Un per­fu­me neo­fas­cis­ta

La nue­va Cons­ti­tu­ción de Hun­gría, ins­pi­ra­da por el Fi­desz, el par­ti­do de Vik­tor Or­ban, re­ci­cla vie­jas ideas del si­glo XIX.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

El pa­sa­do 1 de enero en­tró en vi­gor la nue­va Cons­ti­tu­ción hún­ga­ra ela­bo­ra­da en so­li­ta­rio por el par­ti­do do­mi­nan­te, el Fi­desz de Vik­tor Or­ban, que con­tro­la los dos ter­cios del Par­la­men­to, y que vul­ne­ra y aho­ga los más ele­men­ta­les de­re­chos de­mo­crá­ti­cos. Rom­pe con las prin­ci­pa­les exi­gen­cias que ri­gen la vi­da de la Unión Eu­ro­pea pro­mul­gan­do una ley elec­to­ral he­cha pa­ra fa­ci­li­tar la vic­to­ria de Or­ban en el fu­tu­ro, con una ley de pren­sa que ata­ca di­rec­ta­men­te a la li­ber­tad de ex­pre­sión y de in­for­ma­ción, con una ex­tra­ña nor­ma­ti­va por la que el Ban­co Cen­tral pier­de am­plios már­ge­nes de au­to­no­mía y con unos re­gla­men­tos y de­ci­sio­nes que li­mi­tan y coar­tan la in­de­pen­den­cia ju­di­cial. Y to­do es­to den­tro de un li­ris­mo ra­cis­ta y cho­vi­nis­ta ado­ba­do de cris­tia­nis­mo fun­da­men­ta­lis­ta y na­cio­na­lis­mo his­trió­ni­co con fer­vo­ro­sas in­vo­ca­cio­nes a San Es­ta­nis­lao. El sa­bor re­sul­tan­te de es­te cóc­tel es el de un fas­cis­mo que se po­dría ca­li­fi­car de ar­cai­co, por­que re­ci­cla vie­jas ideas del si­glo XIX.

En la hi­pó­te­sis de que Hun­gría pi­die­ra en­trar en la Unión Eu­ro­pea con el tex­to de la nue­va Cons­ti­tu­ción se la re­cha­za­ría de plano, por­que su Go­bierno se pa­re­ce más al de una au­to­cra­cia que al de una de­mo­cra­cia. Si no se le per­mi­ti­ría en­trar, aho­ra que ya es­tá den­tro hay que im­pe­dir­le se­guir co­mo si no hu­bie­ra pa­sa­do na­da. El ar­tícu­lo 7 del Tra­ta­do de Lis­boa es muy cla­ro al pre­ci­sar que un país que ya es­tá den­tro, pe­ro cu­yas las le­yes de su go­bierno vio­len los re­qui­si­tos exi­gi­dos pa­ra en­trar, de­be per­der el de­re­cho de vo­to y la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par de for­ma ac­ti­va en los de­ba­tes. Es de­cir, con­vie­ne de­jar­le en el rincón que se ha bus­ca­do. Por eso, tan­to la Co­mi­sión Eu­ro­pea co­mo el Par­la­men­to de Es­tras­bur­go y ca­da uno de los paí­ses miem­bros de­ben po­ner­se de acuer­do pa­ra apli­car­le a Hun­gría lo que man­da el ar­tícu­lo 7. Pa­ra evi­tar que Or­ban si­ga ace­le­ran­do su ve­lo­ci­dad an­ti­de­mo­crá­ti­ca, la UE de­be de­jar­se de pa­ños ca­lien­tes y de ma­rear la per­diz pa­ra apli­car­le sanciones in­me­dia­tas, vi­si­bles y con­cre­tas.

El ros­tro de es­ta de­ri­va na­cio­na­lis­ta es el del ca­ris­má­ti­co pri­mer mi­nis­tro, Vik­tor Or­ban. Pe­ro, ¿quién es Vik­tor Or­ban? Des­de muy jo­ven le do­mi­nó la pa­sión po­lí­ti­ca fi­gu­ran­do en­tre los fun­da­do­res del par­ti­do Fi­desz (acró­ni­mo de Unión de Jó­ve­nes De­mó­cra­tas), ape­nas ter­mi­na­dos los es­tu­dios de De­re­cho. Se tra­ta­ba de un par­ti­do li­be­ral con­ser­va­dor cu­yo ob­je­ti­vo pri­mor­dial era con­tri­buir a la caí­da del co­mu­nis­mo, que ya ofre­cía se­ña­les de evi­den­te de­te­rio­ro, y pro­po­ner una al­ter­na­ti­va de­mo­crá­ti­ca so­bre sus es­com­bros. El nue­vo par­ti­do se ali­neó en la In­ter­na­cio­nal Li­be­ral. Los fo­cos se con­cen­tra­ron so­bre Or­ban en los es­ter­to­res co­mu­nis­tas cuan­do se ce­le­bró una gran ce­re­mo­nia en ho­nor de Im­re Nagy y del res­to de los már­ti­res del le­van­ta­mien­to hún­ga­ro con­tra la ocu­pa­ción so­vié­ti­ca, aplas­ta­do sin pie­dad por Mos­cú. En ese dis­cur­so, car­ga­do de li­ris­mo, pi­dió la re­ti­ra­da de las tro­pas ru­sas y unas elec­cio­nes li­bres. Con los pri­me­ros co­mi­cios de­mo­crá­ti­cos en­tró en el Par­la­men­to, y diez años des­pués de ese dis­cur­so, en ple­na nor­ma­li­za­ción de­mo­crá­ti­ca, con so­lo 35 años, se con­vir­tió en pri­mer mi­nis­tro, el más jo­ven de los man­da­ta­rios ele­gi­dos por los hún­ga­ros. El par­ti­do li­be­ral fue gi­ran­do ha­cia la de­re­cha y de la In­ter­na­cio­nal Li­be­ral pa­só al Gru­po Po­pu­lar, for­man­do par­te del sec­tor más con­ser­va­dor y re­tró­gra­do. El sal­to al na­cio­na­lis­mo cru­do lo dio a par­tir de 2010, cuan­do ba­rrió en las elec­cio­nes. Des­de en­ton­ces se con­vir­tió en un ti­po in­quie­tan­te pa­ra Eu­ro­pa y pa­ra la es­ta­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca in­ter­na.

Dios y la Hun­gría eterna.

En el ima­gi­na­rio ideo­ló­gi­co de Or­ban se mez­cla el na­cio­na­lis­mo con el cris­tia­nis­mo, agi­ta­dos por el an­ti­co­mu­nis­mo, pe­ro no so­lo por el an­ti­co­mu­nis­mo, sino tam­bién por un an­ti­so­cia­lis­mo y un an­ti­li­be­ra­lis­mo fe­ro­ces. Or­ban es pro­tes­tan­te, aunque ha con­se­gui­do lle­var­se bien con to­das las con­fe­sio­nes cris­tia­nas, y en con­cre­to con la po­de­ro­sa Igle­sia ca­tó­li­ca. “No­so­tros –ha di­cho– que es­tu­vi­mos en 1990 pa­ra cla­var con nues­tras ma­nos los cla­vos al ataúd del co­mu­nis­mo, sa­be­mos quién nos guía por el caos y quién une la vi­da de las ma­sas con mi­les de ca­ras ha­cia un des­tino co­mún”. En la nue­va

La Gran Hun­gría. Ul­tra­na­cio­na­lis­tas hún­ga­ros que­man una ban­de­ra de la Unión Eu­ro­pea en Bu­da­pest el 14 de enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.