El cuer­po a cuer­po Ru­bal­ca­ba-cha­cón

El re­sul­ta­do de la contienda en­tre los dos as­pi­ran­tes a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del PSOE es­tá en el ai­re y aún exis­te la po­si­bi­li­dad de que apa­rez­ca un ter­cer can­di­da­to.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

si la agru­pa­ción de cham­be­rí, una de las más an­ti­guas de Es­pa­ña, fue­ra real­men­te re­pre­sen­ta­ti­va de lo que pien­sa el mi­li­tan­te del PSOE, o si cre­yé­se­mos los re­sul­ta­dos de las en­cues­tas de La Sex­ta, uno de los bra­zos me­diá­ti­cos, jun­to al dia­rio El Mun­do, de la can­di­da­ta ca­ta­la­na, Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba po­dría dar­se por se­gu­ro per­de­dor en la ba­ta­lla con­tra Car­me Cha­cón por la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del par­ti­do, cu­yo re­sul­ta­do se di­lu­ci­da­rá en el con­gre­so con­vo­ca­do en Se­vi­lla la pri­me­ra se­ma­na de fe­bre­ro.

La pa­sa­da se­ma­na, el día de la elec­ción de los de­le­ga­dos pa­ra el Con­gre­so Re­gio­nal, que a su vez eli­ge a los del Con­gre­so Fe­de­ral, que nom­bra­rán al su­ce­sor de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro al fren­te del Par­ti­do So­cia­lis­ta, en la agru­pa­ción de Cham­be­rí, que es a la que per­te­ne­ce Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, los ru­bal­ca­bis­tas, que prác­ti­ca­men­te ha­bían ocu­pa­do el local con Jai­me Lis­sa­vetzky al fren­te e in­clu­so con al­gu­nos de los fa­mi­lia­res del ex­mi­nis­tro del In­te­rior y ex­vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno en­tre los que se en­con­tra­ba su es­po­sa,

Pi­lar Go­ya, da­ban por se­gu­ro ven­ce­dor al po­lí­ti­co cán­ta­bro. Sin em­bar­go, la sor­pre­sa fue ma­yús­cu­la cuan­do se co­no­ció el re­sul­ta­do fi­nal de la con­sul­ta: 140 de­le­ga­dos vo­ta­ron a fa­vor de Car­me Cha­cón, 14 más que los par­ti­da­rios de Ru­bal­ca­ba, que ni con los seis vo­tos en blan­co hu­bie­ra con­se­gui­do el em­pa­te con el que al­gu­nos se hu­bie­ran con­for­ma­do. aunque es ver­dad que la ex­mi­nis­tra de De­fen­sa y pro­te­gi­da de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro -es el que más la ha ani­ma­do a dar la ba­ta­lla en el con­gre­so de Se­vi­lla de fe­bre­ro- no ha apor­ta­do ni una so­la idea a ese Par­ti­do So­cia­lis­ta re­no­va­do que di­ce que­rer, en al­gu­nos círcu­los (qui­zás por la edad, qui­zás por la pro­pia va­len­tía de pre­sen­tar­se con­tra un pe­so pe­sa­do de la ex­pe­rien­cia del ex­vi­ce­pre­si­den­te, qui­zás por la an­gus­tia de en­con­trar de­ses­pe­ra­da­men­te, co­mo ocu­rrió en el año 2000, una ter­ce­ra vía an­te la pro­fun­da cri­sis que es­tá vi­vien­do el so­cia­lis­mo), se quie­re ver en Cha­cón esa mis­ma fres­cu­ra que mu­chos cre­ye­ron ver en Za­pa­te­ro en

otro mo­men­to de cri­sis y que, al fi­nal, ha si­do la peor ex­pe­rien­cia que ha vi­vi­do el PSOE des­de que se ins­ta­ló la de­mo­cra­cia en nues­tro país. ella y, so­bre to­do, su gran ase­sor y es­po­so, el an­ti­guo se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción e ideó­lo­go de La Sex­ta, Miguel Ba­rro­so, han ini­cia­do to­do un ca­mino de rec­ti­fi­ca­ción has­ta el pun­to de que han con­ver­ti­do a “Car­me” en “Car­men” (hay quie­nes han em­pe­za­do a lla­mar­la

Car­men de Es­pa­ña), han acu­di­do al dis­fraz del an­da­lu­cis­mo, reivin­di­can­do sus raí­ces al­me­rien­ses, y ha­cien­do, so­bre to­do, la gran au­to­crí­ti­ca so­bre el debate te­rri­to­rial, ese en el que Za­pa­te­ro me­tió al par­ti­do y al país cuan­do el au­tén­ti­co debate era otro: el del pa­pel del so­cia­lis­mo en una so­cie­dad, co­mo la es­pa­ño­la, que ha­bía em­pe­za­do a vi­vir muy por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des y que, con el fe­nó­meno de la glo­ba­li­za­ción, se ha­bía vuel­to tam­bién ca­da vez más in­jus­ta e in­so­li­da­ria.

Aunque ella ha ve­ni­do in­sis­tien­do en que era la ho­ra de las ideas y las pro­pues­tas y no de los nom­bres, la reali­dad es que ni ha apor­ta­do na­da no­ve­do­so a un debate que en reali­dad ni si­quie­ra se ha abier­to, ni pa­re­ce que, tras la pa­té­ti­ca aven­tu­ra que ha su­pues­to el za­pa­te­ris­mo, la so­lu­ción de­ba pa­sar por nin­guno de los plan­tea­mien­tos que sur­gie­ron a tra­vés de la ter­ce­ra vía.

Sin nin­gún di­si­mu­lo Ru­bal­ca­ba lo ha con­fir­ma­do: “Si yo cre­ye­ra que ella es una so­lu­ción pa­ra es­te mo­men­to en la vi­da del par­ti­do, no me ha­bría pre­sen­ta­do, pe­ro, ho­nes­ta­men­te, no lo creo”. Aunque no tie­ne el apo­yo de la ma­yo­ría de los ba­ro­nes so­cia­lis­tas, un apo­yo de un va­lor re­la­ti­vo por­que la ma­yo­ría de ellos ha per­di­do el po­der au­to­nó­mi­co y exis­te to­da una ola de la mi­li­tan­cia su­ma­men­te crí­ti­ca con ellos, sí cuen­ta con la sim­pa­tía de los sec­to­res más jó­ve­nes del par­ti­do, que pien­san en una re­no­va­ción ge­ne­ra­cio­nal y que no quie­ren que el par­ti­do vuel­va a ser con­tro­la­do por el his­tó­ri­co Felipe Gon­zá­lez, del que Ru­bal­ca­ba se­ría el más fiel re­pre­sen­tan­te.

Por to­do eso los re­sul­ta­dos es­tán en el ai­re, con Za­pa­te­ro ju­gan­do di­si­mu­la­da­men­te a fa­vor de Cha­cón, con un Ru­bal­ca­ba ca­da vez más can­sa­do (eso es, por lo me­nos, lo que va di­cien­do Za­pa­te­ro de él) y con to­dos a la es­pe­ra de un po­si­ble ter­cer can­di­da­to.

Aunque no tie­ne el apo­yo de los ba­ro­nes, Cha­cón cuen­ta con la sim­pa­tía de los sec­to­res más jó­ve­nes del par­ti­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.