Siria ca­mi­na ha­cia la gue­rra ci­vil

Un ré­gi­men im­pla­ca­ble, una opo­si­ción ca­da vez más or­ga­ni­za­da y mi­les de muer­tos du­ran­te los úl­ti­mos me­ses. To­do apun­ta a un cho­que ar­ma­do en uno de los paí­ses cla­ve de Oriente Pró­xi­mo.

Tiempo - - TIEMPO - POR ANA GARRALDA (Da­mas­co)

La vio­len­cia con­ti­núa au­men­tan­do en Siria y se es­cu­chan ca­da vez más vo­ces que aler­tan so­bre la po­si­bi­li­dad de que es­ta olea­da san­grien­ta pue­da desem­bo­car en una gue­rra ci­vil. Qui­zá es­ta pre­vi­sión re­sul­te un tan­to fa­ta­lis­ta, pe­ro lo cier­to es que el nú­me­ro de muer­tos por la re­pre­sión si­gue in­cre­men­tán­do­se, a pe­sar del des­plie­gue de la mi­sión de ob­ser­va­ción de la Li­ga Ára­be, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo in­me­dia­to lo­grar un al­to el fue­go. Se­gún el re­cuen­to de la ONU, el nú­me­ro de ci­vi­les ase­si­na­dos des­de que co­men­za­ron las pro­tes­tas ha­ce diez me­ses so­bre­pa­sa­ría ya la ci­fra de 5.000, can­ti­dad que las ONG ele­van a 6.000. Por su par­te, el ré­gi­men cuan­ti­fi­ca en unos 2.000 los miem­bros de las fuer­zas de se­gu­ri­dad muer­tos en em­bos­ca­das y aten­ta­dos per­pe­tra­dos por mi­li­cias clan­des­ti­nas co­mo el au­to­de­no­mi­na­do Ejér­ci­to Li­bre Si­rio.

Se­gún el di­ri­gen­te dru­so li­ba­nés Wa­lid Yum­blat, buen co­no­ce­dor del

país ve­cino - en el que ha­bi­tan ca­si me­dio mi­llón de dru­sos co­mo él y con cu­ya co­mu­ni­dad los si­rios siem­pre han man­te­ni­do es­tre­chos la­zos-, el pre­si­den­te Ba­char al As­sad “ya no es­cu­cha a na­die”, ha­bien­do ro­to la in­ter­lo­cu­ción in­clu­so con el pri­mer mi­nis­tro tur­co, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, has­ta aho­ra su prin­ci­pal va­le­dor an­te Oc­ci­den­te. Igual­men­te, el an­ta­ño alia­do emir de Qa­tar, Ha­mad bin Ja­li­fa al Za­ni, se ha con­ver­ti­do en su prin­ci­pal azote en los fo­ros in­ter­na­cio­na­les. Al Zany ha so­li­ci­ta­do re­pe­ti­da­men­te el des­plie­gue de una fuer­za mi­li­tar de la Li­ga Ára­be, que, de ma­te­ria­li­zar­se, su­pon­dría la pri­me­ra in­ter­ven­ción de la or­ga­ni­za­ción pa­ná­ra­be en el seno de uno de sus 22 Es­ta­dos miem­bros.

De mo­men­to, la Li­ga Ára­be se ha li­mi­ta­do a des­ple­gar un con­tin­gen­te de 200 ob­ser­va­do­res ci­vi­les que han de ve­ri­fi­car la apli­ca­ción del lla­ma­do Plan de Ac­ción apro­ba­do el 2 de no­viem­bre. Se­gún es­te, el Ejér­ci­to de­be­ría re­ti­rar­se com­ple­ta­men­te del in­te­rior de las ciu­da­des, mi­les de ac­ti­vis­tas de­te­ni­dos de­be­rían ser pues­tos en li­ber­tad, y el ré­gi­men de­be­ría abrir un diá­lo­go con la opo­si­ción en­ca­mi­na­do a res­tau­rar la paz so­cial, per­mi­tien­do la li­bre en­tra­da tan­to de coope­ran­tes co­mo de pe­rio­dis­tas. No obs­tan­te, la opo­si­ción du­da de la cre­di­bi­li­dad de es­ta mi­sión, tan­to por es­tar co­man­da­da por el ex­di­rec­tor de la In­te­li­gen­cia Mi­li­tar de Su­dán, Moha­med al Deib, so­bre el que pe­sa la sos­pe­cha de con­ni­ven­cia con crí­me­nes de gue­rra en Dar­fur, co­mo por su re­du­ci­do tamaño en re­la­ción a la ex­ten­sión y a la po­bla­ción del país.

