Haw­king no se rin­de

Se­ría in­tere­san­te co­no­cer qué pien­sa de sí mis­mo, su mé­to­do de su­pera­ción per­so­nal y su es­ta­do de áni­mo.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - NATIIVEL PRECIIADO

Des­de que a los 24 años le diag­nos­ti­ca­ron la es­cle­ro­sis la­te­ral amio­tró­fi­ca ha vi­vi­do un desafío per­ma­nen­te

más allá de sus co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos, lo que nos in­tere­sa a los pro­fa­nos de Step­hen Haw­king es de dón­de ha sa­ca­do su in­men­sa for­ta­le­za pa­ra su­pe­rar la ad­ver­si­dad. Ape­nas ha­bla de sí mis­mo, y si ex­cep­cio­nal­men­te lo ha­ce, em­plea un tono bur­lón que nos ha­ce du­dar de su ve­ra­ci­dad. Co­mo, por ejem­plo, cuan­do en la re­cien­te en­tre­vis­ta de New Scien­tist, res­pon­de que él so­lo pien­sa en las mu­je­res. La Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge ha or­ga­ni­za­do di­ver­sos ac­tos pa­ra ce­le­brar los 70 años que cum­plió Haw­king el pa­sa­do 8 de enero. El cien­tí­fi­co más fa­mo­so de los úl­ti­mos tiem­pos lle­va va­rias dé­ca­das desafian­do las pre­vi­sio­nes mé­di­cas. Des­de que a los 24 años le diag­nos­ti­ca­ron la es­cle­ro­sis la­te­ral amio­tró­fi­ca, una en­fer­me­dad de­ge­ne­ra­ti­va neu­ro­mus­cu­lar que le man­tie­ne in­mó­vil y ata­do en una si­lla de rue­das, ha vi­vi­do un desafío per­ma­nen­te. Le pro­nos­ti­ca­ron una es­pe­ran­za de vi­da de un par de años, pe­ro des­de en­ton­ces se ha ca­sa­do y di­vor­cia­do dos ve­ces, ha te­ni­do tres hi­jos y tres nie­tos, ha si­do ti­tu­lar du­ran­te 30 años de la cá­te­dra que pre­si­dió en su épo­ca Isaac New­ton, ha es­cri­to li­bros de di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca con un éxi­to de ven­tas apa­bu­llan­te, ha re­ci­bi­do in­con­ta­bles pre­mios y es re­co­no­ci­do en la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca co­mo el he­re­de­ro de Eins­tein por sus des­cu­bri­mien­tos en el te­rreno de la cos­mo­lo­gía y la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca, los ci­mien­tos de la fí­si­ca ac­tual.

To­dos es­tos lo­gros re­quie­ren un es­fuer­zo so­bre­hu­mano pa­ra una per­so­na que ne­ce­si­ta cui­da­dos mé­di­cos cons­tan­tes y so­lo se co­mu­ni­ca con el mun­do ex­te­rior a tra­vés de un di­mi­nu­to sen­sor ins­ta­la­do en sus ga­fas, que de­tec­ta las con­trac­cio­nes de su me­ji­lla y las con­vier­te en pa­la­bras que apa­re­cen en la pan­ta­lla de su or­de­na­dor. Lo más gran­de, sin em­bar­go, es la po­ten­cia de un ce­re­bro que le per­mi­te via­jar por el uni­ver­so sin el me­nor im­pe­di­men­to. Por eso se­ría tan in­tere­san­te co­no­cer qué pien­sa de sí mis­mo, su mé­to­do de su­pera­ción per­so­nal y su ver­da­de­ro es­ta­do de áni­mo. Ta­rea im­po­si­ble, por­que ape­nas ha­bla de su en­fer­me­dad y de su vi­da per­so­nal, ex­cep­to pa­ra re­pa­sar ru­ti­na­rios da­tos bio­grá­fi­cos. Si co­no­ce­mos cier­tos as­pec­tos de su per­so­na­li­dad es a tra­vés de las me­mo­rias que es­cri­bió Ja­ne Wil­son, su pri­me­ra es­po­sa, acre­di­ta­da his­pa­nis­ta y ma­dre de sus hi­jos, cuan­do la aban­do­nó pa­ra ca­sar­se con la en­fer­me­ra que em­pu­ja­ba su si­lla de rue­das y que, pos­te­rior­men­te, fue acu­sa­da de pro­pi­ciar­le ma­los tra­tos. En di­cho li­bro re­co­no­ce su ge­nia­li­dad, pe­ro le ca­li­fi­ca co­mo un ser hu­mano so­ber­bio, in­so­por­ta­ble y egó­la­tra.

Di­cen que su si­tua­ción ac­tual es su­ma­men­te frá­gil, que su co­ne­xión con el mun­do ex­te­rior es por mo­men­tos ca­si nu­la, y por eso los mé­di­cos le re­co­men­da­ron que no asis­tie­ra a su ho­me­na­je de cum­plea­ños, pe­ro no le im­pi­die­ron que en­via­se un dis­cur­so, co­mo to­dos los su­yos, bri­llan­te, iró­ni­co y con unos con­mo­ve­do­res con­se­jos fi­na­les: “Acuér­den­se de mi­rar ha­cia las es­tre­llas y no ha­cia sus pies. In­ten­ten en­con­trar­le un sen­ti­do a lo que ven y pre­gún­ten­se por aque­llo que ha­ce que exis­ta el uni­ver­so. Sean cu­rio­sos. Y por muy di­fí­cil que pue­da pa­re­cer­les la vi­da, siem­pre hay al­go que pue­den ha­cer y en lo que pue­den te­ner éxi­to. Lo im­por­tan­te es que no se rin­dan”. Que no se va­ya sin de­cir­nos el mé­to­do pa­ra lo­grar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.