Mon­to­ro 2-De Guin­dos 1

Los mi­nis­tros de Ha­cien­da y de Eco­no­mía es­ce­ni­fi­can dos for­mas de ha­cer po­lí­ti­ca, una más de­mó­cra­ta-cris­tia­na y otra li­be­ral. La au­sen­cia de una Vi­ce­pre­si­den­cia Eco­nó­mi­ca ha sa­ca­do a la luz sus pri­me­ros des­en­cuen­tros. Sin em­bar­go, es­tán con­de­na­dos a en­ten

Tiempo - - ESPAÑA - SIL­VIA GAMO

Al mi­nis­tro de Ha­cien­da y Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, Cris­tó­bal Mon­to­ro, se le pue­de ver mon­tan­do a ca­ba­llo, dis­fru­tan­do des­de las gra­das de un buen par­ti­do de te­nis, so­bre to­do si es Ra­fa Na­dal el que jue­ga, o le­yen­do un buen li­bro de Ar­tu­ro Pé­rez Re­ver­te o Car­los Ruiz Za­fón, dos de sus es­cri­to­res fa­vo­ri­tos. Al ti­tu­lar de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, es ha­bi­tual en­con­trár­se­le ha­cien­do foo­ting, dispu­tan­do un par­ti­do de te­nis, de­por­te que prac­ti­ca con asi­dui­dad, o vien­do un buen par­ti­do de fút­bol. So­bre to­do si es­te es del Atlé­ti­co de Ma­drid, su equi­po fa­vo­ri­to.

El ti­tu­lar de Ha­cien­da y el de Eco­no­mía tie­nen dos per­so­na­li­da­des muy dis­tin­tas. La de Cris­tó­bal Mon­to­ro, na­ci­do en Jaén en 1951, doc­tor en Cien­cias Eco­nó­mi­cas y ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da de la Uni­ver­si­dad de Can­ta­bria, es más ex­pan­si­va y cam­pe­cha­na. La de Luis de Guin­dos, na­ci­do en Ma­drid en 1960, li­cen­cia­do en Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Em­pre­sa­ria­les por el Cu­nef y téc­ni­co co­mer­cial del Es­ta­do, es más tem­pla­da y cos­mo­po­li­ta, aunque siem­pre co­rrec­ta y ca­ri­ño­sa.

Tra­yec­to­ria.

Am­bos for­ma­ron par­te del Go­bierno de Az­nar. Mon­to­ro, co­mo mi­nis­tro de Ha­cien­da, y De Guin­dos, co­mo se­cre­ta­rio de Es­ta­do. Los dos for­man par­te del Go­bierno de Ra­joy por­que com­par­ten des­de la épo­ca uni­ver­si­ta­ria una pa­sión, la eco­no­mía. Una pa­sión que, co­mo ya se ha de­mos­tra­do es­tos días, no en­tien­den de la mis­ma ma­ne­ra.

Mien­tras Mon­to­ro, li­be­ral con­ven­ci­do, es­tá dis­pues­to a apli­car unas po­lí­ti­cas más cer­ca­nas a la de­mo­cra­cia cris­tia­na, in­clu­so a la so­cial­de­mo­cra­cia, Luis De Guin­dos se man­tie­ne en el li­be­ra­lis­mo más pu­ro. El pri­me­ro tie­ne fa­ma de ten­der puen­tes y de bus­car so­lu­cio­nes que tra­ten de con­ten­tar, si no a to­dos, a la ma­yo­ría. Por ejem­plo, con las au­to­no­mías. Del se­gun­do se di­ce que no le tiem­bla el pul­so y que abo­ga siem­pre por que el pa­pel del Es­ta­do sea el mí­ni­mo po­si­ble. Por ejem­plo, la ad­ver­ten­cia que ha rea­li­za­do al sec­tor ban­ca­rio de que tie­nen que sa­lir ade­lan­te por sí mis­mos. No ha­brá di­ne­ro pú­bli­co, ni ban­co ma­lo pa­ra los 50.000 mi­llo­nes que pre­ci­sa el sec­tor. Y Ra­joy le ha se­cun­da­do.

