Vo­ces di­si­den­tes

Tiempo - - ESPAÑA -

“Es­tos re­cor­tes no son im­po­pu­la­res, da­do el an­ti­mi­li­ta­ris­mo de la so­cie­dad”, di­ce el te­nien­te ge­ne­ral Fe­liú

El mi­nis­tro de De­fen­sa, Pe­dro Mo­re­nés (en la pá­gi­na an­te­rior), ten­drá que ha­cer fren­te a las vo­ces di­si­den­tes del Ejér­ci­to que re­cla­man al Go­bierno que no mi­re pa­ra otro la­do an­te la pér­di­da de ca­pa­ci­dad mi­li­tar de­bi­do a los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios que afec­tan a las Fuer­zas Ar­ma­das, ya de por sí bas­tan­te en­deu­da­das. De iz­quier­da a de­re­cha, los tres al­tos man­dos re­ti­ra­dos que han he­cho pú­bli­co su ma­les­tar, el te­nien­te ge­ne­ral Luis Ale­jan­dre, el al­mi­ran­te Ángel Ta­fa­lla y el te­nien­te ge­ne­ral Luis Fe­liú Or­te­ga. eje­cu­tan­do en el pre­su­pues­to de 2011 no po­drían re­caer más so­bre las in­ver­sio­nes por una sim­ple ra­zón y es que ha­brían de­ja­do de exis­tir de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va. Ten­drían que re­caer en­ton­ces so­bre la ope­ra­ti­vi­dad y los ya ajus­ta­dí­si­mos gas­tos co­rrien­tes. O so­bre el man­te­ni­mien­to, po­nien­do así en pe­li­gro lo ad­qui­ri­do tras lar­gos años de sa­cri­fi­cio”.

“Las re­duc­cio­nes en per­so­nal –con­ti­núa- son de ci­clo lar­go pues no se pue­den res­cin­dir con­tra­tos y com­pro­mi­sos sú­bi­ta­men­te. Lo úni­co que se pue­de in­ten­tar es que no en­tre per­so­nal en los ejér­ci­tos, en­ve­je­cien­do con­se­cuen­te­men­te el es­ca­la­fón y tras­la­dan­do el pro­ble­ma a las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras. Y to­do ello de­jan­do sin sen­ti­do las es­cue­las y cen­tros de for­ma­ción de los ejér­ci­tos, pa­ra tra­tar de aho­rrar can­ti­da­des no sig­ni­fi­ca­ti­vas”.

“En cuan­to a enaje­nar ar­ma­men­to nue­vo –con­clu­ye- pa­ra ami­no­rar la deu­da, co­mo ha ve­ni­do sien­do su­ge­ri­do –so­lo en sus úl­ti­mos me­ses- por el an­te­rior se­cre­ta­rio de Es­ta­do de De­fen­sa, su­po­ne­mos que con la si­len­cio­sa apro­ba­ción de su mi­nis­tra, so­lo ca­be se­ña­lar que no es una me­di­da in­me­dia­ta, a no ser que se acep­te mal­ven­der­lo. Es ar­ma­men­to muy va­lio­so, tra­ba­jo­sa­men­te ad­qui­ri­do y cu­yo nú­me­ro o ti­po pue­de no co­rres­pon­der a la ac­tual si­tua­ción es­tra­té­gi­ca, pe­ro que en nin­gún ca­so de­be ser ven­di­do apre­su­ra­da­men­te”.

La ter­ce­ra de las crí­ti­cas, la del te­nien­te ge­ne­ral Fe­liú, es tan afi­la­da co­mo las an­te­rio­res y un po­co más dura y dra­má­ti­ca: “En tiem­pos di­fí­ci­les y an­te la ne­ce­si­dad de efec­tuar re­cor­tes en los gas­tos del Es­ta­do, la ten­ta­ción de que sea De­fen­sa la que car­gue con gran par­te de ellos es gran­de (…) En pri­mer lu­gar pa­re­ce fá­cil por­que sien­do las Fuer­zas Ar­ma­das una ins­ti­tu­ción je­rar­qui­za­da y dis­ci­pli­na­da, el Go­bierno no se va a en­con­trar con una opo­si­ción vio­len­ta. No hay sin­di­ca­tos reivin­di­ca­ti­vos ni hay de­re­cho a la huel­ga. Cla­ro que eso no quie­re de­cir que no pro­duz­ca ma­les­tar en los mi­li­ta­res”.

