Una fal­sa pa­na­cea

Cuan­tas más ex­pec­ta­ti­vas se con­ci­ten al­re­de­dor de la re­for­ma la­bo­ral, ma­yor se­rá el ries­go de fra­ca­so en la ges­tión de la cri­sis.

Tiempo - - ESPAÑA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

De acuer­do, los sin­di­ca­tos lle­van años ti­ran­do por la bor­da el pres­ti­gio que acu­mu­la­ron en la lu­cha an­ti­fran­quis­ta y du­ran­te la Tran­si­ción. De for­ma pa­re­ci­da a los par­ti­dos po­lí­ti­cos, han in­ver­ti­do en des­cré­di­to a fuer­za de per­sis­tir en prác­ti­cas fa­vo­re­ce­do­ras de pri­vi­le­gios y asu­mir si­len­cios que, eso sí, ga­ran­ti­za­ban la sub­ven­ción. No se ex­pli­ca, por po­ner el ejem­plo más san­gran­te, que has­ta ha­ce no mu­cho más de un cuar­to de ho­ra los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les no ha­yan querido caer en la cuen­ta del gra­ví­si­mo pro­ble­ma eco­nó­mi­co -y aún más so­cial- que su­po­ne pa­ra Es­pa­ña el ín­di­ce de pa­ro ju­ve­nil.

To­do eso es cier­to, pe­ro ni el ex­tre­me­ño Cán­di­do Mén­dez ni el ga­lle­go Ignacio Fernández To­xo (ni tan si­quie­ra sus an­te­ce­so­res, a pe­sar de sus in­cues­tio­na­bles mé­ri­tos) son los úni­cos cul­pa­bles del de­te­rio­ro de una de las ins­ti­tu­cio­nes bá­si­cas de nues­tro sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. En úl­ti­ma ins­tan­cia es el po­der po­lí­ti­co el res­pon­sa­ble de que los ins­tru­men­tos del Es­ta­do de De­re­cho cum­plan con el pa­pel que la Cons­ti­tu­ción les en­co­mien­da; y es el po­der po­lí­ti­co el ma­yor­men­te ca­pa­ci­ta­do, y le­gi­ti­ma­do, pa­ra co­rre­gir las prác­ti­cas que fo­men­tan el des­crei­mien­to so­cial ha­cia las ins­ti­tu­cio­nes.

¿A qué vie­ne to­do es­to? Pues a que al­gu­nos pue­den te­ner la ten­ta­ción de, en es­ta co­yun­tu­ra, apro­ve­char la de­bi­li­dad de los sin­di­ca­tos pa­ra im­po­ner una re­for­ma la­bo­ral des­equi­li­bra­da, es­to es, una re­for­ma la­bo­ral que en lu­gar de pri­vi­le­giar la crea­ción de em­pleo so­lo ali­men­te la re­cu­pe­ra­ción de los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les y no ac­túe so­bre la raíz del pro­ble­ma. Na­da tie­ne de ex­tra­ño que ha­ya em­pre­sa­rios, con el sec­tor más du­ro de la CEOE a la ca­be­za, que re­cla­men las ma­yo­res co­tas de fle­xi­bi­li­dad pa­ra con­tra­tar y des­pe­dir (¿en ese or­den?). Pe­ro la po­lí­ti­ca -in­clui­da la po­lí­ti­ca de de­re­chas, si tie­ne vo­ca­ción de per­ma­nen­cia- ha de si­tuar los pro­ble­mas en fun­ción de su im­por­tan­cia so­cial. Ha­brá quien res­ca­te la vie­ja dis­cu­sión de qué fue pri­me­ro, si el hue­vo o la ga­lli­na, si el em­pleo o el be­ne­fi­cio. Pues bien, en es­tas cir­cuns­tan­cias la dis­cu­sión es si ca­be más estéril, por­que ga­lli­nas hay, y hue­vos pa­ra qué te cuen­to, pe­ro lo que fal­ta, lo que no hay ma­ne­ra de con­se­guir, es el pien­so.

Los bue­yes (el cré­di­to), pri­me­ro.

No, aquí tie­nen ra­zón Mén­dez y To­xo: la re­for­ma la­bo­ral no es la pa­na­cea que nos va a cu­rar de la cri­sis. Es inapla­za­ble, es con­ve­nien­te, es in­clu­so for­zo­sa si no se quie­re con­de­nar a una o va­rias ge­ne­ra­cio­nes a al­go peor que al des­con­sue­lo. Pe­ro la re­for­ma del mer­ca­do del tra­ba­jo no va a so­lu­cio­nar por sí so­la nues­tros pro­ble­mas de com­pe­ti­ti­vi­dad y em­pleo. Di­go más: cuan­to ma­yo­res sean las ex­pec­ta­ti­vas que se re­si­den­cien en la re­for­ma la­bo­ral, más in­abar­ca­ble se­rá el gra­do de frustración de la so­cie­dad es­pa­ño­la y la des­le­gi­ti­ma­ción de la de­mo­cra­cia; a no ser que se des­bro­cen los ca­na­les por los que an­ta­ño fluía el cré­di­to y se ac­túe con la má­xi­ma fir­me­za con­tra el frau­de fis­cal. Se pue­den pe­dir sa­cri­fi­cios a las cla­ses me­dias, a los tra­ba­ja­do­res, pe­ro so­lo si es­tos van acom­pa­ña­dos de una de­ci­di­da vo­lun­tad de com­ba­tir la co­rrup­ción y la delincuencia eco­nó­mi­ca en to­das sus va­ria­bles.

¿Y el cré­di­to? ¡Ah, el cré­di­to!: dí­ce­se del di­ne­ro que an­tes se em­plea­ba pa­ra crear em­pleo y ri­que­za y de un tiem­po a es­ta par­te se des­ti­na a ta­par los agu­je­ros ne­gros del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. Pre­gun­ta nú­me­ro uno: ¿qué re­for­ma es más im­por­tan­te, la la­bo­ral o la fi­nan­cie­ra? Res­pues­ta: la una sin la otra igual a ce­ro. Pre­gun­ta nú­me­ro dos: ¿cuál de las dos es más ur­gen­te, la la­bo­ral o la fi­nan­cie­ra? Res­pues­ta: sin re­for­ma fi­nan­cie­ra, sin cré­di­to a las em­pre­sas, pe­que­ñas, me­dia­nas o gran­des, la re­for­ma la­bo­ral no va­le pa­ra mu­cho. Con­clu­sión: los bue­yes, pa­ra que el ca­rro an­de, hay que po­ner­los de­lan­te. ¿Te lo vuel­vo a ex­pli­car, Ar­tu­ro?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.