Cos­ta Dis­cor­dia

El in­com­pren­si­ble com­por­ta­mien­to del capitán y la re­la­ja­ción en las prác­ti­cas de na­ve­ga­ción de gran­des cru­ce­ros re­pro­du­cen el nau­fra­gio del Ti­ta­nic un si­glo des­pués.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PINAR*

To­do se hi­zo mal. El nau­fra­gio del crucero Cos­ta Con­cor­dia fren­te a aguas de la Tos­ca­na ita­lia­na fue un cú­mu­lo de erro­res del capitán, pe­ro tam­bién la con­se­cuen­cia de prác­ti­cas ca­da vez más la­xas en el sec­tor de las gran­des tra­ve­sías tu­rís­ti­cas. El re­sul­ta­do ha si­do la re­pe­ti­ción de la his­to­ria del Ti­ta­nic, con el des­hon­ro­so de­ta­lle de que en­tre am­bos nau­fra­gios me­dia un si­glo de ade­lan­tos tec­no­ló­gi­cos y ex­pe­rien­cia en na­ve­ga­ción tu­rís­ti­ca. La com­pa­ra­ción en­tre lo ocu­rri­do al

Cos­ta Con­cor­dia y lo que pa­só con el fa­mo­so tras­atlán­ti­co, que nau­fra­gó el 14 de abril de 1912, que­da­ría en una anéc­do­ta si no fue­ra por los 100 años de di­fe­ren­cia y unas cir­cuns­tan­cias mu­cho más fa­vo­ra­bles pa­ra el bu­que va­ra­do en cos­tas ita­lia­nas. Con to­dos sus so­fis­ti­ca­dos equi­pa­mien­tos pa­ra la épo­ca, el Ti­ta­nic se hun­dió al cho­car con­tra un ice­berg en las pro­ce­lo­sas aguas del Atlán­ti­co Nor­te. Ha­ce unos días, el Cos­ta Con­cor­dia, con ca­pa­ci­dad pa­ra trans­por­tar a 4.000 per­so­nas, en­tre pa­sa­je­ros y tri­pu­la­ción, y con los úl­ti­mos ade­lan­tos téc­ni­cos, en­ca­lló en aguas del tran­qui­lo mar Me­di­te­rrá­neo.

Se­gún el re­la­to de los tu­ris­tas náu­fra­gos, de miem­bros de la tri­pu­la­ción y ex­per­tos del sec­tor, pa­re­ce que en el ori­gen del ac­ci­den­te no so­lo es­tu­vo el fa­llo hu­mano del capitán, sino que la re­la­ja­ción de las prác­ti­cas que se vie­ne de­tec­tan­do en el sec­tor de los gran­des cru­ce­ros tu­rís­ti­cos tam­bién ju­gó su pa­pel. Aquí se in­clu­ye la so­me­ra pre­pa­ra­ción que se dio al pa­sa­je pa­ra reac­cio­nar an­te un even­tual nau­fra­gio.

Se­gún el di­rec­tor co­mer­cial del ope­ra­dor tu­rís­ti­co Po­li­tours, Car­los Ruiz, el sec­tor ha per­di­do el mie­do al nau­fra­gio de­bi­do a la au­sen­cia de gran­des ac­ci­den­tes de em­bar­ca­cio­nes tu­rís­ti­cas y gra­cias tam­bién a los ca­da vez más so­fis­ti­ca­dos equi­pos téc­ni­cos. Ruiz con­si­de­ra que el ac­ci­den­te del Cos­ta Con­cor­dia “es un to­que de aten­ción a un sec­tor en el que ha­brá que dar­le una vuel­ta de ros­ca más a las me­di­das de se­gu­ri­dad, que no por- que pa­sen años [sin ac­ci­den­tes] se de­ben re­la­jar”. Mues­tra de es­ta re­la­ja­ción fue la con­tro­ver­ti­da ma­nio­bra de acer­car tan­to una em­bar­ca­ción tan mas­to­dón­ti­ca -de 112 to­ne­la­das de pe­so, 290 me­tros de es­lo­ra y 37 de man­ga- a un puer­to de se

