Ge­ne­ra­les en pie de guerra

Dos te­nien­tes ge­ne­ra­les y un al­mi­ran­te en­ca­be­zan el pe­lo­tón de mi­li­ta­res re­ti­ra­dos que es­tán pre­sio­nan­do al nue­vo mi­nis­tro de De­fen­sa, Pe­dro Mo­re­nés, pa­ra que no re­cor­te en ex­ce­so los gas­tos de su mi­nis­te­rio.

Tiempo - - ESPAÑA - FER­NAN­DO RUE­DA

La cau­sa de la cri­sis pro­ce­de de la con­ti­nua­da y pro­gre­si­va re­duc­ción de re­cur­sos asig­na­dos a De­fen­sa, que ame­na­za la via­bi­li­dad del mo­de­lo de Fuer­zas Ar­ma­das acor­da­do por las Cor­tes Ge­ne­ra­les”. “El Mi­nis­te­rio de De­fen­sa lle­va 16 años vi­vien­do de una fic­ción. La fic­ción de que se fi­nan­cia con un pre­su­pues­to me­nor que el ne­ce­sa­rio”. “Si se re­du­cen los pre­su­pues­tos se re­du­cen con­se­cuen­te­men­te sus ca­pa­ci­da­des y, por lo tan­to, no se les po­drá en­co­men­dar de­ter­mi­na­das mi­sio­nes por­que no po­drán cum­plir”.

Las tres du­ras afir­ma­cio­nes co­rres­pon­den a tres al­tos man­dos mi­li­ta­res: el te­nien­te ge­ne­ral Luis Ale­jan­dre, ex Je­fe del Es­ta­do Ma­yor del Ejér­ci­to; el al­mi­ran­te Ángel Ta­fa­lla, ex se­gun­do Je­fe del Es­ta­do Ma­yor de la Ar­ma­da y del Man­do Ma­rí­ti­mo OTAN de Eu­ro­pa Sur; y el te­nien­te ge­ne­ral Luis Fe­liú, ex re­pre­sen­tan­te mi­li­tar an­te la OTAN y an­te la Au­to­ri­dad de la Coa­li­ción en Irak.

Has­ta ha­ce muy po­co, al­tos man­dos de las Fuer­zas Ar­ma­das han le­van­ta­do su voz con­tra lo que se pre­su­po­ne un re­cor­te al pre­su­pues­to y com­pra de mo­derno ma­te­rial de guerra, cu­yo bis­tu­rí es­tá en ma­nos del nue­vo mi­nis­tro de De­fen­sa, Pe­dro Mo­re­nés.

Ya lo de­jó caer el rey Juan Car­los en su dis­cur­so de Pas­cua Mi­li­tar al ani­mar a los mi­li­ta­res a “ob­te­ner el má­xi­mo ren­di­mien­to de los re­cur­sos asig­na­dos” y a ser “su­ma­men­te cui­da­do­sos en el em­pleo y man­te­ni­mien­to de los me­dios”. El pro­pio Mo­re­nés fue más cla­ro al afir­mar que los mi­li­ta­res son cons­cien­tes de la reali­dad que vi­ve Es­pa­ña: “No son aje­nos a ella y com­par­ten con el res­to de la so­cie­dad la ne­ce­si­dad de afron­tar la si­tua­ción, y es­toy se­gu­ro de que lo ha­rán con el mis­mo es­pí­ri­tu de en­tre­ga, ser­vi­cio y sa­cri­fi­cio con el que asu­men to­das sus ta­reas”.

En­tre­ga, ser­vi­cio y sa­cri­fi­cio, pe­ro no en si­len­cio. Si una crí­ti­ca pú­bli­ca de un man­do mi­li­tar en ac­ti­vo con­tra los re­cor­tes con­lle­va­ría su arres­to in­me­dia­to, los que se aca­ban de re­ti­rar go­zan de una li­ber­tad de ex­pre­sión que tres de ellos, por el mo­men­to, han ejer­ci­do.

Pa­rá­li­sis ope­ra­ti­va.

