El es­plen­dor de Bor­go­ña en ex­po­si­ción

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

la or­den co­mo du­ques de Bor­go­ña, aun des­pués de ha­ber per­di­do los lla­ma­dos Es­ta­dos de Bor­go­ña (Bél­gi­ca y Ho­lan­da). Era una su­ti­le­za di­plo­má­ti­ca, na­die po­día de­cir que don Juan no te­nía de­re­cho a otor­gar el Toi­són por­que no era rey rei­nan­te, ya que tam­po­co los re­yes es­pa­ño­les des­de Felipe V rei­na­ban so­bre Bor­go­ña y no se les ne­ga­ba la je­fa­tu­ra de la Or­den.

Pe­ro a Fran­co esas fin­tas pro­to­co­la­rias no le con­mo­vían, co­mo tam­po­co lo hi­zo la con­ce­sión del collar a Bal­duino de Bél­gi­ca. En 1960 el mo­nar­ca bel­ga se ca­só con la es­pa­ño­la Fa­bio­la de Mo­ra, lo que tu­vo un tre­men­do im­pac­to sen­ti­men­tal en nues­tro país, aunque no exis­tie­ra una in­dus­tria del co­ra­zón co­mo la de aho­ra. El anun­cio de que la bo­da iba a ser re­trans­mi­ti­da por Eu­ro­vi­sión dis­pa­ró la ven­ta de te­le­vi­so­res en una Es­pa­ña an­sio­sa de gla­mour tras las pri­va­cio­nes de una lar­ga pos­gue­rra, pe­ro Fran­co no su- po es­tar a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. La de­le­ga­ción ofi­cial de Es­pa­ña con­sis­tía en la hi­ja del dic­ta­dor y el yer­ní­si­mo, el mar­qués de Vi­lla­ver­de, mi­ra­dos por en­ci­ma del hom­bro por to­da la no­ble­za eu­ro­pea in­vi­ta­da, y la con­de­co­ra­ción es­pa­ño­la con­ce­di­da a Bal­duino, si­guien­do la cos­tum­bre pro­to­co­la­ria en es­tos ca­sos, no era del má­xi­mo ni­vel, so­la­men­te un collar de Isa­bel la Ca­tó­li­ca.

El rey de los bel­gas.

Don Juan le en­men­dó la pla­na a Fran­co y le otor­gó a Bal­duino el Toi­són. Pa­ra el rey de los bel­gas la In­sig­ne Or­den te­nía un sig­ni­fi­ca­do muy es­pe­cial. El Toi­són ha­bía si­do fun­da­do por el du­que Felipe el Bueno de Bor­go­ña en la ciu­dad bel­ga de Bru­jas, y aunque la je­fa­tu­ra se ins­ta­ló en Es­pa­ña des­de tiem­pos de Felipe II, los ar­chi­vos y el te­so­ro de la Or­den se ha­bían que­da­do en Bél­gi­ca. El Toi­són cons­ti­tuía una pá­gi­na im­por­tan­te de la his­to­ria bel- ga, has­ta el pun­to de que tras la Pri­me­ra Guerra Mun­dial, Bél­gi­ca ame­na­zó con no fir­mar el tra­ta­do de paz de Ver­sa­lles si no le de­vol­vían ar­chi­vos y te­so­ro, tras­la­da­dos a Vie­na du­ran­te las con­mo­cio­nes de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa.

Bal­duino sí acep­tó por tan­to el ho­nor que le otor­ga­ba el Conde de Bar­ce­lo­na, co­mo en años su­ce­si­vos lo acep­ta­rían el rey Pa­blo de Gre­cia –con­sue­gro de don Juan-, su hi­jo y su­ce­sor Cons­tan­tino, y los je­fes de las ca­sas de Bor­bón no rei­nan­tes, Dos Si­ci­lias y Par­ma. Así, en­tre 1960 y 1964, don Juan fue ob­te­nien­do cier­to re­co­no­ci­mien­to de la reale­za eu­ro­pea a su pre­ten­sión de rey le­gí­ti­mo de Es­pa­ña, aunque sin co­ro­na.

Des­gra­cia­da­men­te pa­ra él, a Fran­co to­do es­to le traía al pai­ro y cuan­do de­ci­dió de­sig­nar un “su­ce­sor a tí­tu­lo de Rey” se sal­tó una ge­ne­ra­ción di­nás­ti­ca y eli­gió a don Jua­ni­to, Juan Car­los pa­ra la His­to­ria. La vin­cu­la­ción del du­ca­do de Bor­go­ña a Es­pa­ña tie­ne su ori­gen en la ma­yor ope­ra­ción di­nás­ti­ca de la his­to­ria de Eu­ro­pa, las Bo­das es­pa­ño­las, en­tre los hi­jos del em­pe­ra­dor Ma­xi­mi­li­ano de Aus­tria y de los Re­yes Ca­tó­li­cos. El hi­jo de Ma­xi­mi­li­ano, Felipe el Her­mo­so, que por he­ren­cia de su ma­dre era du­que de Bor­go­ña, se ca­só con Jua­na la Lo­ca y así se con­vir­tió en Felipe I de Es­pa­ña, apor­tan­do co­mo do­te los Es­ta­dos de Bor­go­ña (Bél­gi­ca, Ho­lan­da y par­te de Fran­cia), el país más ri­co de Eu­ro­pa, y la je­fa­tu­ra de la Or­den del Toi­són. Es­te pre­cio­so per­ga­mino re­pre­sen­ta al em­pe­ra­dor, su hi­jo Felipe y Jua­na, y for­ma par­te de una es­plén­di­da ex­po­si­ción que ex­hi­be (has­ta el 26 de fe­bre­ro) la fun­da­ción Car­los de Am­be­res, La Or­den del Toi­són de Oro y sus so­be­ra­nos, 1430-2011. Cual­quier aman­te de la His­to­ria tie­ne aquí una ci­ta inex­cu­sa­ble, con su im­pre­sio­nan­te ga­le­ría de so­be­ra­nos del Toi­són, obras de gran­des ar­tis­tas, des­de Van der Wey­den a Go­ya, Ve­láz­quez, Cra­nach, Mo­ro, o el Maes­tro de la Le­yen­da de San­ta Mag­da­le­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.