La úl­ti­ma ba­ta­lla de los afec­ta­dos de Fó­rum y Afin­sa

De­sam­pa­ra­dos por la le­gis­la­ción es­pa­ño­la, los ca­si 500.000 afec­ta­dos por el frau­de de los se­llos con­fían en que el Tri­bu­nal de Es­tras­bur­go ha­ga jus­ti­cia.

Tiempo - - ECONOMÍA - POR MIRIAM V. DE LA HE­RA

ma­ría y je­sús (nom­bres fi­gu­ra­dos) son una pa­re­ja de ju­bi­la­dos que vi­ve en un pe­que­ño pue­blo de Es­pa­ña. En 2005, tras ven­der una pro­pie­dad, de­ci­die­ron in­ver­tir una pe­que­ña par­te del di­ne­ro en Fó­rum Fi­la­té­li­co, una so­cie­dad cu­yo mo­de­lo de ne­go­cio con­sis­tía en la com­pra de se­llos que pos­te­rior­men­te se re­va­lo­ri­za­ban. Que­rían com­ple­tar su pen­sión y pa­gar los es­tu­dios de sus hi­jos. Ca­si seis años des­pués del es­cán­da­lo de Fó­rum Fi­la­té­li­co y Afin­sa, in­ter­ve­ni­dos ju­di­cial­men­te por frau­de, so­lo han re­cu­pe­ra­do un 10% de lo in­ver­ti­do. Ellos tie­nen más suerte que otros afec­ta­dos, que de­ci­die­ron in­ver­tir en Afin­sa y que to­da­vía no han vis­to ni un eu­ro.

Son dos de los ca­si 500.000 afec­ta­dos, que re­cla­man al Es­ta­do que ad­mi­ta su par­te de res­pon­sa­bi­li­dad. Lo hi­cie­ron pri­me­ro en la Au­dien­cia Na­cio­nal, que en pri­me­ra ins­tan­cia fa­lló en su con­tra, al en­ten­der que se tra­ta­ba de un con­tra­to mer­can­til fue­ra del con­trol de la Ad­mi­nis­tra­ción. Pe­ro, co­mo Ma­ría y Je­sús in­vir­tie­ron me­nos de 150.000 eu­ros, mí­ni­mo ne­ce­sa­rio pa­ra que el Tri­bu­nal Su­pre­mo ad­mi­ta a trá­mi­te un re­cur­so, el Al­to Tri­bu­nal se negó a re­vi­sar la sen­ten­cia. Una si­tua­ción que con­si­de­ran in­jus­ta y que aho­ra pre­ten­den de­nun­ciar an­te el Tri- bu­nal de De­re­chos Hu­ma­nos de Es­tras­bur­go. “Que­re­mos que se re­co­noz­ca a to­dos los afec­ta­dos, y no so­lo a los más ri­cos, el de­re­cho a una se­gun­da ins­tan­cia ju­di­cial, un de­re­cho re­co­no­ci­do en la le­gis­la­ción es­pa­ño­la”, ex­pli­ca Ju­lio An­to­nio Aran­da, abo­ga­do que re­pre­sen­ta a va­rios afec­ta­dos. Y es que el 90% no ha po­di­do re­cla­mar an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo al tra­tar­se de pe­que­ños aho­rra­do­res. Se­gún el re­cur­so al que Tiem­po ha te­ni­do ac­ce­so, re­cla­ma­rán al Es­ta­do es­pa­ñol un cam­bio en las le­yes. “Que­re­mos que Eu­ro­pa se­pa que en Es­pa­ña se es­tán vul­ne­ran­do de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les”, ex­pli­ca Jo­sé Javier López de Cas­tro, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Per­ju­di­ca­dos Fó­rum Ma­drid.

Ac­ti­vi­dad mer­can­til o fi­nan­cie­ra.

