Ama­zon y 2012

Tiempo - - VISIONES -

Dos da­tos: por un la­do, el pa­sa­do mes de di­ciem­bre la com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se, cu­yo al­ma­cén cen­tral se en­cuen­tra en Phoe­nix, Ari­zo­na, en Es­ta­dos Uni­dos (en la ima­gen), fac­tu­ró un mi­llón de ta­ble­tas ca­da se­ma­na en los dis­tin­tos mer­ca­dos en los que co­mer­cia­li­za sus pro­duc­tos; por otro, la des­car­ga de li­bros elec­tró­ni­cos des­de su web, apro­ve­chan­do el ti­rón na­vi­de­ño, cre­ció un 175%. Otra co­sa es Es­pa­ña, don­de la com­pa­ñía aca­ba de ate­rri­zar de la mano de su dis­po­si­ti­vo más eco­nó­mi­co, el e-reader Kind­le en su ver­sión más bá­si­ca, pe­ro no ofre­ce da­tos ni es­ti­ma­cio­nes de sus ven­tas. Eso sí, se­gún la pres­ti­gio­sa con­sul­to­ra GFK, el nú­me­ro de dis­po­si­ti­vos de lec­tu­ra si­mi­la­res al Kind­le, ci­fra que ro­za los 440.000 ac­tual­men­te, au­men­ta­rá en nues­tro país un 10% a lo lar­go de 2012. un la­do, la subida en las ci­fras de ven­tas ha si­do es­pec­ta­cu­lar de­bi­do a una su­ma de di­fe­ren­tes fac­to­res, pe­ro no hay du­da de que los más im­por­tan­tes han si­do la su­pre­sión del sis­te­ma DRM y la po­lí­ti­ca de pre­cios”.

A la es­pe­ra de que el li­bro elec­tró­ni­co lo­gre al­gún día su­pe­rar la cuo­ta mar­gi­nal que hoy le co­rres­pon­de -las es­ti­ma­cio­nes más op­ti­mis­tas ha­blan de un 1% del mer­ca­do edi­to­rial en Es­pa­ña en 2012- y se le apli­que el IVA su­per­re­du­ci­do del 4%, co­mo se ha­ce con el li­bro de pa­pel -una de las vie­jas reivin­di­ca­cio­nes del sec­tor-, nues­tro país se­gui­rá in­cor­po­ran­do gra­dual­men­te la edi­ción di­gi­tal a su pai­sa­je en los pró­xi­mos años: hay te­ji­do, hay con­te­ni­dos y hay ta­len­to.

Un pa­no­ra­ma con as­cen­sos co­mo el de B de Books o te­rre­mo­tos co­mo el de Ama­zon -no obs­tan­te tan­to la Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Gre­mios y Aso­cia­cio­nes de Li­bre­ros co­mo la Fe­de­ra­ción de Gre­mios de Edi­to­res de Es­pa­ña con­si­de­ran que el fe­nó­meno Ama­zon es­tá “so­bre­di­men­sio­na­do”- y es­truc­tu­ras con­so­li­da­das co­mo las de Li­bran­da -que agru­pa 30 edi­to­ria­les- a las que se unen ca­da vez más se­llos na­ti­vos de la era 2.0 y edi­to­ria­les tra­di­cio­na­les que dan el sal­to a la Red.

De mo­men­to, la lle­ga­da de Ama­zon a Es­pa­ña ofre­ce nue­vos fe­nó­me­nos, co­mo las lis­tas de au­to­res di­gi­ta­les más ven­di­dos, que to­da­vía no su­po­nen mi­llo­nes de des­car­gas pe­ro que a buen se­gu­ro es­con­den de­ce­nas de mi­les de lec­to­res. Es el ca­so de Juan Gó­mez-ju­ra­do, cu­ya no­ve­la El em­ble­ma del trai­dor no se ha mo­vi­do del nú­me­ro uno de ven­tas de los pri­me­ros com­pa­ses na­vi­de­ños. Au­to­res des­co­no­ci­dos pa­ra el gran pú­bli­co -no por mu­cho tiem­po- que ob­tie­nen un eu­ro por ca­da des­car­ga y que lu­chan con­tra los gran­des pe­sos pe­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.