Tras ca­sar­se con Gu­ti, Ro­mi­na no de­ja­rá la te­le

La pe­rio­dis­ta ar­gen­ti­na pro­yec­ta se­guir tra­ba­jan­do me­ren­gue. des­pués de su bo­da con el ex­fut­bo­lis­ta La ce­re­mo­nia es­tá pre­vis­ta pa­ra ju­nio en For­men­te­ra.

Tiempo - - GENTE -

JE­SÚS MARIÑAS

Pa­re­ce co­mo de pe­lí­cu­la an­ti­gua, al­go de fá­bu­la con apa­ren­te irrea­li­dad: aunque al prin­ci­pio to­dos cues­tio­na­mos con es­cep­ti­cis­mo tal fle­cha­zo, hay que ren­dir­se a la evi­den­cia. Re­sul­ta cuen­to si­mi­lar a los que la prin­ce­sa Le­ti­zia ho­jeó en su vi­si­ta a un sa­lón in­fan­til pro­mo­cio­na­dor de lec­tu­ras. Se la vio de­par­tir co­mo re­ju­ve­ne­ci­da, pro­di­gan­do en­tre­vis­tas co­mo no sue­le ha­cer­lo en si­tua­cio­nes de ma­yor fus­te ins­ti­tu­cio­nal. Au­tén­ti­ca­men­te re­la­ja­da com­par­tió lec­tu­ras y se sen­tó en el sue­lo con los pe­que­ños.

Su­po ade­cuar­se a unas cir­cuns­tan­cias que le caían tan sim­pá­ti­cas co­mo es­te amor ex­prés y alo­ca­do en­tre Gu­ti y la ar­gen­ti­na que le ro­bó el co­ra­zón: han bas­ta­do dos me­ses pa­ra fli­par al ex me­ren­gue que a las dos se­ma­nas le de­cla­ró su amor y la No­che­vie­ja pa­sa­da la sor­pren­dió con el ani­llo de pe­di­da tras via­jar con ella a Tu­cu­mán, Ar­gen­ti­na, don­de Ro­mi­na fue ele­gi­da miss con so­lo 19 años, ha­ce ya 12. El tí­tu­lo mar­có su des­tino, que en ju­nio la con­ver­ti­rá en se­gun­da es­po­sa de Gu­ti tras la aza­ro­sa re­la­ción, con Aran­cha de Be­ni­to, ma­dre de sus dos hi­jos. “To­do es­tá sien­do muy bo­ni­to pe­se a la ra­pi­dez”, me cuen­ta Ro­mi­na, que ha bus­ca­do ya tra­je nup­cial. Las pre­fe­ren­cias se las lle­va Ro­sa Cla­rá, es­pe­cia­li­za­da en las no­vias más sig­ni­fi­ca­ti­vas del país, aunque no le dis­gus­ta­ría Elie Saab a quien Na­ti Abascal si­gue pro­mo­cio­nan­do. Es una pu­bli­ci­dad an­dan­te mien­tras su hi­jo Luis en­fa­dó a los del siem­pre ge­ne­ro­so ¡Ho­la!, pu­bli­ca­ción a la que el pe­que­ño Me­di­na aca­ba de des­ca­li­fi­car qui­zá por que ya no le fi­nan­cian su inexis­ten­te pe­ro pro­duc­ti­va re­la­ción con Aman­da Hearts. Le ce­rra­ron el gri­fo y se ven­ga arre­me­tien­do con­tra lo que su­pu­so su mo­dus vi­ven­di, los hay des­agra­de­ci­dos.

La chis­pa del amor.

