Los on­ce mi­nis­tros de Fran­co que to­da­vía si­guen vi­vos

Ma­nuel Fra­ga no era el úl­ti­mo de los mi­nis­tros con vi­da del dic­ta­dor. La ma­yo­ría de ellos apro­ve­chó las opor­tu­ni­da­des de la Tran­si­ción sin re­ne­gar de su pa­sa­do.

Tiempo - - PORTADA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ

son los úl­ti­mos de una épo­ca que se re­cuer­da en blan­co y ne­gro, y en­tre to­dos ellos su­man 1.000 años. El ge­ne­ral Fran­cis­co Fran­co cons­ti­tu­yó 15 go­bier­nos en sus ca­si 40 años de dic­ta­du­ra, el pri­me­ro an­tes de que aca­ba­se la Guerra Ci­vil, y jun­to a él se sen­ta­ron a lo lar­go de sus años en el po­der un to­tal de 124 mi­nis­tros. Tras el fa­lle­ci­mien­to de Ma­nuel Fra­ga, so­la­men­te que­dan 11 per­so­nas con vi­da que ha­yan par­ti­ci­pa­do en al­guno de los Con­se­jos de Mi­nis­tros del an­te­rior je­fe del Es­ta­do.

Fra­ga era el de­cano de los mi­nis­tros de Fran­co, ya que em­pe­zó a di­ri­gir el Mi­nis­te­rio de In­for­ma­ción y Tu­ris­mo en 1962, y esa con­di­ción pa­sa aho­ra a Jo­sé Luis Vi­llar Pa­la­sí, quien va a cum­plir 90 años en oc­tu­bre y que en ple­nas huel­gas uni­ver­si­ta­rias de 1968 sus­ti­tu­yó a Ma­nuel Lo­ra-ta­ma­yo al fren­te de Edu­ca­ción. Es­tu­vo cin­co años al fren­te de es­te de­li­ca­do mi­nis­te­rio y aho­ra es un pro­di­gio de as­pec­to, li­ge­re­za y lo­cua­ci­dad, se­gún re­la­tó El Mun­do en un reportaje don­de apa­re­cía al­guno de ellos en no­viem­bre de 2010.

Le­tra­do del Con­se­jo de Es­ta­do, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Ad­mi­nis­tra­ti­vo, Vi­llar Pa­la­sí vi­ve plá­ci­da­men­te en Va­len­cia y le ha co­gi­do gus­to a los deportes orien­ta­les y len­guas co­mo el ja­po­nés o el chino. En 1969 se in­cor­po­ra­ron al Go­bierno Al­ber­to Mon­real Lu­que (Ha­cien­da), Jo­sé Ma­ría López de Le­to­na (In­dus­tria) y Li­ci­nio de la Fuen­te (Tra­ba­jo). El pri­me­ro fue ce­sa­do por Ca­rre­ro Blan­co en 1973 y al año si­guien­te fue de­sig­na­do pre­si­den-

te de Ta­ba­ca­le­ra, cuan­do to­da­vía era un mo­no­po­lio es­ta­tal, car­go en el que es­tu­vo has­ta 1982. Hoy en día cuen­ta con 85 años.

López de Le­to­na (89 años) aguan­tó has­ta la lle­ga­da de Car­los Arias Na­va­rro y en 1976, a co­mien­zos de la Tran­si­ción, fue de­sig­na­do go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, don­de es­tu­vo dos años. Pos­te­rior­men­te fue vi­ce­pre­si­den­te y con­se­je­ro de­le­ga­do de Ba­nes­to. Por su par­te, Li­ci­nio de la Fuen­te (88) os­ten­ta el ho­nor de ser el mi­nis­tro vi­vo que más tiem­po es­tu­vo con Fran­co: al fren­te de Tra­ba­jo es­tu­vo has­ta 1975 y en su úl­ti­ma eta­pa con Arias Na­va­rro as­cen­dió a vi­ce­pre­si­den­te ter­ce­ro del Eje­cu­ti­vo. Sin em­bar­go, di­mi­tió en mar­zo de ese año por di­sen­sio­nes en po­lí­ti­ca so­cial.

De la Fuen­te fue sus­ti­tui­do por Fer­nan­do Suá­rez (78), quien so­lo es­tu­vo en el úl­ti­mo y breve Go­bierno de Fran­co. Tras su ce­se par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en la Tran­si­ción, pri­me­ro con UCD y lue­go con la AP de Fra­ga. Fue uno de los de­fen­so­res de la ley de la Re­for­ma Po­lí­ti­ca en 1976, con la que las Cor­tes fran­quis­tas se hi­cie­ron su pro­pio ha­ra­qui­ri an­tes de las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, y en la ac­tua­li­dad si­gue lleno de vi­ta­li­dad.

