“Fra­ga es un re­fe­ren­te y el fun­da­dor del ga­lle­guis­mo mo­derno”

JO­SÉ MA­NUEL BA­RREI­RO POR­TA­VOZ DEL PP EN EL SE­NA­DO. Pa­ra la ma­yo­ría es un au­tén­ti­co des­co­no­ci­do, pe­ro es­te se­na­dor ga­lle­go tie­ne una lar­ga tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca. Fue vi­ce­pre­si­den­te de la Xun­ta con Fra­ga. La pa­sa­da le­gis­la­tu­ra dio la ba­ta­lla eco­nó­mi­ca co­mo

Tiempo - - ENTREVISTA - POR SIL­VIA GAMO FO­TO: AN­TO­NIO HEREDIA sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Fue vi­ce­pre­si­den­te de la Xun­ta con Ma­nuel Fra­ga, ¿Qué le en­se­ñó? El ri­gor, la ho­nes­ti­dad y la dis­ci­pli­na. Era un hom­bre muy di­fí­cil, pe­ro su vo­ca­ción de ser­vi­cio era una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que me­jor le de­fi­nían. Era exi­gen­te, so­bre to­do, con­si­go mis­mo.

¿Fue su men­tor en po­lí­ti­ca? Yo ha­bía en­tra­do an­tes en el Par­la­men­to ga­lle­go pe­ro siem­pre tu­ve una re­la­ción muy es­tre­cha con él. Siem­pre fue un re­fe­ren­te en lo po­lí­ti­co y en lo per­so­nal. Esa re­fe­ren­cia co­bra más ac­tua­li­dad aho­ra que la cla­se po­lí­ti­ca es cues­tio­na­da por una par­te de la so­cie­dad. De­be­mos te­ner pre­sen­te su ejem­plo. In­clu­so sus de­trac­to­res re­co­no­cen su ho­nes­ti­dad y en­tre­ga ab­so­lu­ta. Es un ejem­plo a se­guir. Us­ted le co­no­cía bien. ¿Có­mo cree que le gus­ta­ría ser re­cor­da­do? Co­mo un ser­vi­dor pú­bli­co, una per­so­na com­pro­me­ti­da con su país, con su tie­rra. Fra­ga es el au­tén­ti­co au­tor del ga­lle­guis­mo mo­derno, por la de­fen­sa de nues­tras se­ñas de iden­ti­dad, sin po­si­cio­nes de ex­clu­sión, su­man­do. ¿Qué ti­po de por­ta­vo­cía quie­re ejer­cer en el Se­na­do? En­tre to­dos te­ne­mos que con­tri­buir a re­sol­ver el pro­ble­ma que es­tá vi­vien­do Es­pa­ña, ese es el ob­je­ti­vo que plan­teó el pre­si­den­te del Go­bierno. Ahí el Se­na­do tie­ne un pa­pel im­por­tan­te pa­ra crear un mar­co le­gis­la­ti­vo que con­tri­bu­ya a fre­nar las san­grías que te­ne­mos con los cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos y con el dé­fi­cit pú­bli­co. Te­ne­mos que es­tar muy pe­ga­dos a la ciu­da­da­nía pa­ra de­tec­tar esos pro­ble­mas y trans­for­mar­los en ini­cia­ti­vas que con­tri­bu­yan a crear el mar­co so­cio­eco­nó­mi­co que el país ne­ce­si­ta pa­ra co­rre­gir esa si­tua­ción. Hay mu­chos que pi­den la di­so­lu­ción del Se­na­do por­que lo con­si­de­ran inú­til, y más en un tiem­po de re­cor­tes... So­mos cons­cien­tes de que en la ca­lle hay una cier­ta im­pre­sión de no en­ten­der el pa­pel del Se­na­do, y te­ne­mos que con­tri­buir a cam­biar esa per­cep­ción. El Se­na­do tie­ne que ser más ágil. La Cons­ti­tu­ción le re­co­no­ce dos fun­cio­nes: cá­ma­ra de se­gun­da lec­tu­ra y de re­pre­sen­ta­ción te­rri­to­rial. Por eso hay pro­ce­sos le­gis­la­ti­vos que de­be­rían ha­cer­se en pri­me­ra ins­tan­cia en el Se­na­do. Si ha­bla­mos de fi­nan­cia­ción de ha­cien­das lo­ca­les el debate ten­dría que dar­se aquí, por­que es te­rri­to­rial; tam­bién si ha­bla­mos de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca, de re­for­mas de Es­ta­tu­to, et­cé­te­ra. Con­se­gui­ría­mos ma­yor ac­ti­vi­dad le­gis­la­ti­va por­que no es­ta­ría­mos su­pe­di­ta­dos a la po­si­ble de­mo­ra del Con­gre­so y nos com­ple­men­ta­ría­mos per­fec­ta­men­te. Se pue­de ha­cer sin re­for­mar la Cons­ti­tu­ción.