La cla­ve es­ta­ría en la na­tu­ra­le­za mer­can­til o fi­nan­cie­ra de la ac­ti­vi­dad, un asun­to so­bre el que los tri­bu­na­les no se po­nen de acuer­do. Mien­tras que un con­tra­to mer­can­til se so­me­te a la re­gu­la­ción or­di­na­ria, la le­gis­la­ción es­pa­ño­la exi­ge que las ac­ti­vi­da­des fi­nan­cie­ras es­tén su­je­tas a con­trol por par­te de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV), el Ban­co de Es­pa­ña o el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, una si­tua­ción que no se dio en el ca­so de Fó­rum Fi­la­té­li­co y Afin­sa. Sin em­bar­go, en el in­for­me de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria de 2007 que mo­ti­vó la in­ter­ven­ción ju­di­cial, se les acu­sa­ba de ac­tuar co­mo em­pre­sas fi­nan­cie­ras. De he­cho, pa­ra los abo­ga­dos, una in­ter­ven­ción tal, “con la po­li­cía ti­ran­do la puer­ta aba­jo”, so­lo po­dría jus­ti­fi­car­se en el ca­so de una en­ti­dad de ca­rác­ter fi­nan­cie­ro. Opi­nión que no com­par­te la Au­dien­cia, que por pri­me­ra vez en 2010 ha­bla de “ac­ti­vi­dad mer­can­til”.

Sin em­bar­go, an­te ese mis­mo tri­bu­nal, Ma­nuel Cont­he, di­rec­tor de la CNMV en 2006, re­co­no­ció que Fó­rum era un “ban­co de he­cho”, ex­pli­ca Aran­da. Una ad­ver­ten­cia que tam­bién hi­zo el De­fen­sor del Pue­blo en un in­for­me ela­bo­ra­do en 2006, tras la in­ter­ven­ción de Fó­rum y Afin­sa, en el que se cri­ti­ca­ba, “la inac­ti­vi­dad de los po­de­res pú­bli­cos fren­te a un pro­ble­ma que co­no­cían”. El pro­pio Cont­he res­pon­sa­bi­li­zó ade­más en su blog al Ban­co de Es­pa­ña y al Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía.

Pe­ro Fó­rum y Afin­sa con­ta­ron du­ran­te sus más de 20 años de vi­da con el be­ne­plá­ci­to del Es­ta­do. En 2001, el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía pre­sen­ta­ba a las fi­la­té­li­cas co­mo una in­ver­sión “con ga­ran­tía de res­pon­sa­bi­li­dad” en el Bo­le­tín de In­for­ma­ción Co­mer­cial Es­pa­ño­la. Ade­más, los pre­mios de Fó­rum y Afin­sa por su ges­tión (el úl­ti­mo, en 2005, el Más­ter de Oro en­tre­ga­do por el en­ton­ces mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Juan Fer­nan­do López Agui­lar), hi­cie­ron que mu­chas per­so­nas de cla­se me­dia con­fia­ran sus aho­rros a es­tas em­pre­sas. “Cuan­do te vas a in­for­mar y ves que to­dos los in­for­mes son po­si­ti­vos, te fías”, ex­pli­ca López de Cas­tro. A lo que Aran­da aña­de “los se­llos exis­ten, y ade­más, nun­ca se re­tra­sa­ron en los pa­gos, por lo que a prio­ri, no ha­bía mo­ti­vos de sos­pe­cha”.

Por eso, con el pro­ce­so pe­nal pa­ra­li­za­do en bus­ca de los 6.000 mi­llo­nes de eu­ros des­apa­re­ci­dos, Es­tras­bur­go se ha con­ver­ti­do en la úl­ti­ma es­pe­ran­za de los per­ju­di­ca­dos. Una sen­ten­cia fa­vo­ra­ble de Eu­ro­pa ya no so­lu­cio­na­rá sus pro­ble­mas. “So­lo ser­vi­rá pa­ra sa­car los co­lo­res al Es­ta­do, pe­ro Es­pa­ña ten­dría que cam­biar la ley, y po­dría in­fluir en otros ca­sos, co­mo el de Nue­va Ru­ma­sa –afir­ma Aran­da–, pe­ro sien­do rea­lis­tas nos da­ría­mos por satisfechos con re­cu­pe­rar el 50% de lo in­ver­ti­do”, con­clu­ye.

Pro­tes­tas. Ma­ni­fes­ta­ción de afec­ta­dos de Fó­rum y Afin­sa en Ma­drid en 2008.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.