In­clu­so los mis­mos ob­ser­va­do­res pa­re­cen tener du­das al res­pec­to, da­do que va­rios han pre­sen­ta­do ya su di­mi­sión ar­gu­men­tan­do sen­tir­se frus­tra­dos por la in­efi­ca­cia de la mi­sión y por el uso in­tere­sa­do que se ha­ce de su pre­sen­cia, más cer­ca­na a le­gi­ti­mar la vio­len­cia gu­ber­na­men­tal con­tra los re­bel­des que a fre­nar­la, tal y co­mo ase­gu­ran.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Li­ga Ára­be, Na­bil al Araby, ha si­do uno de los úl­ti­mos di­ri­gen­tes en aler­tar so­bre la po­si­bi­li­dad de una gue­rra ci­vil. Du­ran­te una en­tre­vis­ta con­ce­di­da al ca­nal de televisión egip­cio Al Ha­yat, Al Araby co­men­tó que de ocu­rrir es­to, “las con­se­cuen­cias se de­ja­rían sen­tir en los paí­ses ve­ci­nos” y ca­li­fi­có co­mo “preo­cu­pan­tes” los in­for­mes pre­sen­ta­dos has­ta aho­ra por la mi­sión de ob­ser­va­ción. Sin em­bar­go, se equi­vo­có al ase­gu­rar que el nú­me­ro de muer­tes ha­bía des­cen­di­do gra­cias a la pre­sen­cia de los ob­ser­va­do­res, te­sis que fue re­ba­ti­da por el mis­mo emir de Qa­tar y más rotundamente por la em­ba­ja­do­ra de EEUU an­te la ONU, Su­san Ri­ce, quien afir­mó jus­to lo opues­to en uno de los in­for­mes de la or­ga­ni­za­ción. Apun­ta­ba a que el nú­me­ro de muer­tes no so­lo no ha­bía des­cen­di­do, sino que ha­bía as­cen­di­do a 40 dia­rias.

Te­rro­ris­mo sui­ci­da.

La lle­ga­da de los ob­ser­va­do­res el pa­sa­do mes de di­ciem­bre coin­ci­dió con los pri­me­ros aten­ta­dos sui­ci­das re­gis­tra­dos en el país. El día 23 dos co­ches-bom­ba con­du­ci­dos por sui­ci­das hi­cie­ron ex­plo­sión de­lan­te de dos edi­fi­cios de los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad en un cén­tri­co ba­rrio de Da­mas­co, ma­tan­do a 44 per­so­nas e hi­rien­do a un cen­te­nar. Otro aten­ta­do si­mi­lar, es­ta vez per­pe­tra­do con­tra un fur­gón po­li­cial el 5 de enero, cau­sa­ba 26 muer­tos y me­dio cen­te­nar de he­ri­dos. Nin­gu­na or­ga­ni­za­ción ha reivin­di­ca­do su au­to­ría has­ta la fe­cha, pe­ro el Go­bierno ha apun­ta­do a su­pues­tas cé­lu­las de Al Qae­da, mien­tras que el Consejo Na­cio­nal Si­rio (que aglu­ti­na a los prin­ci­pa­les gru­pos de la opo­si­ción) acu­sa al pro­pio ré­gi­men de ha­ber­los or­ques­ta­do pa­ra in­fluir so­bre los ob­ser­va­do­res.

En un pri­mer mo­men­to el ré­gi­men in­ten­tó tam­bién res­pon­sa­bi­li­zar a los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes si­rios (or­ga­ni­za­ción is­la­mis­ta cu­yos miem­bros fue­ron ma­sa­cra­dos en 1982 en la ciu­dad de Ha­ma por or­den del di­fun­to Ha­fez

al As­sad, pa­dre del ac­tual pre­si­den­te), que han ne­ga­do cual­quier ti­po de re­la­ción con los aten­ta­dos y ase­gu­ran que el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia -el Mu­ja­ba­rat- creó una pá­gi­na web fic­ti­cia pa­ra in­ten­tar atri­buir­les los ata­ques. Su au­to­ría si­gue sin acla­rar­se.

Po­si­ble re­la­ción con Irak.

Al­gu­nos ex­per­tos ase­gu­ran que la re­ti­ra­da del Ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se de Irak a fi­na­les del mes de di­ciem­bre po­dría ha­ber su­pues­to el co­mien­zo de una nue­va eta­pa de en­fren­ta­mien­tos fra­tri­ci­das en­tre dis­tin­tas fac­cio­nes ára­bes. Siria, de ma­yo­ría su­ní, se en­cuen­tra go­ber­na­da des­de ha­ce dé­ca­das por la mi­no­ría de los alaui­tas -a la que per­te­ne­ce la fa­mi­lia de Al As­sad y gran par­te de la cla­se go­ber­nan­te- de la mis­ma for­ma que el ac­tual Irak se en­cuen­tra go­ber­na­do por el chií Nu­rial Ma­li­ki. Y am­bos man­da­ta­rios go­zan del apo­yo de Irán que, ade­más de pa­trón del mo­vi­mien­to Hiz­bo­lá en Lí­bano, apo­ya igual­men­te a otras mi­li­cias chiíes.

