Ofer­tas tu­rís­ti­cas a la car­ta

Tiempo - - SOCIEDAD -

El gas­to del tu­ris­mo ho­mo­se­xual as­cen­de­rá a 123.000 mi­llo­nes de eu­ros du­ran­te es­te año

de­nas he­te­ro-gay friendly que cui­dan es­te as­pec­to, y que igual que crean un pa­que­te con una ofer­ta fa­mi­liar lo ha­cen tam­bién pa­ra los gais”. En cuan­to a la elec­ción del des­tino pa­sa exac­ta­men­te lo mis­mo: “Si yo voy por la ca­lle en Si­ria, en Egip­to o en al­gún país de Su­da­mé­ri­ca y me mi­ran mal, pre­fie­ro ir a un lu­gar don­de no voy a te­ner esos pro­ble­mas”, cuen­ta Tu­de­la.

Prin­ci­pa­les des­ti­nos.

El con­ti­nen­te europeo es qui­zá, por su gra­do de to­le­ran­cia y acep­ta­ción, la me­ca del tu­ris­mo ho­mo­se­xual. Eu­ro­pa si­gue sien­do el des­tino pre­fe­ri­do por es­te co­lec­ti­vo y el ma­yor re­cep­tor de la co­mu­ni­dad ho­mo­se­xual. En to­das las gran­des ur­bes eu­ro­peas exis­te un ba­rrio tí­pi­ca­men­te gay, y en ciu­da­des co­mo Ma­drid o París, la ce­le­bra­ción del Día del Or­gu­llo Gay es un au­tén­ti­co acon­te­ci­mien­to.

Por es­te motivo Ma­drid ha si­do ele­gi­da por la In­ter­na­tio­nal Gay & Les­bian Tra­vel As­so­cia­tion se­de de su con­ven­ción mun­dial en 2014. El apo­yo que la ciu­dad ofre­ce a los ho­mo­se­xua­les y los atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos pa­ra es­te co­lec­ti­vo han si­do de­ter­mi­nan­tes pa­ra la can­di­da­tu­ra ma­dri­le­ña. El ya ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Tu­ris­mo y Co­mer­cio Joan Mes­qui­da ex­pli­ca que “Es­pa­ña es el úni­co país en el mun­do que tie­ne seis des­ti­nos LGBT Lí­neas aé­reas, ho­te­les, cru­ce­ros... to­dos se apun­tan a rea­li­zar ofer­tas es­pe­cia­li­za­das pa­ra el co­lec­ti­vo ho­mo­se­xual. Den­tro de las va­ca­cio­nes a bor­do de un bar­co, los cru­ce­ros gais se es­tán vol­vien­do ca­da vez más po­pu­la­res. La agen­cia Atlan­tis Even­tos, es­pe­cia­li­za­da en via­jes pa­ra la co­mu­ni­dad con la ban­de­ra del ar­co iris, or­ga­ni­za a bor­do del bu­que Allu­re of the Seas un su­per­cru­ce­ro con unos 4.500 gais y les­bia­nas a bor­do, un ré­cord mun­dial pa­ra es­te ti­po de sa­li­das (arri­ba a la de­re­cha). Es­te año la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Tu­ris­mo (Fi­tur) re­pi­te por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo su es­pa­cio LGBT (les­bia­nas, gais, bi­se­xua­les y tran­se­xua­les) ava­la­do por el éxi­to que co­se­chó en 2011. Es­te área de la fe­ria na­ció con el ob­je­ti­vo de dar a co­no­cer el im­por­tan­te seg­men­to LGBT y sus par­ti­cu­la­ri­da­des en cuan­to a la ofer­ta y de­man­da tu­rís­ti­ca se re­fie­re, que se po­ten­cia, am­plía e in­ter­na­cio­na­li­za de ca­ra a es­ta nue­va edi­ción. con­so­li­da­dos -Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Ibi­za, Sit­ges, Gran Ca­na­ria y To­rre­mo­li­nos­que tie­nen un gran pe­so en el sec­tor tu­rís­ti­co, ya que re­pre­sen­tan el 10% del tu­ris­mo que re­ci­be Es­pa­ña”.

Pe­ro no so­lo es­tá el tu­ris­mo de sol y pla­ya, en Es­pa­ña gran­des ciu­da­des co­mo Bar­ce­lo­na, Va­len­cia, Bil­bao, Se­vi­lla y por su­pues­to Ma­drid son tam­bién des­ti­nos pre­fe­ren­tes. Tam­bién hay co­mu­ni­da­des que es­tán rea­li­zan­do aho­ra pro­gra­mas de már­que­tin pa­ra gais co­mo Ex­tre­ma­du­ra ama­ble, que no pre­ten­de com­pe­tir con los des­ti­nos de sol y pla­ya ni tam­po­co los de fies­ta, sino atraer un tu­ris­mo ho­mo­se­xual de más edad y con buen po­der ad­qui­si­ti­vo. “Los gais se­niors, la ge­ne­ra­ción de en­tre 50 y 65 años que no desea des­ti­nos co­mo Ibi­za o Sit­ges, sino otras fór­mu­las de tu­ris­mo co­mo el ru­ral, gas­tro­nó­mi­co o cul­tu­ral, son un mer­ca­do con una fuer­za es­pec­ta­cu­lar”, afir­ma Tu­de­la.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca de es­te ti­po de tu­ris­tas es que pre­pa­ran sus va­ca­cio­nes on-li­ne. Los via­jes se bus­can prin­ci­pal- men­te por In­ter­net y el már­que­tin vi­ral es fun­da­men­tal en la to­ma de de­ci­sio­nes. Un des­tino o un ho­tel pue­de ser re­cha­za­do por to­da la co­mu­ni­dad por­que una pa­re­ja gay cuen­te su ma­la ex­pe­rien­cia en las re­des so­cia­les, has­ta el pun­to de ha­cer­le el boi­cot a ese des­tino o ca­de­na ho­te­le­ra. “El már­que­tin vi­ral en los gais fun­cio­na 100 ve­ces más que en la po­bla­ción he­te­ro­se­xual”, se­gún Tu­de­la.

Sin car­gas fa­mi­lia­res.

Es­te es un sec­tor po­bla­cio­nal al que pa­re­ce afec­tar­le me­nos la cri­sis que al res­to. “La cri­sis se no­ta mu­chí­si­mo me­nos por la sen­ci­lla ra­zón de que no te­ne­mos car­gas fa­mi­lia­res, y por lo tan­to no te­ne­mos que pa­gar co­le­gios ni ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res, y eso va di­rec­ta­men­te al bol­si­llo. Tam­po­co te­ne­mos que vin­cu­lar nues­tras va­ca­cio­nes con las de los ni­ños, así que la li­ber­tad a la ho­ra de via­jar es ma­yor.

Así, hay lu­ga­res co­mo Mia­mi, que ce­le­bran aho­ra en mar­zo el fes­ti­val Win­ter Party. “Se han in­ven­ta­do una fies­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.