Fue fran­quis­ta y fue de­mó­cra­ta, fue du­ro y fue tierno, fue an­ti­co­mu­nis­ta, pe­ro abra­zó a Fi­del Cas­tro

Tiempo - - OPINIÓN -

mía” pa­ra ha­cer­la más tran­si­ta­ble, era un ju­ga­dor de do­mi­nó que ca­za­ba re­be­cos, era im­pa­cien­te y aguan­ta­ba in­mó­vi­les ho­ras en el río es­pe­ran­do que pi­ca­se un reo o un sal­món, ad­mi­ra­ba a Cá­no­vas, a Chur­chill y a sus pai­sa­nos de Fi­nis­te­rre, era un aper­tu­ris­ta pa­ra los di­no­sau­rios y un di­no­sau­rio pa­ra los aper­tu­ris­tas, era ele­gan­te o tos­co, gentle­man o la­brie­go se­gún el día, em­bes­tía de fren­te y te­nía mil ros­tros, tu­vo po­der y mu­rió sin ha­ber­se en­ri­que­ci­do, se cre­cía en los ven­da­va­les y se de­rrum­ba­ba an­te la mi­ra­da de un ni­ño.

Va a te­ner­lo com­pli­ca­do la His­to­ria pa­ra juz­gar a es­te ga­lle­go que se ba­ñó en Pa­lo­ma­res y que usa­ba bom­bín en Londres, y en cu­ya muer­te sus de­trac­to­res le rin­den ho­me­na­je y lo re­cuer­dan co­mo uno de los pa­dres de la Cons­ti­tu­ción. En Fra­ga no se en­cie­rra un hom­bre, sino un par­la­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.