De pe­lí­cu­la y cuen­to, in­sis­to. Pro­di­gan la chis­pa de la vi­da y el amor. Lan­zan ful­go­res co­mo el bri­llan­te de dos qui­la­tes con que Ro­mi­na ador­na su anu­lar iz­quier­do. “Lo di­se­ñó Jo­sé”, di­ce. Tie­ne lu­mi­no­si­dad y cau­só pas­mo en Susanna Gri­so su re­bri­llo y des­te­llos que au­gu­ran diá­fa­na fe­li­ci­dad. “Yo no le re­ga­lé na­da por­que en mi país no hay esa cos­tum­bre. Ten­dré que pen­sar en al­go, acaso una pul­se­ra bo­ni­ta. No sé, o una ca­de­na pa­ra el cue­llo, aunque ya tie­ne va­rias”. En ju­nio, pa­re­ce que en For­men­te­ra, se­ría la bo­da. La fe­cha coin­ci­de con el fi­nal de su con­tra­to con Es­pe­jo pú­bli­co, de An­te­na-3. “¿Pro­yec­tas de­jar­lo to­do –le pre­gun­to– y de­di­car­te al ho­gar y tu ma­ri­do?”. “Ni so­ñar­lo: soy pe­rio­dis­ta por en­ci­ma de to­do. In­ten­ta­ré com­pa­gi­nar­lo co­mo ha­cen otras mu­chas”. “Y pen­sar, que­ri­da, lo mu­cho que cues­tio­na­mos vues­tra his­to­ria cre­yen­do que so­lo pre­ten­días tre­par”, le di­go en­to­nan­do un ca­si mea cul­pa que po­drían com­par­tir con­mi­go otros re­ti­cen­tes a to­mar en se­rio tal enamo­ra­mien­to, al­go

Ro­mi­na lu­ce un ani­llo de com­pro­mi­so di­se­ña­do por Gu­ti con un bri­llan­te de dos qui­la­tes

im­pen­sa­ble con los tiem­pos que co­rren: “Pues ya ves, así son las co­sas”, co­men­ta ilu­sio­na­da, es­pe­cial­men­te por­que tie­ne muy buen ro­llo con Zaí­ra, de 13 años, y Ai­tor de 10, los hi­jos del fut­bo­lis­ta que to­da­vía no ha re­suel­to su fu­tu­ro pro­fe­sio­nal. “¿Si­gue ade­lan­te lo de fi­char por un equi­po chino?”. “Jo­sé no lo tie­ne cla­ro. Se en­cuen­tra bien en Ma­drid, y tam­po­co es cues­tión de ex­po­ner­se: aquí ha re­cu­pe­ra­do la vi­da fa­mi­liar has­ta el pun­to de que pa­sa­mos la No­che­vie­ja con su fa­mi­lia. Jo­sé es muy sen­ti­do en to­do lo del ca­ri­ño”, des­cu­bre man­te­nien­do su in­ten­ción de rea­li­zar la bo­da en zo­na pla­ye­ra cuan­do el ve­rano em­pie­ce. Quie­ren or­ga­ni­zar al­go sen­ci­llo, po­co tu­mul­tuo­so “y sin exclusiva por me­dio”, ase­gu­ra. Sue­len es­ca­par­se a Ibi­za ca­da fin de se­ma­na, “esos días nos sir­ven pa­ra ahu­yen­tar el bu­lli­cio y re­to­mar fuer­zas. Vol­ve­mos con las pi­las car­ga­das”.

Así pro­di­gan la chis­pa de la vi­da, igual que el par­cial­men­te re­cu­pe­ra­do Car­los La­rra­ña­ga, que ha pa­sa­do el peor tran­ce de su vi­da, siem­pre apo­ya­do por su pri­me­ra ex, Ma­ría Lui­sa Mer­lo, y la cuar­ta y has­ta aho­ra úl­ti­ma, Ana Es­cri­bano. Ana Es­cri­bano no de­ja de sus­pi­rar por el al ac­tor aho­ra en­ca­ma­do, que vie­ne a ser lo su­yo de ca­si siem­pre. Es otro que rom­pe cli­chés afe­rra­do a un com­por­ta­mien­to de los que ya no se es­ti­lan. De ahí que las cau­ti­ve y ha­ya ido de flor en flor des­de su pri­me­ra bo­da ma­dri­le­ña con Ma­ría Lui­sa Mer­lo ha­ce me­dio si­glo a la pos­te­rior con la ma­du­ra Ana Dios­da­do, una au­to­ra des­per­di­cia­da, la en­fo­llo­na­da y equí­vo­ca con la iras­ci­ble y siem­pre ale­gre Ma­ría Te­re­sa Or­tiz y fi­nal­men­te la úl­ti­ma con es­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.