pri­me­ra ex­pe­rien­cia fue desas­tro­sa: ape­nas 16 es­ca­ños, si bien le per­mi­tie­ron a él ser uno de los po­nen­tes de la Cons­ti­tu­ción.

Con el pa­so de los años, y el nau­fra­gio de la UCD de Suá­rez, Fra­ga fue con­so- li­dan­do su Alian­za Po­pu­lar, pe­ro nun­ca pu­do de­rro­tar a Felipe Gon­zá­lez, su bes­tia ne­gra, al­go que sí lo­gró en 1996 su su­ce­sor en el par­ti­do, Jo­sé Ma­ría Az­nar. Qui­zás por ello Fra­ga siem­pre se con­so­ló con una fra­se del ro­man­ce­ro es­pa­ñol: “Si no ven­cí re­yes mo­ros, al me­nos en­gen­dré quien los ven­cie­ra”.

Y pa­ra des­qui­tar­se de no ha­ber po­di­do ser pre­si­den­te de Es­pa­ña, Fra­ga se re­fu­gió en su tie­rra, Ga­li­cia, don­de sí pu­do di­ri­gir el Go­bierno re­gio­nal du­ran­te 15 años a pe­sar de no ha­ber con­fia­do nun­ca en el Es­ta­do au­to­nó­mi­co. “Qui­se de­mos­trar que las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas po­dían fun­cio­nar sin caer en el na­cio­na­lis­mo”, se jus­ti­fi­ca­ba cuan­do le re­pro­cha­ban su cam­bio de pos­tu­ra.

En 2005 per­dió la Xun­ta por un so­lo es­ca­ño y en­con­tró re­fu­gio en el Se­na­do, don­de pa­só su úl­ti­ma eta­pa. Mal­tre­cho de sa­lud, en 2011 de­ci­dió re­ti­rar­se. Fue se­na­dor has­ta el pa­sa­do 20-N y, qui­zás no por ca­sua­li­dad, el fin de su vi­da ha coin­ci­di­do con el fin de su tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca. El hom­bre que na­ció pa­ra man­dar ha muer­to cuan­do ha per­di­do el úl­ti­mo car­go pú­bli­co que le que­da­ba. El pa­sa­do 15 de enero un fa­llo car­dia­co le pro­vo­có la muer­te en su ca­sa de Ma­drid. Ha­bía con­su­mi­do con cre­ces las siete eda­des de las que ha­bla­ba Sha­kes­pea­re en su fa­mo­so mo­nó­lo­go.

Jun­tos. Jo­sé One­to y Ma­nuel Fra­ga, en una de su múl­ti­ples en­tre­vis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.