El más rea­cio a los cam­bios que se pro­du­je­ron en Es­pa­ña tras la muer­te del dic­ta­dor ha si­do el ma­la­gue­ño Jo­sé Utre­ra Mo­li­na (85), quien tras un breve tiem­po co­mo mi­nis­tro de Vi­vien­da fue ele­gi­do a prin­ci­pios de 1974 se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Mo­vi­mien­to, el ór­gano des­de el que se con­tro­la­ba Fa­lan­ge.

Fa­mi­liar de Ruiz-ga­llar­dón.

Utre­ra es sue­gro de Al­ber­to Ruiz-ga­llar­dón y siem­pre ha de­fen­di­do en do­cu­men­ta­les y li­bros la fi­gu­ra del dic­ta­dor y el le­ga­do del fran­quis­mo. Es co­no­ci­da su ob­se­sión por la en­se­ña pre­cons­ti­tu­cio­nal has­ta el pun­to de que ti­tu­ló sus me­mo­rias Sin cam­biar de ban­de­ra.

En 2007 es­cri­bió un ar­tícu­lo en Abc en el que des­ca­li­fi­ca­ba la re­ti­ra­da de ho­no­res a Fran­co por par­te del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid, di­ri­gi­do por aquel en­ton­ces por su yerno. “Yo de­cla­ro aquí, en es­te ar­tícu­lo, mi leal­tad a Fran­cis­co Fran­co. Lo ha­go cons­cien­te de los ata­ques que aún he de re­ci­bir, de las in­ju­rias que van a cu­brir mi nom­bre, de las pa­tra­ñas que van a en­vol­ver la ver­dad que de­fien­do, pe­ro en­tien­do que esa leal­tad ju­ra­da me obli­ga has­ta el úl­ti­mo día de mi exis­ten­cia”, hi­zo hin­ca­pié es­te abo­ga­do que no re­nie­ga del fa­lan­gis­mo.

Me­nos po­lé­mi­cas han si­do las vi­das de An­to­nio Ba­rre­ra de Iri­mo (83) y An­to­nio Ca­rro (88). El pri­me­ro pa­só de ser pre­si­den­te de Te­le­fó­ni­ca a di­ri­gir el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da y tras la muer­te de Ca­rre­ro Blan­co as­cen­dió a una de las vi­ce­pre­si­den­cias ba­jo Arias Na­va­rro. Sin em­bar­go, re­nun­ció en oc­tu­bre de 1974 en so­li­da­ri­dad con Pío Ca­ba­ni­llas, ce­sa­do por su ta­lan­te aper­tu­ris­ta. Por su par­te, Ca­rro fue mi­nis­tro de Pre­si­den­cia y, co­mo tal, desem­pe­ñó un pa­pel cla­ve en la ce­sión del Sáha­ra a Ma­rrue­cos y Mau­ri­ta­nia.

Las cu­rio­si­da­des hay que bus­car­las en las bio­gra­fías de Fer­nan­do de Li­ñán (81) y Jo­sé Sán­chez-ven­tu­ra (89). El pri­me­ro le bir­ló a Adol­fo Suá­rez el pues­to de mi­nis­tro de In­for­ma­ción y Tu­ris­mo en 1973, mien­tras que el se­gun­do tu­vo que cer­ti­fi­car co­mo mi­nis­tro de Jus­ti­cia la muer­te del ge­ne­ral y el nom­bra­mien­to del Rey. El úl­ti­mo por glo­sar es Jo­sé Ga­ma­zo (81), mano de­re­cha de Ca­rre­ro Blan­co has­ta el ase­si­na­to del al­mi­ran­te.

En el Par­do. Jo­sé Utre­ra Mo­li­na ju­ró su car­go en el des­pa­cho de Fran­co.

Jo­sé Luis Vi­llar Pa­la­sí

Fer­nan­do de Li­ñán

An­to­nio Ba­rre­ra de Iri­mo

Al­ber­to Mon­real

Li­ci­nio de la Fuen­te

Jo­sé Sán­chez-ven­tu­ra

An­to­nio Ca­rro

Fer­nan­do Suá­rez

Jo­sé López de Le­to­na

Jo­sé Ga­ma­zo Man­glano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.