Dos ma­ne­ras de ha­cer po­lí­ti­ca den­tro de un par­ti­do y de un Go­bierno que, inevi­ta­ble­men­te, cho­can, so­bre to­do por­que en el staff nin­guno es­tá por en­ci­ma del otro. Los ri­fi­rra­fes en­tre am­bos se es­pe­ra­ban y ya se es­tán pro­du­cien­do. Y, de mo­men­to, Mon­to­ro, lle­va ven­ta­ja, aunque De Guin­dos le si­gue de cer­ca. El ejem­plo más pal­pa­ble se ha da­do con las cuen­tas de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. El ti­tu­lar de Eco­no­mía ase­gu­ró en el Fi­nan­cial Ti­mes que, si era pre­ci­so, ha­bría con­tro­les pre­vios a los pre­su­pues­tos de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Mon­to­ro le rec­ti­fi­có y ase­gu­ró pú­bli­ca­men­te que se res­pe­ta­ría su au­to­no­mía eco­nó­mi­ca. Sin em­bar­go, el acuer­do al­can­za­do es­ta se­ma­na en­tre el Go­bierno y las au­to­no­mías se pa­re­ce bas­tan­te a lo que anun­ció De Guin­dos. El Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía po­drá su­per­vi­sar las cuen­tas de las co­mu­ni­da­des que se aco­jan a la fi­nan­cia­ción del ICO.

La ca­be­za vi­si­ble.

Si el ti­tu­lar de Eco­no­mía ha si­do tra­di­cio­nal­men­te la ca­ra más vi­si­ble de to­dos los Eje­cu­ti­vos, no es­tá su­ce­dien­do así con el pri­mer Go­bierno de Ma­riano Ra­joy. De mo­men­to, es Cris­tó­bal Mon­to­ro quien se lle­va to­dos los ti­tu­la­res y las por­ta­das de los dia­rios na­cio­na­les. Es la ca­be­za más vi­si­ble de las me­di­das to­ma­das por el Go­bierno y es, por­que así le co­rres­pon­día al ser un área de su com­pe­ten­cia, quien ha de­fen­di­do en el Par­la­men­to el ajus­te. No fue así en la eta­pa del Go­bierno de Jo­sé Ma­ría Az­nar, ya que el mi­nis­tro de Eco­no­mía, en aquel en­ton­ces Ro­dri­go Ra­to, era ade­más vi­ce­pre­si­den­te eco­nó­mi­co del Go­bierno. Jus­to lo que mu­chos em­pie­zan a echar en fal­ta en el tán­dem Mon­to­roDe Guin­dos. Tam­po­co en el Go­bierno de Za­pa­te­ro, ya que en nin­guno de sus Eje­cu­ti­vos hu­bo Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, sino una Se­cre­ta­ría de Es­ta­do.

Am­bos mi­nis­tros han ma­ni­fes­ta­do pú­bli­ca­men­te que es­ta­ban en con­tra de su­bir im­pues­tos. Sin em­bar­go, la pri­me­ra me­di­da que to­mó el Eje­cu­ti­vo de Ra­joy ha si­do una subida del IRPF. Un im­pues­to que afec­ta a la ren­ta de los ciu­da­da­nos de for­ma pro­por­cio­nal y que, por lo mis­mo, ha si­do ta­cha­da de una me­di­da más pró­xi­ma a la so­cial­de­mo­cra­cia que al li­be­ra­lis­mo del PP.

La me­di­da se to­mó gra­cias a los cálcu­los rea­li­za­dos por Luis de Guin­dos, quien ci­fró en 16.500 mi­llo­nes de eu­ros el dé­fi­cit a re­du­cir por Es­pa­ña. Él dio

la ci­fra pe­ro fue el ti­tu­lar de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, quien pre­fi­rió gra­var el IRPF fren­te al IVA. In­me­dia­ta­men­te apa­re­cie­ron las pri­me­ras dis­cre­pan­cias pú­bli­cas. Si bien De Guin­dos se man­tu­vo al mar­gen de es­ta de­ci­sión, pú­bli­ca­men­te no dio por des­car­ta­da la subida del IVA. Mon­to­ro y el pro­pio Ra­joy, en una en­tre­vis­ta, le rec­ti­fi­ca­ron.

Re­par­to de pa­pe­les.

De Guin­dos y Mon­to­ro se han re­par­ti­do los pa­pe­les. Uno, Mon­to­ro, ha­ce de mi­nis­tro de Eco­no­mía en Es­pa­ña, y el otro, en el ex­tran­je­ro. Pa­ra De Guin­dos es­tán el Eco­fin, las reunio­nes con los in­ver­so­res, los men­sa­jes a la pren­sa in­ter­na­cio­nal y las cum­bres de al­to ni­vel. Un pa­pel que él asu­me en­can­ta­do y que in­ter­pre­ta a la per­fec­ción, un pa­pel pa­ra el que le es­co­gió Ra­joy. De Guin­dos cum­ple to­dos los re­qui­si­tos pa­ra desem­pe­ñar­lo con sol­tu­ra. Fue se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Eco­no­mía con Az­nar, pre­si­den­te de Leh­man Brot­hers en Es­pa­ña y Por­tu­gal y di­rec­tor del Cen­tro Pri­ce­wa­ter­hou­se­coo­pers Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa de Aná­li­sis Fi­nan­cie­ro. Ade­más, do­mi­na per­fec­ta­men­te el in­glés, un idio­ma que pa­ra su pues­to y con la que es­tá ca­yen­do en la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal es im­pres­cin­di­ble.