gun­da co­mo el de la is­la de Gi­glio. “No es re­co­men­da­ble y no sue­le ser nor­mal”, afir­ma Ruiz, que ve en ella una mues­tra más de has­ta qué pun­to “las tri­pu­la­cio­nes se han con­fia­do y han pen­sa­do que los bar­cos son in­su­mer­gi­bles y que se po­dían acer­car a un puer­to sin co­no­cer­lo”. El re­sul­ta­do, con to­dos los só­nar, ra­da­res y sis­te­mas an­ti­co­li­sión, fue que el Cos­ta Con­cor­dia cho­có con­tra una ro­ca, de ma­ne­ra si­mi­lar al cho­que del Ti

ta­nic con­tra un ice­berg. Pa­ra el capitán de ma­ri­na ci­vil y ex­per­to en sal­va­men­to ma­rí­ti­mo Jo­se­ba Mar­kai­da acer­car tan­to el bar­co a ese puer­to fue “ex­ce­so de con­fian­za o error”.

Las de­cla­ra­cio­nes de los pa­sa­je­ros en las pri­me­ras ho­ras y la di­fu­sión de una gra­ba­ción en la que el co­man­dan­te na­val ins­ta­ba al capitán del bar­co, Fran-

ces­co Schet­tino, a re­gre­sar a la em­bar­ca­ción de la que fue el pri­me­ro en sa­lir, re­fle­jan los fa­llos en el com­por­ta­mien­to del miem­bro más im­por­tan­te de la tri­pu­la­ción. “Hoy en día, un capitán es un em­ba­ja­dor, es un re­pre­sen­tan­te del ar­ma­dor an­te la tri­pu­la­ción, an­te un país ex­tran­je­ro, tie­ne que ser an­te to­do un di­plo­má­ti­co”, ase­ve­ra Mar­kai­da. Fren­te a la di­plo­ma­cia, el capitán Schet­tino op­tó por aban­do­nar el bar­co en pri­mer lu­gar, le­jos de la ro­mán­ti­ca ima­gen de que de­be ser el úl­ti­mo en ha­cer­lo. Mar­kai­da no da tan­ta im­por­tan­cia a la tra­di­ción y, des­de un pun­to de vista más prác­ti­co, afir­ma que qui­zá es­ta ac­ción sí es­tu­vo jus­ti­fi­ca­da en un ac­ci­den­te jun­to a la cos­ta. “Si no tie­ne co­mu­ni­ca­ción ni me­dios pa­ra

El obli­ga­to­rio cur­so de sal­va­men­to pa­ra el pa­sa­je se sus­ti­tu­yó por un po­wer

point, afir­ma la tri­pu­la­ción

que sus ór­de­nes va­yan por el bar­co, a lo me­jor es­ta­ba me­jor en un bo­te o en tie­rra”. La ima­gen que han pin­ta­do los tu­ris­tas res­ca­ta­dos de la pri­me­ra au­to­ri­dad de la em­bar­ca­ción no ha po­di­do ser más ne­ga­ti­va: se ha su­ge­ri­do que es­ta­ba más de fies­ta que tra­ba­jan­do, que se pa­sea­ba desasea­do y has­ta da­ba la ima­gen de es­tar ebrio. Se le ha cri­ti­ca­do tam­bién que co­bra­se 20 eu­ros a los pa­sa­je­ros por fo­to­gra­fiar­se con él -un tes­ti­mo­nio pro­ba­ble­men­te con­di­cio­na­do por el ner­vio­sis­mo, pues­to que es­ta es una prác­ti­ca ha­bi­tual en es­tos cru­ce­ros, y es­pe­cí­fi­ca­men­te en la com­pa­ñía Cos­ta Cru­ce­ros que ope­ra­ba el Cos­ta Con­cor­dia-.

