Dos mi­la­gros de Ma­nuel Fra­ga

El pe­núl­ti­mo gran pro­ta­go­nis­ta de la Tran­si­ción (el úl­ti­mo es Ca­rri­llo) aca­ba de fa­lle­cer en me­dio de lá­gri­mas y de­nues­tos igual­men­te sin­ce­ros.

Tiempo - - CULTURA -

Al­guien de­be­rá ave­ri­guar al­gún día quién ha si­do el con­fe­sor (o los con­fe­so­res) de Ma­nuel Fra­ga Iri­bar­ne, que nos aca­ba de de­jar. Ese cu­ra, quien sea, co­no­ce más de la his­to­ria po­lí­ti­ca re­cien­te de Es­pa­ña que la ma­yo­ría de quie­nes se sien­tan hoy en el Con­gre­so. Fra­ga so­lía re­pe­tir­lo cuan­do un pe­rio­dis­ta le sa­ca­ba de qui­cio con una pre­gun­ta, al­go bas­tan­te fre­cuen­te: “Eso yo so­lo se lo cuen­to a Dios y a mi con­fe­sor; y us­ted, evi­den­te­men­te, no lo es”. Esa fra­se so­lía ir se­gui­da de otra aún más so­no­ra: “Así que ha­ga us­ted el fa­vor de sa­lir de mi des­pa­cho”. Que na­die pien­se que exa­ge­ro: me su­ce­dió a mí.

La con­clu­sión que se me ocu­rre es ló­gi­ca: aquel hom­bre creía fé­rrea­men­te en Dios. Pue­de que al­go me­nos en su con­fe­sor; pe­ro en Dios, sin du­da.

Fra­ga fue un hom­bre “ex­tre­mo en to­das sus ac­cio­nes”, co­mo de­cía el hu­ma­nis­ta es­pa­ñol del si­glo XVII Mar­tín Gon­zá­lez de Ce­lló­ri­go. Era ca­paz de asom­bro­sas gran­de­zas, de una enor­me ge­ne­ro­si­dad y de tre­men­das in­dig­ni­da­des. Ya he­mos leí­do en es­tos días su­fi­cien­tes ca­tá­lo­gos de to­do eso. So­lo quiero se­ña­lar que en la mis­ma per­so­na ca­bía so­por­tar la chá­cha­ra de Fi­del Cas­tro du­ran­te nue­ve ho­ras con tal de sa­car a unos pre­sos de la cár­cel; rom­per en pú­bli­co la car­ta de di­mi­sión -sin fe­cha- de Az­nar co­mo pre­si­den­te del re­cién re­fun­da­do PP, pa­ra de­jar cla­ro que “ni tu­te­las, ni tu­tías”; y, del otro la­do, or­de­nar al di­rec­tor de Abc, Tor­cua­to Lu­ca de Te­na, que pu­bli­ca­se (enero de 1969), ma­ni­pu­la­do, el dia­rio ín­ti­mo del mi­li­tan­te an­ti­fran­quis­ta y ho­mo­se­xual Enrique Ruano, pa­ra des­acre­di­tar­le des­pués de que la po­li­cía le hu­bie­se tor­tu­ra­do, ase- si­na­do a ti­ros y arro­ja­do por la ven­ta­na de un sép­ti­mo pi­so de la que en­ton­ces se lla­ma­ba ca­lle del ge­ne­ral Mo­la. Fra­ga era mi­nis­tro de In­for­ma­ción y Tu­ris­mo, y lle­gó a ame­na­zar al pa­dre del ase­si­na­do di­cién­do­le que lo me­jor era que de­ja­ra de pro­tes­tar y así cui­dar me­jor de su otra hi­ja. Ruano era un es­tu­dian­te de 21 años, muy gua­po y, si hay que creer a Ma­nuel Vi­cent, amor de un cé­le­bre cu­ra que lue­go se ca­só con una no me­nos cé­le­bre du­que­sa.

