El bo­yan­te tu­ris­mo gay

Va­ca­cio­nes con los co­lo­res del ar­co iris pa­ra sa­tis­fa­cer la de­man­da de uno de los co­lec­ti­vos más via­je­ros y que más con­su­me en sus es­tan­cias.

Tiempo - - SOCIEDAD - CELIA LORENTE

La in­dus­tria del tu­ris­mo en­fo­ca­do a los ho­mo­se­xua­les es un fe­nó­meno en al­za. Es­te co­lec­ti­vo via­ja con ma­yor fre­cuen­cia, sue­le ha­cer­lo fue­ra de tem­po­ra­da y gas­ta du­ran­te sus va­ca­cio­nes un 30% más de me­dia que la co­mu­ni­dad he­te­ro­se­xual. Ade­más, los gais son clien­tes ex­tre­ma­da­men­te fie­les a las em­pre­sas tu­rís­ti­cas que los cap­tan y ha­cen en su des­tino va­ca­cio­nal un uso in­ten­si­vo de la ofer­ta de ba­res, res­tau­ran­tes, lu­ga­res de ocio y cul­tu­ra­les. Por to­dos es­tos mo­ti­vos el sec­tor tu­rís­ti­co ha em­pe­za­do a te­ner­les muy en cuen­ta.

La Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Tu­ris­mo (Fi­tur) que se ce­le­bra del 18 al 22 de enero in­cor­po­ra­rá es­te año por se­gun­da vez una zo­na de­di­ca­da a los ex­po­si­to­res es­pe­cia­li­za­dos en tu­ris­mo gay, es­pa­cio LGBT (co­mu­ni­dad les­bia­na, gay, bi­se­xual y tran­se­xual), con el fin de “im­pul­sar” su vi­si­bi­li­dad en el sec­tor. Un es­ce­na­rio de ne­go­cio y co­no­ci­mien­to en el que los pro­fe­sio­na­les in­tere­sa­dos en es­te seg­men­to del mer­ca­do po­drán co­no­cer la de­man­da es­pe­cí­fi­ca de es­te co­lec­ti­vo “que me­re­ce un tra­ta­mien­to es­pe­cia­li­za­do y que abre in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des de ne­go­cio”, in­di­ca la ins­ti­tu­ción or­ga­ni­za­do­ra de Fi­tur. En el pa­be­llón 10, una zo­na que sal­ta a la vista del vi­si­tan­te por su sue­lo con una enor­me mo­que­ta con los co­lo­res del ar­co iris, em­pre­sas co­mo Glo­ba­lia, Air Eu­ro­pa, Hal­cón Via­jes, Wel­co­me In­co­ming, Wes­tin Pa­la­ce Ho­tels, Via­jes Ecua­dor, Ibe­rrail, Ju­ven­ta, Pepe Tra­vel, Tra­vel Plan o Mul­ti­co­lor Via­jes, en­tre otras, se en­cuen­tran pre­sen­tes.

Si ha­ce po­cos años so­lo unas cuan­tas com­pa­ñías tu­rís­ti­cas se ha­bían fi­ja­do en las ne­ce­si­da­des de es­te ti­po de via­je­ros, hoy en día la ofer­ta se ha in­cre­men­ta­do ex­po­nen­cial­men­te. Unas pro­pues­tas que in­clu­yen, ade­más de agencias de via­jes, cru­ce­ros, ho­te­les, cen­tros de re­la­ja­ción o clu­bes noc­tur­nos de­di­ca­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te al pú­bli­co ho­mo­se­xual.

Tra­to es­pe­cial al clien­te.

La elec­ción del des­tino y alo­ja­mien­to por par­te de los tu­ris­tas de es­te co­lec­ti­vo de­pen­de en gran me­di­da del ti­po de aco­gi­da y tra­to que se les dis­pen­sa. Los em­plea­dos de los ho­te­les de­ben sa­ber có­mo di­ri­gir­se al com­pa­ñe­ro del mis­mo se­xo de un clien­te, ig­no­rar los es­te­reo­ti­pos so­bre gais y les­bia­nas, o sa­ber re­co­men­dar lu­ga­res de ocio noc­turno adap­ta­dos a sus gus­tos. Pe­dro Tu­de­la, so­cio de Di­ver­sity Con­sul­ting, em­pre­sa res­pon­sa­ble de or­ga­ni­zar Fi­tur LGBT, de­cla­ra: “Una de las co­sas que bus­ca­mos los gais es es­tar có­mo­dos con nues­tra con­di­ción. Las va­ca­cio­nes son una apues­ta muy im­por­tan­te en el año en la que po­nes to­da tu ilu­sión y tu di­ne­ro, y lo que no quie­res es lle­gar al ho­tel y te­ner la frustración de que el re­cep­cio­nis­ta te mi­re mal por­que pi­des con tu pa­re­ja una ca­ma de ma­tri­mo­nio. Lo prin­ci­pal que bus­ca el tu­ris­ta gay es sen­tir­se a gus­to y po­der ser él mis­mo”.

Por ello los des­ti­nos o es­ta­ble­ci­mien­tos lla­ma­dos gay friendly, o amis­to­sos con el co­lec­ti­vo LGBT, son los pre­fe­ri­dos en sus via­jes. “Un ho­tel que ten­ga un buen ser­vi­cio pa­ra gais no quie­re de­cir que sea un ho­tel gay, eso es un gran error que co­me­ten mu­chos ho­te­le­ros. Hay ca-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.