Fren­te a es­ta des­crip­ción, la tri­pu­la­ción ha man­te­ni­do su res­pal­do al capitán has­ta la pu­bli­ca­ción de una gra­ba­ción de aque­lla no­che que re­ve­la que Schet­tino se negó a re­gre­sar al bar­co, a pe­sar de las ór­de­nes de co­man­dan­cia na­val pa­ra que res­ca­ta­ra a los pa­sa­je­ros. En lu­gar del capitán, fue el res­to de la tri­pu­la­ción -“co­ci­ne­ros y ca­ma­re­ros”- quie­nes se en­car­ga­ron del sal­va­men­to in­terno del bu­que. Ellos, co­mo tam­bién han he­cho mu­chos pa­sa­je­ros, lo ca­li­fi­can de “com­ple­to caos”. Y tar­dío. La na­ve en­ca­lló a las 21.45, el capitán la aban­do­nó so­bre las 23.30 y el grue­so del sal­va­men­to no se com­ple­tó has­ta las tres de la ma­dru­ga­da, gra­cias a la ayu­da de la Ca­pi­ta­nía de Li­vorno. Un tiem­po pre­cio­so en el que el capitán Mar­kai­da es­ti­ma que hu­bie­ra da­do tiem­po tran­qui­la­men­te a em­bar­car a to­dos los pa­sa­je­ros en los bo­tes la­te­ra­les del crucero.

De­fi­cien­te for­ma­ción.

Por otra par­te, se­gún han con­fir­ma­do tri­pu­lan­tes del Cos­ta Con­cor­dia, el crucero no cum­plió con otra pau­ta nor­mal de se­gu­ri­dad: dar una for­ma­ción al pa­sa­je, a los tu­ris­tas, pa­ra ex­pli­car có­mo de­be­rían ac­tuar en ca­so de nau­fra­gio. Es un trá­mi­te que se sue­le ha­cer en la pri­me­ra ma­ña­na de la tra­ve­sía pa­ra ex­pli­car­les por qué pa­si­llo tie­nen que sa­lir al ex­te­rior, cuál es su bo­te de sal­va­men­to y qué miem­bro de la tri­pu­la­ción es res­pon­sa­ble de ca­da uno de ellos. El Cos­ta Con­cor­dia zar­pó del puer­to de Ro­ma el mis­mo día del nau­fra­gio, ocu­rri­do a la ho­ra de ce­nar, por lo que no hu­bo tiem­po pa­ra ha­cer el cur­si­llo de se­gu­ri­dad. En su lu­gar, tal y co­mo han des­cri­to va­rios tri­pu­lan­tes, se mos­tró a los pa­sa­je­ros un po­wer point (pro­gra­ma in­for­má­ti­co) con no­cio­nes de sal­va­men­to. Sin em­bar­go, se­gún pa­sa­je­ros de otros cru­ce­ros de la mis­ma em­pre­sa, la re­la­ja­ción de la nor­ma de im­par­tir es­ta for­ma­ción po­dría no ha­ber­se de­bi­do so­la­men­te a los tiem­pos de la tra­ve­sía. En otras oca­sio­nes, si la ru­ta del pri­mer día no es su­fi­cien­te­men­te lar­ga, se re­tra­sa al día si­guien­te pa­ra no im­pe­dir que los tu­ris­tas pue­dan ha­cer sus ex­cur­sio­nes.

El nau­fra­gio del Cos­ta Con­cor­dia ha si­do un ma­za­zo pa­ra la em­pre­sa pro­pie­ta­ria, Car­ni­val, que el día des­pués se de­jó un 16% de su co­ti­za­ción en bol­sa y pre­vé un cos­te de unos 70 mi­llo­nes de eu­ros. Aunque no tan dra­má­ti­co, Car­los Ruiz con­si­de­ra que lo ocu­rri­do ten­drá efec­tos so­bre el sec­tor de los gran­des cru­ce­ros, que en los úl­ti­mos años ha ex­pe­ri­men­ta­do un no­ta­ble cre­ci­mien­to con pa­que­tes tu­rís­ti­cos que par­ten des­de los 1.000 eu­ros. Po­li­tours, la em­pre­sa de la que es di­rec­tor co­mer­cial, ope­ra más cru­ce­ros flu­via­les que ma­rí­ti­mos y Ruiz cree que los tu­ris­tas qui­zá aho­ra pre­fie­ran tra­ve­sías en bar­cos más pe­que­ños, fren­te a em­bar­ca­cio­nes ca­da vez más gran­des. A pe­sar de to­do, Mar­kai­da defiende que “el trans­por­te ma­rí­ti­mo es en ge­ne­ral el más se­gu­ro del mun­do, con una di­fe­ren­cia enor­me so­bre otros”. Aun así, afir­ma que, “lo de los ac­ci­den­tes ma­rí­ti­mos va por ra­chas”.

*Con in­for­ma­ción de Joa­quín To­rán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.