No era tan ma­la la ley an­ti­ta­ba­co

Una año des­pués de su en­tra­da en vi­gor los da­tos mues­tran be­ne­fi­cios pa­ra unos y pér­di­das me­no­res de las pre­vis­tas pa­ra otros.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR CA­RO­LI­NA VALDEHÍTA

El se­gun­do día de enero de 2011 des­per­ta­ba co­mo el pri­mer día del res­to de nues­tras vi­das sin hu­mo. La ley an­ti­ta­ba­co irrum­pía en los cer­ca de 240.000 ba­res y res­tau­ran­tes que con­for­man el spa­nish way of li­fe pri­van­do de su vi­cio a ese 25% de la po­bla­ción fu­ma­do­ra. En­ton­ces el pa­no­ra­ma pin­ta­ba de­vas­ta­dor y se abría, aún más, la bre­cha en­tre las dos Es­pa­ñas: la que fu­ma y la que no.

A fa­vor de la pri­me­ra –y por cues­tio­nes evi­den­tes- las ta­ba­ca­le­ras y los hos­te­le­ros, que pre­de­cían una caí­da im­por­tan­te de los in­gre­sos en sus res­pec­ti­vos sec­to­res. La Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Hos­te­le­ría ha­bla de una caí­da de en­tre el 15% y el 20%, so­bre to­do en el ocio noc­turno, y una ba­ja­da del 2% en el em­pleo en el pri­mer se­mes­tre de 2011. Cla­ro que la cri­sis si­gue sien­do el epi­cen­tro de to­dos los ma­les del sec­tor y, aunque se ha­ble de un in­cre­men­to en hos­te­le­ría y res­tau­ra­ción, “los da­tos re­fle­jan que el alo­ja­mien­to se ha lle­va­do un 7,4% de los be­ne­fi­cios, mien­tras que la hos­te­le­ría ha te­ni­do un des­cen­so del 2,7%”, pun­tua­li­za Jo­sé Ma­ría Ru­bio, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción.

A fa­vor de la se­gun­da, el Mi­nis­te­rio de Sanidad y aso­cia­cio­nes y co­mi­tés con­tra el ta­ba­quis­mo, que se fro­ta­ban las ma­nos vien­do có­mo se re­du­cían en un 15% los ca­sos de as­ma in­fan­til y des­cen­día un 10% el nú­me­ro de in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios por in­far­to y car­dio­pa­tía. O lo que es ca­si más re­con­for­tan­te: 600.000 per­so­nas de­ci­die­ron fu­mar­se su úl­ti­ma ca­je­ti­lla en 2011. Una mues­tra cla­ra de que “la nor­ma ha si­do cum­pli­da”.

La po­de­ro­sa ley an­ti­ta­ba­co cor­ta­ba de raíz tra­di­cio­nes co­mo la so­bre­me­sa, el ci­ga­rri­llo de me­dia ma­ña­na con el ca­fé, el pu­ro echan­do la par­ti­da y el flir­teo pi­dien­do fue­go a la ho­ra de las co­pas. Pe­ro a su vez, su­po­nía un atis­bo de luz y es­pe­ran­za: vía li­bre a las te­rra­zas du­ran­te los 12 me­ses del año. Re­no­var­se o mo­rir fue el le­ma de los hos­te­le­ros y, en es­te ca­so, es­tar a la co­la de Eu­ro­pa traía con­si­go lec­cio­nes apren­di­das y opor­tu­ni­da­des. Con ello, mam­pa­ras, cor­ta­vien­tos y en ma­yor me­di­da las se­tas, co­mo se de­no­mi­nan a las es­tu­fas de las te­rra­zas, han da­do una tre­gua a los hos­te­le­ros y pro­por­cio­na­do tra­ba­jo ex­tra a sus fa­bri­can­tes, los gran­des be­ne­fi­cia­rios que per­ma­ne­cen en tie­rra de na­die.

Ver­mut al ai­re li­bre.

En Es­pa­ña hay el do­ble de adic­tos a la ni­co­ti­na que en el res­to del con­ti­nen­te, qui­zá por la cul­tu­ra del ca­chon­deo o por­que el ta­ba­co siem­pre ha si­do más ba­ra­to. Los pio­ne­ros en de­cir au re­voir a los ma­los hu­mos fue­ron los ir­lan­de­ses e ita­lia­nos, en 2004 y 2005 res­pec­ti­va­men­te. El Reino Uni­do lo hi­zo en 2007 y Fran­cia y Ale­ma­nia, un año des­pués. Pe­ro en es­tos paí­ses se abrían las te­rra­zas los 365 días del año, mien­tras que en el pa­raí­so del ja­món el 31 de oc­tu­bre se ce­rra­ban los chi­rin­gui­tos. “Al­go que siem­pre ha sor­pren­di­do al pú­bli­co in­ter­na­cio­nal, que de­man­da­ba la po­si­bi­li­dad de dis­fru­tar de ellas en cual­quier épo­ca del año”, di­ce Iván Saa­ve­dra, di­rec­tor

En Es­pa­ña un 25% de la po­bla­ción es fu­ma­do­ra, el do­ble que en el res­to de los paí­ses de Eu­ro­pa

co­mer­cial de Tol­der, em­pre­sa de­di­ca­da a la pues­ta a pun­to de te­rra­zas. “La ley an­ti­ta­ba­co ha re­sul­ta­do una ven­ta­ja en ese sen­ti­do”, afir­ma. Y tan­to que lo ha si­do, so­bre to­do pa­ra ellos, que han au­men­ta­do sus be­ne­fi­cios du­ran­te 2011 cer­ca de un 15%. Gran can­ti­dad de res­tau­ran­tes han per­di­do su vir­gi­ni­dad con las me­sas al ai­re li­bre, in­clu­so quie­nes no las po­nían ni en ve­rano, dan­do la opor­tu­ni­dad de co­mer ba­jo un tol­do llue­va, true­ne o nie­ve.

En Ma­drid se es­ti­ma que el au­men­to de las de­man­das de li­cen­cias de te­rra­zas so­bre­pa­sa­rá en fe­bre­ro de 2012 las 4.000. Es­to su­po­ne un in­cre­men­to de más de 800 res­pec­to a 2010. En Bar­ce­lo­na el au­men­to tam­bién ha si­do no­ta­ble, y se han re­ci­bi­do cer­ca del do­ble que en 2010 (de 2.337 a 3.882). Pe­ro la nue­va es­tam­pa re­sul­ta mu­cho más pin­to­res­ca en ciu­da­des del Nor­te: en Bil­bao se ha­bla de un 32,13% de so­li­ci­tu­des más que en 2010 (de 722 a 954). Por el con­tra­rio, el nú­me­ro ha si­do me­nor en el Sur, que ya te­nía más cul­tu­ra de te­rra­zas. En Gra­na­da, por ejem­plo, se han pa­sa­do de 270 a unas 350 du­ran­te el úl­ti­mo año.

En ge­ne­ral, los ayun­ta­mien­tos han co­la­bo­ra­do a su im­plan­ta­ción re­du­cien­do los trá­mi­tes pa­ra la ins­ta­la­ción de las me­sas y sus com­ple­men­tos, y en for­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.