Las mi­li­cias re­bel­des dis­po­nen de 15.000 efec­ti­vos, la ma­yo­ría de­ser­to­res del Ejér­ci­to Hay sos­pe­chas de que los in­sur­gen­tes re­ci­ben en­tre­na­mien­to en Tur­quía y son fi­nan­cia­dos por Ca­tar

Por otro la­do, los con­se­jos tri­ba­les de au­to­de­fen­sa su­níes que el hoy di­rec­tor de la Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia (CIA), Da­vid Pe­traeus, alen­tó du­ran­te su an­te­rior man­da­to co­mo je­fe del Man­do Cen­tral del Ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se ( Cent­com) y que tan úti­les re­sul­ta­ron en la lu­cha an­tin­sur­gen­cia en Irak du­ran­te los años 2006 a 2008 po­drían ha­ber­se tras­la­da­do a Lí­bano y Siria, ha­bién­do­se uni­do a la cam­pa­ña an­ti­asad y pu­dien­do ser los eje­cu­to­res de los aten­ta­dos sui­ci­das re­gis­tra­dos en Da­mas­co.

Se cal­cu­la que las mi­li­cias que ope­ran con­tra el ré­gi­men dis­po­nen ya de en­tre 15.000 y 20.000 efec­ti­vos, sien­do la ma­yo­ría de ellos mu­sul­ma­nes su­níes que han de­ser­ta­do del Ejér­ci­to re­gu­lar si­rio, tra­di­cio­nal­men­te mal equi­pa­do y peor pa­ga­do, pe­ro con una cú­pu­la alaui­ta fiel a la dic­ta­du­ra de los As­sad. Se di­ce que es­tas mi­li­cias es­ta­rían sien­do en­tre­na­das por Tur­quía (don­de ten­drían sus ba­ses) y fi­nan­cia­das por Ca­tar. En­tre ellas des­ta­ca el au­to­de­no­mi­na­do Ejér­ci­to Li­bre de Siria, co­man­da­do por el de­ser­tor de ma­yor ran­go has­ta la fe­cha, el ge­ne­ral Mus­ta­fa Ah­mad al Sheij, quien re­cien­te­men­te ase­gu­ra­ba des­de la fron­te­ra tur­ca que si lo­gra­ba re­unir 10.000 efec­ti­vos más po­dría po­ner en mar­cha una gue­rra de gue­rri­llas “que ha­ga caer el ré­gi­men en cues­tión de un año o un año y me­dio”.

No obs­tan­te, los lo­gros con­se­gui­dos son to­da­vía mo­des­tos y los ob­je­ti­vos, di­fí­ci­les de al­can­zar, en cuan­to que la po­si­bi­li­dad de una in­ter­ven­ción ex­tran­je­ra, co­mo la que hi­zo caer a Ga­da­fi en Li­bia, pa­re­ce aún le­ja­na. Ru­sia y China man­tie­nen sus po­si­cio­nes con- tra­rias a cual­quier ac­ción que per­si­ga el cas­ti­go del ac­tual ré­gi­men si­rio. Mos­cú no ha di­si­mu­la­do sus di­fe­ren­cias con la po­lí­ti­ca oc­ci­den­tal ha­cia Da­mas­co des­de el inicio de la cri­sis. Su mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Sergei La­vrov, ha se­ña­la­do re­cien­te­men­te que la pos­tu­ra de Oc­ci­den­te con­sis­te úni­ca­men­te en des­pres­ti­giar al Go­bierno si­rio y que el úni­co fin de las san­cio­nes que re­cla­man paí­ses co­mo el Reino Uni­do, le­jos de de­te­ner la vio­len­cia con­tra sus ciu­da­da­nos, es de­rri­bar el ré­gi­men de Ba­char al As­sad.

Bu­que de gue­rra con ar­mas.

En la mis­ma com­pa­re­cen­cia La­vrov jus­ti­fi­có la pre­sen­cia de un bu­que de gue­rra ru­so en el puer­to si­rio de Tar­tus que pre­sun­ta­men­te por­ta­ba ar­mas y mu­ni­ción pa­ra el Ejér­ci­to re­gu­lar si­rio, tra­di­cio­nal clien­te de la ex­tin­ta Unión So­vié­ti­ca y pos­te­rior­men­te de Ru­sia tan­to en cues­tio­nes de ar­ma­men­to co­mo de adies­tra­mien­to. El can­ci­ller ru­so ar­gu­men­tó que no hay nin­gu­na re­so­lu­ción del Consejo de Se­gu­ri­dad que im­pi­da ven­der ar­mas a Siria, ni nin­gún boi­cot co­mo el que se le im­pu­so a Li­bia.

Los re­bel­des, por su par­te, po­drían es­tar re­ci­bien­do ar­mas de for­ma so­te­rra­da de paí­ses miem­bros de la OTAN, cu­ya fac­tu­ra es­ta­ría sien­do su­fra­ga­da por al­gu­nas de las mo­nar­quías del Gol­fo, in­tere­sa­das en el de­te­rio­ro y la caí­da del que des­de ha­ce dé­ca­das es el tra­di­cio­nal alia­do re­gio­nal de la Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca de Irán.

Vio­len­cia. Un vehícu­lo cal­ci­na­do del Ejér­ci­to si­rio en las ca­lles de la ciu­dad de Homs, al oes­te del país, el 23 de enero.

Vi­gi­lan­cia. Un pues­to de con­trol le­van­ta­do por el ejér­ci­to si­rio en Homs, es­ce­na­rio de vio­len­tos en­fren­ta­mien­tos, el 23 de enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.