Ejem­plos de no­ble­zas y vi­lla­nías de Fra­ga hay a es­puer­tas, qui­zá por­que era un hom­bre cu­yo ego al­can­za­ba un ta­ma­ño so­lo com­pa­ra­ble al de su in­te­li­gen­cia. No es que le cu­pie­ra el Es­ta­do en la ca­be­za, co­mo le di­jo Felipe Gon­zá­lez; es que se te­nía a sí mis­mo por más gran­de, más efi­caz y más útil que el me­ca­nis­mo del Es­ta­do. Más gran­de que el po­der. Por eso lo usó, du­ran­te bue­na par­te de su vi­da, a tras­ta­zos, sin mi­ra­mien­tos, con el des­pre­cio del lis­to que cree que tra­ta con gen­te mu­cho más ton­ta que él; de­ma­sia­das ve­ces ni si­quie­ra se de­tu­vo a con­si­de­rar qué fin jus­ti­fi­ca­ba aque­llos me­dios, en oca­sio­nes atro­ces.

Mi­la­gro en San­ta Cruz de Mu­de­la.

Pe­ro creía en Dios. Es­to quie­re de­cir que creía tam­bién en los mi­la­gros. Y el Se­ñor, en su in­fi­ni­ta mi­se­ri­cor­dia, le con­ce­dió el don de obrar al­gu­nos y de ser pro­ta­go­nis­ta de otros. Re­la­te­mos na­da más que dos. El pri­me­ro, so­bre­vi­vir a Fran­co y a los mus­té­li­dos mi­nis­tros de los 60. El se­gun­do, mu­cho más im­por­tan­te, en­ga­ñar a me­dio país con ven­tu­ro­sas con­se­cuen­cias.

Es sá­ba­do, 1 de fe­bre­ro de 1964. Ca­ce­ría de aque­llas que ser­vían pa­ra fir­mar per­mi­sos de im­por­ta­ción y ha­cer­le la pe­lo­ta al Cau­di­llo. El nu­tri­dí­si­mo cor­te­jo de es­co­pe­te­ros que pre­si­de Fran­co (mi­nis- tros, sub­se­cre­ta­rios, di­rec­to­res ge­ne­ra­les, la­me­rra­be­les de to­da ca­ta­du­ra y pe­la­je) se ha­lla en una fin­ca de San­ta Cruz de Mu­de­la (Ciu­dad Real). El mi­nis­tro Fra­ga se ha pre­sen­ta­do ves­ti­do de ex­tra de la pe­lí­cu­la Son­ri­sas y lá­gri­mas, o sea de aus­tria­co de re­gla­men­to: to­do re­cién com­pra­do, in­clui­do el som­bre­ro ver­de con la plu­ma de fai­sán.

Apre­ta­da la me­ji­lla con­tra la cu­la­ta de su es­co­pe­ta nue­va, Fra­ga per­si­gue, a tra­vés del pun­to de mi­ra, a un ban­do de per­di­ces que vue­lan ba­jo (co­mo to­das las per­di­ces, por otra par­te). Sú­bi­ta­men­te, an­te el mio­pe ojo gui­ña­do del se­ñor mi­nis­tro se pre­sen­ta un pro­di­gio: la par­te pos­te­rior de una per­diz de co­lo­sa­les pro­por­cio­nes. Don Ma­nuel no se lo pien­sa y aprie­ta el ga­ti­llo. Acier­ta de lleno y la pie­za cae exá­ni­me. Fra­ga son­ríe, ufano, sa­tis­fe­chí­si­mo, has­ta que se da cuen­ta (se oyen gri­tos e im­pre­ca­cio­nes) de que su cer­te­ra per­di­go­na­da no ha he­cho blan­co en una per­diz gi­gan­te sino en el pom­pis de Ma­ría del Car­men Fran­co Po­lo, Ne­nu­ca, la hi­ja úni­ca del Cau­di­llo. Es­te, pá­li­do, ha­ce un so­lo co­men­ta­rio: “El que no se­pa ca­zar, que no ven­ga”. Con­tra to­da ra­zón hu­ma­na, y pa­ra ab­so­lu­ta de­silu­sión de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.