“Soy me­ticu­loso y no me gus­ta equi­vo­car­me”

AC­TOR. El pro­ta­go­nis­ta de Ti­ta­nic y ac­tor fe­ti­che de Mar­tin Scor­se­se lle­ga de nue­vo a las pan­ta­llas con J. Ed­gar, un fil­me di­ri­gi­do por Clint East­wood que cuen­ta la os­cu­ra vi­da del fun­da­dor del FBI, que te­nía más po­der que los pre­si­den­tes.

Tiempo - - CULTURA - POR MA­RÍA ES­TÉ­VEZ (Los Án­ge­les)

con los años, co­mo el buen vino, Leo­nar­do Di­ca­prio ha ido to­man­do cuer­po. Su ta­len­to ad­quie­re una nue­va di­men­sión en su úl­ti­mo fil­me, J. Ed­gar. Di­ri­gi­da por Clint East­wood, la pe­lí­cu­la re­co­ge la vi­da del crea­dor del FBI des­de su ju­ven­tud has­ta su muer­te. Pre­sen­ta a Hoo­ver co­mo ho­mo­se­xual por su su­pues­ta re­la­ción con el vi­ce­pre­si­den­te del FBI Cly­de Pol­son, lo que ha desata­do la ira de los po­lí­ti­cos re­pu­bli­ca­nos, que acu­san a East­wood de man­char la repu­tación del To­do­po­de­ro­so. En una lec­ción de in­ter­pre­ta­ción que po­dría lle­var­le a con­se­guir su pri­mer Os­car, Di­ca­prio sor­pren­de con es­te per­so­na­je, pa­ra el que ha te­ni­do que es­tu­diar el len­gua­je fí­si­co de Hoo­ver. In­ter­pre­ta al per­so­na­je du­ran­te seis dé­ca­das de su vi­da. Sí. Des­de los 19 años a los 74. Has­ta aho­ra en mi ca­rre­ra nun­ca ha­bía te­ni­do un re­to co­mo es­te. Te­nía que in­ter­pre­tar en la mis­ma se­ma­na a un ti­po de 20 y a uno de 50. Un hom­bre que con la edad ca­mi­na de for­ma dis­tin­ta, ha­bla de for­ma dis­tin­ta y tie­ne ex­pe­rien­cias de vi­da dis­tin­tas. A Clint [East­wood] le gus­ta ro­dar muy rá­pi­do. Su pro­ce­so de rea­li­za­ción es muy ve­loz, y eso pre­sen­tó una gran di­fi­cul­tad pa­ra mí, por­que de­bía sal­tar de una épo­ca a otra sin tiem­po pa­ra pre­pa­rar­me. La pe­lí­cu­la, ade­más, mues­tra el cam­bio de nues­tro país, la cons­truc­ción de una fuer­za po­li­cial co­mo es el FBI. Te­nía mu­chí­si­mo en lo que con­cen­trar­me. Us­ted no tie­ne ya 19, ni ha lle­ga­do a los 40. ¿En­con­tró más fá­cil o más di­fí­cil in­ter­pre­tar al jo­ven o al vie­jo Hoo­ver? In­ter­pre­tar al vie­jo fue muy di­fí­cil. Si ha­ces mal un sim­ple mo­vi­mien­to te la jue­gas co­mo ac­tor. Una co­sa es equi­vo­car­te en la voz y otra muy dis­tin­ta es per­der el len­gua­je fí­si­co. Soy me­ticu­loso en mi tra­ba­jo y no me gus­ta equi­vo- car­me. Veo mi in­ter­pre­ta­ción en la pan­ta­lla y quiero ha­cer­lo de for­ma per­fec­ta. Pen­sé que es­ta­ba ac­tuan­do ba­jo el agua, tra­tan­do de que mis mo­vi­mien­tos fue­ran muy des­pa­cio. Ade­más, te­nía que en­co­ger­me y ha­blar a gen­te de mi edad co­mo si yo tu­vie­ra 74 años. Es­te fil­me ha si­do un gran re­to, el más im­por­tan­te de to­da mi ca­rre­ra. Us­ted ha tra­ba­ja­do con gran­des di­rec­to­res. ¿Es­ta­ba Clint East­wood en su lis­ta de fa­vo­ri­tos? Clint es un ar­tis­ta que