¿Y có­mo se pue­de ha­cer? Sen­ci­lla­men­te, lle­gan­do a un acuer­do en­tre to­dos los gru­pos, con el Con­gre­so, en­tre los par­ti­dos más re­pre­sen­ta­ti­vos pa­ra que efec­ti­va­men­te eso sea así.

¿Se lo ha co­men­ta­do al pre­si­den­te?

No, pe­ro es un debate que de­be­mos dar, no qui­ta­ría pro­ta­go­nis­mo al Con­gre­so, sino que le per­mi­ti­ría agi­li­zar de­ba­tes. Por ejem­plo, pa­ra dar uti­li­dad a la cá­ma­ra, ¿se­ría par­ti­da­rio de que aquí se ha­bla­ran las len­guas co­fi­cia­les?

Eso ya se ha­ce. Yo soy ga­lle­go y...

¿Usa el ga­lle­go en sus in­ter­ven­cio­nes? Soy ga­lle­goha­blan­te, apren­dí an­tes el ga­lle­go que el cas­te­llano. Di­cho es­to, no me pa­re­ce cohe­ren­te que si en los pa­si­llos del Se­na­do nos en­ten­de­mos en cas­te­llano, ¿por qué te­ne­mos que bus­car un sis­te­ma de tra­duc­ción en el he­mi­ci­clo? Si el ar­gu­men­to es que es ne­ce­sa­rio que en el Se­na­do se de­fien­da la prin­ci­pal se­ña de iden­ti­dad, eso ya se ve­nía ha­cien­do en la Co­mi­sión de Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas, que es el ór­gano re­pre­sen­ta­ti­vo. Con ese mis­mo ar­gu­men­to el Se­na­do en­te­ro se­ría el ór­gano re­pre­sen­ta­ti­vo, por­que es la cá­ma­ra te­rri­to­rial. To­tal­men­te de acuer­do pe­ro, ¿esa es la prio­ri­dad del Se­na­do aho­ra? En un país que tie­ne más de cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos, que es­tá en un 8% de dé­fi­cit, al que se le es­tán pi­dien­do sa­cri­fi­cios im­por­tan­tes, la prio­ri­dad del Se­na­do es que te­ne­mos que ha­blar a tra­vés de un pin­ga­ni­llo y pa­gar un sis­te­ma de tra­duc­ción pa­ra po­der en­ten­der­nos en los idio­mas. Fran­ca­men­te, un ga­lle­goha­blan­te cree que no. An­tes ha­blá­ba­mos del pa­pel del Se­na­do. Mal ejem­plo da­ría­mos si el debate es si te­ne­mos que ha­blar de una u otra for­ma cuan­to to­dos so­mos ca­pa­ces de en­ten­der­nos.

El ex­pre­si­den­te Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro com­pa­re­cía una vez al mes en el Se­na­do. ¿Ra­joy ha­rá lo mis­mo? Sí, creo que sí. Es­toy se­gu­ro de que Ma­riano Ra­joy, que es una per­so­na na­da du­do­sa en re­la­ción al pa­pel que tie­ne que cum­plir el Se­na­do y de­fen­sor de ese pa­pel, asu­mi­rá la pre­sen­cia que se es­ti­me con­ve­nien­te. ¿Le gus­ta­ría que vi­nie­ra por lo me­nos una vez al mes?

Sí, es­ta­ría to­tal­men­te de acuer­do.

¿Lo ha ha­bla­do ya con él? Lo ha­bla­ré, pe­ro creo que es una fór­mu­la apro­pia­da. Tra­ta­re­mos de com­pa­gi­nar­lo con la agen­da del pre­si­den­te. Ra­joy ha rea­li­za­do el ma­yor re­cor­te de la de­mo­cra­cia sin anun­ciar­lo en el Con­gre­so. De­be­mos te­ner pre­sen­te qué es­ce­na­rio con­tem­plá­ba­mos y con cuál nos en­con­tra­mos una se­ma­na des­pués. En su dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra Ra­joy con­tem­pla­ba un es­ce­na­rio que ade­más era el que la pro­pia ex­vi­ce­pre­si­den­ta eco­nó­mi­ca, Ele­na Sal­ga­do, ha­bía di­cho, tan­to es así que ella asen­tía. En ese con­tex­to no se plan­tea­ba una subida de im­pues­tos. Ra­joy, con va­len­tía, le di­ce a la so­cie­dad es­pa­ño­la: “Mi­ren, no ten­go otra al­ter­na­ti­va que pe­dir­les un sa­cri­fi­cio de ca­rác­ter tem­po­ral” y se con­cre­ta en una subida del Im­pues­to de Bie­nes In­mue­bles y de una subida del Im­pues­to de la Ren­ta de las Per­so­nas Fí­si­ca, ex­pli­can­do por qué y ha­cién­do­lo con cla­ri­dad. Pe­ro se tra­ta del ma­yor re­cor­te de la de­mo­cra­cia. ¿No de­be­ría ha­ber­lo he­cho en se­de par­la­men­ta­ria?