Re­duc­ción del per­so­nal mi­li­tar.

La se­gun­da ra­zón es que “es­tos re­cor­tes no tie­nen apa­ren­te­men­te una re­per­cu­sión in­me­dia­ta en las ca­pa­ci­da­des de las Fuer­zas Ar­ma­das, ya que se pien­sa que ellas ‘lo su­pli­rán con su ce­lo’. Cuan­do no hay fon­dos su­fi­cien­tes pa­ra el man­te­ni­mien­to del ma­te­rial, ni pa­ra su mo­der­ni­za­ción ni pa­ra la ins­truc­ción y el adies­tra­mien­to de las uni­da­des, el Go­bierno no per­ci­be o no le con­vie­ne per­ci­bir fá­cil­men­te la pér­di­da de ca­pa­ci­da­des y pue­de mi­rar ha­cia otro la­do o es­con­der la ca­be­za de­ba­jo del ala”.

La ter­ce­ra ra­zón pa­ra Fe­liú es que “es una de las me­di­das me­nos im­po­pu­la­res por­que la po­bla­ción no es cons­cien­te, si no se le ex­pli­ca, de las ame­na­zas que exis­ten a su se­gu­ri­dad y los ries­gos que se asu­men con ello y, da­do el an­ti­mi­li­ta­ris­mo in­na­to de nues­tra so­cie­dad, es fá­cil que in­clu­so lo aplau­da”.

El mi­nis­tro Mo­re­nés, ayu­da­do por el re­cien­te­men­te de­sig­na­do Je­fe del Es­ta­do Ma­yor de la De­fen­sa, al­mi­ran­te Fer­nan­do Gar­cía Sán­chez, ten­drá que de­ci­dir en las pró­xi­mas se­ma­nas qué ha­ce con un pre­su­pues­to, que co­mo re­co­no­cen los pro­pios mi­li­ta­res, lle­va 16 años hin­cha­do y con un agu­je­ro tre­men­do. Al­gu­nos de los mi­li­ta­res crí­ti­cos ci­ta­dos pro­po­nen la con­do­na­ción de la deu­da, de la que se ha he­cho car­go In­dus­tria, pe­ro en los tiem­pos que co­rren pa­re­ce una so­lu­ción po­co apro­pia­da. Lo más pro­ba­ble es que se pro­ce­da a re­du­cir de una for­ma con­si­de­ra­ble la com­pra de al­gu­nos ti­pos de ar­ma­men­to, en los que hay un cier­to con­sen­so que son pro­gra­mas que po­drían es­tar so­bre­di­men­sio­na­dos pa­ra los tiem­pos que co­rren. En­tre ellos se ci­tan al avión de com­ba­te Eu­ro­figh­ter, los he­li­cóp­te­ros NH-90, los ca­rros de com­ba­te Leo­pard o los blin­da­dos con­tra­mi­nas.

Me­nos men­cio­na­do en los tex­tos de los dos ge­ne­ra­les y el al­mi­ran­te, pe­ro tan im­por­tan­te o más, es el ca­so de mu­chos mi­li­ta­res que es­tán con­ven­ci­dos de que una de las pri­me­ras me­di­das del PP se­rá la re­duc­ción de per­so­nal mi­li­tar. Co­mo di­ce uno de ellos a Tiem­po, “ha­ce po­cos años no en­con­tra­ban gen­te pa­ra ser sol­da­dos y aho­ra re­sul­ta que so­bra­mos mi­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.