con­fía en sus ins­tin­tos. Sa­be to­mar de­ci­sio­nes im­por­tan­tes crea­ti­va­men­te, y su tra­ba­jo, tan­to co­mo di­rec­tor o co­mo ac­tor, es sen­sa­cio­nal. No hay na­da fal­so en sus crea­cio­nes, na­da es de men­ti­ra, siem­pre es­tá pre­sen­te y es ade­más in­creí­ble­men­te in­ten­so. Co­mo di­rec­tor le gus­ta dar no­tas ge­ne­ra­les, no es es­pe­cí­fi­co y sus con­se­jos son muy buenos pa­ra cual­quier ac­tor, por­que sa­be siem­pre lo que ca­da es­ce­na ne­ce­si­ta. ¿Tra­ba­jar con East­wood le ha con­ver­ti­do a us­ted en me­jor ac­tor? Es­toy se­gu­ro de que Clint con­si­gue que to­dos los que tra­ba­jan con él sean me­jo­res en lo que ha­cen. Es un ti­po ho­nes­to que siem­pre di­ce lo que sien­te. No tra­ta de com­pli­car­se la vi­da con flo­ri­tu­ras, ni adu­la a los ac­to­res por­que tra­ba­jen con él. Siem­pre man­tie­ne una re­la­ción ín­ti­ma con su equi­po y no hay dis­trac­cio­nes en el ro­da­je. ¿Co­no­cía la his­to­ria de Hoo­ver an­tes de em­pe­zar el ro­da­je de es­te fil­me? Te­nía un co­no­ci­mien­to mí­ni­mo. Hoo­ver es si­nó­ni­mo de dos co­sas: el FBI y ser un tra­ves­ti. En mi ado­les­cen­cia era lo úni­co que sa­bía de Hoo­ver. Creo que pa­ra el pú­bli­co en ge­ne­ral es un mis­te­rio, un gran des­co­no­ci­do del que so­lo se co­no­ce su nom­bre. Sa­bía por las pe­lí­cu­las que ha­bía per­se­gui­do a ma­fio­sos co­mo Di­llin­ger o Baby­fa­ce Nel­son, y su equi­po le ha­bía ayu­da­do a cap­tu­rar­los. No te­nía idea de su vi­da ín­ti­ma. Sé que aña­dió la cien­cia fo­ren­se a la po­li­cía, el uso de las hue­llas dac­ti­la­res, las evi­den­cias no con­ta­mi­na­das. Fue el crea­dor del FBI y su te­mi­ble sis­te­ma de ac­tua­cio­nes se­cre­tas. Se ha des­per­ta­do una gran po­lé­mi­ca en torno al fil­me por­que la his­to­ria re­pre­sen­ta su vi­da per­so­nal con una idea ve­la­da de que pu­die­ra ser ho­mo­se­xual. La pe­lí­cu­la plan­tea du­das, pe­ro no res­pon­de a nin­gu­na pre­gun­ta. Man­te­ne­mos esa lí­nea muy di­fu­sa. No quiero re­ve­lar mu­cho por­que con­si­de­ro que el pú­bli­co de­be ex­pe­ri­men­tar el ele­men­to sor­pre­sa, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te hay una re­la­ción con Cly­de Pol­son. Y si ob­ser­vas la re­la­ción que am­bos man­tu­vie­ron du­ran­te 50 años, vi­vie­ron jun­tos, se vis­tie­ron jun­tos, via­ja­ron jun­tos, ce­na­ban jun­tos ca­si ca­da día, Hoo­ver le de­jo a él to­do lo que te­nía... que su re­la­ción fue­ra ho­mo­se­xual o no es lo de me­nos. Eran com­pa­ñe­ros de vi­da, fue­ron in­se­pa­ra­bles du­ran­te dé­ca­das. Se mar­cha aho­ra a Aus­tra­lia a ro­dar Gatsby, la gran no­ve­la ame­ri­ca­na, di­ri­gi­da por el aus­tra­liano Baz Luhr­man. ¿Le asusta el re­to? Es ex­ci­tan­te. Baz es un vie­jo ami­go, con quien ro­dé Romeo y Ju­lie­ta en Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.