Los tres sa­ben me­jor que na­die lo que se les vie­ne en­ci­ma a las Fuer­zas Ar­ma­das. Lo de­jó es­cri­to ne­gro so­bre blan­co el an­te­rior se­cre­ta­rio de Es­ta­do de De­fen­sa, Cons­tan­tino Mén­dez, en una com­pa­re­cen­cia par­la­men­ta­ria del pa­sa­do mes de sep­tiem­bre. Las per­las que de­jó pre­sen­ta­ban un pa­no­ra­ma de­pri­men­te: “Se evi­den­cia la in­su­fi­cien­cia de la ca­pa­ci­dad fi­nan­cie­ra del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa pa­ra ha­cer fren­te en el pre­sen­te y en el fu­tu­ro a las obli­ga­cio­nes con­tra­ta­das (…) se­rá prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble afron­tar nue­vas ad­qui­si­cio­nes en los pró­xi­mos 20 años (…) no se­rá po­si­ble tam­po­co su­fra­gar el cos­te de man­te­ni­mien­to de los sis­te­mas ad­qui­ri­dos en unos ni­ve­les ope­ra­ti­vos ade­cua­dos (…) pa­ra­dó­ji­ca­men­te, las ad­qui­si­cio­nes re­la­cio­na­das con el pro­ce­so de mo­der­ni­za­ción de las Fuer­zas Ar­ma­das pue­den pro­vo­car la pa­rá­li­sis ope­ra­ti­va de las Fuer­zas Ar­ma­das”.

Los al­tos man­dos mi­li­ta­res es­ta­ban en po­se­sión de esos da­tos des­de ha­cía mu­cho tiem­po. Por eso no son de ex­tra­ñar las vo­ces que han sa­li­do es­tas se­ma­nas in­ten­tan­do pre­sio­nar al nue­vo mi­nis­tro Mo­re­nés. El te­nien­te ge­ne­ral Ale­jan­dre ha­ce una per­fec­ta des­crip­ción de los pro-

Los mi­li­ta­res co­no­cen la reali­dad de Es­pa­ña, pe­ro tam­bién son cons­cien­tes de los efec­tos de es­tas me­di­das

ble­mas reales y ha es­cri­to so­bre el re­to que de­be afron­tar Mo­re­nés: “Ne­ce­si­ta­ría un mí­ni­mo pre­su­pues­to de 10.000 mi­llo­nes; tie­ne pre­vis­tos so­lo 7,1 y per­ci­be la ame­na­za de que pue­den con­ver­tir­se en 6 en el pri­mer ajus­te. Pe­ro co­mo uno de los ob­je­ti­vos del mis­mo go­bierno es pa­liar el dra­ma del pa­ro, no pue­de co­lap­sar ac­ti­vi­da­des in­dus­tria­les pú­bli­cas y pri­va­das. Pue­de pen­sar hoy que la sex­ta fra­ga­ta F-100 pa­ra la Ar­ma­da no es vi­tal, pe­ro sa­be có­mo es­tán las car­gas de tra­ba­jo de los as­ti­lle­ros y es sen­si­ble a las preo­cu­pa­cio­nes so­cia­les. Tam­po­co pue­de acu­dir en dos días a un mer­ca­do de la de­fen­sa com­pe­ti­ti­vo y sa­tu­ra­do pa­ra ven­der ex­ce­den­tes co­mo ha he­cho Ale­ma­nia con 15 EF-2000 ( Eu­ro­figh­ter) con Aus­tria. Sa­be que si sus­pen­de pro­gra­mas en eje­cu­ción pue­de arries­gar im­por­tan­tes pe­na­li­za­cio­nes. Pue­de ne­go­ciar rit­mos de fa­bri­ca­ción y en­tre­gas, pe­ro tam­bién aca­rrean más gas­tos. In­clu­so pa­ra su­pri­mir pro­gra­mas ne­ce­si­ta ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca. Y pon­de­ra que pro­gra­mas cos­to­sos co­mo el del avión de trans­por­te A-400, tie­nen re­per­cu­sio­nes en la in­dus­tria ci­vil y han per­mi­ti­do que CA­SA se in­te­gre en EADS y que Se­vi­lla sea un po­lo in­dus­trial ae­ro­náu­ti­co im­por­tan­te en Eu­ro­pa”.

Mal­ven­der ar­mas.

Al cer­te­ro aná­li­sis del te­nien­te ge­ne­ral Ale­jan­dre, se unen otros da­tos apor­ta­dos en un ar­tícu­lo por el al­mi­ran­te Ta­fa­lla: “Los re­cor­tes fu­tu­ros par­tien­do de los 7.000 mi­llo­nes es­ca­sos que se es­tán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.