Pre­ci­sa­men­te el idio­ma es lo que más ha po­di­do in­fluir pa­ra que Mon­to­ro no fue­ra nom­bra­do tam­bién mi­nis­tro de Eco­no­mía. En­tien­de la len­gua de Sha­kes­pea­re, pe­ro no con el do­mi­nio de De Guin­dos. Pa­ra el de Jaén es el otro tro­zo del pas­tel. El de su­bir o ba­jar im­pues­tos, el de po­ner fir­mes a las au­to­no­mías, el de re­unir­se con los con­se­je­ros y el de de­fen­der las me­di­das to­ma­das en el Par­la­men­to.

En ese re­par­to de pa­pe­les Mon­to­ro ha sa­li­do, de mo­men­to, ga­nan­do. Es cier­to que le to­có ex­pli­car en se­de par­la­men­ta­ria las me­di­das más du­ras de re­cor­te. Pe­ro tam­bién se ha guar­da­do un as en la ma­ga pa­ra dar ai­re a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Por ejem­plo, a Luis de

Guin­dos no le tem­bló el pul­so al de­cla­rar que las au­to­no­mías ten­drían que cum­plir con sus pre­su­pues­tos y pa­ra ello, de­ja­ba caer el mi­nis­tro al pres­ti­gio­so Fi­nan­cial Ti­mes, el Eje­cu­ti­vo es­ta­ría dis­pues­to a rea­li­zar un con­trol pre­vio de los pre­su­pues­tos de las co­mu­ni­da­des.

Mon­to­ro, sin em­bar­go, le rec­ti­fi­có. Y fue más allá al anun­ciar en un mi­tin en Má­la­ga que si las au­to­no­mías se com­pro­me­tían a re­du­cir su dé­fi­cit, el Go­bierno ele­va­ría el pla­zo de cin­co a diez años pa­ra pa­gar sus deu­das. Lo ha­bía de­li­be­ra­do el Con­se­jo de Mi­nis­tros, pe­ro la no­ti­cia, una bue­na no­ti­cia pa­ra to­das las au­to­no­mías, la dio el mi­nis­tro de Ha­cien­da. Ade­más, en Má­la­ga, en un cla­ro gui­ño al elec­to­ra­do an­da­luz de ca­ra a los co­mi­cios del pró­xi­mo mes de ma­yo.

Cues­tión de Tiem­pos.

En el PP ase­gu­ran que aunque las fun­cio­nes es­tén re­par­ti­das, tar­de o tem­prano De Guin­dos tam­bién ha­rá va­ler su au­to­ri­dad. Es una cues­tión de tiem­pos, por­que en la ne­ce­sa­ria res­truc­tu­ra­ción ban­ca­ria, cu­ya re­for­ma es­ta­rá lis­ta en un mes, quien

De Guin­dos re­cu­pe­ra­rá pro­ta­go­nis­mo con la ne­ce­sa­ria res­truc­tu­ra­ción ban­ca­ria

ten­drá la ba­tu­ta se­rá De Guin­dos. Quien ha­bla con los ban­cos es él, quien ele­gi­rá al nue­vo go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña es él y de to­da esa res­truc­tu­ra­ción de­pen­de­rá la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca del país. Su turno aún no ha lle­ga­do, pe­ro ya ha en­se­ña­do los dien­tes a un sec­tor que es de su com­pe­ten­cia.

En el Par­ti­do Po­pu­lar qui­tan hie­rro a es­tas pri­me­ras desave­nen­cias y las en­mar­can den­tro de los pri­me­ros pa­sos de un Eje­cu­ti­vo que em­pie­za a an­dar y tie­ne que en­gra­sar la ma­qui­na­ria. En un con­tex­to, ade­más, muy com­pli­ca­do. En ese en­ten­di­mien­to pue­de ju­gar un pa­pel fun­da­men­tal la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, quien no du­da­rá en lla­mar al or­den a uno, al otro o a cual­quie­ra de los dos.

Luis de Guin­dos y Cris­tó­bal Mon­to­ro es­tán con­de­na­dos a en­ten­der­se, aunque no es­tén de acuer­do en to­do lo que el otro ha­ga. Al fin y al ca­bo, son dos per­so­na­li­da­des muy dis­tin­tas.

Cris­tó­bal Mon­to­ro

Luis de Guin­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.