Lo hi­cie­ron la se­ma­na pa­sa­da.

Ra­joy ha di­cho que no con­tem­pla­ba la subida del IVA. ¿Tie­ne cre­di­bi­li­dad? ¿Qué ga­ran­tía tie­nen los ciu­da­da­nos de que no va a pa­sar con el IVA lo mis­mo que con el IRPF? Ra­joy tie­ne to­da la cre­di­bi­li­dad. De­be­mos te­ner pre­sen­te qué es­ce­na­rio con­tem­plá­ba­mos, con un dé­fi­cit del 6%, y con qué es­ce­na­rio nos en­con­tra­mos una se­ma­na des­pués, con uno del 8%. Por eso mis­mo no sa­be­mos có­mo va a evo­lu­cio­nar la eco­no­mía. Hay una di­fe­ren­cia im­por­tan­te. Aho­ra no es el Go­bierno de Za­pa­te­ro, sino el de Ra­joy quien tie­ne la in­for­ma­ción y to­ma las de­ci­sio­nes. Aho­ra es un Go­bierno res­pon­sa­ble y com­pro­me­ti­do con la si­tua­ción de es­te país. La ac­tua­ción en ma­te­ria eco­nó­mi­ca tie­ne que ser coor­di­na­da, y aho­ra es­ta­mos an­te un Go­bierno que res­pon­de a esa for­ma de ac­tuar y que es creí­ble. Di­ce que se­rá coor­di­na­da. Ya he­mos vis­to las pri­me­ras con­tra­dic­cio­nes. ¿No de­be­ría ha­ber una vi­ce­pre­si­den­cia eco­nó­mi­ca? No hay ma­yor coor­di­na­ción que el que sea el pro­pio pre­si­den­te del Go­bierno el que asu­ma esa ta­rea. La te­ne­mos al má­xi­mo ni­vel po­si­ble, que es la del pro­pio pre­si­den­te del Go­bierno. Sin­ce­ra­men­te, ¿cree que es­tas me­di­das van a crear em­pleo en Es­pa­ña? Ma­riano Ra­joy y la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno di­je­ron que es­to era el ini­cio del ini­cio, y es­to hay que com­ple­men­tar­lo con las re­for­mas que ya se han ex­pli­ca­do, que ya se han pues­to en­ci­ma de la me­sa, y en los Pre­su­pues­tos que se pre­sen­ten en mar­zo va­mos a ver si efec­ti­va­men­te es ne­ce­sa­rio con­ti­nuar con me­di­das de ajus­te. El Es­ta­do no es so­la­men­te el Go­bierno cen­tral, sino las au­to­no­mías, los ayun­ta­mien­tos. ¿Qué par­te de cul­pa tie­nen las au­to­no­mías go­ber­na­das por el Par­ti­do Po­pu­lar, que son la ma­yo­ría, en ese dé­fi­cit? Bueno, son la ma­yo­ría aho­ra, pe­ro el PP no es cul­pa­ble del dé­fi­cit que hay en Cas­ti­lla-la Man­cha. Pe­ro sí del de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, que es la ter­ce­ra más gran­de. Se­gu­ra­men­te te­ne­mos una par­te de res­pon­sa­bi­li­dad, y hay que asu­mir­la. Las au­to­no­mías tie­nen que par­ti­ci­par en ese pro­ce­so. Ma­riano Ra­joy lo ex­pli­có muy cla­ra­men­te: el dé­fi­cit del 8% tie­ne una par­te im­por­tan­te que es del Es­ta­do, se­gu­ra­men­te la más sig­ni­fi­ca­ti­va, pe­ro hay otra par­te que es de la es­truc­tu­ra del te­rri­to­rio, tan­to au­to­no­mías co­mo ayun­ta­mien­tos, y has­ta aho­ra no se ha cum­pli­do. Es de­cir, si el ob­je­ti­vo era el 1,3%, las au­to­no­mías es­tán en el do­ble de esa ci­fra, en torno a un 2,5%-2,7% de dé­fi­cit. Hay que re­con­du­cir esa si­tua­ción, y ahí ten­dre­mos que ha­cer­lo to­dos. ¿Por qué no lo han he­cho an­tes? La Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na lle­va en sus ma­nos mu­chos años. Pues ha­brá que pre­gun­tár­se­lo a los res­pon­sa­bles de la Ge­ne­ra­li­tat Va­len­cia­na, no­so­tros en Ga­li­cia lo he­mos he­cho. En Ma­drid, Es­pe­ran­za Agui­rre es­tu­dia ba­jar su par­te del IRPF. ¿Es un desai­re al Go­bierno de Ra­joy? No. No es in­com­pa­ti­ble, por­que las au­to­no­mías tie­nen com­pe­ten­cias so­bre un tra­mo del IRPF. ¿No se lo han to­ma­do co­mo un desai­re? No, la cla­ve es­tá en que hay que cum­plir el ob­je­ti­vo del dé­fi­cit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.